Stowa Marine Classic 40 Arabic

Stowa es una marca relojera alemana cargada de historia, no en vano es de las más antiguas que quedan en activo. La marca la funda Walter Storz en el año 1927, el nombre son las tres primeras letras de su apellido y las dos primeras de su nombre. El B-Uhr (Beobachtungs-uhren) surgido a partir de las especificaciones de la Luftwaffe, fue encargado a diferentes manufacturas. Para el modelo más especializado, el Tipo B, sólo se seleccionó a un pequeño grupo de marcas: A. Lange & Söhne, IWC, Laco (Lacher & Co), Wempe Glashütte (Chronometerwerke Hamburg), y por supuesto Stowa (Walter Storz). En 1974 fallece el fundador, y en 1996 la marca es adquirida por Jörg Schauer, un maestro relojero independiente, y que además estuvo viviendo en España durante un par de años, y que luego se haría también con la fábrica de calibres Durowe, muy emparentada con su rival, Laco Uhrenmanufaktur GmbH.

Hay varias cosas que hacen que STOWA GmbH+CO KG sea diferente a otras firmas. La primera es que sus modelos siguen siendo hoy muy fieles a los de antaño, la segunda es su atención a los detalles, y las opciones de personalización. Seguid leyendo, y tendréis la oportunidad de comprobarlo.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 40mm de diámetro sin contar la corona. 10,3mm de alto
CoronaA presión de acero
EsferaBlanca
BiselFijo de acero
CristalZafiro
LumenNo
TraseraExhibición atornillada
CorreaCorrea de cuero de 20mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos, día del mes
Resistencia al agua5 ATM (50M)
Peso70g
MovimientoETA 2824-2 elaboré. 25 rubís. 28.800 vph
ComplicacionesCarga automática con rotor bidireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones38h de reserva de marcha. 0-10 segundos/día
OrigenAlemania. Made in Germany. Swiss Movement
Garantía2 años
PVP690€ (714€ con envío)
DistribuidorSTOWA GmbH+CO KG

Presentación

El Stowa Marine Classic se entrega en una caja de cartón de grandes dimensiones, similar a la de los juegos de cuando éramos niños. Impactante, pero incómoda y un despilfarro.



Si que es cierto que está llena de bonitos detalles, como por ejemplo la dedicatoria de Jörg Schauer, pero no aporta demasiado.



En su interior nos encontramos una caja metálica de transporte muy atractiva, y un díptico que contiene la factura y los detalles de la compra, como si fuera la cuenta de un restaurante. Si lo anterior ya nos da la sensación del cuidado que ponen en Stowa, hay que sumarle además la decoración interior, con un estampado lleno de logotipos de Stowa.



El plato fuerte es un pequeño maletín metálico de transporte. Un estuche que sin ser bonito, si que creo que combina muy bien con el reloj, y que al ser duradero y rígido, podemos reutilizar cuando viajemos, colocando ahí nuestro reloj que quedará bien protegido.



La dotación que acompaña al reloj no es grandiosa pero cumple, tal vez por estar tan bien presentada.



Introducción

El carácter diferencia del Stowa es que su catálogo actual consiste esencialmente en versiones de sus relojes de antaño Antea, basado en el Bauhaus de 1938, el Marine, inspirado en el Marine Beobachtungsuhr (reloj marino de observación) de 1939, el Flieger, una reinterpretación del B-Uhr del mismo año y que comentaba al principio, el Partitio y el Prodiver, rindiendo tributo al prototipo Seatime de 1963.

En el caso que nos ocupa, el Marine Klassik 40 Arabic o Marine Classic 40 Arabic toma sus líneas de los cronómetros marinos, instrumentos de extrema precisión que resultaban enormemente valiosos durante la navegación por marítima, al permitir calcular dónde deberíamos estar en base a la posición en donde estábamos que proporcionaba el sextante y el tiempo transcurrido. El primer cronómetro marino del que se tiene constancia data de principios del siglo XVIII cuando John Harrison creó el primero de estos aparatos, por aquella época se caracterizaban por ir instalados en lujosos muebles fijos anclados al barco y de grandes dimensiones. En 1753 haría lo mismo en tamaño de reloj de bolsillo, mucho más práctico y manejable, pero con la misma precisión.



En el año 1939, Stowa comienza la producción de sus relojes de bolsillo de observación marina. Piezas muy legibles y que como novedad tenían la esfera completamente luminescente. Aprovechando esas cualidades, Jörg Schauer al ponerse a los mandos de la compañía decidió sacar una versión del mismo, pero de pulsera en 2002, y que en 2013 sería galardonada con el Goldene Unruh



Diseño y construcción

Los Stowa Marine Classic los encontramos en dos versiones base, la de números romanos, y la de números arábicos (además de otras de 36mm de diámetro, con segundero pequeño, e incluso con cronógrafo). Esta versión en concreto, la Classic 40 Arabic, como si fuera el configurador de un automóvil, podemos obtenerla con diferentes opciones. Por ejemplo, escoger entre si queremos fechador o no, que es sin coste. Pero también la actualización a un ETA 2824-2 de grado top por 130€ más, o con un ETA 2804-2 de remonte manual por 150€ más. También pueden ser grabados, no solamente la trasera, sino también la caja, la corona, la hebilla o incluso el rotor.

La caja es de acero inoxidable 316L pulida a espejo, tiene 40mm de diámetro sin contar la corona, un tamaño conservador, y que encajará bien en muñecas de cualquier tamaño. Tiene solamente 10,3mm de alto, lo que no solamente lo hace elegante, sino también muy cómodo de vestir. Pese a lo delgado que es, nos ofrece una resistencia al agua de 50M.



La corona es de tipo cebolla y de generosas dimensiones. Anteriormente era recta y firmada, teniendo esta variante sin firmar un sobrecoste. Gran decisión incluirla de serie.



La esfera simple no sólo me parece preciosa, sino que además ofrece una claridad de lectura estupenda. No hay nada que sobre, a las 12 la marca, y a las 6 el fechador equilibrando todos los elementos. Los numerales arábigos y los índices minuteros están impresos en color negro en vez de aplicados, están muy definidos, no obstante es una concesión a los diseños de antaño que habría mejorado si estuvieran aplicados. Según indican la esfera está pulida para asemejar el antiguo esmaltado de porcelana. No quiere decir que sea plateada o produzca reflejos, sino que es un blanco limpio y brillante muy agradable.



Las manecillas de tipo pica o pera, son de color azul, no porque estén tintadas como ocurre en la mayoría de relojes, sino porque están tratadas con ácido de forma artesanal. Habitualmente se ven de color azul oscuro o negro, ofreciendo un contraste adicional. Como es característico de los relojes de bolsillo en los que se inspira, las manecillas son tan largas como deberían ser, llegando hasta los extremos de la esfera, y así facilitando su lectura. Son muy delgadas, pero como cuentan con la prominencia tipo pera, ya sea en su cuerpo o en el contrapeso de la trotadora, son fáciles de localizar. Al no haber espacio suficiente no hay lumen, lo cual contribuye a su discreción.



El cristal es de zafiro y aunque parece plano, en realidad está ligeramente curvado. Es la opción perfecta para mantener el aspecto vintage sin comprometer la lectura.



La trasera es de exhibición de acero inoxidable atornillada, y lleva un cristal de zafiro plano para poder apreciar la maquinaria. Todo está personalizado, el rotor firmado, y los grabados en el metal.



La correa es algo más delgada de lo habitual, haciéndola muy flexible, suave y por tanto cómoda. Además, se ofrece con diferentes longitudes como en Hanhart Chronographen, lo que reduce la longitud sobrante del extremo de la trabilla. La hebilla está firmada con el nombre de Stowa.



Movimiento

En Stowa montan el conocido ETA 2824-2 que ya vimos en el Reuss Uhren Fabrik RUF500. Sin embargo los de Stowa, adoptan el grado elaboré en vez del standard. Si bien sus componentes son idénticos, el elaboré cuenta con una decoración algo más detallada y mejores ajustes de fábrica. En el más básico es en 2 posiciones, con un desfase medio de +/- 12 segundos/día y máximo de +/- 30 segundos/día; mientras que en el elaborado el ajuste es en 3 posiciones, con una desviación media de +/- 7 segundos/día y máxima de +/- 20 segundos/día. Sobre eso, Stowa GmbH mejora aún el ajuste, dejándolo en 0-10 segundos/día, y con una decoración más trabajada que incluye Côtes de Genève y tornillos azules.



Por lo demás, ya lo conocéis, del Kronos Vintage Automatic Black, del Justina 11906B o del Hamilton Khaki Field Auto. Una maquinaria mecánica de carga automática bidireccional, a una frecuencia de 28.800 vph, con 25 rubís, parada de segundero, remonte manual, cambio rápido de fecha. Podéis descargar las especificaciones técnicas (7,2 MB. en formato PDF).



Un calibre que siempre es agradable de usar, tanto al ponerlo en hora, como con lo silencioso que es su rotor, y que en este caso, es además muy bonito.



Sensaciones

Una versión del Marine con la esfera azul, el Marine Blue Limited, fue galardonado con el premio Goldene Unruh 2018, lo que confirma que es perfectamente normal que estéticamente me encante. Su construcción y su apariencia delicada y minimalista hace que nos sintamos a gusto con este reloj en cualquier condición. No es un guardatiempo que llame la atención, pero sí que agrada y que queda bien, tanto en muñecas grandes como pequeñas.

La ética y la transparencia que respira la marca es única. Explican como hacen las cosas, y son transparentes en todo. Por ejemplo la revisión completa del movimiento son 175€, la restauración completa del exterior, incluyendo el cristal de zafiro son 190€. Este tipo de acciones son las que hacen que un cliente quede satisfecho, y que el reloj dure toda una vida en perfectas condiciones. A eso hay que sumar su legendaria historia, y su Made in Germany, valores todos ellos que me gustan mucho.



Es un placer contemplar su calidad de construcción, algo extensible también a la bonita maquinaria. Por si esto fuera poco, la esencia de los relojes marinos de la Deutsche Marine o Armada naval alemana, envueltos en un reloj lleno de historia, pero a la vez que pasa desapercibido y que es muy llevable.



Conclusiones

Considero que el Marine Classic es un reloj que se compra por impulso. Si lo ves, lo más probable es que te enamore, y en ese sentido no le darás mucha importancia a si cuesta 100€ más o 100€ menos. Puestos a racionalizar, el Orient Star RE-AW0006S es algo más económico, y cuenta con un indicador de reserva de marcha, pero su maquinaria mucho menos refinada y aparente y unas dimensiones más escasas.

Aunque los precios de Stowa estén ligeramente por encima de la gama media, por los acabados y la calidad de construcción que proporcionan, son dignos de marcas mucho más caras.

En Stowa cuidan de sus relojes, algo que ya hemos visto, pero también de sus clientes, así que se pueden adquirir reemplazos de su correa a precio razonable (24€), o de cualquier otra. Inclusive venden independientemente el cierre desplegable, si es que preferimos este sistema (35€). Es un nivel de servicio digno también de una marca de lujo.



▲ Más▼ Menos
Diseño clásico y limpio
Excelente calidad de construcción
Precio ligeramente elevado



17 comentarios en “Stowa Marine Classic 40 Arabic”

  1. Estacion Telegrafica

    Que bonito, y menuda dotación lleva. Me encanta el fondo. Lástima que la manecilla minutera se confunda tanto con el segundero. No sé cómo aún hay marcas que cometen esos fallos de diseño tan sumamente evidentes, supongo que porque le dan más importancia a la estética que a la utilidad.

    Por otro lado, si realmente se han inspirado en el diseño del reloj de bolsillo, haber trasladado el segundero a una subesfera.

  2. Buenas tardes D. Javier y Estación Telegráfica. Muy buena reseña.

    Como bien dice Estación Telegráfica, la manecilla minutera puede llegar a confundir (al menos en las fotos), pero como bien dices será por la «instánea».

    Me parece un reloj bonito, estética conseguida y simple (muy al «estilo» de todos los relojes alemanes que presentas). Supongo que en las «pequeñas diferencias» es donde está la diferencia entre la calidad y la excelencia.

    Particularmente estos detalles son para entendidos, porque hay decenas de relojes similares que puede entrar a valorar un posible comprador: marca, servicio técnico accesible, distinción….

    Sin embargo me ha gustado,

  3. Me gustan mucho las marcas Alemanas si bien nunca he tenido ninguno porque, finalmente, me ha podido más la mejor relación calidad-precio japonesa, si bien estos relojes tal y como comentas tienen características que lo hacen estar un poco por encima de la gama media nipona, y este reloj elegante pero con ese toque deportivo que le da un aire más ponible.
    Si bien la aguja de los minutos, aunque no la veo fea para nada, no sé porque pero hace que siempre se me vaya la mirada a ella, recuerdo que hace un par de años cuando buscaba un reloj de vestir, descarté un seiko solar por tener una aguja igual a esta.

    Una curiosidad que no sé si puede ser contestada: todos los relojes que expones aquí son de tu propiedad o te los «prestan» para review?

  4. Precioso. Pero con lo que vale, y siendo tan simple no me gusta lo que aprecio en las fotos: la segundera no cae justo en la marca de cada segundo que sí tiene la escala minutera/segundera.

    Lo curioso es que, al menos en las fotos de la web oficial, los Antea por ejemplo sí parece que encajan en la marca de cada segundo a la perfección. Quizás en persona y en una revisión con fotos honestas como esta, también tuvieran el mismo fallo, pero no deberían tenerlo. Lo que es seguro, es que en la versión más fiel al original con segundero pequeño, eso no suceda.

    Parecerá una chorrada, pero es que eso lo puedo tolerar en un reloj de hasta 30-35 euros como el Radiant Boss que tengo con esfera similar. Pero claro, es un cuarzo normalito de ese precio, no un bicho de más de 600 euros.

  5. Me dejáis con la duda Alejandro y Estacion Telegrafica. Es algo en lo que en relojes mecánicos no suelo fijarme. Como la segundera va a saltitos, no importa que cuadre directamente con la marca segundera, dependerá del momento. Voy a ver si lo observo y veo si está alineado o no.

  6. Muy bien resuelta la corona: es de tipo cebolla, pero con el grado justo para no caer en el «viejunismo». Lo único que le echo en falta es que no esté grabada con el logotipo del fabricante; en todo caso, algo menor.

    Pequeñas grandes detalles como éste denotan lo muy trabajado que está el diseño.

  7. En efecto un relojista. Que alguien en Alemania haya estado pensando, dibujando y probando diferentes combinaciones hasta llegar a tener algo en lo que todos los detalles encajan, son de las cosas que marcan la diferencia. Si han cuidado todo eso, implica además que han cuidado los materiales, la maquinaria, …

  8. Una de las razones por las que a las empresas alemanas y japonesas les va bien es por que piensan e invierten a largo plazo.

    En donde yo vivo, la cadena de supermercados Lidl, de Alemania, hizo dos tentativas de apertura. En ambos casos se comió los mocos y acabó echando el cierre. La tercera tentativa de apertura ha sido – es – un éxito: hay días en los que vas a ese supermercado y te cuesta andar de la cantidad de gente que hay.

    En pocas palabras, esta empresa durante 15 años ha invertido tiempo y dinero en encontrar una ‘fórmula’, ‘oferta’ o como se llame que sea del gusto del consumidor. Supongo que lo ocurrido en mi lugar de residencia es extensible al resto de España.

    En otra escala de tiempo y de cantidades de dinero invertido, ha debido pasar lo mismo con la corona y otros elementos del reloj: antes de ponerlo a la venta, es probable que Stowa, el fabricante, haya elaborado centenares de diseños y fabricado decenas de prototipos.

    Santiago Tejedor, de horasyminutos.com, fue invitado por Nomos Glashütte a visitar su fábrica, y en el relato que hace de esta visita [1] se ve el trabajo que puesto en cada detalle. Cierto es que Nomos Glashütte es alta relojería y que está un escalón por encima de Stowa; en todo caso, el reportaje ilustra esta forma de trabajar alemana, que es algo más que ser unos cabezas cuadradas.

    De la cultura empresarial ‘promedio’ que hay por estos pagos, pues para qué hablar: salvo contadas excepciones, pocos medios, trabajadores mal pagados, cortoplacismo y expectativas de grandes resultados económicos para ayer.

    [1] https://horasyminutos.com/2018/09/03/en-la-manufactura-de-nomos-glashutte/

  9. Estoy contigo un relojista. El que no siembra, luego no recoge. Y tanto en relojería como en otros mercados, estamos un poco cansados de los que viven de rentas.

    Nomos es una marca a otro nivel, tanto en precio como en calidades. Recuerdo haber leído su crónica.

Deja un comentario