Debe ser que me canso de los antivirus, que soy muy exigente con ellos, o que sencillamente, no dan la talla. Tras un tiempo bastante satisfecho con Bitdefender Antivirus Free Edition, ha empezado a hacer cosas extrañas. El servicio residente está activo, pero en las opciones me dice que la protección está desactivada. Eso es precisamente lo que quiero, que esté inactiva, y utilizarlo solamente bajo demanda. Pero no es así, sigue activa, algo fácil de comprobar descargando EICAR. La intento activar, y me da error porque ya está activa. Así que no hay nada que hacer, y ni siquiera la reinstalación lo arregló.

Entonces descubrí Kaspersky Free Antivirus, la herramienta antimalware de Kaspersky Lab gratuita. Hasta hace no mucho, no existía, y todas eran de pago. Evidentemente, ofrece menos características que las versiones comerciales, Internet Security (40€) y Total Security (49€); pero el nivel de detección es el mismo. Realmente, Kaspersky ya no tiene un antivirus como tal de pago, sino que es este Free Antivirus el que ahora lo reemplaza, y que como su nombre indica, es gratis.

Tenía otras opciones tales como Comodo Free Antivirus, pero a priori no me motivaba. Licencia el motor de análisis de Bitdefender (como Qihoo y Ad-Aware). Puestos a utilizar un motor y unas firmas, que sean del propio fabricante.

He llegado a la conclusión que un motor propio y tan galardonado como el de Kaspersky sea una alternativa prometedor. De hecho, después de F-Prot, guardo agradables recuerdos de AVP, el predecesor de Kaspersky Antivirus o KAV.



Cuando repasas los análisis de diversos laboratorios independientes, las conclusiones coinciden en las altas tasas de detección que ofrece su motor y sus firmas, complementadas además con el cloud propio al que llaman Kaspersky Security Network (KSN).

En cuanto a la velocidad de análisis, y el consumo de recursos, las opiniones varían, desde que apenas se nota y es muy rápido, hasta justo lo opuesto. Valía la pena probarlo para salir de dudas.

Decidí analizar una carpeta local en mi disco SSD con los fuentes y los ejecutables de mis proyectos, 8 Gb. en total en 6.300 archivos, que incluía comprimidos, instaladores y SFX. Si usaba archivos más conocidos, es posible que estuvieran en la lista blanca (whitelisted), y el escaneador de los saltase dándolos por buenos. Después miré el consumo instantáneo de memoria de sus procesos, y anoté también el uso máximo.

Kaspersky Free Antivirus 2018

Versión: KAV 18.0.0.405.
Tiempo de análisis: 02m:05s.
Cantidad de archivos analizados: 7.478.
Procesos activos y consumo de memoria (consumo pico):
avp.exe: 27 Mb (483 Mb.)
avpui.exe: 8 Mb. (194 Mb.)
Tiempo del segundo análisis: 01s.
Comentarios: Ninguno.

Decidí comparar esos resultados con el motor NOD32 que desde hace años, ha tenido fama de ser el más veloz y ligero, si acaso, empatado con Avira.



ESET Endpoint Protection 2018

Versión: NOD32 6.4.2014.2.
Tiempo de análisis: 03m:52s.
Cantidad de archivos analizados: 7.131.
Procesos activos y consumo de memoria (consumo pico):
ekrn.exe: 180 Mb. (366 Mb.)
egui.exe: 39 Mb (47 Mb.)
Tiempo del segundo análisis: 01s.
Comentarios: Reportó fallo en la descompresión UPX de tres ejecutables.

Tras estos datos, no solamente Kaspersky fue bastante más rápido en el análisis, sino que también escaneó una cantidad superior de archivos, y no dio ningún error con ellos. Esto último quizás no sea demasiado indicativo, puede ser que tampoco fuera capaz de descomprimirlos y no lo reportase.

En cuanto al uso de memoria, diría que hay empate. Kaspersly es mucho más ligero en standby, consumiendo 36 Mb. de memoria, y ESET usa 219 Mb. Sin embargo la memoria máxima o de pico, asciende a 677 Mb. en KAV y solamente 413 Mb. en NOD32.

En lo que a mi respecta, lo prefiero. Es decir, mejor que consuma lo mínimo posible estando en reposo, que será la mayor parte del tiempo. A veces este bajo consumo de memoria, es a expensas de tener que cargar el contenido extra cuando se necesita. Si es así, en Kaspersky Free Antivirus no lo parece, porque abrirlo desde el icono en la bandeja del sistema es instantáneo. Además, el hecho de tener sólo dos procesos en memoria está muy bien, otras soluciones de seguridad tienen muchos más.

La instalación es sencilla, y está en español, aunque acaba instalando siempre un programa separado con el nombre de Kaspersky Secure Connection (KSN). Se puede desinstalar a posteriori desde el panel de control, pero en ningún momento he visto donde escoger que no lo queremos.

El interfaz es bonito y fácil de utilizar, pero con un problema bastante común en este tipo de soluciones. Utilizan librerías gráficas propias para que el look&feel parezca más moderno. Esencialmente esto es lo que cambia de una versión mayor a otra, lo que ve el usuario. Lo que no se ve, se va actualizando de manera oculta.

Estas GUI personalizadas, priman el diseño a la función. Ventanas que no son maximizables, diálogos difíciles de navegar con el teclado, y en general tiempos de respuesta y consumos de memoria superiores a si usaran controles básicos de Windows. Menos bonitos, pero mucho más funcionales y ligeros. Las casas invierten mucho dinero, tiempo y esfuerzo en la apariencia de sus productos. Unos recursos que podrían reenfocar en que fueran rápidos y ligeros. Como muestra, la interfaz de Avast!, que está escrita en HTML.

Las opciones de configuración del programa son muchas, y muy fáciles de utilizar. Dispone de perfiles predefinidos (máxima, óptima o mínima), y además permite importar y exportar nuestros ajustes, de manera que podemos restaurarlos en nuevas instalaciones o reinstalaciones.



Finalmente me sorprende que todos los componentes sean de 32 bits, y en esto anda muy a la zaga del resto de competidores, muchos que tienen ya versiones totalmente nativas de 64 bits, y otros que son mixtas, con al menos la parte gráfica x64. Sería de agradecer esa mejora, aunque fuera pequeña a nivel de rendimiento.

En la página oficial de descargas puedes hacerte con él y probarlo tu mismo. ¿Por qué no me cuentas si coincidimos?