Vivimos tiempos extraños

Vivimos tiempos extraños, en apenas unos días, la vida ha cambiado para todos. La epidemia de Coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19) no está teniendo consecuencias demasiado graves, pero sus posibilidades asustan, nadie sabe hasta donde llegarán. Ese miedo, esa forma en que vemos nuestro futuro más inmediato nos hace reflexionar, algo que siempre es bueno.

Pienso que las pequeñas cosas, los detalles que solemos pasar por alto cuando los tenemos, son aquellos que marcan la diferencia. Como afirma el dicho «Sólo valoramos lo que tenemos cuando lo perdemos».

Conversar con nuestros familiares, salir a dar un paseo por la calle, tomar un café en la terraza de un bar, dar los buenos días a nuestros compañeros de trabajo, compartir el tiempo con nuestros amigos, ver sonreír a nuestra persona amada, … Tantas cosas diminutas que es ahora cuando nos damos cuenta de lo importantes que eran para nosotros.

Son cosas que nos enseñan que por la vorágine del día a día, por el mirar a otro lado, o porque siempre han estado ahí y no las valorábamos, las hemos dejado de lado.



¿Te parece normal que sólo haya un fabricante de mascarillas FFP3 en España? ¿Que la mayoría vengan de China en barco tardando semanas en llegar? Como casi en todo los bienes de consumo, nos hemos abandonado. No es que aquí no tengamos capacidad productiva, es que hemos preferido ahorrarnos unos céntimos haciendo que nos las produzcan fuera, y así ganar más dinero.

¿Con quién te habría gustado pasar la cuarentena?. Es en los momentos de confinamiento, y de aislamiento en los que te das cuenta quién es realmente importante para ti. Con quién querrías estar, pasase lo que pasase… Vives un vacío y una ausencia que no se puede llenar. Yo lo tengo claro.

¿Extrañas a ese amigo o ser querido lejano con el que no te llegaste a encontrar? Lo hablasteis varias veces, y al final el uno por el otro, decidisteis dejarlo para más adelante. Ahora no sabes cuando podrás volverle a ver.

¿Qué planes has dejado pendientes? Dabas largas y excusas a muchas cosas. Tal vez era un café pendiente con alguien, acercarte al Circuit de Catalunya a ver una carrera, salir en bici, o incluso hacer un viaje. Cosas que decidimos dejar más adelante. Nunca era el momento porque podríamos hacerlas cuando quisiéramos.

¿Qué piensas estando en casa? ¿Y en quién?. En la intimidad que rodea nuestros pensamientos es cuando vemos lo que de verdad queremos y lo que nos falta. Aquello que nos aportaba en vez de restarnos, y aquello que terminamos dejando «temporalmente» de lado.

¿Por qué los supermercados están llenos y la mayoría de tiendas de barrio cerradas? ¿No habíamos dicho que íbamos a apoyar el comercio de proximidad, las tiendas locales?

¿Cuántos proyectos personales hemos dejado aparcados por falta de tiempo? O tal vez no fue falta de tiempo, sino cambios de prioridades. La excusa para dejarlos de lado siguiendo en el más de lo mismo que dicta nuestra zona de confort.

Aplaudimos a nuestro personal médico y sanitario, pero ya nos hemos olvidado de los recortes económicos que han estado sufriendo durante años. Cuando todo iba bien, la salud no era importante, un gasto casi inútil. Al final son cosas que pasan, nos decíamos.

Seguimos la corriente. Está bien agradecer a esos sanitarios que siguen trabajando. ¿Y el resto?. Algunos siguen trabajando en casa, otros continúan con sus obligaciones laborales de limpieza, cuerpos de seguridad, vigilancia, dependientes, … Ellos también merecen nuestro reconocimiento.

¿Cómo quieres que sea la vida cuando esto acabe? Seguro que en este punto tienes bastantes ideas.

Vivimos tiempos extraños, las calles están vacías y algo dentro de nosotros también lo está, el reflejo de las ausencias que nos han distanciado de la forma correcta de hacer las cosas, de nuestras metas y de nuestros sueños.

Son tiempos extraños, pero también de introspección. De ver una luz que nos encamine de nuevo. El momento de tomar consciencia. No dejes que todo siga igual cuando salgamos de ésta. Sigue adelante, y persigue aquello que te has dado cuenta que era importante.



26 comentarios en “Vivimos tiempos extraños”

  1. Que grandes interrogantes planteas, Guti, así es. Además es que no ocurre solo en vienes de consumo, como la industria textil, sino en bienes más importantes como en este caso el material médico o farmacéutico.

  2. Buenas tardes D. Javier y amigos de la bitácora.

    En estos tiempos que nos ha tocado vivir observamos los mejor y lo peor de lo que somos. Por una parte todos los profesionales y trabajadores que a riesgo de su vida y salud; ese humor tan nuestro (desde el abuelo paseando el perrito de plástico, la rumba como paso de semana santa…). Por contra, las escenas borregiles de los supermercados, la gente que desoye a las autoridades…

    Creo que esto puede ser una oportunidad, para avanzar como sociedad. Mis conclusiones:

    1) Ahora está claro hay que invertir en educación. Si hubiéramos invertido en educación y ciencia podríamos haber resuelto esto antes de que todos y ser hoy uno de los primero países del mundo.
    2) La deslocalización puede jugarte malas pasadas. Hay que invertir en infraestructuras, red de distribución… que abaraten los costes y nos hagan competitivos.
    3) No invertir en sanidad mata. Ahora ya lo sabemos.
    4) China va a ser la gran potencia reinante después del coronavirus
    5) Europa vive apegada a su propia vanidad, una historia idealizada bonita para ver y gastar dinero. Seremos un parque temático para quién se lo puedan pagar.

    A propósito y ya que nos gustan los relojes, déjeme copiar un diálogo del Tercer Hombre (aunque lleno de falsedades y estereotipos) es lo que quería decir:
    «Recuerda lo que dijo no sé quién: En Italia, en treinta años de dominación de los Borgia [Borja que eran de Xàtiva], hubo guerras matanzas, asesinatos… Pero también Miguel Ángel, Leonardo [Maquivelo] y El Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron quinientos años de amor, democracia y paz. ¿Y cuál fue el resultado? ¡El reloj de cuco! [los suizos no lo invertaron]»

    Buenas tardes amigos.

  3. Muy identificado con las reflexiones, con independencia de lo que nos depare el futuro -más incierto que nunca-, esperemos que haya un cambio trascendente para todos, como sociedad y como individuos.

  4. Son lecciones que debemos aprender Sergi, y sobre todo no olvidar cuando todo pase. Porque sabemos que estas cosas se olvidan rápido, y todos volveremos a lo nuestro.

    La frase demuestra lo impredecible que es todo. Un libro de los años 50 que no preveé la crisis del cuarzo y el posterior repunte de la industria del lujo, la banca… Todo cambia rápido.

  5. GUTI, aquí en México estamos igual de maniatados, ni al mar te dejan entrar aquí en Yucatán, jaja.
    Un excelente texto GUTI, para reflexionar y valorar lo que tenemos, que Dios bendiga a España, Mexico, Italia y al mundo, saludos.

  6. Muy buenas a todos.
    Excelente reflexión,Guti,una vez más.
    Comparto y afirmó todo lo expuesto.
    Gracias por compartir estas reflexiones.

    A mí parecer,aparte del problema y el drama por las muertes que produzca la pandemia,el resto, debería suponer una excelente oportunidad de reflexión sobre lo comentado por Guti en el post.
    Todas esas cosas,sencillas,y los pequeños detalles que no valoramos en el día a día.
    La mente humana,es muy compleja y funciona de manera dual.
    Sólo computa las experiencias negativas.Las positivas las pasa por alto sin contarlas ni percatarse siquiera.
    Cuando valora uno la salud?Cuando enferma.
    Y en cuanto sana(si tiene oportunidad),al instante deja de valorarla.
    Y así con todo.
    Este momento histórico que estamos viviendo, debería remover por dentro,remover consciencias,de empezar a ver la vida de otra manera,o como dijo Jesús de Nazaret a Nicodemo:(no soy religioso ni cristiano):
    Nicodemo,hay que nacer de nuevo.
    Pero después de esto,la gente(la mayoría), seguirá en el embrollo diario como sino hubiera pasado nada,al igual que pasó con la «crisis» del 2008.
    Muchos no aprendieron nada.
    Como apunta Guti, habría que empezar a valorar esas pequeñas cosas,y sacarles el jugo.
    Nadie tenemos la certeza ni de estas cosas que vienen de fuera,ni tan siquiera de lo que nos queda de vida.Puede llegar la muerte en cualquier instante.A mí y a cada uno de nosotros.
    Entonces, porque nos cuesta tanto ser felices,conformarnos con lo que tenemos,valorar a si tenemos Amigos y seres queridos para compartir y disfrutar con ellos,y especialmente Vivir Aquí y Ahora?
    Una vez que pase esto, debería ser un punto de inflexión para la sociedad y comprender en que se basa este sistema.
    Estos días de reclusión va a traer nuevamente una recesión económica bastante grave,me temo,una vez más.
    Estamos a merced de todo tipo de vaivenes,ya sean financieros,o de otra índole cómo está pandemia.
    Y siempre habrá «algo»,que produzca desasosiego y sufrimiento.En todos los ámbitos de la vida.Si aprendiéramos en el día a día a dejar de juzgar las situaciones y a darles color,blanco o negro,en función de cómo nos parezcan, quizás podríamos estar presentes en el aquí y ahora,y disfrutar de cada momento en compañía, quizás de Amigos y familiares,compartiendo un café,una puesta de sol,una cena,un paseo,un abrazo,y dejar a un lado las «tontunas»y «pijoterios»varios a las que le damos tanta importancia debido al sistema de creencias impuesto en la sociedad,dejando a un lado nuestro pensamiento libre y lo que cada uno es,y no lo que debiera.

    Gracias Guti,por el post.
    Un saludo y abrazo a todos y ánimo en esta difícil etapa.

  7. Hola Guti! A no desmoralizarse. Como tantas otras cosas, esto también pasará. Y los momentos difíciles también sirven para forjar el carácter también. Aqui en Argentina tambien estamos de cuarentena obligatoria, al menos hasta fin de mes.

    Te mando un abrazo a la distancia.
    Dario.-

  8. O aprendemos ahora… o aquí uno, que como vea que no, más inmisericorde será con la empatía y el callar.

    Por un lado, cualquiera que mire (y que incluso critique mucho su gobierno autonómico, o los autonómicos, al central…) y no reconozca que a cualquier persona con dos dedos de frente, desde hace dos meses atrás tendría que haberle salido por sí solo de dejarse de tanta escapada y viaje de placer con lo que ya sonaba de China… es que ni aprendió con la crisis de 2008 seguramente, ni aprenderá en la vida.

    Quién no vea que si de haber querido prevenir, un gobierno en Europa (pongamos al español mismo… jijiji) hubiera dicho hace dos meses «cerradas todas las entradas y salidas de viajeros incluso comunitarios como medida preventiva ante lo que está sucediendo en China exceptuando mercancías, diplomáticos y alguna repatriación»… no se le habrían tirado al cuello hasta el apuntador de los demás, es que igual tampoco aprenderá en la vida.

    Quién no vea, que hasta a personajes como Trump o a Jonhson, que iban «comiéndose el mundo» imponiendo (o creyendo imponer) su ritmo, se les acaba de desplomar cualquier pilar sobre el que se pretendían apoyar (el económico uno de ellos, y dentro del mismo y a la vez otro pilar, el de tener siempre múltiples vías de especulación abiertas agitando mercados «enemigos»), así como a otros aún más peliagudos y políticamente incorrecto de criticar abiertamente… es que no aprenderá en la vida.

    Si de ésta, se niegan a aprender hasta en las altas esferas y élites, y mostrándolo con hechos y movimientos responsables a toda escala y con coherencia… no esperéis mejoras. Por más que os prometan unos discursos u otros.

    A no ser que aprendan en una próxima que sea incluso peor.

  9. Buenas noches D. Havier, D. Alejandro, D. Dario y demás lectores.

    Estoy totalmente deacuerdo con Alejandro. Esto ha sido un despropósito seguido de otro a cual más mortífero (si se me permite).
    No es hacer leña del árbol caído, sino más bien asunción de la responsabilidad política y sí, también, de la técnica científica.
    Me da igual izquierda, derecha, extremos, centros y periferias. Esto se podía y ,es más, se debía prever. Para eso cobra y se elige un político.
    No me creo que teniendo la mitad de producción de bebidas alcohólicas de europa (uva, cerveza…) textil de sobra, productos plásticos y automoción (de lo más importante de Europa) no podemos hacer respiradores, batas, guantes, alcohol desinfectante… Ver a un médico con bolsa de basura porque no tiene bata, con guantes de fregar porque no tienen recambios…. Me sume en la más profunda vergüenza.

    Bueno me he desahogado.

    PD. He sido votante tanto de derecha como de izquierda. Tengo familiares en los dos partidos y alguna vez he sido tentado por ambos partidos mayoritarios.

    Buenas noches y ánimo. Gracias D. Javier por este espacio y tu tiempo.

  10. Hola,

    Mi nombre es Maria, y encontré su sitio web muy útil cuando realizo una investigación sobre inversiones.

    Me gustaría ofrecerle un artículo para publicar, que puede ser interesante para su audiencia.

    ¿Se puede considerar mi solicitud?

    P.S. Si no acepta dicho contenido, simplemente haga clic en el botón «unsubscribe».

    Gracias por tu tiempo.
    Maria Garibay

  11. lo siento
    No quise enviar
    mi computadora estaba mal!
    Aquí está lo que escribí:

    quizás este período nos haya sido dado para pasar tiempo con nuestra familia y comprender lo que es realmente importante. que no puedes comprar salud y buenos nervios por dinero y necesitas cuidarte a ti mismo y a tu sistema inmunológico.
    período de priorización.
    solo necesita aguantar y cuidarse a sí mismo y a sus parientes

Deja un comentario