Los editores de texto, son un tipo de aplicación que en general fascina a los programadores, en mayor medida, cuanto más tiempo llevan en el gremio.

Vim (Vi Improved) es una evolución del tradicional vi, iniciada en 1991 por Bram Moolenaar, con la misma esencia de vi, a la que se añaden características más avanzadas en cuanto a facilidad de uso. Sin embargo, no nos engañemos, pues Vim va a tener las mismas críticas y alabanzas de vi.

En su última versión 7.3, Vim se ofrece para multitud de plataformas que oficialmente van desde Win32 y Win64, o UNIX, hasta Mac, DOS, OS/2, Amiga. Extra oficialmente hay compilaciones para Android, QNX, VMS, Windows CE, etc.

He tenido necesidad de utilizar editores de la vieja escuela como el caso de vi, edlin o emacs, aunque no soy un amante de ellos. Encuentro mucho más productivos los desarrollos más modernos y complejos como EmEditor, AkelPad, Kate o simplemente Joe.

Donde si le encuentro una gran utilidad a Vim, es como herramienta de aprendizaje de vi. Su GUI, los menús, y la documentación incluída, son la ayuda perfecta en las prácticas con Vim, y por ende, con vi.

Huelga decir que al igual que vi, es gratuito y de código abierto, pero además, se ofrece traducido al castellano. Es veloz en la mayoría de operaciones, pero su código multiplataforma le pasa factura, y no es tan compacto como podríamos esperar. Eso si, trabaja de manera portable por defecto.