Hanhart Pioneer TwinControl

Hanhart es una de esas marcas, quizás desconocida para muchos, que siempre ha formado parte de mis marcas más deseables. Alguien como yo que valora la historia y la herencia, con el permiso de Sinn, Omega, TAG Heuer, Zenith y en menor medida Breiling, Hanhart estáría en un lugar privilegiado. Así que después del Lilienthal Berlin Zeitgeist Automatik, continuamos con la relojería alemana, en este caso, suizo-alemana.

En el año 1882, Johann A. Hanhart abre su primera relojería en Diessenhofen (Suiza). En 1902 se trasladan a Schwenningen (Alemania), y en 1924, producen su primer cronógrafo de mano. Poco después lanzan su primer reloj de bolsillo. En 1938 lanzan el Calibre 40, su primer movimiento cronográfico de sólo un pulsador, y que hoy en día pervive en el Pioneer MonoScope. En 1962 se convirtieron en el mayor fabricante de Europa de cronógrafos.

El protagonista de hoy es heredero de todos aquellos modelos, perteneciente a la gama Hanhart Chronographen 1882, el Hanhart Pioneer TwinControl toma el relevo de los instrumentos cronográficos de precisión, pero actualizado con la técnica y la precisión característica de un Made in Germany.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 42mm de diámetro sin contar la corona. 15mm de alto
CoronaA presión de acero
EsferaBlanca
BiselFijo de acero
CristalZafiro abombado
Lumen
TraseraAcero inoxidable roscada
CorreaCorrea de piel marrón de 21mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos, cronógrafo de 30 minutos
Resistencia al agua10 ATM
PesoN/D
MovimientoHanhart HAN3809 (base ETA 7750)
ComplicacionesCarga automática unidireccional, remonte manual, parada de segundero
Prestaciones28.800 vph. 28 rubís. +/-7 segundos/día. 42 horas de reserva de marcha.
OrigenMade in Germany
Garantía2 años
PVP2.340€
DistribuidorHanhart 1882 GmbH

Presentación

En un reloj como es este Hanhart Chronographen 1882 Pioneer TwinControl, uno espera un packaging a la altura, así que la voluminosa caja de color negro no nos sorprende.



El sello adhesivo con el nombre del modelo, y la referencia 720.200 nos mantiene en ascuas.


Debemos esperar más, puesto que esa caja contiene otra caja en su interior, esta vez, sin identificación alguna.



Por fin la abrimos y nos topamos con un estuche de piel, ideal para viaje, que en bajorrelieve lleva grabado Hanhart 1882. La verdad que es bonito y elegante, con esos cierres metálicos homenaje a la época en la que se inspira el reloj.



La dotación que recibimos es bastante escueta un manual de usuario que hace las veces de tarjeta de garantía, y que podemos descargar aquí (143 KB. en formato PDF), y una gamuza negra para la limpieza del guardatiempo.



Es el momento de abrir el estuche de cuero, y deleitarnos con la preciosidad de reloj que contrasta con el terciopelo negro del interior.



Diseño y construcción

Aunque en la actualidad la marca no sea tan relevante como antaño, Steve McQueen fue uno de los entusiastas de la marca, luciendo un Modelo 417, tanto en sus películas como en su vida privada. El Hanhart Pioneer TwinControl se puede escoger con esfera blanca o negra; con un bisel plano o un bisel rotativo estriado de aspecto vintage; y con una correa de piel de becerro (negro, marrón oscura o marrón clara) o con armis. Mi configuración es la referenciada como 720.200-0011 con esfera blanca, bisel fijo y correa de piel negra.



Sus líneas heredan del «Calibre 41» de 1939, con su característico cronógrafo bicómpax en la esfera, y los reconocibles botones asimétricos con el reset marcado en rojo, algo que pasaría a formar parte de todos sus modelos. A diferencia del Pioneer Mk 1 y Mk 2 cuenta con un tamaño de caja muy equilibrado: 42mm sin contar la corona, que es ideal para resultar fácilmente legible, pero que no moleste como podrían hacerlo los 45mm del Pioneer TwinDicator o del Racemaster.



Como reloj instrumento, en donde la función era crucial, su esfera es de líneas simples, sin sobrecargas y muy legible. A las 3 tenemos el totalizador de 30 minutos del cronógrafo, a las 9 el segundero pequeño, y a las 6 el fechador. Las manecillas principales son plateadas, recubiertas de lumen C3 Super-LumiNova®, al igual que los numerales arábigos, que son pintados. La trotadora del cronógrafo, así como la de las subesfera del contador de minutos son de color rojo. El rendimiento del lumen es excelente, casi parece un reloj de buceo, y creo que es el mejor que he visto en un reloj de este estilo.



La caja de acero inoxidable está acabada mate (cepillada), salvo en las zonas trasera que mantiene el pulido brillante, una buena solución para no distraer las miradas de la esfera. Ofrece una resistencia al agua de 100M (10 ATM) que está muy bien en un reloj de este estilo. Se nota muy sólida, pero lo que realmente impresiona es lo gruesa que es, 15mm de altura. Aunque no proporcionan datos de su peso, he contado 120g. Una cifra que en un reloj con correa de piel es elevada.



Al fijarnos, nos llama la atención el pulsador de inicio/parada, situado a la 1:35 en vez de las 2, mientras que el de reinicio, marcado en rojo mantiene su ubicación normal y simétrica a las 4.



El cristal es de zafiro con tratamiento antirreflejante, ligeramente convexo o bombé, lo justo para mantener la estética de plexy vintage, pero sin comprometer la calidad de imagen, ni exponerlo más de lo conveniente a posibles roces.



La corona está sobredimensionada, lo que nos recuerda inevitablemente a los cronógrafos de cuerda, muchos también de Harhart. Va firmada con la H de la marca, y es a presión, lo que dice mucho del buen saber de la casa en cuanto a estanqueidad.



La trasera es de acero inoxidable roscada, es ciega, lo que nos impide ver el calibre de su interior que conociendo la reputación de la manufactura debe ser agradable a la vista. Los grabados a láser no están a la altura de la prestancia de esta pieza, en donde uno buscaría como mínimo altorrelieves formando parte del propio molde. Destaca el «Made in Germany», que como ellos mismos afirman, y yo estoy de acuerdo, define la tupla perfecta: German Engineering – Swiss Made.



La correa marrón claro y de piel de becerro es muy bonita y le va muy bien al reloj. Tiene 21mm de ancho reforzando el toque artesano con los pespuntes de las costuras blancas, y los remaches metálicos. No es para nada dura y resulta cómoda desde el primer momento. Un detalle que pocas marcas ofrecen es que las correas de piel están disponibles en diferentes tallas. La mía es la pequeña o S (720.200-0211) que va estupenda con mis 17,5cm de muñeca, pero la tienen también en M (720.200-0210) y L (720.200-0212). La hebilla de acero está cepillada igual que la caja, y como la corona, lleva la H a modo de firma. Unas correas agradables, bonitas y de buena calidad que se pagan a precio de 99€.



Movimiento

Equipa el calibre Hanhart HAN3809, basado en el ETA Valjoux 7750, pero modificado por Manufacture La Joux-Perret según las especificaciones y diseños de la marca. Por ello aumenta en 3 la cantidad de rubís (de 25 a 28), mientras que la reserva de marcha decrece levemente (desde las 48 horas hasta las 42 horas). No se indica en qué consisten esas modificaciones, por lo que presupongo que se debe a la disposición del pulsador del crono, porque si bien otros modelos de la marca incorporan la complicación de flyback o retour-en-vol, es decir, la parada y reseteo combinadas del cronógrafo, este no es el caso del Pioneer TwinControl.



La marca tampoco declara el grado del calibre base ni sus especificaciones, según declaraciones del CEO de Hanhart 1882, Felix Wallner, todos los movimientos de la marca parten del grado elaboré, aunque luego se ajustan para dejarlos entorno a los 0/+8 segundos/día. En lo que a mediciones precisas de tiempo, siempre he defendido los movimientos con buenos acabados, no es necesario ningún tipo de certificación al respecto, y ahí es donde uno Top, como en Sinn habría brillado en este reloj.



El rendimiento que he verificado es bueno, +5 segundos/día, y que viene a confirmar las afirmaciones del Wallner, pero no es brillante, puesto que el mucho más económico Kronos Pilot Automatic Moonphase las mejoraba. En cualquier caso, puede ser algo atribuible al azar.

En cuanto al resto, es bien conocido el 7750, un cronógrafo de carga automática unidireccional, operado por levas (cam switching), que ofrece remonte manual, parada de segundero (hacking), y que late a 28.800 vph.



Sensaciones

Si bien el tamaño es a mi modo de ver el ideal, su altura de 15mm es casi la típica de un reloj de buceo, más que en el Kronos Vintage Automatic Black y definitivamente superior a la del Christopher Ward C65 Trident Automatic. No significa que sea incómodo, pero sí que cuesta meterlo bajo las mangas de una camisa.



El peso también se nota, similar a un reloj mecánico con armis. Algo que para mí resulta una sensación agradable puesto que sabes que lo llevas.



La estética que se respira con él puesto, es como si fuéramos Hans-Ulrich Rudel, o acompañados de unas Persol, como si entráramos en la mente de Steve McQueen. Un diseño atemporal que nunca pasará de moda, con unos materiales y acabados de primera linea y que nos permitirán disfrutar de esta pieza muchos años.



Tal y como yo lo veo, el TwinControl es de los más puros en cuanto a su respeto por los relojes Hanhart de la época, y combina unas dimensiones actuales. Sería un poco como la adaptación del pasado al futuro.



Me gusta la marca, y me gusta la historia que refleja su diseño. No debemos llevarnos a engaño, la mayoría de clientes que compren este Hanhart Pioneer TwinControl lo harán por alguno de los dos motivos, o puede que incluso los dos.



Conclusiones

Lo más cercano a un calibre cronográfico de manufactura al que la mayoría de mortales nos podemos acercar, y no es barato, es a los de Hanhart, y eso lo convierte en un reloj muy especial, al menos para los entendidos, porque un Hanhart HAN3809 y un ETA 7750 no son lo mismo. Es además algo más económico que el Pioneer TwinDicator o el Racemaster. Como el valor es algo subjetivo, tendrá que ser cada uno el que decida si realmente vale o no lo que cuesta.



▲ Más▼ Menos
Calibre modificado
Diseño fiel al original
Precio elevado
Calibre elaboré



9 comentarios en “Hanhart Pioneer TwinControl”

  1. Un reloj muy bonito, me gusta mucho, excepto la correa, que bajo mi punto de vista desentona bastante. Una pena que se hayan cargado el 6 con la ventana de fecha.

    El precio… buff, eso ya son palabras mayores.

  2. Reloj precioso, buen tamaño, quizas con 40mm en lugar de 42mm y menos altura de caja sería perfecto para mi gusto.
    Este tipo de reloj siempre ha llamado mi atención, pero el precio de este en concreto, sin dudar de sus acabados e historia me parece excesivo.
    Para finalizar, a mi personalmente me encanta la correa de dotación, pero me gustaría ver como quedaría con una Hirsch rally en color negro…

    Saludos.

  3. Algo me dice en esta cabecita, que he visto relojes con maquinarias 7750 o partiendo de ella, y bien ajustadas por mucho menos. En el precio creo que se han columpiado, pero bastante.
    Pero bueno, a nadie le encañonan en la cabeza para que lo pague.

    El reloj eso sí, precioso.

    Yo, en contraste, el otro día dejé funcionando un Q&Q digital, calculo que de los 90, rival del F91, con calendario por etiquetas…. que compré por 1 euro como una semana antes. Poco más sé, porque no tiene inscripción del modelo por ningún lado. Pero por ese precio, con ponerle la pila lo tengo andando y con un semanario de «Sun» a «Sat» en el LCD por etiquetas. Me pareció chulo. Tengo pendiente verle alguna nato bonita en azul o con algún color más que le pegue, a lo que fui a mi relojería de cabecera a ver qué tenía. No hubo suerte, pero se vino un W-59B, de los de caja blanca (edición especial, ya descatalogados creo), con correa nato «fake» y detalles en tono caqui. Digo «fake» por lo de ser en formato de correa clásica de dos piezas, no nato de verdad, claro. xD

    Me gustó mucho al verlo en persona, no me lo esperaba. Y cuando me lo sacó del expositor, la resina blanca de la caja me recordó muchísimo a la de mi primer reloj, aquel Casio digital redondo de corte deportivo que tuve por el ’87-’88 sería, y del que no recuerdo el modelo. Pero sí que eran blanco y no pintado. Otro de los que sabes cuando te lo pones, pero te cuesta quitártelo.

  4. Estoy trabajando en un reportaje de esos de investigación que trata sobre el precio real de los relojes Alejandro. Y es como todo, un ETA 7750, cuesta unitariamente 300€, si compras muchas, quizás te salga a 200€. Eso da mucho margen. Claro que Hanhart las modifica, y aunque sólo sea por la asimetría de los pulsadores, eso ya es algo que no se puede producir en masa, Hanhart no vende tanto, y por tanto lo encarece.

    Ese Q&Q, o uno parecido recuerdo haberlo visto, quizás hará 10 años o así. Y me llamaron la atención como a ti, por las etiquetas del día de la semana.

  5. La mano de obra en Alemania se paga en estas lides. Pero aún así, Guti, pongamos sin contar la mano de obra ni su trabajo más fino que marque algo más de diferencia, que el reloj completo ya elaborado, funcionando y fiable, les puede salir en bruto por ¿600-800 euros? Y quizás me estoy yendo muy alto. Seguro que a 1000 no les llega ni de coña el coste bruto sin mano de tener cada reloj ya montado y funcionando listo para ponerlo en la muñeca y disfrutarlo.

    Vendan bien, justito, o en su escala como cualquier otra relojera, de ahí a parte proporcional de coste de innovación repartido por cada unidad, mano de obra, gastos normales (de publicidad cara mediante famoseo parece que no gastan mucho, buena cosa), los del embalaje, una parte razonable y generosa de beneficios, los impuestos… pero es que se han ido a más del triple. Ni que los repartiera por toda Europa y Asia desde Alemania con camiones a gasolina. xD

    Sobre lo del Q&Q, Seguramente sea el mismo o muy parecido. De lo poco y similar que encontré por Internet, es la foto de este enlace y creo que es de caché (https://wing-auctions.c.yimg.jp/sim?furl=auctions.c.yimg.jp/images.auctions.yahoo.co.jp/image/dr164/auc0303/users/0/9/4/1/furui_omochaya-img600x450-1449729215rr83sg23464.jpg&dc=1&sr.fs=20000). El módulo y LCD seguramente sea el mismo. Lo que pasa es que no indica modelo ni en la tapa trasera ni por ningún lado. Pero si era de resina negra, asas abiertas, con formas de la misma un poco entre un A158 y un W59, con algunos toques de azul sobre todo y algo de rojol en el frontal, con el WR30 abajo y centrado en azul sobre fondo gris azulado, y en la resina ponía en letras blancas «SPORTWATCH»… sí, es ese. xD

  6. Fácilmente podrían ser esos 800€ de coste que dices Alejandro. Pero no es algo aislado de las marcas de lujo ni de Hanhart. Es que no quiero desvelar el bombazo del estudio que estoy haciendo, pero si puedo adelantar que hay relojes que cuestan 200€, y se venden a 700€ o incluso 1.000€. Y no me refiero a cualquier marca, por ejemplo Swiss Military.

  7. Y me lo creo. Vaya que si me lo creo.

    Los potenciales clientes, o mercados como el europeo y americanos, nos vamos a tener que poner en modo rata tacañona. Verás qué risas. Por una parte, lo están logrando vía salarios y condiciones… pero como la gente se ponga el chip así también, ríete tú de los efectos en «los mercados» por la guerra arancelaria.

Deja un comentario