Seguimos hablando de la moda y el calzado, y tras las Paredes Sonora, repetimos marca: Paredes Seguridad.

Para mi Paredes es una marca con una magnífica relación calidad-precio. Existen marcas muy competitivas en el mercado, pero Paredes tiene precios razonables.

Las nuevas Sergio, que son novedad junto a las Darío, David, son un calzado laboral muy apto para el día a día. Vendrían a ser como un SUV en el mundo de la automoción. Unos zapatos que sirven para casi todo.



Perteneciendo a Paredes Seguridad, es natural que estén pensados para el mundo laboral, pero esta vez no para tareas duras o peligrosas, sino para aquellas en las que se requiere caminar y estar mucho tiempo de pie. Está disponible en dos variantes o referencias distintas: LT18175 MA (marrón) y LT18175 MA (negro) que es la que protagoniza este análisis.

Nada que decir sobre su empaquetado. Utiliza la misma caja de cartón firmada por Paredes Mountain como ya viéramos en las Sonora.



Al abrirla tenemos el par de zapatillas bien protegida con papel, con bolas en su interior, y buen gesto de Calzados Paredes con un calzador de plástico que nos permite probárnoslas con mayor facilidad.



El producto se entrega bien rematado, un fallo estético de acabado que vemos en muchos tipos y marcas de calzado. No hay hilos sueltos, y las costuras tienen buen aspecto. El etiquetado es también muy bueno, con los cuidados que requiere el producto, y con sus usos principales.



Si las miramos desde arriba, están más cerca de un zapato sport combinado con las Paredes Ecology o Estrella, que de un calzado deportivo.



Vistas de lado, resultan más agresivas y masculinas. No lo he mencionado, pero el modelo Sergio es exclusivamente para hombres, en tallas de la 40 a la 45. Desde ese ángulo, las vemos más como una zapatilla deportiva o sneaker.



Están fabricadas en material sintético (soft y rejilla), que por fuera tiene un tacto suave y liso como si fuera piel, pero más impermeable. Los cordones son redondeados, muy robustos y con longitud de sobra. La zapatilla no tiene ojales salvo en el último orificio. El resto son pasadores textiles que si bien ayudan a repartir la presión que estos ejercen, tendremos que ver cómo de duraderos son.

La suela es bastante dura, fabricada de caucho y phylón como las Paredes Caimán. Al caminar por pavimentos duros en entornos silenciosos, podremos oír ligeramente nuestros pasos, no tanto como con unos zapatos clásicos, pero definitivamente más que con unas zapatillas deportivas, y esa característica me resulta muy agradable. La sensación de pisada no es dura como podéis pensar, ya que como la suela es muy gruesa, se amortigua el impacto correctamente. Su dibujo parece más de un zapato de montaña, pero debo decir que al menos en seco, su nivel de agarre es sublime, el mejor calzado que tengo en ese aspecto.



En el interior el pie va cómodo, está bastante acolchado, especialmente la lengüeta, algo que siempre me gusta. El forro tiene tecnología High-Dry Waterproof, un desarrollo de la propia Paredes y que llevan utilizando en algunos de sus calzados desde el año 2009. Un forro impermeable, hidrofílico (que repele el agua), y además transpirable. La plantilla es textil y con tratamiento antibacteriano Sanitized.



El diseño contundente puede haceros creer que estamos ante un calzado excesivamente pesado. Como suele decirse, las apariencias engañan, y son un poco más livianas que las Paredes Estrella o las Ecológico. Así que no fatigan ni cansan al caminar.

La combinación la veo muy exitosa, parecen unos zapatos, son cómodos como unos sneakers, y tienen ciertas cualidades del calzado de montaña. Al precio oficial de 49,90€, no podemos pedir más.