Tal día como hoy 7 de noviembre, del pasado 1980 nos dejaba Steve McQueen a la edad de 50 años. Hoy tendría 84 años.

Conocido actor de películas como La gran evasión (1963), Bullit (1968), Le Mans (1971), o La huida (1972), cuenta en su carrera como el protagonista de mejores películas automovilísticas de la época.

Incluso vistas hoy en día, Le Mans, y especialmente Bullit, resultan dinámicas, vibrantes y creíbles.

Aficionado en su vida personal a la velocidad y las carreras, sobre todo a las motos, las avionetas y los coches; fue, entre otros; propietarios de los siguientes vehículos, que representaban la deportividad: Honda CB77 Superhawk, Piper J-3 Cub, Porsche 356 Speedster, Porsche 911 S Coupe, Jaguar Tipo D XKSS, Austin Mini Cooper S, Mercedes 300 SEL 6.3, Shelby Cobra 289 Roadster, Ferrari GTB/4, …

Pronto su fama se utilizaría, tanto en vida, como de forma póstuma en la promoción de coches, que confundían sus gustos, con los protagonistas de sus películas. Por ejemplo Ford anunciaba en 1998 el Puma, haciendo referencia al Mustang GT 390, que llevaba McQueen en Bullit, pero que nada tuvo que ver con sus posesiones, y volvería a repetir la jugada en 2005 con el Mustang.

Asimismo, Heuer, ahora TAG Heuer, hacen lo propio con el Monaco Chronograph que vestía en Le Mans, a pesar de que el actar, prefería los Rolex Submariner y Rolex Explorer fuera de la pantalla.

También las gafas de sol Persol 714, que lucía en la película El caso Thomas Crown (1968), se han reeditado aprovechando su imagen.