Tras los decepcionantes resultados de Schneider que ya comenté en Schneider Opus vs Inoxcrom Office, y tras no encontrar existencias de estilográficas de bajo coste Inoxcrom, adquirí una Schneider Voice, al precio de 3,95€ en Abacus.

Necesitaba una estilográfica para escritura cotidiana en casa, y me molestaba tener que preocuparme por donde dejaba la Montblanc, o las Inoxcrom, más caras y delicadas.

A diferencia de la Opus, en ésta, los trazos son homogéneos, y la escritura es de calidad, no se si tanto como la Inoxcrom Office, pero si al menos buena, con trazos continuos, y de un grosor constante. Me inclino a pensar que Schneider no es mala marca, solamente que quizás las Opus no salieron tan bien como deberían, o tal vez fue un defecto concreto de fabricación en la mía.

En lo que si que supera al producto nacional, es en la ergonomía, con un diámetro más grande, que facilita su agarre, y una zona antideslizante muy conseguida. Quizás sea demasiado larga, pero es cuestión de acostumbrarse.

Me gustaría que el plumín fuera algo más suave, no obstante, puedo dar por compensada mi frustración inicial con la marca.