A contrarreloj. Paul Davis, quinta temporada

Intento no llenar el blog de contenido promocional acerca de la saga de A contrarreloj, prueba de ello es que aunque he hablado del tercera temporada y del primera temporada, he saltado el resto de entregas. Y bien, ya tenemos con nosotros el A contrarreloj. Paul Davis, quinta temporada.

Un volumen de cerca de 400 páginas y nada menos que 100.000 palabras, conteniendo 23 aventuras del investigador privado especializado en relojería Paul Davis. Una literatura fácil de leer y entretenida, ideal para dejarse escapar de estos momentos que vivimos. Deducciones al más puro estilo de los clásicos, una narrativa fluida, y giros argumentales que sorprenden al lector. Tanto si te agradan los relojes como si no, las aventuras de A contrarreloj. Paul Davis, te van a gustar.

Para que no tengas que arriesgarte y puedas probarlo, hasta el próximo jueves 2 de abril lo puedes conseguir gratuitamente en Amazon.

Disponible tanto en formato ebook como en papel, si se dice que todo hombre debe escribir un libro, yo ya llevo 5.




A contrarreloj. Paul Davis, quinta temporada en Amazon

3 comentarios en “A contrarreloj. Paul Davis, quinta temporada”

  1. Es increíble que un libro nuevo ya de primeras lo ofrezcas gratuitamente, todo un gesto que te honra. Además en este caso es un volumen amplísimo, con mucho contenido y mucha variedad, difícil de conseguir en la literatura actual, y mucho menos aún gratis. Gracias por la oportunidad de ofrecernos ese tipo de lecturas.

  2. Es increíble que un libro nuevo ya de primeras lo ofrezcas gratuitamente, todo un gesto que te honra. Además en este caso es un volumen amplísimo, con mucho contenido y mucha variedad, difícil de conseguir en la literatura actual, y mucho menos aún gratis. Gracias por la oportunidad de ofrecernos ese tipo de lecturas.

  3. Te lo agradezco ET. Es muy difícil hacerse un hueco en la literatura. La gente parece que sólo busque firmas conocidas, y bueno, aunque hay mucha literatura amateur mala, también hay alguna que otra que vale la pena. La mejor forma de que el lector decida, es dejárselo leer, que decida por si mismo, y a ser posible, que le agrade.

Deja un comentario