3 comentarios en “El Hasselhoff de Vallecas”

  1. Ese 1500 pasaba por caminos por los que KITT desfallecería. Quitando algún taxi en el que me podrán haber metido antes de tener conciencia, sólo he montado una vez en una de estas maravillas, y me sorprendió que pudiera circular por auténticos cenagales con una comodidad propia de un clase premium; mientras que al Corsa nuevo de mi padre, en la misma situación, le sonaban todos los plásticos.

    Ya no se hacen machos ibéricos como este pesetas, cigarillo en mano (y apuesto a que es un Celtas sin filtro). En los EE.UU. le habrían puesto una zanahoria, por lo de la corrección política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *