Últimamente se habla mucho sobre si Windows 7 es más veloz que XP o no lo es, conversaciones que por otro lado, vengan probablemente desencadenadas desde la maquinaria mercadotécnica de Microsoft. Y es que Microsoft, de forma análoga al resto de grandes compañías del mundo del software, siempre anuncia sus lanzamientos como más eficientes y con más funciones que sus predecesores.

El tema de las funciones está claro, que aumenta versión tras versión en cualquier aplicativo, aunque harina de otro costal sería ver cuan útiles resulten a los usuarios medios. El aumento del rendimiento, suele ser cierto en hardware muy avanzado, ya que en general versiones recientes son capaces de explotar tecnologías que no estaban disponibles en tiempos de sus predecesores.

El tema que nos ocupa es el de Windows 7, donde he podido constantar que efectivamente es más eficiente que Windows Vista, y del que he podido leer que también lo es sobre XP. Esto último, a priori no me encaja demasiado.

He utilizado un equipo de hace 6 años, y que actualmente ejecutaba Windows XP SP3. Formado por un Athlon XP 2400+ con 1 Gb de RAM. Sin ir más lejos es el mismo equipo que utilizara para hablar de Una semana con Vista en su día.

Las impresiones subjetivas son que el sistema con 7, es algo más ágil que con Vista, a pesar de las mejoras cosméticas y nuevas características introducidas. Un logro que diría que es 70% mérito de Microsoft por las optimizaciones aplicadas, y un 30% de los fabricantes de controladores de dispositivo, que han tenido 3 años para pulir y evolucionar sus drivers. Dicha agilidad sin embargo, dista bastante de la obtenida con el mencionado XP SP3, donde los limitados efectos visuales, apenas ralentizaban el sistema.

En cuanto a los números, Windows XP SP3 consumía unos 150 Mb. de memoria RAM al arrancar, que llegan a 450 Mb. en Vista, y algo menos de 400 Mb. en 7. De nuevo la mejora aunque no es drástica, se cifra en casi un 20%. En cuanto a XP, hablamos de cifras mucho más altas, y es que los 8 años que han pasado desde la presentación de XP, cuando los equipos domésticos nuevos contaban con 512 Mb. de memoria RAM en el mejor de los casos, se notan.

La evaluación de rendimiento que obtuve con Vista, daban un resultado de 1,6 (3,2 / 1,6 / 2,6 / 2,6 / 4,8), en 7 ha aumentado hasta 2,7 (3,0 / 3,0 / 2,7 / 3,0 / 4,8). Mi percepción no es en absoluto equiparable a casi ese doble de mejora, y volvería a la linea del 20% mencionada anteriormente.

Mi veredicto es claro, actualizar de Vista a 7, te va a reportar mejoras funcionales, y de rendimiento, que sin ser milagrosas vas a notar a simple vista. En cambio, pasar de XP a Vista, si no tienes un equipo de última hornada, no te mejorará el rendimiento.

No obstante, el sistema es perfectamente usable con Windows 7 (de hecho ya lo era con Vista), al menos para usos ofimáticos y de navegación por internet, lo cual es bastante meritorio. Sería equivalente a tener un equipo de la época de Windows 95, al que pudiéramos actualizarlo tiempo después Windows 2000, y aún así nos diera servicio.

Es también el primer caso en la historia de Microsoft donde un nuevo sistema operativo, aunque sea una revisión relativamente menor, es más eficiente que una versión anterior, incluso en máquinas anticuadas, aunque me quede la duda sobre MS-DOS 5 comparado con 4.01