El tiempo es relativo

Que el tiempo es relativo, es algo que a nivel científico ya enunciaba Albert Einstein hace ochenta años. El tema de hoy, es sin embargo de carácter más psicológico que físico. Cómo percibimos nosotros el transcurso del tiempo.



Realmente es un hecho curioso. Todos lo hemos experimentado alguna vez. Cuando estamos bien, cuando todos somos felices y todos los anhelos se cumplen, éste pasa enormemente rápido, las horas parecen segundos. En cambio, cuando estamos mal, cuando somos infelices, parece que transcurra a cámara lenta, las horas se convierten en días o semanas.

Siendo felices, el tiempo nos pasa muy rápido, demasiado. Eso nos impide que tener la posibilidad de valorar lo que tenemos, todo lo bueno que nos ha ocurrido. No agradecemos nuestra fortuna, no reflexionamos acerca de lo que hemos hecho bien para tener ese privilegio, ni tampoco nos planteamos si hay algún síntoma de que las cosas vayan a cambiar. Quizás un pequeño error que hayamos cometido, y que es el catalizador para el desastre que vendrá. La vida son ciclos de felicidad e infelicidad, y todos ellos tienen un punto de inflexión. Un instante en donde las tornas empiezan a cambiar, y que por falta de análisis, cuando cambian, siempre nos pillan por sorpresa. No llegamos ni siquiera a ser conscientes de que somos felices ni de su porqué, y si lo hacemos, es de manera tan fugaz que no llegamos a profundizar en ello.

Por contra cuando somos infelices, cuando nos enfrentamos a dificultades que nos inquieta, el tiempo transcurre tan lento que se nos hace eterno. Cada segundo se alarga, así que en esos momentos un segundo de nuestro sufrimiento se convierte en una hora de dolor. Empezamos a creer que estamos peor de lo que estamos, a no ver la luz al final de túnel, y a ofuscarnos progresivamente. «Me siento muy mal, y como me siento tan mal, soy incapaz de reaccionar». Nos hundimos, buscamos la autocompasión, y nos acogemos a cualquier cosa que pueda solventar nuestros problemas.

Sin embargo la solución está en actuar, por más tristes que estemos, o por más que lloremos, nada va a cambiar. Ojalá que fuera tan sencillo. Es una prueba que debemos superar, en la que debemos estar convencidos que nos aportara un aprendizaje que nos sirva de cara el futuro, que nos evite que nos vuelva a ocurrir lo mismo. El problema no está en tropezar con una piedra, el problema es encariñarse de la piedra. Cuanto más duro el golpe, más grande será el aprendizaje. Pero hay algo positivo, y es que cuanto peor estemos, más sencillo es mejorar, aunque sea un poco. Busquemos nuevos puntos de vista, nuevas opiniones o nuevos enfoques, y poco a poco nuestros problemas se irán solucionando, y nuestro malestar irá pasando.

Como decía todo es un ciclo, y un tiempo después de esa mala época, volveremos a tener una buena. Es en ese momento cuando pondremos a prueba nuestro aprendizaje, y cuando deberemos ser conscientes de lo bien que estamos, y de lo mal que estábamos. Es necesario aprender, superar y perdonar. Pero nunca olvidar, porque de ahí extrajimos las lecciones que aprendimos y que en el fondo nos hacen ser como somos.

La velocidad con la que percibimos su avance, porque el tiempo es de las pocas cosas que sólo puede ir hacia delante, depende por tanto de nuestra actitud. Al que espera siempre la pasa lento, al esperado, siempre rápido, apurado por llegar tarde a su cita.

Es por tanto rápido cuando aprendemos cosas, cuando nos enfrentamos a nuevos retos, y cuando hacemos o vivimos algo nuevo. Hay tanto por hacer que nos parece que no tenemos tiempo para llegar a todo, para asimilarlo. En cambio cuando no hacemos nada, cuando esperamos que las cosas nos lleguen porque sí, nos cansamos de esperar, de aguardar que lo que deseamos nos pase.

Pocas cosas llegan por inacción, sin hacer nada. Y las que llegan de ese modo, raramente son positivas. Si quieres lograr algo, traza un plan, aprovecha tu tiempo.

9 comentarios en “El tiempo es relativo”

  1. Muchas gracias por este mensaje, es muy cierto y sobretodo en este inicio de siglo en el que todos corremos y nos estresamos por cuestiones de tiempo, gracias GUTI, saludos.

  2. Parece que con la que se avecina para, confío, como según lo opinan muchas eminencias médicas de las más cautas pero menos alarmistas, al menos unos 15-20 días, a muchísima gente, pero que mucha, le va parecer que el tiempo pasa mucho más lento.

    Yo lo que espero es que, en las altas esferas, políticas, económicas y de puro mercadeo y «leyes de mercado» que también sirva para que se replanteen muchas cosas. El tiempo es relativo. Y que el valor y fin que se le da al dinero, a la fortuna, al poder, junto con todo el humo que se les otorga a fin de cuentas «porque sí» (hasta el orden y el progreso… que manda narices), el tener puteada a la gente, también…

    Un saludo a todos, que no falte buen jaboncito y buena y agradable colonia para las manos (para mí mejor ambas cosas que la porquería del gel antiséptico, que me deja las manos medio pegajosas, qué asco xD).

  3. Buenas tardes D. Javier, D. Alejandro, D. Ricardo y demás lectores.

    Un placer leeros y un placer contactar.

    Vivimos » tiempos aciagos» pero sin alarmismos y apocalípticas. Hoy hemos tenido que despedir a los alumnos y en breve tendré que estar en el hospital una semanita ( operan a la mamá, sino lo anulan).

    El tiempo es una constante medible y , por tanto, perceptible. Minutos, segundos… Es tiempo, para nosotros la vida y la experiencia.

    Ánimo amigos y seguimos en contacto.

  4. SERGI, te mando los mejores deseos para esa estancia en el hospital, y te recuerdo que la vida tiene momentos turbios y momentos claros, así esta diseñada esta vida mi hermano, mis saludos para ti y el mejor deseo que esa operación salga exitosa.Un abrazo desde México.

  5. Buenos días.

    Como temía la operación ha sido suspendida.

    Os agradezco vuestro ánimo. La historia de mi madre es para un «serial» una vida de sufrimiento y pérdida que ha forjado en ella una valor propio de héroes numantinos. Que no será diferente a la de muchas de nosotros lo aquí lectores. ¡¡ Que generación!! y que tan en el olvido está.

    PD Con el permiso de D. Javier, os convoco hoy día 14 a las 22:00 hora de España; a que la gente, si puede, salga o se asome a las ventanas a dar un aplauso sentido a todos los Sanitarios que arriesgando su salud y tiempo (incluso la vida) en pos de los demás y de esta gran familia que es la humanidad.
    Mi claro y más sentido reconocimiento.

    Reitero el agradecimiento a vuestras palabras.

  6. Creo que es la decisión más prudente Sergi, tanto para tu madre, que la atenderán con más calma, como para el caso de que los casos de Coronavirus sigan aumentando. Por supuesto ahí estaremos dándoles nuestro apoyo, espero que al menos sirva para que las autoridades, que son quien deben compensarlo, se den cuenta.

Deja un comentario