Siempre me ha fascinado la tecnología rusa de aquella época comunista, así que al descubrir que Vostok, seguía en activo, empezó a picarme el gusanillo. Ya sea bajo las marcas Boctok (para el mercado interno de la federación rusa), Vostok (para productos exportados), como Wostok (la antigua marca que usaban para exportación), siguen fabricando los mismos diseños de hace más de 50 años. Nada que ver con Vostok Europe, que ofrece modelos más cuidados.

La historia empieza en la fábrica de Chistopol, donde en 1941, con 500 trabajadores evacuados de Moscú, empiezan a desarrollar relojes con fines militares. Como proveedores oficiales de Ministerio de Defensa, en 1965, crean el Komandirskie, al que le seguiría el Amphibia que empezó a venderse en 1967. A diferencia de otros productos industriales o tecnológicos, su diseño no era una copia o una inspiración de fabricantes capitalistas, sino que empezó desde cero, lo que explica porque hay tantas cosas que son diferentes.

Los diferentes ensayos a los que fueron sometidos los Amphibia, incluían simulacros de rescate a bordo del submarino Kursk en el Mar del Norte, donde buzos se sumergían con el reloj hasta profundidades de 120 o 130 metros. Denominado como Amphibia, precisamente por sus virtudes en cuanto a resistencia al agua, se rebautizó posteriormente como Amphibian, un término más adecuado para los anglosajones que adquirirían los modelos de exportación.

El Amphibia fue protagonista de viajes espaciales, en la muñeca de los cosmonautas Georgy Grechko a bordo del Soyuz 17 de 1975, y de Yury Viktorovich Romanenko en el Soyuz 38 de 1980 entre otros.

Poco ha cambiado en estos casi 50 años de historia del Vostok Amphibia Classic, salvo el movimiento, que empezó siendo un 2209 sin fechador, luego un 2409 al que se le añadió el fechador, y finalmente el 2416, con carga automática y rotor bidireccional. La versión actual monta el 2416B, que oscila a 19.800 bph, algo menos de lo normal, lo que explica su relativamente baja precisión oficial (-20/+60 segundos/día). El mío ronda los 25 segundos, es decir, dentro de la tolerancia, demasiado alejado del Seiko SNZF55 para mi gusto. Está disponible en multitud de variantes: 420 (Redondo), 710 (Ministry), y el más reciente 060 (Redondeado).

El cristal es acrílico, con un espesor de 3 mm, un 50% más de lo normal, mientras que la tapa trasera, es de acero inoxidable de 1 mm, el doble de lo estándar. Lo que no sólo garantiza su gran dureza, sino también su resistencia al agua de 20 ATM. La caja y el armis son de acero inoxidable, muy resistente, pero con no demasiado buena apariencia. En particular la pulsera que tiene un buen diseño, se ve bastante endeble. Eso si, no es tan mala como puedes haber oído por ahí.

Con diámetro de 40mm (43 mm contando la corona), no es un reloj grande, ni tampoco pequeño, visualmente parece algo más pequeño de lo que en realidad es, probablemente debido a lo ancho de su bisel con los puntos cardinales. A cambio, le da un aire de robustez y contundencia. La corona cuenta con un embrague, para protegerla de fuerzas laterales, por lo que al extraerla para fijar la hora, da una sensación muy extraña, pues parece que esté suelta. Permite cuerda manual, pero sin parada de segundero. Otra particularidad que tiene, es que no ofrece una complejidad dedicada para el ajuste de la fecha, de manera que ésta debe corregirse avanzando por las horas. No es de extrañar que la mayoría de los Amphibia, nunca lleven el día correcto. La reserva de marcha es de 31 horas, no es nada del otro mundo, pero no está mal.

Todo en general en él es rudo y tosco, con un brazalete al que le faltan muchos detalles, o bisel que gira bidireccionalmente, o la Luminova que aunque aguanta bastante, tiene más bien poca intensidad. Es la razón por la que las manecillas no son demasiado visibles, mientras que la esfera si lo es.

Por lo dicho anteriormente, tenía que optar por el Boctok aмфибия kлассика, con la marca nacional, y las leyendas de automático (automatic); 31 joyas (31 jewels), y hecho en Rusia (made in Russia), todas ellas en cirílico. Me decanté por la suave y moderna caja 060, y por supuesto con esfera blanca 434. es decir el 060434.

Además de todo su encanto, resistencia, y exclusividad, donde los Amphibia son también imbatibles es en el precio, por menos de 60€, lo tenemos puesto en casa, con gastos de envío incluidos vía paquete con código de seguimiento, y gracias a estas cosas que pasan en países que han aceptado el capitalismo recientemente, probablemente sin recargos adicionales en aduanas. Por supuesto, no cuentes con tenerlo antes de 3 semanas, y eso que Meranom, los tiene casi siempre en stock, y están al lado de la fábrica. Los recambios y accesorios, tienen también precios muy asequibles. Un nuevo cristal, sale por 4 euros, un bisel por 6. y un armis o una correa de silicona por 8.

Se entrega en una espartana caja de plástico negro, con el logotipo de Vostok en dorado, acompañado de unas perfectas instrucciones, y garantía oficial todo en ruso. Como detalle interesante, se indica la fecha de fabricación de la pieza, que por otro lado, viene muy bien protegida con diferentes plásticos y precintos.

En resumen, no hay nadie que de tanto, por tan poco.

Actualizado a 1 de junio de 2015. 18:24:
Poco a poco la precisión fue perdiéndose, llegando hasta unos 45 segundos de adelanto por día. Así que como ya hice con el HMT Janata, procedí a regularlo, quedando en 10-20 segundos por día Por algún motivo, este movimiento no ha salido tan fino como otros.