Estoy dudando entre ambos modelos. De hecho me gustaba el Ibiza, pero al presentarse en el mercado el Polo, y aunque siempre son odiosas, no puede evitar compararlos.

Exteriormente, me encanta el diseño deportivo del Ibiza, aunque tiene algunos fallos de diseño, que son graves, como la ausencia de reloj de temperatura del líquido refrigerante, o un equipo de audio bastante deficiente para su precio.

Sorprendentemente, el Polo sale más barato que el Ibiza, un hecho totalmente incomprensible (21.125 euros, contra 21.630 euros), y lo que es más, viene de serie más equipado (faros de xenón que en el Ibiza cuestan 676 euros; color blanco a 147 euros; …).

Por otro lado, la calidad percibida de terminación, y ajustes, es bastante superior en el Polo, junto con también el prestigio añadido de la marca Volkswagen. Dicho prestigio permite incorporar ciertos extras que en el Ibiza no son posibles, como la alarma, o los airbags de cabeza.

Además el Polo es un modelo presentado un año después que el Ibiza, y que por tanto parte de una plataforma más moderna. Es cierto que el Ibiza puede tener un tacto algo más deportivo, pero en mi opinión, no es un argumento suficiente.

De manera que al final tenemos que un coche nacional, con ciertos fallos de concepto, menos equipamiento, y de una marca con menos caché, es más caro que un coche que está mejor pensado, más equipado, y de una enseña más prestigiosa, un argumento más para el futuro incierto de Seat.