Stevia

El problema de la sacarina, es que las formulaciones en las que se suele vender, no es sacarina como tal (amida o-sulfobenzoica -E954-), sino una mezcla de otros azúcares y edulcorantes.

La razón es que en su estado natural, tiene un regusto amargo, por lo que dependiendo de la marca y la variedad, se combina con otros edulcorantes, ya sean de origen natural como sacarosa, dextrosa, fructosa, manitol, sorbitol o xilitol; o bien artifucuales como sucralosa, ciclamato o aspartamo.

La stevia, se extrae de las hojas de la Stevia Rebaudiana, y está normalizada como aditivo bajo la denominación de E960. Su ventaja es que endulza hasta 300 veces más que el azúcar refinado a igualdad de peso, y es adecuado para dietas bajas en azúcares.

Hay que ir con pies de plomo también, porque no todos los edulcorantes que se venden como Stevia, están compuestos solamente de ella, y de nuevo nos encontramos combinaciones de los mismos. Por ejemplo Cacaolat 0% contiene ciclamato sódico; el batido Puleva Cacao Light contiene aspartamo, o el chocolate sin azúcar Torras tiene eritritol, …

Así que ya sabéis, a leer la composición y la información nutricional de la etiqueta antes de adquirir un producto que se identifique como Stevia.

5 comentarios en “Stevia”

  1. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Muchas gracias a ti por leerlo.
    Creo que son cosas que todos los consumidores deberíamos conocer, y que si no lo hacemos, es porque a muchas marcas les interesa que así sea.

  2. Pues por salud más que nada, ahorita se consume mucha comida chatarra y no solo el país, sinó el planeta entero padece obesidad. Es muy agradable tu blog

  3. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Es exactamente lo mismo aquí, y aunque reconozco que la Stevia no sabe igual que la sacarina o el azúcar, al final te acostumbras rápidamente, y eso que ganas.

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Recientemente he empezado a comprar el Batido de Chocolate Hacendado Sin Lactosa. Además de sin lactosa, es sin materia grasa, y sin azúcares añadidos (lleva edulcorante). Lo fabrica IPARLAT, y cuesta aproximadamente 1€. El de Cacaolat, cuesta 1,80€. La pena es que no lo vendan en envases individuales de 200ml. El sabor no es tan intenso, ni el líquido tan consistente, pero cumple.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *