Seguimos con los zapatos de vestir, y después de los Fluchos Jordi, hoy voy a hablaros acerca de los Baerchi Carlo (modelo 2632), unos zapatos bastante similares los Fluchos, pero donde lo que destaca, es su competitivo precio de 54€. Quizás ello se deba a que Baerchi es una marca relativamente desconocida.

Fundada en 1972 en Fuensalida (Toledo), están especializados en zapatos, pues desde sus comienzos que se han dedicado exclusivamente a la producción de calzado. Ahora cuentan además de Baerchi con las marcas Baerchi Woman y Nuper.

Dentro de las pocas posibilidades de innovación que una caja de zapatos puede ofrecer, la de Baerchi es de un elegante color negro, con los motivos en blanco, y unas lengüetas interiores de cartón para evitar que se abra accidentalmente, así que resulta muy práctica para almacenarlos fuera de temporada, y es algo que no había visto antes. Además de la marca, y el logotipo, nos encontramos con su seña corporativa mediante la frase: Los zapatos de la corona, una prueba más, de que lo que les falta, es sobre todo, conocimiento por parte del consumidor, y reconocimiento de marca.

Los Carlo, son unos zapatos realizados en piel de cabra de color negro brillante, y equipados con elásticos a ambos lados de la lengüeta o pala. El interior es naturalmente también de piel, y la suela de goma antideslizante (auténtica goma). Son un calzado Made in Spain, y por tanto nos ofrece una relación calidad-precio, difícil de superar por marcas más difundidas como Pitillos, Fluchos o Pikolinos. Así que son ideales, si quieres retomar o iniciarte en el calzado clásico de calidad, sin tener que desembolsar demasiado dinero.

Se orientan a su uso ceremonial (de copete), pero no desentonan en su uso diario con unos vaqueros, que es como yo los llevo. Ante todo, es una zapato con una apariencia excelente. El brillo de la piel, y el diseño, me resultan cuidados, atractivos y ciertamente clásicos. No es particularmente ligero, pero es cómodo de llevar.

A diferencia de los Fluchos, que desde el primer día me quedaron como un guante, he tenido la sensación de los zapatos de antaño, aquellos que poco a poco se van dando, y ajustando a la forma nuestro pie y de caminar. Al principio, me molestaba el lateral del pie izquierdo, y en los dedos del derecho, pero tras 4 o 5 puestas, las primeras controladas, y extendiendo su uso poco a poco, ahora me van perfectos.

La suela tiene un agarre bueno, y la transpirabilidad es excelente como cabría esperar. En cuanto a su durabilidad, es pronto para dar un veredicto, pero con unas 20 puestas hasta el momento, y alguna lluvia encima, no hay razones para pensar que nos pueda decepcionar en este sentido.

Como decía, lo mejor es su gama de precios, con un PVP de 54€, y que aprovechando el descuento de Calzados Gimón fue bastante menos, son una compra recomendable por calidad-precio. Con ellos no hay excusa para no apostar por el Hecho en España. Por el precio de unas zapatillas deportivas, tenemos un zapato elegante, y de calidad.