Circula Classic Automatic

Os explicaba hace unos días en nota de prensa del Relanzamiento de Circula 1955, Circula o Circula 1955 es la marca tras la pequeña compañía relojera alemana Circula Uhren que cuenta con una maravillosa historia detrás. Como me encantan este tipo de anécdotas, y a vosotros que me leéis también, dejadme que os de cuatro pinceladas. En 1955 Heinz Huber funda la marca Circula en Pforzheim, una ciudad al sur de Alemania dentro de la Selva Negra. Como muchas otras, la empresa se vio obligada a cerrar, hasta que en 2018, Cornelius Huber, el nieto de Heinz, decidió retomar la marca con la ayuda de su padre.

Cornelius no asumió demasiados riesgos, comenzando con un modelo de cuarzo que aún venden. La cosa fue bien, lo que probó que el concepto funcionaba, así que lanzaron su segundo modelo, el Classic Automatic o mejor dicho, el Klassik Automatik porque es Made in Germany, y que es la estrella invitada de este artículo.

Sin embargo, no quiero dejar de mencionar el que probablemente sea su lanzamiento más atractivo, y que es en el que están trabajando ahora, puesto que después del Circula Classic, se lanzaron con los Circula Heritage. Unos relojes de nueva factura, pero que adoptan las legendarias maquinarias alemanas de Pforzheimer Uhren-Rohwerke GmbH (P.U.W.). El Heritage Automatic equipado con los PUW 1661, y los Heritage Hand Wound con los PUW 561. PUW se fusionó en 1988 con ROWI y en 1990 fueron adquiridos por Société Mortuacienne d’Horlogerie (SMH), lo que hoy es Swatch Group. ¿Entonces cómo consiguieron los calibres de P.U.W.? Pues porque en la década de 1970, en plena crisis del cuarzo los movimientos mecánicos no tenían salida comercial, así que se los entregaron a un relojero de la zona que los conservó junto a otras maquinarias durante años… Hasta que Circula los encontró. Así que limpiaron todas las piezas, las engrasaron, y las volvieron a montar los movimientos, resultando por tanto en calibres NOS (New Old Stock), de forma parecida a como hicieron los Strela Cosmos y sus Poljot. En el blog de Circula lo explican mucho mejor que yo.

A diferencia de su compatriota el Hanhart Pioneer TwinControl, la buena noticia es que el Circula Classic Automatic tiene un precio más que razonable y asequible.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 39mm de diámetro sin contar la corona. 10,1mm de alto
CoronaA presión de acero
EsferaBlanca
BiselFijo de acero
CristalZafiro abombado
LumenNo
TraseraExhibición atornillada
CorreaMilanesa de acero de inoxidable de 20mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos
Resistencia al agua5 ATM (50M)
Peso100g
MovimientoMiyota 9015. 24 rubís. 28.800 vph
ComplicacionesCarga automática con rotor unireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones42h de reserva de marcha. -5/+10 segundos/día
OrigenAlemania. Made in Germany
Garantía2 años
PVP390€
DistribuidorCircula Uhren

Presentación

Circula entrega el reloj en una cajita de tamaño muy compacto. Lo que vemos de entrada es un protector de cartón en color blanco, sin logotipo ni identificación alguna.



Una vez retirado aparece el estuche de presentación, de imitación de piel en tono verde grisáceo, con el bonito y clásico logotipo de la letra «C» en dorado.



Al abrirla, un almohadillado más grueso y agradable de lo normal en color blanco nos da acceso al reloj. El interior juega muy bien con la época en la que se inspira, incluyendo la marca, el logotipo y el año de su fundación.



Pese al poco espacio, la dotación es más completa de lo esperado, un manual de instrucciones y tarjeta de garantía, un paño para limpiar el reloj, y lo mejor de todo, un certificado de autenticidad que indica cuando se fabricó esa unidad. Como sabéis que me gustan estas cosas, echo de menos que no esté firmado por Heinz y Cornelius, que le aportaría mucha más personalidad.



Introducción

Como el Classic Automatic, pese a ser un reloj moderno, y en el que todos los componentes son actuales, se inspira estéticamente en las lineas de la década de 1950, época en la que se originó la empresa. Igual que cuando comenzaron, siguen estando manufacturados en la pequeña ciudad de Pforzheim, en el estado de Baden-Württemberg. En los años 50, sobre todo para Estados Unidos, el futuro era esperanzador, lleno de progreso y esperanzas. En Europa, ocurría algo parecido en las naciones punteras: Reino Unido y Alemania. Si nos ceñimos a los germanos, el futuro se veía en los colores metalizados, y las lineas redondeadas que vemos en estos Porsche, Borgward y DKW.







La vida era muy distinta a como es ahora, esta postal nos muestra la plaza del mercado (Marktplatz), precisamente de Pforzheim.



Según Google, ahora es así:



Todo ha cambiado muchísimo en estos 60-70 años, algunas cosas a mejor, es indudable, pero algunos pensamos que otras a peor. Así que la propuesta de Circula 1955 tiene mucho sentido. ¿Por qué no hacer algo como lo de entonces, pero con la técnica actual? Pues bien, eso es lo que se esconde tras el Circula 1955 Classic.

Diseño y construcción

Tengo que empezar destacando que pese a mi predilección por las esferas de color claro, estuve muy tentado a escoger el Classic Automatic Blue, con una esfera azul y efectos sunburst, complementada por una manecilla segundera y unos índices minuteros en color naranja que lo hacían realmente único. Al final pudo conmigo la costumbre y opté por el Classic Automatic White (Klassik Automatik Weiß), que también tiene sus detalles como ahora veréis. No obstante, empecemos por el principio, por su caja. En Circula 1955 han decidido actualizar el tamaño del reloj a las tendencias actuales, pero lo han hecho con prudencia. Hoy en día un reloj para hombre de 33mm a 36mm de diámetro sería demasiado pequeño, así que ellos lo han subido hasta los 39mm sin contar la corona, un tamaño algo más pequeño de lo que suelo estar acostumbrado. Claro que como el bisel es muy estrecho, y la distancia entre asas ligeramente más larga de lo que le correspondería (45,5mm), aparenta algo más, quizás 40mm o 40,5mm. Considerando que es un reloj mecánico y con brazalete metálico, es bastante ligero, dejando la báscula en 100g (60g en su versión con correa de piel), de manera que lo que es el reloj propiamente dicho, será algo menos de 50g.

La caja es de acero inoxidable 316L, pulida a mano en acabado brillante, salvo en los laterales que es mate (cepillada). La corona es cónica, parecida a las tipo cebolla, pero más elegante y de buenas dimensiones.



Es estanca hasta 5 ATM o 50M, es decir, podemos bañarnos con él, lo cual es suficiente en un reloj de sus características. El reloj es muy plano, solamente 10,1mm que en un automático es muy poco, no sólo lo hace más elegante, sino que además debería redundar en su comodidad a la hora de vestirlo.





La esfera es de color blanca, decorada con «Clous de Paris» (Clavos de París), una decoración en base a triángulos tridimensionales que era bastante habitual en los años 1940-1960, pero que ahora es difícil de ver, y que aporta un interesante aspecto al frontal. Los índices están aplicados, siendo de metal plateado, mientras que las manecillas son ahumadas, color antracida es como la marca las define. El toque especial es la aguja segundera, de color azul, que al no estilarse en su época, le da un toque de actualidad que me gusta. El discreto detalle, si no te fijas pasa desapercibido, es que los índices y los numerales minuteros en el contorno de la esfera son del mismo color, aunque normalmente los percibimos en color oscuro, como si fueran grises o negros. El aspecto general es puro y simple, algo a lo que contribuye la ausencia de fechador o de lumen, pero no minimalista como suele verse actualmente.

La combinación de esfera clara y manecillas plateadas sin lumen suele ser arriesgada, en muchos casos no se obtiene el contraste idóneo para poderlo leer con facilidad. Con el Classic Automatic esto no ocurre así, los Clous de Paris, y el metal ligeramente oscurecido de las manecillas, contrastan muy bien. Otro tema serían los índices horarios, donde no hubiera estado mal que fueran ahumados también.



El cristal es de zafiro abombado, no lo más práctico, pero sí lo más adecuado para apoyar el toque retro del resto. Lleva un tratamiento antireflejante doble, algo casi obligatorio en los cristales de zafiro, que como sabéis producen más reflejos que los minerales o los de plexiglas, y además, un tratamiento anti huellas que evita que éste se ensucie. Debe ser algo parecido al que vemos en algunos cristales de gafas, y aunque es la primera vez que lo veo en un reloj, admito que la idea es brillante. Una característica insólita, y que para mi dice mucho del cuidado que ponen en la construcción de sus relojes desde Circula. No lo he comentado antes, pero el reloj no solamente es Made in Germany, sino que es Made in Pforzheim. Todos los relojes, no sólo los vintage, sino también este Classic se ensamblan allí. Cada unidad pasa una prueba de hermetismo, y es ajustada individualmente por relojeros expertos. Al final eso se nota.



La tapa trasera va atornillada, con un cristal de zafiro plano de exhibición que nos deja ver la maquinaria con el rotor personalizado con el logotipo de la firma, y en color negro.



La correa es en esta versión una malla milanea de acero de 20mm de ancho, lleva el cierre firmado, y como no es demasiado gruesa resulta cómoda. Otras versiones se ofrecen con correa de cuero hecha a mano en Alemania del mismo ancho. En ambos casos se ofrece un sistema de cambio rápido, algo que poco a poco se va extendiendo entre diferentes marcas, y que es un avance en cuanto a practicidad y conveniencia, permitiéndonos cambiar la correa en pocos segundos y sin herramientas. La compañía las vende también por separado a 39€, salvo las de cuero con pespuntes que cuestan 69€.





Movimiento

La familia de calibres automáticos Miyota 9000 es una de mis favoritas. El intento de Citizen Watch de actualizar sus vetustos 8200, y así rivalizar con los movimientos suizos a una fracción de su precio. Es cierto que recientemente parece que han subido precios, y que los plazos de entrega se retrasan, pero eso no impide que los Miyota 9000 sean casi perfectos: muy precisos, fiables, y relativamente económicos.

Había tenido oportunidad de probar la versión con más complicaciones, la Miyota 9100 en los Parnis Master 03 y en el Colomer & Sons Classic Power Reserve, así que me apetecía mucho tener un 9015. Los Miyota 9000 pertenecen a la gama Premium Automatic de Miyota, destinados a competir con los suizos de ETA/Sellita a un precio más competitivo. Así que incrementan su frecuencia de los 21.600 vph hasta los 28.800, y por tanto mejoran la precisión. Según las especificaciones técnicas (599 KB. en formato PDF), proporciona una reserva de marcha de 42 horas y ofrece una desviación máxima diaria de -10/+30 segundos/día. Algo mejor a la de un NH35A de Seiko, pero que no está a la altura de sus posibilidades. Por eso en Circula una vez ajustado, lo apuran aún más: -5/+10 segundos/día. Esa es una cifra que de entrada, sólo los más caros relojes, en todo caso a partir de 1.000€, son capaces de ofrecer.



El inconveniente es que han montado el 9015, la versión que incluye disco fechador, y que aunque se ha eliminado del movimiento, sigue manteniendo su funcionalidad. Precisamente Miyota dispone del Cal. 9039 que elimina esa complicación, así el movimiento puede ser más delgado (0,5mm menos), y reducimos las posiciones de la corona de 3 a 2, puesto que ahora la segunda no tiene ninguna utilidad.

Por el resto, unas buenas características 24 rubís, parada de segundero (hacking), remonte manual, y ajuste rápido de fecha. El rotor de carga es unidireccional, lo que le hace perder algo de eficiencia y ser algo más ruidoso que un Seiko, pero no es en molesto como un sonajero. A la hora de darle cuerda o de ajustar la hora, me parece más agradable que los Seiko 4R3x/4R1x/6R1x, lo cual es un buen paso, aunque no llegan a los ETA 2824.



Sensaciones

En el día a día es sumamente cómodo, gracias a lo plano que es, y en menor medida a sus dimensiones contenidas. Contando con unas lineas tan clásicas, no me parece que desentone vistiendo jeans y camiseta. Tampoco lo hace con camisa y americana. Salvo por el fechador, no necesitamos renunciar a nada, el lumen no se echa de menos.



Si mentalmente reproducimos la imagen de ese precioso Porsche 356, y luego miramos el reloj, nos transportará a lo mejor de aquella época. Artículos evolucionados, lineas sencillas y prácticas; pero también, la de objetos robustos y duraderos. Artículos que podrían llevar nuestros hijos o nuestros nietos, y que tampoco se sentirían fuera de lugar.



En Circula lo resumen muy bien: «Quality Made in Germany». Pues justo eso, porque viendo lo que hacen algunas relojeras alemanas, empiezo a pensar que el Swiss Made está sobre valorado. Efectivamente el diseño de este reloj no es aparentemente complejo ni elaborado. Sin embargo, lo bueno de sus terminaciones, y los pequeños y casi invisibles detalles que tiene, hacen que se sienta redondo, rozando la perfección en la muñeca.



Conclusiones

No es el primer reloj de procedencia alemana que pasa por mis manos recientemente, todos ellos con buenas sensaciones (Vintro Le Mans Automatic, Lilienthal Berlin Zeitgeist Automatik, …). El Circula 1955 Classic Automatic se une a ese selecto club, no solamente por sus cualidades ya de por si muy buenas, y de su precio razonable. Sino por lo que representa el proyecto familiar de Heinz y Cornelius Huber, abuelo y nieto respectivamente.



El precio no es asequible, pero tampoco desorbitado, la cantidad que uno consideraría justa en un reloj como este, un aspecto clásico y con una calidad, que podría rivalizar con el Tissot Heritage Visodate Automatic, de manufactura suiza, pero con una tarifa a partir de 525€. En un segmento inferior tendríamos por ejemplo el Orient Bambino Version 5, que debe conformarse con un cristal mineral en vez de zafiro, y una frecuencia de 21.600 vph, aunque eso sí, a un PVP de unos 200€.



▲ Más▼ Menos
Diseño clásico y limpio
Proyecto familiar
Miyota 9015 en vez de 9039



8 comentarios en “Circula Classic Automatic”

  1. Buenos días D. Javier y lectores /as del foro.

    Extraordinaria reseña del reloj, con muy bonitas fotos y analogías muy conseguidas. Se nota que te gusta el reloj ; )..

    Un par de dudas: el fondo (clavos de Paris) hace que parezca gris perla o es un blanco roto; ¿es así?
    El tamaño me parece parece perfecto; el bisel y lo «despejado» del reloj ¿hace que parezca de mayor tamaño?.

    La última,

    Si tenemos en cuenta los materiales: movimiento, cristal y fondo, correa, la mano de obra alemana, modificación del volante… ¿En este país no hay alguna empresa pequeña/media que sea capaz de hacer un producto con un diseño parecido y calidades análogas a este precio? [no son mi estilo los relojes de Colomer sons]

    Muchas gracias por el espacio. Excelente trabajo.

  2. Has acertado Sergi, me gusta mucho el reloj, pero también la filosofía de la empresa. Me alegra que la hayas disfrutado. Feliz domingo, por cierto.

    Respondiendo a tu cuestión, la esfera se ve blanca, un tono que varía de blanco roto a blanco puro dependiendo de la luz, pero no son los típicos reflejos que hacen que a veces se vea plateado. Es siempre blanco, sin brillos.

    La ciudad de Pforzheim fue una de las cunas de la relojería alemana y de hecho Alemania a nivel europeo creo que iba justo detrás de suiza en cuanto a producción. Aún perviven algunas, además de Circula, están Eza Watches, Aristo, Laco y Stowa, éstos últimos, los del banner en el lateral, que en breve tendrán una review.

    Es algo bastante diferente a España, donde la industria no se desarrolló tanto. Por la gente con la que he hablado aquí, puedo decirte que no ven viable un reloj con todos los componentes, salvo la maquinaria hechos aquí. Sí que hay algunos que han llegado a ensamblar en España, pero son pocos. Es decir, estamos muy lejos de lo que ofrece Circula. La única opción es que una pequeña marca española apueste por eso.

    En cuanto a Colomer&Sons que yo sepa, aún siendo españoles y diseñando aquí, no fabrican ni ensamblan aquí.

  3. Gracias por su contestacion D. Javier, feliz domingo

    Es una lástima lo que indicas de nuestra industria relojera. Creía ( lo entendería mal) q Colomer son montaba/ensamblaba aqui.

    Esperamos que alguien se anime.

  4. El reloj me parece precioso, elegante y a la par, alegre.

    Pero por ese precio, es una chapuza que luego descubras una segunda posición en la corona. Me parece un fallo importante, a la altura de un pulsador sin funcionalidad alguna. Una pena de desliz.

    Por cierto, que me he fijado y me resulta curioso: ¿Círcula, o Circula? He mirado hasta en su web, y es curioso lo destacada de la tilde en la i. ¿O es que juega en el logo a una escritura manuscrita que puntúa la i o j minúsculas así como quizás las diéresis con trazo rápido más que con puntos? La verdad es que me suena mucho mejor Círcula.

    Por cierto, en relación a la entrada anterior a este, la del Fïggen Manhattan: WR50 en vez de WR100 en este estilo de reloj, cuarzo, con milanesa y 149 euros, el Círcula Quartz Blue con milanesa. Con cristal abombado y «swiss made», pues monta un Ronda Powertech 503 con 45 meses de autonomía de pila (unos 4 años, y seguramente algo más) y -10/+20″ al mes (muchísimo menos, Ronda son MUY precisos, rondando fácilmente los 2 segundos de desfase en 2 o 3 meses).

  5. No te lo puedo decir a ciencia cierta Sergi. C&S tiene un taller propio, pero también lo tienen Duward o Lotus/Festina, y casi nada se ensambla allí. No digo que alguna parte del proceso, o algún modelo en concreto no lo hagan, pero es esencialmente para reparaciones.

  6. Yo llamo a la marca Círcula como si fuera acentuado, pero no se como se pronunciará. Debe ser una palabra latina que suena muy bien en los idiomas teutones. Sí que es cierto que con las grafías de los 60, a veces el punto parece una tilde. A mi también me llamó la atención. Sin embargo en letra normal, la escriben Circula, sin la tilde. El Circula Quartz fue su primer modelo, un éxito de ventas incluso a los 199€ que salieron. Buenos materiales, Made in Germany y un diseño típico de la marca y homenajeando a los 60. Ahora que han vendido más, los liquidan a lo que yo creo debió ser un precio casi de coste, los 139€ a los que podemos conseguir muchas de sus variantes.

    Con la Miyota 9015 me pasa como a ti, definitivamente la prefiero sobre la Seiko NH35 que todos montan, pero claro, teniendo el Miyota 9039 que es igual pero sin complicación de fecha, y encima un poco más plano, era la decisión perfecta. O irse a un STP1-11, que también hubiera sido estupendo. Me imagino que el problema con Miyota es el de siempre. Plazos de entrega, y si el 9015 que es el más vendido ya se habla de 6 meses de espera, el 9039, mucho menos común no quiero ni pensarlo.

  7. Pues si están así por la demanda que hay de Miyota, igual en 1-2 años tenemos noticia tipo «burbuja Miyota estalla». ¡Ups!

  8. La verdad que Circula no es la primera marca que escucho quejándose de ello Alejandro. Conozco ha varias que me han notificado retrasos en las entregas de calibres de Miyota y de Sellita. Como ETA cada vez suministra menos fuera de Swatch, eso explica porqué la mayoría de marcas que montan automáticos lo hagan con Seiko o STP. Lo de la burbuja no me preocupa, eso dará oportunidades a Ronda o STP para vender más, y hacer que los precios sean más asequibles.

    En el fondo Miyota apenas ha innovado en los últimos años, ni en cuarzo ni en automáticos. Parece que prefieren guardarse su conocimiento Eco-Drive para las marcas propias.

Deja un comentario