AEGAON Tabula Rasa 44 Quartz

Tras las pruebas del Christopher Ward C65 Trident Automatic y del Casio A1000D, hoy vengo a hablar de una marca pionera en relojería. Se trata de AEGAON, la firma fundada por Janno Roodi en 2012, y que tiene el honor de haber sido la primera marca relojera creada en la República de Estonia. Como muchas otras marcas empezaron gracias a las plataformas de micromecenazgo, en el caso de AEGAON usando Indiegogo.

Precisamente el nombre de AEGAON proviene del estonio «aega on» que significa «tómate tu tiempo». Así que sin distanciarnos mucho, al menos a nivel geográfico del Lilienthal Berlin Zeitgeist Automatik, cambiamos totalmente de tercio, aunque como veréis, manteniendo ciertas pinceladas comunes en su estilo. Porque si bien prefería su primer modelo, el exhuberante Peacemaker, al final me he decidido a reseñar su novedad, el Tabula Rasa. Desgraciadamente todas las unidades de la versión Automatic con un Miyota 8215 han volado ya y están agotadas, así que el protagonista de este artículo es el AEGAON Tabula Rasa 44 Quartz.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 44mm de diámetro sin contar la corona. 10,5mm de alto
CoronaA presión de acero
EsferaBlanca
BiselFijo de acero
CristalZafiro
LumenNo
TraseraAcero roscada
CorreaArmis de acero de 24mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos, día del mes
Resistencia al agua5 ATM
Peso171g
MovimientoRonda 715
ComplicacionesCarga automática bidireccional, remonte manual, parada de segundero
Prestaciones-10/+20 segundos/mes. 5 años de pila. 5 rubís
OrigenDiseñado y acabado en Estonia
Garantía2 años
PVP360€ (modelo con correa negra en oferta a 288€)
DistribuidorAegaon Watch Company

Presentación

El Tabula Rasa de AEGAON se entrega en una anónima caja de cartón de color blanco sin ninguna identificación salvo la referencia del modelo. El motivo es puramente práctico de cara a facilitar el trabajo en el centro logístico con el que trabajan, aunque no estaría de más, que al menos llevara el logotipo de la marca.



Al delizar el protector, aparece una habitual caja de color negro en símil piel que esta vez sí, va firmada por la marca. Los pespuntes en color blanco van muy bien con el diseño del reloj que nos encontraremos más adelante.



Una vez abierta, nos impresiona el reloj por su solidez, unas asas abiertas y un armis de acero inoxidable macizo y de nada menos que 24mm de ancho que en mi opinión, cautivan la mirada.



No obstante la dotación es muy escasa, no sé si será algo intencionado, pero deja unas sensaciones post-compra incompletas. Apenas un pequeño manual, que además es genérico para todos los modelos, sin etiqueta alguna en el reloj, e inclusive sin protectores en el cristal ni la trasera. Se habría agradecido una nota firmada de Roodi, o algún gesto que nos indique que estamos ante una micromarca que mima los detalles y a los compradores.



Diseño y construcción

El Tabula Rasa 44 es más nuevo lanzamiento de AEGAON, el segundo modelo en su colección tras el mencionado AEGAON Peacemaker. Lo encontramos en dos tamaños, todos ellos oversized en mayor o menor medida, y que representa una de las señas de identidad de la marca. El destinado al público femenino con 38mm de diámetro, y el masculino de 44mm que es nuestro protagonista de hoy. Ambos se combinan con diferentes colores y estilos de esfera y de correas. La versión de esfera blanca y armis o brazalete de acero del Tabula Rasa Quartz es la referencia TR-HVQMH.



Según explica Janno Roodi, la idea le surgió al visionar el videoclip de la canción «Always On My Mind» de Elvis Presley, en la que el artista lucía en su muñeca izquiera un reloj gigantesco. Son por tanto relojes de gran tamaño, pero que en este caso, contrastan con una sencillez de lineas y detalles llevada al extremo, de ahí lo de Tabula Rasa que en latín viene a significar papel en blanco. Unos trazos deliberadamente sencillos que potencian su elegancia.



Eso es algo que encaja muy bien con la simplificada esfera dónde solamente el nombre de la marca a las 12 y el fechador a las 3 interrumpen la continuidad. Los índices horarios están aplicados en vez de pintados, dando un realce en tres dimensiones. Prescinde de las marcas minuteras, una característica que creo que es a propósito con el «tómate tu tiempo», en donde la vida no va de un minuto más o un minuto menos, y donde podemos prescindir de la hora exacta.



Por ese mismo motivo las tres manecillas son cortas, demasiado cortas en mi opinión, si bien es posible que si fuesen de mayor longitud, la estética se resintiera. La segundera es preciosa con su colorida tonalidad naranja que destaca frente al monocromático reloj. Una solución que me parece extraordinaria y que no se suele ver en las fotografías oficiales, es que la saeta horaria y la minutera están esqueletizadas. Nos permiten ver el fondo del reloj, no solamente es una solución diferente, sino que además cuenta con la ventaja de poder ver la fecha en el fechador de las 3, aunque alguna de las agujas lo cubra. El precio a pagar por ello es la imposibilidad de disponer de luminescencia.



La caja es de acero inoxidable grado 316L, muy contundente y en acabado cepillado que le otorga un aire de modernidad, y evita reflejos excesivos. Llama mucho la atención la prologanción de la corona, que además se situa a las 10 como si fuera un reloj de buceo, y que es a presión. Una solución poco convencional que atrae más aún las miradas. Ofrece una estanqueidad que es de 5 ATM o 5 BAR, es lo mínimo que recomiendo en cualquier reloj, sea del tipo que sea, puesto que al menos nos permite ducharños con él, ir a la piscina, o incluso sumergirlo a poca profundidad. Lo que ocurre es que este Tabula Rasa es tan contundente y robusto, que uno esperaría que fuera al menos 10 ATM, un nivel de hermetismo que aguantaría el buceo. De hecho según confirman desde la marca, gracias a los nuevos tornillos estilo buceo, sus pruebas han logrado resistir las 10 ATM (100M). Pese a ello, decidieron mantenter la especificación original, puesto que consideran que al tener una corona a presión, es lo más razonable. La verdad que me parece muy ético por su parte.



Con 171g de peso el el TR 44 Quartz es un reloj masivo y se siente de ese modo. No solamente es su sólido brazalete macizo de acero inoxidable, puesto que ya la versión con correa de piel llega a los 83g, es lo reforzada y robusta que es la construcción, y que apreciamos en detalles como los tornillos sobredimensionados que anclan el brazalete de acero a la caja, o el grosor de sus eslabones.



El cierre está a la altura, siendo muy sólido, incluso donde muchos otros flaquean, sus pulsadores de apertura.



El cristal es de zafiro plano, la opción más duradera y que mejor legibilidad ofrece. Lleva un tratamiento antireflejante en la parte interior, así que es perfecto.



La trasera es de acero inoxidable y va roscada, ninguna pega en cuanto a su construcción ni su ajuste. En el grabado a láser echo en falta el logotipo de la marca, o incluso un recordatorio del tipo de pila que monta.



Movimiento

El Tabula Rasa cuenta con un movimiento de cuarzo de la suiza Ronda, de hecho se trata de uno de sus básicos, el 715 que pertenece a la gama Normtech. Sin embargo, los de Ronda AG lo ofrecen en dos versiones, la Swiss Made con 5 rubís, y la Swiss Parts con sólo 1. AEGAON ha optado por la versión superior, algo que pocas marcas hacen y que hay que agradecerles. De esa manera la maquinaria se convierte en algo más duradero, y además reparable. No debería sorprendernos que sus prestaciones estén entre las mejores de los cuarzos puesto que con una pila botón 371 (SR920SW) ofrece una autonomía de hasta 5 años, y una precisión de -10/+20 segundos/mes. Destacable el modo de ahorro de energía, que al extraer la corona, ahorra hasta un 70% de pila.

El funcionamiento es muy agradable, al ponerlo en hora las manecillas deslizan con mucha fluidez, y el cambio de fecha es muy preciso.



Sensaciones

Ciertamente la corona situada a las 10, lo hace muy cómodo de llevar en la muñeca izquierda, es una solución práctica que compensa sus dimensiones sin coartar la comodidad. Atrae las miradas, las esferas blancas pese a que sean mis favoritas, no son las más habituales, así que mostrar esa superficie blanca tan grande, acaba pareciendo casi como si fuera un reloj de pared. El peso también se siente, pero acostumbrado a relojes mecánicos, que por definición son más grávidos, no se siente extraño. En esa linea pienso que en un reloj que apuesta por la vida lenta y el «tómate tu tiempo» («aega on»), tiene mucho sentido con una maquinaria mecánica, y menos con una de cuarzo.



Se lleva comodamente, como decía el peso se nota, pero sus dimensiones no aparentan ser tan grandes como son, quizás debido al bisel fijo, o por las asas abiertas. La esfera se ve muy bien, resulta legible, pero cuando miramos el reloj y no la hora, echamos de menos algún detalle en el que fijarnos, algo que nos aporte cierta novedad.



Conclusiones

El parecido con Mondaine no sólo es estético, también muy parejo a nivel de precio. La lucha es desigual, un Swiss Made contra un Made in Estonia. Sin embargo si queremos un reloj de buen tamaño, sin detalles superfluos y que resulte muy legible, AEGAON son los únicos que nos ofrecen algo así. Además acompañado de una maquinaria de cuarzo que solemos encontrar en marcas de gama media-alta como Sandoz o Jaguar.

La lástima es que el Tabula Rasa 44 Automatic esté agotado, porque a 499€, 139€ más del que cuesta el Quartz que sale a 360€ era un precio comparativamente muy atractivo, y que creo que aportaría una buena alternativa a la marca.



▲ Más▼ Menos
Calibre Ronda Swiss Made
Construcción contundente
Precio elevado
Manecillas cortas



10 comentarios en “AEGAON Tabula Rasa 44 Quartz”

  1. Estacion Telegrafica

    Coincido contigo en que unas manecillas algo más largas le habrían venido genial, al menos la de los minutos. Me gusta su limpieza, supongo que buscada ex-profeso, aunque yo habría incluido la para mi imprescindible escala minutera.

    Del peso madre mía… Para gente como yo, tendríamos que caminar de lado con eso en la muñeca 😀

  2. La escala minutera para mi es muy importante también Estacion Telegrafica, sin embargo comprendo que con el concepto de «tomarte tu tiempo», son incompatibles. Quizás por ese tiempo tranquilo me lamentaba de que la versión automática estuviera agotada, porque esa si que iba muy vinculada a la tranquilidad y la precisión aproximada.

    El peso es muy similar al del Casio GMW-B5000D, te acostumbras a él sin problemas. De hecho ahora estoy con un OceanX que roza el cuarto de kilo, has oído bien, casi 250g y pasada la curva inicial de los primeros minutos, no hay problema. Eso sí, te lo quitas y te pones luego un F-84W, y parece que no lleves nada.

  3. grandioso articulo! un excelente reloj, con una maquina muuuy aguantadora, la Ronda es muy ahorrativa de energía y muy precisa, gracias por tu tiempo amigo Guti

  4. Me ha gustado mucho lo de las manecillas huecas, hasta que no lo has mencionado no me he percatado de ello, si es una innovación de ellos me parece una pasada. La segundera naranja y el conjunto minimalista en general destila un aspecto muy fresco y a la vez consistente. Lo que no me cuadra es que se alimente de una pila, no le pega nada. Respecto a lo corto de las manecillas creo que es como apuntas una cuestión de concepto, buscaban ese dibujo.

  5. Muchas gracias por tu comentario, y bienvenido ricardo escalante. Tienes razón en lo de Ronda, además, maquinarias que son reparables, algo poco habitual en el mundo del cuarzo. A destacar también que AEGAON haya optado por la versión más elevada del Ronda 715, la Swiss Made, con mejor calidad constructiva (más duradero), y con mejores prestaciones (más preciso y con mayor autonomía).

  6. Las manecillas esqueletizadas o huecas jostma, es algo que he visto en otro modelos, al menos parcialmente huecas, por ejemplo en el Hamilton Khaki Aviation Pilot Day Date Auto. Sin embargo, los resultados distan de ser buenos, complican bastante la legibilidad, algo que no ocurre con el Aegaon Tabula Rasa.

  7. Aquí otro que lo primero que ha visto es que las agujas podrían ser tranquilamente 1/4 más de su tamaño de largo. Las tres, no solo la minutera.

    En tamaño, que le gustara el efecto de ese reloj en el videoclip de Elvis Presley (Jesús, lo que se llegaba a poner ese hombre…) creo que dista mucho de hacer ese tipo de reloj en 45 mm (y luego ponerle ese largo de agujas, por bonitas que son de diseño, que el mismo podría ser igual). Creo que este reloj en 40-42″ máximo sin contar corona va que te matas. Igual «el de mujer» en 38 mm. si mantiene especificaciones y no son las agujas igual de cortas en proporción sea un reloj más que interesante.

    Y está bien que digan que les ha aguantado pruebas de hasta WR100, pero que lo califican de WR50 por el tema de la corona a presión (ves tú, le pega roscada, más al destacarla ahí tan prominente y con el aspecto robusto del reloj con tapa trasera roscada incluso -bien-) y ser más conservadores. Da un buen plus de tranquilidad.

    La maquinilla Ronda seguro que va estupenda, y más aún si es la Swiss Made. La 5040 que monta mi Jaguar (otro bestiajo de 45 en acero con armis macizo de 24 mm, un J654) también en versión Swiss Made y 13 rubíes si no recuerdo mal, va genial. Además, que le durará seguro la pila 5 años con tranquilidad o más.

    En fin, que creo que con muy poquita cosa a pulir, este reloj podría ser redondo. Así tal cual, hasta me resulta caro. Sin medias tintas. En ese precio y menos, encuentras también en WR50 (y seguro que siendo también muy conservadores en esto) y con similar máquina por ejemplo Candino. Y ojo, que por mismo y similar precio tanto del cuarzo como del mecánico, Candino tiene cositas a considerar.
    El Mondaine de cuarzo, hasta en Amazon lo he visto por poco más de 200 euros o rondándolos, y en un tamaño mucho más razonable teniendo caja con bisel similar y esfera por el estilo muy minimalista… eso sí, no «stop & go» no, ese se va casi el doble de precio. Y sinceramente, lo elegiría antes que este.
    Kronos me suena de haber visto también algo moviéndose en esa horquilla de precios de este cuarzo.

    Si no nos puede la prisa, seguro que miramos por ahí y hasta bajo marcas de colonia y gayumbos, encontramos modelos de cortes y espíritus similares, WR100 incluso casi a patadas. Y por mucho menos si miramos sin complejos en fabricantes como Festina o Lotus. Y en micromarcas, seguro que también algo habrá que en esa horquilla de 300 y pico y casi 500 euros del precio del automático, seguro que también. ¡Buf! Yo mismo, de tener los 400-500, pues el Fisherman Calíope… automático, preciosa esfera con lo justo, todo bien puesto, bonito volante a la vista (no de aspecto chapucero y de recurso para vender), maquinaria Sellita, caja de acero del estilo, no de buceo, pero para todo y con aspecto de dura, cristales de zafiro…

    Debe mejorar. La competencia está mú malita… ;-D

  8. Alejandro, a medida que voy viendo cosas me doy cuenta de lo bien que hacen las cosas en Smith & Smoorcer, lo hacen a precios difíciles de superar (salvo por los chinos), y con unos diseños agradables y de buena calidad. No dudo que si fueran alemanes, estarían triunfando. Así somos aquí, nos gusta lo de fuera.

    En AEGAON son fanes de los relojes grandes, pero el Tabula Rasa es el más chiquitín que tienen. Sus piezas estrella son los Peacemaker, en versiones de 52 milímetros y de 65 milímetros, vamos que el de Elvis parecería en comparación un relojito de dama. Aquí una muestra:

  9. Sí, ya chafardeé ayer un poco, pero una vez había ya comentado, y los vi. También tienen 26 mm. entre asas. Buenas paelleras, más grandes incluso que el AE-3000.

    También vi que el Tabula Rasa de 38 mm. para mujer tiene el mismo diseño de agujas. Vamos, que también se ven cortas.

Deja un comentario