En Los desarrolladores y las faltas de ortografía exponía un hecho que podríamos resumir como que en el desarrollo de software, los detalles son fundamentales.

No importa que tengas el mejor programa del mundo, si luego es tan difícil de usar que nadie puede sacarle partido. Si no se usa, no es útil, y si no es útil, poco importa que sea el mejor del mundo. O sea, que el programador, además de ser bueno, debe parecerlo.

Si un texto visible para el público está plagado de faltas de ortografía, ¿cómo puedes estar seguro que su código no es igual de malo, y está lleno de las mismas inconsistencias?

El caso de hoy, es parecido. Si a nivel de software, no somos capaces de comunicar con precisión y veracidad lo que pretendemos hacer, es obvio que la gente acabe pensando que nuestro programa, tampoco será preciso ni veraz.

Veamos esta frase: Nuestra misión en la sección de SISTEMAS GRATIS es regalar, preservar, proteger y promover la libertad de usar, estudiar, copiar, modificar programas de ordenador, así como defender los derechos de los usuarios de software libre, pero queda totalmente prohibido usar este software con fines económicos, por ejemplo vender, así como también publicar esto en otras paginas web, si lo hace las consecuencias podría ser severas por parte de las autoridades correspondientes.

No es necesario leerla más de una vez para darnos cuenta de que cojea. Primero, se repite lo que ya vimos con las faltas de ortografía. “Las consecuencias podrían ser severas”, es un plural, y no “podría ser severas” como afirman. Un nimio detalle, que ya implica poco cuidado, en este caso en la redacción. Pero si vamos un poco más allá, analizando su contenido, nos damos cuenta que cuando decimos que defendemos los derechos de los usuarios y el software libre, y en la frase siguiente imponemos limitaciones a nuestro propio software, no estamos defendiendo el software libre. Estamos haciendo demagogia.

No hay más que comenzar con lo que Wikipedia entiende por Software Libre:
Software libre refiere el conjunto de software (programa informático) que por elección manifiesta de su autor, puede ser copiado, estudiado, modificado, utilizado libremente con cualquier fin y redistribuido con o sin cambios o mejoras

El software libre, por concepto, pretende dar al usuario la máxima libertad ante el software, incluso si ello implica que lo reempaquete tal cual, y lo venda. Esa es una de las libertades.

Llevo décadas creando software, tanto profesionalmente como por afición. Mucho de este software, es gratuito, otra parte incluso opensource, y en la última década, además libre.

Es necesario tener cierta experiencia para familiarizarse con esos conceptos, pero explicados con palabras llanas, son muy fáciles de comprender.

El software gratuito, gratis o Freeware es aquel que no requiere que paguemos nada por su uso legal. Su creador lo pone a nuestra disposición desinteresadamente para que lo usemos tal cual. No espera ninguna compensación monetaria al respecto.

El software open source, o de código abierto, pone a disposición de los usuarios que lo deseen el código fuente completo. Esto es útil para poder revisar lo bien o mal programado que está. En principio ser abierto no quiere decir que se nos autorice a modificarlo de manera expresa, a priori simplemente tendremos acceso a ese código, y eventualmente podríamos recompilarlo, pero no podríamos alterarlo, ni siquiera para nuestros usos personales. Open source no es incompatible con comercial, es decir, un programa de código abierto, puede ser de pago, no tiene porque ser gratuito como hemos visto antes. Puede que el propietario, venda el programa con su código fuente. No obstante, es open source, porque tenemos acceso a ese código fuente.

Por último el software libre, o free software entendido en el contexto de libertad y no de precio es el cual desarticula todas las restricciones sobre el mismo. Es decir, nos lo pone a disposición para todo lo que queramos hacer con él, por tanto el autor, renuncia explícitamente a muchos de sus derechos en cuanto a propiedad intelectual y explotación.



Como podemos ver, si se ponen restricciones a su uso, ya no es libre. Podemos decir que es bastante libre, parcialmente libre o que como en Creative Commons, nos reservamos solamente algunos derechos. Pero no es libre.