Smith & Smoorcer Fisherman Snowy Metal Steal

En este espacio he hablado bastante de marcas de relojes españoles. Son una disciplina que combina mi pasión por la relojería, con mi énfasis por los productos de aquí.

En esta ocasión, os voy a hablar del reloj Smith & Smoorcer Fisherman Snowy Metal Steal (referencia F-1516-MET-P-B-21).



Smith & Smoorcer es una micro-marca de relojería, sus volúmenes de producción son pequeños, lo que hace de ellos una marca ciertamente exclusiva. Fundada en 2014 por Rafael García Briz y Antonio Sánchez-Maroto Gallardo, dos amigos amantes de los relojes, que además contaban con experiencia en internet, en el caso de Rafael a nivel técnico, y en el caso de Antonio, a nivel comercial.

Smith & Smoorcer tal vez te suene a relojes ingleses, pero te equivocarías. La mayoría de fornituras y componentes, son de origen español o europeo. Así que, ¿por qué ese nombre tan extraño? Según dicen, el motivo es que tenían unos peces que se llamaban así Smith y Smoorcer, les gustó como sonaba, y cuando probaban logotipos, les convenció lo de las SS.

Con lo difícil que es emprender en España, y toda la picaresca de la que estamos rodeados, sólo por eso, ya merecerían un artículo. Imaginaros lo difícil que debió ser llevar a cabo el proyecto de Smith & Smoorcer: el concepto del reloj, el diseño, la búsqueda de proveedores, la web, el marketing, los controles de calidad, … Pero con tesón, al final lo lograron.

El catálogo actual de la marca, solamente tiene un modelo, el Fisherman. Un reloj clásico y con estilo vintage, pero producido con materiales y tecnología actuales. Sólo hace falta ver su tienda online para darnos cuenta de la ilusión que sus impulsores le ponen al producto.

Al recibir el paquete, tenemos la primera sorpresa. El packaging de este Fisherman Snowy Metal Steal, como en todos los relojes de la marca es sencillamente espectacular. Demostrándonos que estamos ante un reloj que apuesta por valores totalmente diferentes, y que causa una impresión francamente superior a la de otros relojes que tengo, incluso de precio mucho más caro. Una caja de madera natural envejecida, con tapa corredera. Está fabricada en el País Vasco, y en su interior, protegido por paja también natural, alberga una bolsita que contiene el reloj. El manual del usuario (99 Kb. en formato PDF) es escueto, pero ofrece un agradecimiento por la compra, y da las especificaciones básicas.



La caja es de acero inoxidable tipo quirúrgico 316L, para ser lo más antialérgico y duradero posible. Cuenta con 39mm de diámetro sin contar la corona, de manera que nos encontramos ante un reloj que por sus dimensiones, es más bien de vestir, y que aunque principalmente destinado al público masculino, es también apto para damas (unisex). Sin embargo, lo que más nos llama la atención es lo plano que es, solamente 10mm de alto pese a que ofrece un grado de resistencia al agua de WR (3 ATM) que es mayor a la que suelen acreditar este tipo de relojes.



Como miembro de la colección metal de Smith & Smoorcer, la correa o brazalete es también metálico, un armis de malla de acero tipo milanesa y 20mm de ancho. Conjunta perfectamente con el resto de tonos plateados y blancos del reloj y no incrementa el peso demasiado. El cierre lleva el identificativo S&S (Smith & Smoorcer). Según la marca, este es de 33g, por la impresión que me da, sin tener en cuenta el peso de la correa.

La esfera es muy bonita en color blanco, siguiendo el esquema de minimalismo vintage del resto. Su particularidad es que cuenta solamente con dos manecillas, la horaria y la minutera. Es decir, estamos ante un reloj Slow o de movimiento lento, que nos hace disfrutar del tiempo y la tranquilidad mental sin contar con una aguja segundera que se vaya moviendo y nos desconcentre. Es una apuesta interesante de sus creadores, reducir funcionalidad, para obtener carácter.

Los marcadores o índices son originales, siendo dobles a las 12, 3, 6, y 9. La corona es pequeña y va sin firmar, normalmente me gusta que lleven algún indicativo de la marca, pero en este reloj, creo que refuerza su concepto de simplicidad.

Las manecillas son de tipo Dauphine, algo cortas como suele ser habitual en este tipo de relojes, y de color plateado. Sin embargo, debido a su doble ángulo, reflejan de manera diferente la luz, percibiéndose en ocasiones como de color oscuro, por lo que son bastante legibles. No llevan lumen aplicado (tampoco en los índices), nuevamente, una apuesta en pro de la sencillez.



La trasera es de acero con 4 tornillos y va grabada con el logotipo de la marca y las características básicas del reloj. Algo que además de bonito, resulta muy útil, y evita llenar la esfera de inscripciones.



El cristal es abombado, y ofrece una interesante solución. Se trata de un cristal mineral, pero que va recubierto de zafiro con una capa antireflejante. De esta forma, en S&S han logrado combinar lo mejor de ambos mundos, la dureza del zafiro, con la resistencia del cristal, sin necesidad de incrementar el precio.

En su corazón está un movimiento suizo Ronda Powertech 762E con 1 rubí, 2 manecillas, con una buena precisión declarada de -10/+20 segundos/mes. La pila de botón ofrece una autonomía de entre 2 y 4 años.

Precisamente su maquinaria o módulo Ronda, es lo que le permite llevar la inscripción Swiss Tech en la esfera. Puesto que obviamente, estando ensamblados en España, no podrían llevar el Swiss Made.



Se lleva muy cómodo en la muñeca, siendo comedido en dimensiones, ligero y tan plano, desde el primer momento se nos adapta. Queda además muy controlado en la muñeca, lo que reduce la posibilidad de golpes accidentales.



Los precios oscilan entre los 135€ y los 155€, dependiendo fundamentalmente de la correa escogida. El Snowy Metal Steal es un término medio a 145€. Aunque es algo más accesible que la relojería suiza, considerando que es un reloj de cuarzo sencillo y minimalista, no es un precio económico. Podemos estar tranquilos, porque sus creadores, nos ofrecen los 2 años de garantía que exige la ley.



Si te gusta su estética, valoras la calidad en los materiales y acabados, y quieres apostar por una marca poco conocida que te diferencie, sabiendo además que gran parte de su manufactura se ha llevado a cabo en nuestra tierra, sin lugar a dudas, es una opción perfecta.

10 comentarios en “Smith & Smoorcer Fisherman Snowy Metal Steal”

  1. el packaging es impresionante, el reloj tambien, es muy bonito aunque para mi gusto, a pesar de su sencillez deberia tener submarcas de minutos y segundero, no creo que lo funcional este reñido con la sencillez, de hecho deberia ir acompañado, pero entiendo su finalidad.
    El diseño me encanta, la esfera en blanco con el metaln un conjunto enormemente atrayente, y tanto el logo como el nombre de la marca es todo un acierto. No obstante el cuadruplicarlo en la trasera creo que es un error que choca frontalmente con el espiritu de sencillez que se le quiere inspirar al reloj, y es un error contradictorio bastante grave, a mi entender. Por fortuna, queda oculto y no se ve.
    Gran reloj, de todos modos, y todo un logro que sea español en gran parte.

  2. Personalmente no me molesta el logotipo en la trasera. Y la ausencia de segundero, creo que le da un carácter diferente. La única inconsistencia que le veo, es que es un reloj que pedía a gritos un movimiento de cuerda manual.

    Por lo demás, tiene una linea muy original, y la calidad, está fuera de toda duda. Si en vez de español fuera americano o suizo, lo estarían vendiendo al doble de precio y como churros.

    En breve tendremos una entrevista a uno de sus fundadores, Rafael García Briz, que nos explicará algunas cosas muy interesantes, y con el que además compartimos gremio (informática).

  3. Cualquier reloj que se llame «fisherman» debe tener por lo menos 100m de resistencia al agua, sin importar con que historia usen para justificar el nombre. Pasa lo mismo que con aquel Duward AquaStar. Por lo demas, el que personas de nombre García y Sánchez apelen a un nombre como Smith&Smoorcer es un ejemplo mas de lo que en México llamamos malinchismo.

  4. En cuanto al «malinchismo» Kabe, no se que nombre tiene en España, pero se lo que quieres decir. Al menos en lo que tiene que ver con la marca Smith & Smoorcer, en las próximas semanas podrás leer, y espero que disfrutar, de una entrevista exclusiva al propio Rafael. Ahí verás el sentido de llamarla Smith y Smoorcer, que es una anécdota muy curiosa.

    En cuanto al nombre de Fisherman, siendo un reloj tipo de vestir, no veo necesaria una elevada resistencia al agua. En realidad, prefiero que en esos casos sea plano y elegante como es. Tal vez el nombre no sea afortunado, y Pescador nos sugiera un aspecto más deportivo, y por supuesto, una superior resistencia al agua.

  5. Precioso. Me ha gustado. Deberían plantearse tener una versión de cada acabado de este reloj con alguna maquinaria de cuerda (o una de cuerda, y otra automática).

    La idea de que no tenga segundero me parece muy acertada en un reloj así tan clásico y limpio de esfera. Total, siendo la maquinaria más o menos fiable en precisión de pocos minutos en días, y no digamos siendo encima una maquinaria de cuarzo, ¿para qué más en un reloj así que no aspira a ser cronógrafo ni para controlar al segundo? Y una aguja menos moviéndose, que para el cuarzo pues es menos gasto energético.

    De hecho Ronda tiene calibres que si salen igual de resultones y apañados que muchísimos de sus cuarzo, siendo ya proveedor, igual hasta les salen unos buenos números.

    Yo tengo un Jaguar J654 con una Ronda Startech 5040 Big Data de 13 rubíes que va muy bien, muy preciso apenas -2 segundos mensuales, 5 años de pila declarados con un uso diario de cronógrafo (así que igual a saber lo que le dura realmente). Un calibre de cuarzo, completamente metálico, hasta bonito a la vista y reparable.

    Los seguiré de cerca por si se les termina ocurriendo el tema. Me parecen un diseño muy bonito, y algo diferente a los Bambino de Orient y otros, que por algunos detalles u otros, no termino de ver algún modelo que me gustara realmente para mí.

    Tengo que tener entre mis relojes algún modelo así de limpio y ese estilo, de vestir pero a la vez «casi para todo», y si es sin segundero o que sea el pequeñito redondo muy discreto como mucho. Pero preferiblemente me gustaría que fuera de cuerda. Que no costara un riñón, y tampoco necesariamente calidad chinorris o tener que comprarlo vía web con trampeo postal en aduanas xD.

    Y otro, un 24 horas analógico, que a veces veo algunos muy bonitos y según el diseño del dial sobre todo de la escala de horas, con cuartos y hasta minutos, me parecen también muy prácticos y también con esa filosofía, que ves la esfera y ves una o dos agujas y ya. Y que oye, para cuando no necesitas ni vas a la prisa, o que apetece ir a lo más minimalista, valen perfectamente para tener la hora y ya. Sin que se vea en el reloj nada más que vaya más rápido que el pasar de horas y minutos.

  6. A falta de pan, buenas son tortas dice el refrán. Sus modelos automáticos STP también muy bonitos, con un toque más desenfadado y hasta deportivo.

    Sus modelos con volante visto también muy resultones.

Deja un comentario