El Casio GW-M5610, se basa en la linea de diseño del primer G-Shock, el DW-5000C original de 1983, del que estéticamente mantiene toda la esencia. Fue lanzado al mercado en 2012, como una actualización al GW-M5600 de 2008, agregándole Multiband 6, y con algunas mejoras y cambios en el módulo (3159). A su vez éste fue precedido por el GW-5600 (2005), el G-5600 (2002), el DW-5600E (1996), y el DW-5600 (1987). Ya os dais cuenta de su larga tradición, y el porqué se considera una leyenda.

Al igual que el GW-6900, está debidamente actualizado con todas las funciones de la tecnología actual. No en vano, en cuanto a características se refiere, ambos son equivalentes, por lo que me centraré solamente en las diferencias, para no aburriros.

Es unos de los G de tamaño más compacto que hay a la venta (46,7mm X 43,2mm X 12,7mm). No es pequeño, pero no esperes algo como en otros modelos. Por tanto es ideal para muñecas pequeñas y medianas, y en general no recomendable para las grandes. Por el mismo motivo, la pulsera no es apta para muñecas muy anchas, pero si es válida en la mayoría de personas.

Ese tamaño contenido, permite que sea muy llevable en el día a día, y entre otras cosas por su ligereza (51g), el más cómodo de todos los que tengo.

Estéticamente sus lineas rectangulares son simples, poco que ver con el aspecto táctico y rudo de otros modelos. Recuerda más a los modelos clásicos como el F-91W, o el W-59.

Debido a lo recto de su diseño, es de los modelos que mejor aprovecha el espacio disponible, con un LCD de gran tamaño, y que además está muy bien distribuido. Así que a pesar de su moderado tamaño, los dígitos son grandes, legibles (del orden de un 10% más grandes que en el GW-6900), y con gran cantidad de información simultanea en pantalla.

Tiene por supuesto algunos defectos en mi opinión. El botón de luz, es el situado arriba a la derecha, algo mucho menos práctico que el botón de G, que a tal efecto tienen otros modelos. Quizás la matriz de puntos que se utiliza en el modo normal para presentar la fecha, no sea tan legible bajo ciertas condiciones de iluminación como el clásico, y más barato de segmentos. El separador de fecha, es un punto en vez de un guión, similar a otros modelos japoneses, pero el primer Casio que tengo que usa ese modo.

Con un precio de 98€ en Amazon, lo considero algo caro, y objetivamente no veo ningún argumento de peso para adquirirlo. Más, si tenemos en cuenta que el mencionado GW-6900, equivalente en funciones, y con un aspecto más elaborado, sale por 88€ (10€ menos). O sea que visto externamente, aparenta ser un reloj más barato de lo que es. Claro que cuando profundizamos un poco, y percibimos su robustez, nuestra percepción inicial puede cambiar. Al menos en mi unidad, los detalles no están todo lo cuidados que esperaba a tenor de mi experiencia con otros modelos, incluso mucho más económicos. Por ejemplo la unión de la correa con la caja, que deja una milimétrica separación… Pero no me malinterpretéis, es un reloj duro, y duradero, lo único, que no lo parece.

A pesar de todo, muchas veces, quien acaba juzgando es el corazón más que la razón, y tras algunos días con él, su estilo clásico y sencillo me ha ido conquistando poco a poco.