Empezando con la pésima Solo en casa 3, cuando contaba apenas trece años, Scarlett Johansson, ya exhibía belleza, y dejaba entreveer talento. Luego vendría la magnífica Lost in translation, y culminaría con las exitosas Match Point, Scoop, o el Truco Final. Más recientemente, la podemos ver en The Nanny Diaries.

Scarlett es más atractiva que guapa, seguramente por aquello de que nos atrae la cercanía, y ella parece tremendamente cándida y accesible.