En gran parte de España, se conoce al sandwitch mixto, como aquel que consiste en pan de molde con jamón dulce y queso, jamón cocido y queso, o jamón de York y queso, como quieras llamarlo. Sin embargo, en Catalunya, se le denomina Bikini. El motivo es que la Sala Bikini que todavía funciona, inaugurada en 1953, llegó a hacerse muy popular en la ciudad, gracias a importar una idea de bocadillo francés, el Croque-Monsieur, es decir, el mencionado sandwitch de jamón y queso, que rápidamente, pasó a ser conocido como bikini.

Su homólogo, en donde se sustituye el jamón cocido por sobrasada, se conoce como Mallorquín, es decir, sobrasada y queso. Huelga decir, que para mi, éste siempre será el mallorquín, y el otro siempre será el bikini. Pero resulta que en mis tiempos de universidad, descubrí un bar, en donde preparaban el mixto, que no era más la combinación de ambos. O sea, jamón cocido, sobrasada y queso.

Continuando con las “recetas” del bocadillo de sardinas y del bocadillo de morcilla, hoy os hablaré del bocadillo mixto, en realidad sandwitch mixto, ya que lo suyo es prepararlo con pan de molde tostado.

Lo adecuado es disponer de una sandwitchera, entonces, nada tan sencillo como preparar el sandwitch con jamón cocido, queso, y sobrasada untada. La única dificultad, estriba en extender la sobrasada cuando está fría, así que te podrá ayudar poner un pegotón en el pan, y repartirla bien cuando el bocadillo esté caliente.

Me gusta solamente con un toque de sobrasada, poner mucha cantidad, atenuará los sabores del conjunto, aunque cada cual tiene sus gustos y preferencias. Recientemente he descubierto, que queda más sabroso si en vez de jamón de York, usamos pavo en lonchas. Lo habitual, es que se prepare con queso tipo sandwitch, aunque en mi caso, me gusta poner una loncha de queso sandwitch, pero también otra de queso tierno. Sería la variante con doble de queso.