Sidra

Si Laika merecía un artículo, y por su puesto Perin también lo tuvo, hoy la homenajeada es Sidra, ¡que además cumple dos añitos!

Hija de Lisa, que tuvo una vida muy complicada. La encontraron viviendo en medio de la nada en Alhama, protegida en una pequeña barraca que le habían construido, para que al menos pudiera resguardarse un poco del frío. Medio quemada después haber vivido un incendio, como atestiguan sus marcas en la piel, y cazando conejos y todo lo que hiciera falta para sacar adelante a sus seis cachorritos. Dos perritas: Pati y Selma; cuatro perritos: Bart, Homer, Ralph y Milhouse. Afortunadamente todos, incluyendo la madre, que ahora tiene 4 años, adoptados.

Aunque Huella de Esperanza está en Murcia, y ella era Pati, se le cambió el nombre a Sidra, en homenaje a los asturianos. Pronto se hizo famosa en Facebook, que como está enfocado a personas, necesita un apellido, así que desde entonces fue Sidra Isidra, y a veces sólo Isidra, Isi, Marronita, y hasta Isidora.

Las fotos ya de bebé, hacían ver que sería lista e inquieta, y así sigue tres años después, incansable. Con sus grandes orejas, y su mirada honesta e inteligente. Muy movida, poco cariñosa y muy juguetona, especialmente con su vicio, las pelotas. Pequeña, comilona, marroncita, y además buena escritora.

¡Feliz cumpleaños Isi!

Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra Sidra

Es de esperar además, que en el futuro, Sidra, tenga también su propia demo, que acabe inmortalizándola.

4 comentarios en “Sidra”

  1. Cesar José Maestre Gómez

    Que chula es! De soltero siempre tuve algún perrete en casi y son un encanto para mi. Ahora con una familia la cosa se complica pero espero en algún momento tener mascota. Aunque no todo es color de rosas, he vivido dramas con estos compañeros tan queridos y sinceros. Espero disfrutes mucho tiempo de tu pequeñita Guti

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Sé a lo que te refieres Cesar José Maestre Gómez con ellos se sufre casi igual que con un hijo, con la diferencia de que su esperanza de vida es tan corta comparada con la nuestra que llega el momento en que es muy triste verlos sufrir. Pero son preciosos y llenan de mucha satisfacción. Ingenuidad y desinterés puro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: