Los relojes Woodenson de Aliexpress

En el artículo sobre relojes de madera Woodenson reseñaba una de las piezas más exitosas de esta marca, el Woodenson Sasanoyo. Sin embargo, el producto que verdaderamente me llamaba la atención era su el despertador Finn. Un bonito radiodespertador LED con la carcasa recubierta de madera que vendían a 35€. Las existencias estaban agotadas, así que tuve que conformarme con el despertador Torim algo más económico (30€) pero que no muestra simultáneamente la temperatura en la pantalla principal, ni tampoco tiene higrómetro, algo que me interesaba mucho.











El problema de ese modelo, del despertador Torim es que es exactamente el mismo que el AOJE 5013 que podemos encontrar por 10€ en Aliexpress. De hecho, hasta han utilizado la misma fotografía del fabricante en el contenido promocional de la web como podéis apreciar a continuación:





Hablábamos de un incremento de precio del triple. 10€ contra 30€. Incluso el cable y las instrucciones en chino que proporcionaban eran iguales… ¡Qué decepción! En el mejor de los casos, Woodenson le había agregado la cajita de cartón que lo contenía, en el peor, solamente el sello con el nombre de su marca. Si ya me indignó el caso con Esteller y Maglite, que incrementaba en un 50% los precios en origen, imaginaros como me sentí cuando vi que Woodenson los multiplicaba por tres.

Decidí indagar sobre el resto de modelos, ¿quizás el Sasanoyo que había reseñado, también? En efecto así era, el Woodenson Sasanoyo era prácticamente, por no decir el mismo, que el Yiusa W262301. Nuevamente en Aliexpress estaba a 15€. Woodenson pedía 70€. Sin embargo, hasta las fotografías eran iguales. Con los chinos es difícil saber quién copió a quién, obviamente, pero de forma irónica, hasta el vendedor de Aliexpress daba más detalles sobre el producto que la gente de Woodenson.





En efecto y siendo el mismo reloj, que en un caso vale 15€ y en otro 70€, casi 5 veces más, debemos mencionar que el packaging de Woodenson era ideal como regalo, causaba buena impresión, incluía herramientas para ajustar la correa e incluía un grabado personalizado si lo deseábamos. Por tanto, y siendo el mismo producto, los añadidos entre ambos no eran comparables. Sin embargo, la diferencia de precio era brutal en este caso. Aún me quedaban ciertas dudas, tal vez a la tercera fuera la vencida. Hice la misma comparativa con el despertador Finn, el que me gustaba inicialmente.





El Woodenson Finn correspondía también idénticamente al AOJE 5089. Las diferencias en este caso eran razonables, el chino costaba en Aliexpress 27€, mientras que el «español» 35€, una diferencia más que razonable. Y es que todos debemos ser conscientes que un negocio en España es algo que resulta caro. No ignoro las subvenciones que ofrece el gobierno chino a la exportación, que en cierta forma impiden que aquí compitamos en igualdad de condiciones. Tampoco es desdeñable la inversión en maquinaria, si Woodenson graba los productos, y asumiendo que esa tarea se haga aquí, requiere equipo especializado y personal cualificado. También controles de calidad que deberían ser más estrictos que en Asia, o incluso restricciones en cuanto a salubridad. Hay que pagar IVA, aduanas, impuesto de sociedades, y el personal no cobra lo mismo aquí que en China. La ley obliga a una garantía de 2 años, hay que invertir en marketing, en soporte al cliente… Eso nos permite tener unas condiciones de vida que si bien siempre son mejorables, distan mucho a las que probablemente tengan los obreros que fabrican esos productos. Soy un gran defensor de nuestra industria (¿Por qué deberías gastar tu dinero en productos de aquí?, y aunque me gustaría que todo lo que se vende, se fabricara aquí, entiendo que las reglas del mercado actual lo impiden o lo desaconsejan en muchas situaciones.

Quiero decir que como compradores, somos los primeros que no solemos estar dispuestos a aceptar que un producto Made in Spain cueste el doble o el triple que uno chino. Eso no exime que con muchos productos de la tienda online de Woodenson, estemos pagando en una proporción tan elevada un producto que no lo vale. Para agravarlo, hay que tener en cuenta que los precios de Aliexpress son minoristas como los de Woodenson, e incluyen el envío al igual que éstos. Si habláramos de comprar de mayoristas, o de compras en grandes cantidades descenderían más aún.

Una empresa debe ser más que un atractivo plan de negocio que llame la atención de los inversores. La estrategia comercial debe ir más allá de poner un precio basado en sondeos según el valor percibido, porque cuando es así y el cliente descubre el valor real, todo se derrumba. Este tipo de estrategias no hacen sino que perjudicar a los implicados, pero también dificultar la labor a muchos que sí lo hacen bien, que sí que quieren aportar valor, y que en definitiva, luchan por abrirse camino en este cada vez más complicado mercado global. Desgraciadamente son muchos los que aplican este sistema, importar productos y rodearlos de un halo de intangibles (Trendhim, RelojesMania, …), no obstante que una práctica esté extendida, tal y como yo lo veo, no la justifica.

Pero ¿qué aportan realmente o qué es lo que quieren llevar en su expansión internacional? ¿Vender productos que ya venden otros mucho más baratos que ellos?, ¿remarcarlos en el mejor de los casos? Me duele decirlo, pero al menos yo, no es eso lo que quiero que ocurra.

Finalmente hay que remarcar algo, Woodenson no ha engañado a nadie. No dicen ni que lo que venden esté fabricado en España como hacen en Relojes Aviador, ni que sean diseños propios ni que las fotografías sean suyas. No han faltado a la verdad, en ningún momento, todo hay que decirlo. Pero por otro lado, se presta a engaño. Me pongo en la situación de alguien que decide comprarles y que como en este caso que relato, luego se da cuenta que son productos de Aliexpress a una fracción del precio que pagó por ellos.

19 comentarios en “Los relojes Woodenson de Aliexpress”

  1. Si no es tan vital el tener ahí los numeracos iluminados (que a mí los últimos radiodespertadores descubrí que era lo que me despertaba, su luz demasiado exagerada aún graduada al mínimo brillo si lo permitían), ya lo comenté una vez: mejor mirar aparatos de radio de sobremesa con función despertador (tanto por zumbido, como por la emisora de radio que le pongas, e incluso con dos o tres alarmas).
    Uno decente… es más dinero que estas carracas en las que se han ido convirtiendo los radiodespertadores típicos (cada vez más pésimos en todos los aspectos, en la radio mejor ni me meto que me llevan los demonios…), pero te cumple y mejor.

    Un ejemplo de lo mejorcito que hay hoy, y que es un sucesor del que yo uso a tal fin: el Sangean 909-X. Mejora al mío en varias cosas, la principal que tiene selector de pilas alcalinas y recargables, y estas últimas las puede recargar el propio radio (el mío el ATS-909w no, hay que cargarlas en cargador aparte). Con tres alarmas que pones a voluntad, y las vas activando o desactivando sin problemas.
    Aunque seguro que tendrán en catálogo más modelos que hagan la función perfectamente. Y preciosos y de calidad.

    Como tienen sus pilas, no es un aparato enchufados permanentemente a corriente. Lo enchufarías a ratos o algunas horas para asegurarte de tener buena carga y listos. Y al usarlo como radio de sobremesa o que te despierte la misma, por lo menos se escucha estupendamente, con buen sonido y recepción. Y tienes un buen aparato para muchos años. Que a poco que escuches asiduamente la radio, pues lo tienes muchos ratos por casa funcionando perfectamente como me pasa con el mío.

    Si te despiertas de noche (y no digamos con sueño) y es tan imperioso ver la hora, si no tienes en la muñeca algún casio normalizo para dormir con luz como yo, pues echas mano del aparato a dos manos, das en su botón de iluminación, y la ves. Pero luego, la habitación a oscuras o con la luz especular mínima o de la calle que entre por la ventana.

    Además, los radiodespertadores se supone que con la pila de reserva para en caso de que falle el suministro eléctrico, no te dejan tirado de alarma. Pues hasta en eso me fallaron las dos últimas veces dos de ellos: no sólo se chuparon no sé en qué la pila de 9v, que cuando un día puntual tuvieron que funcionar no estuvieron listos. Y me salvó de no ir tarde la que me ponía unos minutos más tarde bien en reloj de pulsera o en el móvil.

    Pues con el radio multibandas con sus funciones de despertador, jamás me ha pasado aún en los años que llevo.

  2. En eso es que somos diferentes Alejandro, y menos mal, ¡porque si no pareceríamos gemelos! A mi me gusta que la radio tenga dígitos que emitan luz. No me molesta al dormir, y en cambio si me despierto, me va bien poder ver la hora. Supongo que es a lo que uno se haya acostumbrado, y claro, yo llevo con ese tipo de radiodespertadores desde hace 20 años.

  3. Sí, si yo los usé casi ese mismo tiempo también. Desde el primero, uno que era de mi padre y me lo dejó a mí siendo aún niño cuando lo cambió por otro (no recuerdo si era un Grundig, Sanyo, o un Sony de los ochenteros, tenía dial analógico frontal de la radio y con su iluminación de bombillita ámbar cuando se encendía, con los numerales de la hora verdes).

    Pero ya sobre todo con el último que tuve hace unos años, me dio la sensación de que con la iluminación LED se les empezó a ir de las manos. Yo no soy delicado para dormir, así que el descubrir que lo que me desvelaba porque sí y me despertaba era la luz que emitía aún al mínimo el despertador (y ya asocié que lo que me pasaba desde el anterior sería por lo mismo) pues no me hizo mucha gracia, pero le vi su lógica.

    Me di cuenta que hasta casi iluminaba media habitación los numerales del reloj a altas horas de la madrugada. Si lo giraba hacia el lado contrario, ya no tenía mucha gracia lo de que si te despiertas (pero por motivo de peso de verdad, no por la luz del reloj) pues nada más que miras a la mesita ves la hora y ya está. Y mirando otros modelos por ahí veía que todos iluminaban más o menos igual, pero quizás con la opción de hasta apagar el dial (vuelta a lo anterior, para ver la hora tienes que encender).

    Al final sumando eso, la calidad de sonido y de radio en sí que notaba en los últimos cada vez peor, que me dejaron tirado en lo que es alarma confiando en que tenía la pila ni apenas un año sin haber ni un corte de luz… los mandé a paseo.

    Todavía hay un Daewoo que se ve fácilmente por ahí todavía, que me hace tilín, en madera, aunque sólo radio FM. Pero no creo que pique. Bonito sí, pero oliéndome que lo acompañará lo anterior, pues no anima mucho a soltar los en torno a 40 euros que suelen pedir por él. Y el imaginarme la mesita otra vez con el cable de corriente perenne, más el cable de antena, otra cosa más que me echa para atrás.

    Hasta tengo pensado que cuando vea otra lámpara chula que quizás monte en el cabecero, mando a paseo también la lámpara de la mesita. Y quizás, entonces, esté unos días o noches mi Sangean ahí como radio despertador, y si no el Etón/Tecsun/»Grundig» Satellit 750, que entonces ya cabría a sus anchas. Y de nuevo, maquinón que no depende de estar conectado al enchufe, con sus cuatro pilazas D que le duran haciendo de despertador y horas y horas de radio vamos, medio año tranquilamente… que les pones un altavoz de almohada o auriculares cómodos para la cama generosos de cable, y también tienen su función de apagado automático configurable…

    Y eso si no me lío la cabeza entonces y puesto a tener la mesita disponible, y a volver a tener tras la mesita uno o dos cables de nuevo, pues lo dicho, me pegaría el capricho del Sangean de sobremesa analógico en madera, aunque no sea ni despertador. xD

    Pero son aparatos que aunque rondan los 200-300 euros, pero duran y se disfrutan muchísimo, y tienen mayor calidad percibida que encima también la hacen notar eso, hasta mejor que un radiodespertador. Que a lo tonto muchos en tienda física de 20-30 euros no bajan, y cada vez más pésimos hasta de construcción. Aunque te vayas a una marca de renombre como Sony o Philips con diseños más rebuscados, pero en lo principal y como deben funcionar, apariencia de contundencia (tener cierto peso, que los he visto que hasta si el cable el rígido como con la mesa pille de cierta manera, se levantan y tira el cable de ellos xD). Ah y claro, que a más renombre de marca, mayor es el puyazo claro… intangibles y supuesto legado, que por lo visto se mantienen así, con la cartera del cliente, pero que no recuerde mucho del pasado… que entonces, no afloja la mosca.
    Y con el made in China (o «Asia») ya inundándolo todo y más en plan «low-cost» pero sobre todo para los fabricantes a costa de calidad (para nosotros) ya ni qué decir.

  4. Otras!!! Hace unos 5 años, cuando me compré ordenador nuevo al dejar el ordenador suspendido durante la noche el led de encendido parpadeaba. En la caja ese led era azul, y en rojo para el disco duro. Al final tuve que intercambiarlos porque era una fiesta a la noche, y aunque tengo el ordenador en la sala mi mujer empezó a mirarme raro.

  5. Muy bueno el artículo y muy interesante la reflexión que haces Javier de las empresas Chinas y Españoles y las políticas de precios y fabricación.
    Los despertadores del artículo me gustan mucho sobre todo el que lleva indicador de humedad y grados. Y el Grundig también.
    Yo ya lo comenté aquí o en Zona Casio tengo desde finales de los 80 un despertador Casio digital de los sencillos y todavía funciona bien.
    Hace unos meses vi en el Lild un despertador radio controlado con temperatura interior y exterior, humedad y un montón más de funciones por 10 euros y le regalé uno a mi hijo.
    Hace menos de un mes volví al Lild y vi uno similar pero en grande osea que es de mesa o pared ya que trae incluso el taco y la alcayata para la pared.
    Lleva la hora y minutos en dígitos muy grandes los segundos más pequeños, el número de semana, el día de la semana en Castellano, mes año y la fase lunar también es radio controlado.
    Por 10 euros no puede evitar comprarlo y lo tengo en la cocina.
    No puedo evitarlo me gustan mucho los relojes.

  6. En esas cosas, hablando de los pared y sobremesa, radiocontrolados, que son incluso estación barométrica interior-exterior, sí que son tentadores y más hoy Pepe Casio.

    En mi casa hace ya bastantes años, vimos una Lexibook Meteoclock con marco en similar madera como los cuadros. Desde entonces está en el salón en la pared, entera digital, todas las noches rara la que no sincroniza la hora con el reloj atómico alemán o británico. Y el tiempo y el barómetro con predicción del tiempo acierta bastante bien. Y tanto las dos pilas AA de la unidad exterior, como las cuatro AA que lleva la base le duran una barbaridad. Que es algo que yo temía cuando la vimos, el consumo.

    Y desde entonces, por menos de la mitad de precio pero viendo similar calidad (bastante buena, si no la mejoran incluso, como con pantalla a color de la marca blanca de Alcampo por ejemplo, Qlive creo que era) veo a veces más de una que me tientan para tenerla en la habitación de dentro con el sensor exterior dando al patio comunitario a cielo abierto, justo entre la ventana y el riel de la persiana.

    Son muy prácticas, completas y aparentes.

  7. Te entiendo Pepe Casio. No he contado nunca cuantos relojes de mesa o pared tengo en casa. Sólo en el despacho donde ahora escribo hay 3. En la habitació 2 más. En el salón otros 3, en la cocina uno, … A mi también me gustan mucho los relojes. Y los digitales de sobremesa, con dígitos gigantes tienen mucho encanto. Además, como no tienen partes móviles, si no se caen al suelo suelen durar mucho.

  8. No conocía es marca, tiene algunos modelos chulos y no son para nada caros Alejandro. A mi es que me fascina una pantalla digital grande y que saque tanta información. A veces me quedo mirándola fíjamente viendo como pasan los segundos, como se mueven las décimas de grado en la temperatura… No se si tendrá alguna denominación ese tipo de síndrome, pero es placentero.

  9. Las estaciones meteorológicas con reloj siempre me han gustado mucho Alejandro, bueno y todo lo que lleve un reloj.
    Tenemos obsesión por ver la hora Javier.

    Con permiso pongo el enlace del reloj que he puesto en la cocina.

    https://www.lidlonline.es/es/reloj-radiocontrolado/p2308

    El que le regalé a mi hijo es una mini estación meteorológica con reloj despertador radio controlado, he encontrado un enlace a Youtube.

  10. Son los segundos Javier, están debajo de la semana del año.
    No se si darán buen resultado con los años, por ahora van muy bien de hora y funcionan muy bien, por 10 euros tampoco se puede pedir mucho más.

  11. Muchas gracias Pepe Casio. Me ofusqué tanto con el KW pensando que serían Kilovatios o algo así, que no caí en lo evidente, el segundero. La ventaja de los digitales es que sólo puede fallar la electrónica, es decir, no hay partes móviles que se desgasten, así que fácilmente te durará 5 años. Por 10€ es excelente. Claro que seguramente preferiríamos que costase 20€, y tener la certeza de que duraría 20 años.

  12. Lexibook no sé si la recordarás Guti, fue una de las populares cuando se extendieron aquellas agendas electrónicas (con calculadora, lista de tareas, conversor de divisas, memoria secreta, hora mundial y despertador de viaje…) Que también Casio sacó las suyas que se conectaban entre sí, que las anunciaban para los colegiales… En calidades creo que se tutea perfectamente con otra muy popular aún hoy y más en estas estaciones meteorológicas de andar por casa, Oregon Scientific.

    Pepe Casio, esa estación del Lidl juraría que la hay marcada por otros fabricantes. Hace no mucho que estuve ojeando, diría que bajo Daewoo International está esa misma como despertador. Con marco blanca o en negro. Así que no me extrañaría que por ahí se viera con otras tipo Silvercrest, General Electric, quizás Brimgton… según mercados o incluso ni por eso, y todos remarcando la misma. Me es muy familiar.

    Pues si os gusta, ya os digo, yo varias veces en Alcampo he visto unas que suelen tener de su marca Qlive, que por lo visto tienen la pantalla a color. Eso sí, no las he visto aún funcionando, ni sé como irán de autonomía. Pero como estén logradas como las mencionadas, se veían muy chulas también. Y eran más completas en información que esa del Lidl. Y tampoco eran caras, no llegaban a los 40 euros cuando las vi.

  13. Muchas de esas que son en color Alejandro, al menos las que yo visto, son en realidad un LCD normal, sólo que con polarizadores de diferente color en diferentes zonas. Como si tuvieras un reloj digital que es la mitad positivo y la mitad invertido.

    Lexibook la verdad que no la conocía, y tampoco la recuerdo de antaño. Si que recuerdo las agendas de Casio, de las que sigo siendo un gran fan y medio coleccionista.

  14. Ah pues eso no lo sé, porque no he llegado a verlas en persona y funcionando. Quizás sea así, y si el resultado es similar a como se ve en la caja, pues entonces la autonomía de las pilas debe ser buena.

    Lexibook me ha dado por mirar ahora, y parece que siguen funcionando pero en horas en bajas. O al menos muy centrados sobre todo en la más tierna infancia. Ni siquiera tienen estaciones en la sección de la web. Se ve que les ha ido peor que otras como Oregon que siguen dando guerra.

    Yo tengo que tener por ahí una agenda de esta gente que usé antes del cambio de siglo. Recuerdo que la guardé sin pilas, y que no sé donde terminó yendo a parar el cable para sincronizarla con el PC y hacer copias de seguridad (y nada de USB, era un típico puerto serie, RS-232 o como se llame, jejeje). Ya venía preparada y todo con la divisa del euro y todo. Podía hacer hasta base de datos (aparte de la agenda telefónica, notas y demás). Aunque era un tanto tedioso.

    Nada que ver con lo que ya podía hacer un Nokia Communicator por ejemplo. Pero que claro, la Lexibook me costó cerca de 5.000 pesetas, no alcanzó. El Nokia valía un sueldo o dos de «yuppie» aspirante a gran especulador en bolsa por lo menos. xD

    Estas agendas, pudiendo seguir usándose salvo avería al no depender de más para funcionar sí que han quedado superadas y reemplazadas por varias alternativas, incluidas el teléfono móvil «inteligente». Hasta para qué las vas a echar a andar teniendo que velar por sus pilas y reemplazo sin perder la memoria, si hasta como agenda telefónica más de siempre y «analógica», hasta una libretita pequeña con los números anotados es más rápida, simple y eficiente.

  15. Verdaderamente me gustaría que alguien sacara una agenda electrónica de ese tipo en la actualidad. Hace unos meses estuve usando una Casio Pocket Viewer, aunque el teléfono ya haga todo eso, tener un aparato que funciona con pilas y en el que puedes confiar, es algo muy útil. El teléfono a la mínima te quedas sin carga… Lo malo es lo que dices, la conectividad. Debería tener WiFi o Bluettoth, y así sincronizar con el PC o con Google sin problemas, sólo eso.

Deja un comentario