Después del éxito que está teniendo la saga de A contrarreloj. Paul Davis, y cansado de verlo disponible sólo en Amazon, me propuse tantear algunas editoriales especializadas.

Aunque ya tenía terminado A contrarreloj 5. Paul Davis, un Apple Watch no hace tic tac, decidí comenzar por el volúmen anterior: A contrarreloj 4. Paul Davis, bienvenido a Miami.

Huí de servicios de autoedición, de esos en los que tu gestionas la impresión del libro, porque al final, eso ya lo ofrece Amazon bajo demanda y no tienes que pagar nada. Al final ver mi libro distribuido en papel, era una buena forma de compensar el esfuerzo de escribir un libro. Por otro lado si me lo rechazaban, esperaba que fueran críticos y me aportasen información que me permitiera aprender más, y por tanto mejorar.

Una de las “editoriales”, en concreto Editorial Club Universitario (ECU), me respondió con bastante celeridad, y un email probablemente de plantilla en donde me felicitaban por el trabajo hecho. Algo que siempre es de agradecer.

Quisiéramos felicitarle por su obra y agradecerle el interés mostrado por esta editorial.

Así pues, le comunicamos que hemos decidido llevar a cabo la edición de la misma si usted se muestra de acuerdo con las condiciones de publicación. Por ello le remitimos adjunto el documento relativo al presupuesto de edición de su obra, en el que se detalla los aspectos relacionados con la edición del libro.

Cabe resaltar que la cantidad que invierte, es lo que corresponde al trabajo de maquetación, diseño de portada, corrección, distribución, tramitación de ISBN y depósito legal, edición de su obra en formato e-book y la distribución online en plataformas digitales. De la tirada de ejemplares, se hace cargo la editorial.

En cuanto a los derechos de autor, le correspondería el 10% sobre cada ejemplar vendido y un 20% en el caso de los libros en formato e-book.

En el momento de la impresión, recibirá 5 ejemplares de manera gratuita. Si deseara más unidades, se le aplicaría el 50% de dto. en la primera impresión, y un 40% de dto. en impresiones posteriores.

Si hay algún aspecto que no le resulte del todo claro, por favor, comuníquenoslo y estaremos encantados en poder ayudarle.

Quedando a la espera de recibir noticias suyas se despide atentamente,

Me quedé con la duda de saber que parte le había gustado más del libro, quizás ninguna y quizás no lo hubieran leído, porque de ser así, habrían visto que ya estaba disponible en Amazon, o que se podía conseguir gratuitamente: A contrarreloj 4: Paul Davis, bienvenido a Miami (Libro completo gratis). Esto me dio pie a pensar que no eran los compañeros que quería en mi camino. Alguien que no me aconseja retirar el libro de la web antes de hacer la edición impresa, probablemente tampoco tenga el criterio, o el interés suficiente como para juzgar su calidad o su potencial éxito.



Sea como fuera, el email se acompañaba de un presupuesto. Así es, para editar con ellos un libro, hay que pagar. La nada despreciable cantidad en mi caso de 1.028€. ¿A dónde va ese dinero? Probablemente a su bolsillo, porque citaban que iban a diseñar la portada (no vieron que ya tenía una y tampoco preguntaron), iban a tramitar el ISBN (que Amazon te proporciona gratuitamente), iban a maquetarlo (que estando el original en formato Word es algo trivial), e iban a corregirlo (de ser verdad, sería la única partida justificable).

La clave del negocio es que yo pagaría ese dinero por el trabajo, pero luego, en el improbable caso de que la obra fuera exitosa, y digo improbable no porque sea mala, sino porque tengo serias dudas del interés que pondrían en su distribución, entonces me llevaría el 10% como derechos de autor. Uno que es ingenuo pensará que si yo he pagado todo el proceso, debería recibir más de la mitad, pero no, es sólo el 10%. Ahh sí, se me olvidaba, me regalan los 5 primeros ejemplares, así que haciendo cuentas, ¡me salía cada uno a más de 200€!



Al final, como en Las falsas promesas del trading o en Mi nefasta experiencia con RelojesMania, no puedo evitar pensar que son empresas que se aprovechan de la ilusión de mucho de editar un libro.

Soy consciente que no todos valemos para escribir un libro de mediana o buena calidad, pero en este caso a Editorial Club Universitario, parece que le da los mismo. Su riesgo es cero. Si el libro no se vende, perfecto, ya tienen sus beneficios. Si además se vende, pues mejor, porque ganarán más. Es un Win-Win, pero solamente en lo que a ellos respecta.

No quiero dar a entender que todas las editoriales sean iguales, pero sí que hay al menos una, que me parece que se pasa de lista. Tampoco me parecen especialmente profesionales. Si os fijáis, el presupuesto dice constar de dos páginas, pero el archivo que yo recibí tenía sólo una (1/2). ¿Puedo confiarán en que editarán mi libro completo? ¡A ver si pondrán sólo las primeras páginas y se olvidarán del resto!

El archivo muestra también la URL de su intranet. La herramienta con la que generaron presumiblemente el presupuesto… Una dirección que no va protegida por HTTPS… Ya me puedo imaginar lo que valoran la información que transfieren. Vete a saber, igual mi borrador acaba en manos de cualquiera.

Y por último, ¿qué decir de una web que montas con PHP, pero sobre una base Windows con Internet Information Services? ¿Malo, verdad? Pues es aún peor, porque si lo conectas con una base de datos SQL Server usando ODBC, parece que ni lo hayan planificado.