Tras el chasco de las Yumas Malta necesitaba reemplazarlas. Decidí volver a los comienzos, precisamente aquellos que con las Paredes Axel entré en el mundo de las marcas de calzado deportivo de aquí.

Si recordáis (o si habéis leído el artículo precedente), se trataban de zapatillas deportivas o sneakers de bajo precio, puesto que aprovechando las rebajas de la marca las conseguí por unos 20€. Obviamente Calzados Paredes ya no es lo que era en esa época, y nos guste o no, a medida que va recuperando popularidad, también aumenta sus precios. Lo bueno es que si estamos atentos de cuando en cuando, encontraremos buenos descuentos y rebajas en su tienda online. No ha sido éste el caso, y he acudido al descuento de EsDeMarca, el sitio donde adquirí entre otros el anorak Joma Pirineo.

Viendo que en cuanto a calzado deportivo de marcas españolas Mustang y Joma era demasiado caros; Yumas y Victoria estaban descartados; y no encontré buenas ofertas ni de J’hayber ni de John Smith, estaba claro que me iba a quedar con Paredes, una marca que como sabéis además de buenos recuerdos, me parece que tiene una calidad decente a muy buen precio.

Mientras buscaba me encontré con un modelo que se parecía mucho, era de Kelme. Decidí gastar algo más de dinero y comprar ambas para así tener excusa de redactar una comparativa, y es que como veréis, además eran muy parecidas.



Lo curioso del caso es que independientemente de su precio original, ambas me costaron exactamente lo mismo: 16,90€. Ambas comparten un diseño similar, unos colores parecidos, son de marcas españolas, pero están fabricadas en China y equipan la nueva suela de Phylon o espuma lunar popularizada por Nike. Se trata de un compuesto de goma EVA y caucho de nitrilo, desarrollado inicialmente por la NASA.

Si os parece, comenzamos ya con el Duelo de zapatillas.

Paredes Caimán

Corresponden al modelo LD18092, es decir, Caimán Azul. Tienen un precio original de 31,90€, y en su tienda online se encontraban rebajadas a 23,90€. Son las más económicas de la comparativa, tanto en cuanto a precio oficial, como en cuanto a precio con descuento. Estas son sus principales características:
– Corte soft y rejilla: Ligereza y transpirabilidad.
– Suela de Phylon: Ligereza, comodidad y ergonomía.
– Forro textil: Transpirabilidad y adaptabilidad. Fácil limpieza.
– Plantilla Memory.
– Puntera y laterales reforzados.



Kelme Yosemitsu

El precio de venta es de 48€, y en la tienda de Kelme las tenía a justo la mitad: 24€. Eran por lo tanto unas deportivas de precio medio, pero que con la rebaja se han quedado al mismo precio que las Paredes con 10 céntimos de diferencia. Estas son sus características:
– Corte en materiales textiles y sintéticos: Ligero en el upper.
– Suela de Phylon: Pisada amortiguada.
– Contraste de tejidos a tono.
– Puntera redonda reforzada.



Comparativa

Como hemos estado viendo, son muy similares, tanto es así que hasta su definición parece calcada punto por punto entre Kelme y Paredes.

Lo primero es lo primero, así que veamos su packaging. El de las Kelme Yosemitsu es una caja un poco más grande, y también con un cartón de mayor calidad. En cuanto a diseño, la de las Paredes Caimán está más trabajada, e incluye un guiño al pasado.



Al abrirlas hay un empate. Ambas zapatillas van debidamente protegidas e incluyen una bola de papel en el interior. Parece que en estos modelos más económicos Paredes no incluye el calzador que habíamos visto en otras referencias como las Paredes Ecology, un detalle de agradecer.



A primera vista, me parece más atractivo el diseño de las Caimán que de las Yosemitsu. Ambas son bonitas, pero Paredes dio mejor en el clavo. Incluso el color azul es más cautivador. Es curioso que mientras Kelme mantiene su clásica letra K en el lateral, en Paredes han optado por citar al completo la marca en vez de la P de otros modelos que lo hacía más interesante y enigmático.



En cuanto a acabados, otro punto para Paredes, hay menos restos de hilo (aunque alguno hay), y las costuras se ven mejor rematadas que en las Kelme. Si nos fijamos en la unión entre el corte y la suela, ambas adolecen de defectos, más sutiles en las Kelme. Problemas que son puramente estéticos, y que a la hora del día a día no deberían tener ninguna implicación práctica.

Paredes tiene un refuerzo en la parte exterior de la puntera, en Kelme es solamente interior. La estética de las lengüetas es casi la misma, con el logotipo de sus respectivas marcas en un agradable relieve, que les da mucha prestancia.



Prestando atención al interior, el de Paredes tiene un forro azul, y el de Kelme blanco. Me gusta más como lo ha hecho Paredes. Estética a parte, los de Paredes han optado por un mayor acolchado lo cual siempre es más cómodo y asegura mejor el pie. A favor de las Kelme Yosemitsu tenemos que cuentan con pasacordones.

La lengüeta está también más acolchada. Ambas están hechas en China. Kelme indica un sincero “Made in China”, y Paredes recurre al más discreto y eufemístico “Made in PRC”. Las plantillas son similares en ambos casos.



El acabado de rejilla de Paredes le da más categoría a la zapatilla, y debería mejorar la transpirabilidad de las Paredes. Los cordones son redondeados y más gruesos también en el modelo de Paredes, aunque en Kelme tienen mayor longitud y eso siempre me gusta. En los ojales vence Kelme, se ven más robustos, y algunos de ellos van reforzados con plástico.



Ambas suelas comparten el color blanco, pero la de Kelme se ve mejor diseñada. Más simple, aunque incluye la marca y la típica pisada.



Nuevo empate en la parte trasera, sin un claro vencedor.



Si nos referimos al etiquetado, el de Kelme es muy pobre, la marca, la web, y un “claim”, como si lo hubieran puesto por poner. En Paredes el anverso es similar, pero en el reverso nos explican también sus cuidados y precauciones.





Cuando vamos a lo verdaderamente importante, que es su comodidad. Las Kelme Yosemitsu resultan más cómodas. Para mi fue una sorpresa, esperaba que las Paredes Caimán resultaran vencedoras al estar más acolchadas, pero no fue así. Aprietan menos, y la presión está más repartida a lo largo del pie.

A la hora de pisar la sensación es casi la misma. No hay diferencias ni en el agarre en seco, ni en la capacidad de amortiguación.





Con el precio rebajado que tienen ambas me parecen una excelente opción. No cabría esperar de ellas que sean una super-zapatilla, pero cumplen muchísimo mejor de lo que cabría esperar. Por menos de lo que cuesta una marca china desconocida podemos contar con un producto de reconocidas marcas españolas.

Ninguna de las dos candidatas ha resultado perfecta. Quizás una combinación de ambas sería lo ideal. Por sensaciones me quedo las Kelme, por estética las Paredes. En cualquier caso, no te vas a equivocar con ninguna de las dos. ¡En realidad, quizás no es mala idea tener ambas!