Ryusuke Moriai lleva diseñando relojes para Casio desde 1985. En 1995, su trabajo se pasaría a centrarse exclusivamente en la gama Casio G-Shock, para a partir del año 2000, acabar siendo el máximo responsable de la misma, sucediendo por tanto a Kikuo Ibe.

Muchos critican los diseños recientes de Casio, como los GW-9400 o los GWN-1000, aunque personalmente dudo que la culpa sea de Moriai. No obstante su primer diseño, para la marca, fue el extraordinario F-91W, es toda una declaración de intenciones, que se ha convertido en el reloj más vendido y reconocido de la marca.

Entre sus otros logros están el DW-6000, el DW-6400, el DW-9900 y en general todo lo que ha salido de las fábricas desde el año 2000, incluyendo el GW-500 y su hermano el MTG-930.