Casio fx-82 Solar II

Soy un entusiasta de las calculadoras, además que me resultan muy útiles, es que me gustan, y si son de Casio, aún más. Mi calculadora de uso habitual suele ser una Casio Classwiz, la fx-991SPX II que me parece muy equilibrada, es decir, es suficientemente potente, pero a su vez manejable y fácil de usar. Eso no quita que de vez en cuando me de por exprimir los modelos más potentes como las Classpad fx-CP400 y fx-CG50.

De vez en cuando caigo en la tentación de hacerme con un modelo que me llame la atención, lo hice con la preciosa SL-787 y la SL-760 que como sabéis siempre llevo en la cartera. No significa que las utilice demasiado, pero me gusta tenerlas y usarlas de tanto en tanto. Así es como compré la Casio fx-82 Solar II, una pequeña calculadora científica lanzada al mercado en el año 2017, y que viene a reemplazar, como es lógico, a la fx-82 Solar, aportándole un tamaño más pequeño, y una velocidad de cálculo más rápida. El diseño ha sido actualizado, y ahora sigue la bonita linea del resto de calculadoras de Casio, y que me parecen las más bonitas de todos los tiempos.



Casio fx-82 Solar II

La fx-82 Solar II o fx-82 Solar 2 se vende en América como fx-260 Solar II, sin embargo ambas son el mismo modelo. No es una calculadora fácil de conseguir, y creo que el problema es su precio. He visto ofertas extranjeras donde la ofrecen por unos 8€. Muy barata en comparación con sus hermanas las Classwiz en donde una fx-82SPX II cuesta del orden de 20€. Me imagino que en Casio se han cuidado de limitar su venta en países desarrollados, y así no canibalizar las ventas de los modelos más caros. Sin embargo, no deja de ser sorprendente que la páginas de Casio Europe aparezca este modelo. Al final me he visto obligado a importarla de un vendedor alemán, pagando 19€, una cifra absurda en injustificada, pero un capricho sin más.



Casio fx-82 Solar II

Te estarás preguntando qué tiene de especial este modelo. Lo primero es que como su nombre indica es solar. Solar quiere decir puramente solar. No lleva una pila de backup con la que funcionar cuando no hay luz, no es two-way power. Sólo funciona con luz, igual que la Casio SL-760, y eso me gusta. Esa es la razón por la que ha sido galardonada con «El ángel azul» («Blauer Engel»), el distintivo medioambiental para aparatos de funcionamiento sin pilas.

La siguiente característica importante es que es una calculadora de bolsillo, igual que la SL-160, o sea que sus dimensiones son reducidas (19mm X 70,5mm X 121,5 mm), y es bastante ligera (55g). Cabe sin mayor problema en el bolsillo de una camisa. Pero al mismo tiempo, es de los pocos modelos que cumplen con lo que debería tener, en mi opinión una calculadora básica además de las cuatro operaciones básicas y la memoria M+/MR: raíz cuadrada, cambio de signo y cálculo de porcentajes.

Como es una calculadora científica, permite otras operaciones que uso a menudo, como los cálculos con fracciones, las operaciones sexagesimales y las prioridades con paréntesis. Tiene una pantalla LCD puramente de segmentos con 10 digitos de capacidad (y 2 más para el exponente), en donde hubiera preferido los 12 de la Casio WM-320MT. Pero lo que verdaderamente sorprende es que tienen un contraste excelente, y unas dimensiones enormes, más aún, comparado con el reducido tamaño del aparato.



Casio fx-82 Solar II

Es también el primer modelo que veo en donde el recordatorio o chuleta de los modos de operación se encuentra grabado en la carcasa protectora. Así no hay riesgo de que se despegue como ocurría antes. Lo malo es que cuesta un poco de leer, pero no hay más que imprimírselo en un papelito, y listos. Para que no tengáis que anotarlos, os los dejo aquí:

COMP: Mode 0.
DEG: Mode 4.
RAD: Mode 5.
GRA: Mode 6.
FIX: Mode 7.
SCI: Mode 8.
NORM: Mode 9.
SD: Mode ..

Para las conversiones de ángulos polares o rectangulares, la combinación es SHIFT y el modo escogido. Por ejemplo para convertirlo a grados (DEG), sería SHIFT Mode 4.



Casio fx-82 Solar II

Si lo necesitáis, podéis descargar eso que nadie lee, aunque debería, el manual de instrucciones (748 KB. en formato PDF), que es bastante conciso.

Retratar también su blister de presentación, el tan característico y eficaz de las calculadoras Casio que si os dáis cuenta, aparece traducido en inglés y alemán, pero no en español, síntoma inequívoco de su procedencia extraña.



Casio fx-82 Solar II



Casio fx-82 Solar II

Para terminar, un recordatorio de sus características:

Memoria

  • Memoria de variables: 1

Matemáticas elementales

  • Funciones: 144
  • Niveles de paréntesis: 18
  • Cálculo de fracciones
  • Cotas dimensionales angulares DEG/RAD/GRAD
  • Conversiones entre >DEG/>RAD/>GRAD
  • Conversión de coordenadas Pol ÷ Rec
  • Funciones trigonométricas sin/cos/tan/sin-1/cos-1/tan-1
  • Funciones hiperbólicas sinh/cosh/tanh/sinh-1/cosh-1/tanh-1
  • Exponente, log, In, 10x, ex
  • Funciones matemáticas ?, x2, x-1, 1/x, x!, ?, xy, ?, x1/y
  • Cálculos en el sistema sexagesimal
  • Cálculo de porcentajes
  • Notación técnica ENG/ENG
  • Generador de números aleatorios

Estadística

  • Cálculo de totales de ?x, ?x2
  • Desviaciones estándares para valores agrupados y no agrupados
  • Permutación (nPr), combinatoria (nCr)

Cálculo diferencial y cálculo integral

14 comentarios en “Casio fx-82 Solar II”

  1. ¡Qué recuerdos me trae esta calculadora!

    En el bachillerato – a los de mi quinta nos tocó hacer los antiguos BUP y COU – cursé la rama de ciencias puras, y me tiré muchas horas utilizando una Casio fx-82B [1]. Recuerdo que cuando nos quejábamos a los profesores de la excesiva dificultad de algún problema alguno replicaba que le gustaría vernos utilizando una regla de cálculo de las de antes [2] y tablas de logaritmos …

    Ya en la universidad, mi calculadora Casio fx-82B la perdí o la estropeé durante el primer año de carrera. No recuerdo exactamente qué pasó; sí recuerdo que fue negligencia por mi parte. Dado que estudiaba ingeniería, tuve que comprar otra. Mi elección fue una Casio fx-82SX [3], una puesta al día de la calculadora que tenía antes. ¿Por qué repetí? Por tres razones. Una, que estaba contento con ese modelo de calculadora; otra, que ya sabía usarla; la última, que en los exámenes los profesores nos permitían utilizar calculadoras científicas a condición de que no fuesen programables.

    Con la Casio fx-82SX acabé la carrera. Aún la conservo pero no la utilizo mucho porque me dedico a la programación.

    En cuanto a que una calculadora como las de la gama Casio fx-82 sea solar no le veo mucho sentido por dos motivos.

    A mi actual calculadora sólo recuerdo haberle cambiado las pilas, dos de tipo AA, una vez en 20 años. Además, mi calculadora muy bien se puede alimentar de pilas recargables AA, a pesar de que éstas suministran una tensión de 1,2 V en vez de los 1,5 V de las pilas no recargables: acabo de hacer la prueba.

    Por otra parte, una calculadora a la que se le dé uso se va a llevar alguna ración de golpes a lo largo de su vida: se te cae del escritorio, de las manos o dentro de una mochila puede recibir algún golpe por parte de libros o botellines de agua. En estos escenarios una calculadora con alimentación solar está, en mi opinión, en desventaja: no creo que los paneles fotovoltaicos, dada su naturaleza cristalina, sean especialmente resistentes a los golpes.

    [1] https://www.youtube.com/watch?v=gOkUWfYjPOc

    [2] https://es.wikipedia.org/wiki/Regla_de_c%C3%A1lculo

    [3] https://www.youtube.com/watch?v=3RYdWi99ex0

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Fíjate que yo también me dedico a la informática unrelojista y en el trabajo uso mi vieja Casio FX-991ES Plus. Para hacer un par de cálculos tienes suficiente con la calculadora del PC o el móvil, para cosas complicadas puedes crear una hoja de cálculo. En cambio para necesidades intermedias, una calculadora en la que no se apague la pantalla como pasa en el móvil, o en la que no tengas que ir cambiando de ventana como el ordenador, tiene ventajas.

    Ahora recuerdo que hablé sobre ello en ¿Por qué usar una calculadora?. De hecho, por el precio que tienen actualmente, casi que hasta amortizas el consumo de batería que pueda tener el móvil. Quiero decir, por 20€ tienes la necesidad resuelta.

  3. Yo debo ser de los raros.

    Mi primera calculadora, fue una CANON que ya lo fue de mi padre, típica (operaciones básicas, porcentaje y ya… ni cambio de signo tenía). Pero muy chula, de aquellas LCD que se iluminaban los números. El plástico parecido aún a la baquelita era negro y rugoso como simulando textura de piel, el frontal del teclado en una plancha de aspecto cepillado metálico (supongo que aluminio o quizás era acero) y las teclas muy bonitas en negro y naranja con números y símbolos en blanco o en negro (según el color de la tecla para contrastar). Era chulísima. Lástima que de algunas pocas caídas que tuvo terminó rota. Me gustaría haberla conservado funcionando.

    Luego tuve una sin marca conocida, de las de bolsillo de verdad. Finísima que funciona con dos pilas de botón pequeñísimas durante muchos años, en su fundida sintética simulando de piel marrón. Esa sí la conservo aún, y funciona. Ya era de LCD líquido y en positivo. Esta creo que fue regalo obsequio de una de aquellas «invitaciones» que hacían para vender enciclopedias con la vajilla yo que sé qué más.

    Luego ya en época de instituto, la calculadora CASIO era la legión claro está (y yo ya lo llevaba de años en la muñeca como reloj, pero que oye, que en calculadora… pues no se dio el caso). Pues nada, que se cruzó una Texas Instruments Fx-86 u 87 solar, no recuerdo bien… muy chula y competente. La tengo… pero algo raro le pasó tras años de poco uso, que no termina de encenderse bien los segmentos del LCD cuando le da la luz. Ya probé a dejarla horas con buena luz solar, pero no parece que fuera por eso. Y esa sí sé que no sufrió caídas ni nada raro. Simplemente la guardé y ya está.

    Luego ya por cuatro necesidad, capricho y tontería si cayó una CASIO SL300lu solar de bolsillo, con cálculos de tiempo. Y… un día a mi padre, se le antojó al verla por ahí hace unos años, y apareció por casa… ¡con otra Texas Instruments científica! que esta no recuerdo ahora de cabeza el nombre, pero ya es más avanzada, creo que de casi de estas FX991 o casi. No sé por qué, supongo que la vio y le gustó, porque necesitarla… mmm, no. Pero esta no es solar pura, sí tiene la pila de botón de reserva y reemplazable. Eso sí, en contraste y visión de la pantalla sobre todo con luz suave en interior, es mucho peor que en todas las demás. Ya miraré el modelo concreto y os lo comento.

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Pues fíjate que llevo unas semanas dándole vueltas a algo de lo que dices Alejandro. Estoy tan centrado en las calculadoras Casio, a diferencia de tu, desde niño tuve una Casio heredada, y aunque usé una Sharp de mi abuelo, fue más como juego, el caso es que pensaba en calculadoras científicas y solares de otras marcas, rivales de las Casio ClassWiz fx-991SPX. Y bueno, empecé a mirar, y realmente la lista en cuando a calculadoras científicas solares, más o menos básicas, me dejó alucinado:
    – Canon F-789SGA
    – Citizen SR-270X
    – Hewlett Packard HP 300s Plus
    – Sharp EL-W506
    – Texas Instruments TI-34 MultiView

    Veremos si al final puedo hacerlo, me apetece comparar sobre todo como trabajan unas y otras.

  5. Lo primero, ¿qué hacía yo hablando de calculadoras a las tantas?? xD

    Bueno, lo que decía que lo he mirado:

    -La HP científica que compró mi padre que comenté:
    Más por capricho que por otra cosa, es la HP 300s+.

    -Mi Texas Instruments científica, la que no termina de resucitar en condiciones:
    Es la TI-36x Solar (como la de esta foto [URL]https://pim-resources.coleparmer.com/item/l/texas-instruments-ti-36x-pro-scientific-calculator-solar-powered-1731106.jpg[/URL]). Una buena máquina, aunque a mí al menos tras años guardada sin más, pues eso, que el LCD no saca todos los segmentos, no sé por qué. Funcionar, en sí, sí funciona y hace lo cálculos.

    Y ya de paso, he mirado las demás que se me pasó comentar que tengo por ahí y que no comenté:

    -La agenda electrónica noventera y de principios de siglo, una Lexibook PC256I Organizer:
    Que entre otras cosas, es calculadora, conversor de divisas… la tengo sin pilas, va con dos CR2025 si no recuerdo mal. Seguro que funciona, pero con ese tipo de pilas que no recuerdo que use ninguna otra cosa en casa (2032 sí) siempre termino posponiendo la curiosidad de ponerla en funcionamiento otra vez.

    -La indestructible bestia de oficina y de contabilidad: Adler 121PD.
    De una vieja oficina que iban a remodelar en un viejo curro. Iban a tirarlo y renovarlo todo, así que de todas formas, nos dijeron a los trabajadores que si veíamos algo que nos gustara podíamos llevárnoslo. Total que no vi otra cosa con los compañeros que fui a chafardear tras acabar el turno, y me la llevé. El cacharro es de aúpa, alimentada a corriente, la carcasa entera y de buen aspecto pero del beige original había pasado a un tono vainilla del sol que le habrá dado por ventanales durante años y años… está bonita, pero eso, se veía que había pasado sus buenos años de trabajo duro. El teclado también muy entero -y mecánico- y las teclas con una tonalidad uniforme también con un toque como cremoso por el sol, pero sin llegar a verse feo. La única parte fea es un recuadro justo en la tapa superior por delante de por donde sale el papel, supongo que por igual mucho tiempo tendría algún tipo de etiqueta ahí o chuleta con algunas indicaciones y claro, al no dar el sol en ese recuadrito pues está en su color original. Pero entre la curiosidad y que su LCD es del tipo que comenté de la CANON aquella que se le iluminan los números (me chiflan esos LCD, tanto en calculadoras, como en cuadros y equipos de radio de todo tipo, de sonido del coche…), me la llevé a ver por dónde salía la cosa… por todo, pues lo que más esperaba es que no funcionaría o fallaría más que una escopeta de feria.

    Pero al final me quedé con ella. La dejé bien limpia lo primero, la enchufé ¡y funcionaba y funciona a la perfección! <3… El problema entonces era que no podía dejarla en mi mesa sin más, me comía demasiado espacio (y mientras no la usara, ¿polvo? ni hablar). Así que se me ocurrió: cabía en el cajón de mi mesa escritorio los justo a lo largo y ocupando digamos la mitad del espacio a lo ancho. El conector del cable para la corriente que sale por detrás no tropezaba ni se quedaba doblado de mala manera con el fondo del cajón. Así que cuando estoy en mi mesa y necesito una cuenta rápida (y hasta con el papel con las operaciones), solo tengo que abrir el cajón como una especie de bandeja de la mesa para el teclado del ordenador pero con una calculadora tremenda que hay ahí dentro, clic en su interruptor lateral para encenderla y apagarla, y a funcionar… que hasta queda a la altura justa para verla bien y darle al teclado. xD

    La chiquitaja de bolsillo no tiene marca visible de fabricante ni por fuera… ni por dentro que haya podido verle. Está sin pilas (se las he quitado de paso, lleva dos SR 1130). Aunque está reluciente.

  6. He enviado un mensaje, y «se ha perdido». En fin, lo que decía:

    Que acabo de mirar para responder lo que dejé en el aire (¿qué hacía yo hablando de calculadoras a las tantas de la madrugada?? xD), y la HP que decía que compró mi padre por capricho es la 300s+. Tú dices básica, para mí ya es un monstruo. xD

    La que hizo todo el instituto conmigo, la Texas Instruments Ti-36x Solar. Que es la que no acaba de resucitar el LCD en condiciones (no enciende algunos segmentos, no sé por qué… funcionar, funciona, eso sí). Es como la de esta foto [URL]https://pim-resources.coleparmer.com/item/l/texas-instruments-ti-36x-pro-scientific-calculator-solar-powered-1731106.jpg[/URL].

    Y ya he mirado también a ver más en concreto que tenía que no comenté:

    -La chiquitaja de bolsillo tamaño tarjeta de crédito:
    Sin marca de fabricante por fuera.. ni por dentro. Usa dos SR1130 que le he quitado (agotadas desde a saber cuándo, pero sin sulfatar). Está reluciente.

    -La agenda electrónica de finales de los 90 e inicios de siglo:
    Lexibook PC256I Organizer. Sin pilas (y usa dos CR2025 nada menos). Que entre todo, también una de sus funciones principales y destacadas en el teclado es la de calculadora y conversor de moneda.

    -La bestia contable y de oficina:
    Adler 121PD. Acabó en mis manos por curiosidad en un antiguo curro que iban a reformar de arriba a abajo una de las oficinas, y como iban a tirar todo de todas maneras avisaron a los trabajadores que si veían algo que les interesara que eran libres de llevarse lo que quisieran. La vi que esperaba que no funcionaría o que fuera una escopeta de feria… teclado mecánico, la carcasa sería en su día entre gris claro y beige, pero estaba color vainilla de a saber cuantos años darle el sol en las mesas donde las usaran. El teclado igual con cierta tonalidad uniforme hacia ese tono, pero en general bonita y uniforme… ¡y tenía el LCD del tipo de aquella CANON, con los números luminosos!
    La limpié en casa lo primero, la conecté a la corriente ¡y funcionaba y funciona a la perfección! Para que mientras no la usara no acumulara polvo, se me ocurrió una idea: entraba a la perfección en el cajón de mi mesa de largo, y ocupando la mitad a lo ancho. Así que ahí se quedó, perfecta. Cuando estoy en la mesa y necesito una calculadora rápida a mano abro el cajón como si fuera una bandeja de teclado, y queda en la posición perfecta… clic al interruptor lateral para encenderla, y a funcionar. Y con su rollito de papel por si hace falta un día las operaciones en el papel. ¡Más chula que un ocho! xD

    Hablando de oficina… tengo aún pendiente pasarme por una de las papelerías especializadas gordas de mi zona en cosas de oficina. A ver si tienen la grapadora El Casco… que desde que vi tu entrada, se me quedó encaprichada. Y hace poco necesité de una buena grapadora, y la más grande que tenía por un cajón me hizo sudar tinta. Además de que es bonita la jodía, tan industrial y nostálgica para los que la hemos visto prácticamente en todos lados, despachos, salas y mesas de profesores, oficinas… e indestructible.

  7. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Pues no sólo hablando de calculadoras a las tantas, sino que casualmente, coincidimos con la HP 300s Plus.

    Las agendas electrónicas de los 90 eran una maravilla. Lástima que nadie se haya decidido a adaptar esa filosofía con la tecnología actual.

    Es curioso, pero en los aparatos antiguos se repite una palabra con frecuencia. Durabilidad. Nada que ver con lo que tenemos ahora.

  8. Ah, pues entonces ya lo sé para otra cuando meta una URL. xD Si quieres borra el que más coraje te de, porque son casi idénticos.

    Mi agenda a veces he pensado en darle uso, para algo en plan «ni en papel ni con acceso a Internet». Pero no recuerdo si la memoria era persistente (ROM) o si se borraba al quedarse sin pilas. Ni tampoco lo que le duraban estas aún estando en reposo o apagada. La verdad es que la usé poco, me llegó como regalo (con su cable de conexión de jack ¿2,5 mm podría ser? a puerto serie… que tampoco sé donde iría a parar), y al poco quedó relegada al cajón. Y sin saberlo, la verdad es que duele un poco comprar y estrenar dos CR para averiguarlo, que tampoco es de la medida de aparatos que sí uso más y que usen esa medida de pila CR.

  9. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    ¿Es una cuestión interesante Alejandro, porque no hay pilas tipo botón CR recargables, igual que las hay en las normales tipo AAA? Como divertimento estará bien que le pongas pilas y la pruebes, pero para mi tiene un gran problema. El papel siempre está accesible, con o sin aparato. Es muy compacto y ligero y fácil de ampliar. Un gadget electrónico debe sacar partido a la tecnología, por ejemplo sincronizando con el PC u otros aparatos. Pero claro, todo ha cambiado tanto que es como mi PocketViewer, como capricho y frikismo está bien, pero no sincroniza con Bluetooth con el móvil, ni por WiFi con el PC… Al final son avances que tenemos ahora y que son muy ventajosos.

  10. Ayer de compras rápidas en el Alcampo (ya comenté ayer por otro hilo que compré finalmente la Fx-991SP X II) vi los blister de dos pilas CR2032 Duracell a precio razonable (menos de 3 euros) y compré de recambio para un par de mandos en casa que ya le tocan, y de paso para salir de dudas con la agenda electrónica Lexibook (no eran CR2025, va con dos CR2032).

    Duda resuelta: no, la memoria no es ROM (persistente). Arrancó sin problemas y en el idioma por defecto (en inglés), pero por lo demás agendas y todo inmaculadamente vacías de cualquier registro. Mala cosa, en mi opinión que no recordaba, a mi ver le resta bastante utilidad.

    Tengo que irla trasteando un poquito a ver si recuerdo cosillas. No recordaba que su luz (fija o apagada, mediante un digamos «shift» y la tecla que tiene la luz como segunda función) es tipo EL, verde casi azul. Se ve estupendamente la verdad. Ni que tenía ajustes de contraste de la pantalla de matriz de puntos. La pantalla es un poco más de la mitad de la calculadora HP 300S+, en monocromo (negro no azul). Se ve similar, pero un pelín más nítida en el ajuste de constraste adecuado.

    La he puesto en español, en hora (y en 24 horas, por defecto en AM/PM), la fecha en DD/MM/AA y día de la semana que sale entonces tras todo eso, en tres letras. Y le desactivé rápido los tonos, que resulta gracioso el «bip» a cada pulsación de una tecla, pero en un ratito estás ya del pitidito hasta los… xD

    El manual no recuerdo dónde andará. Pero me parece que lo busqué hace tiempo en la red y lo encontré en inglés. De momento trasteando iré averiguándole funciones. De momento calculadora con operaciones básicas, porcentaje con hasta 12 dígitos y las típicas M+ M- y MR (en funciones de tres teclas del teclado alfanumérico eso sí). Lo demás, Listín Telefónico (ya tenía para guardar campo de correo electrónico y el teclado soportaba la arroba), Calendario con recordatorios, Notas (que no recordaba que parecen muy enfocadas a usar como lista de tareas porque lo primero que pide cada entrada es registro de fecha), función financiera para un registro de gastos e ingresos, y un conversor de divisas (ya venía el símbolo del euro presente en la tecla así como en el teclado alfanumérico, pero no con la función sólo cerrada al euro-pesetas, es para más divisas) y reloj mundial. Ya lo demás son funciones secundarias en algunas teclas, como la alarma, para el ajuste rápido DST y el formato 12h/24h, la luz y algo que no recuerdo como era que está indicado con el icono de una llave (de las de puertas y candados, no inglesa).

    Toda la información que se guarde, con límite hasta los 256 Kb de memoria en conjunto claro. Pensando en sincronizarse con el ordenador con su cable asiduamente tras cambios, que si no de quedarse sin pilas, ¡pluf! se esfuma todo.

    Queda más que nada como curiosidad. Si la memoria fuera ROM, pues todavía sí podría resultarme más útil para algo más que como calculadora. Tiene guasa que todavía a día de hoy, en muchos dispositivos a los fabricantes les duela incorporar memoria ROM en vez de volátil: en receptores de radio digitales para no perder las presintonías y algún ajuste si lo tuvieran, en calculadoras sobre todo programables pues sería otro gran punto. Ya no debe ser algo tan, tan caro ni prohibitivo. Es un mero chip más en la placa, y además enano, pues para muchas de estas cosas pues ya ves tú la capacidad que han de tener, de risa.

    En mi bazar favorito tienen todavía dos cacharritos de estos, Sharp Memo Master (no reíros con el chiste fácil), de 256 Kb como mi Lexibook. Que viendo las que salen por la red, pues entiendo que es de la época de la mía. Tenía cierto gusanillo al verlas de picar con una. Pero me da que para al final acumular, mejor no. Es que cualquier calculadora que aún tienen expuesta que si no son clásicas poco les faltará, se termina usando más que un cacharrito de estos. Ahora mirando para atrás, tampoco puedo evitar pensar la de recursos desperdiciados en tantos de estos aparatos que se fabricaron.

    Hay que ver la de cacharros electrónicos que salieron durante los 90 «para facilitarnos y agilizarnos la vida y que superaban a otros métodos cotidianos». Pero muchos; como estas agendas; me parece que al final no triunfaron tanto y al poco quedaban relegados en algún cajón por estas realidades: memorias volátiles en cuanto se quedaran sin pilas, cuando no igual un consumo desmesurado de éstas. Y que al final como practicidad y velocidad en la práctica, como la agenda y notas que uno lleve asiduamente con su lápiz y boli sin que sean un caos, es algo muy difícil de superar.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Ya te lo he dicho algunas veces Alejandro ese bazar de cabecera tuyo me da mucha envidia. Es como JM García pero en presencial, como si fuera un retazo de lo mejor de cada tiempo.

    Las Sharp Lexibook tuvieron mucho éxito tras la caída de las agendas electrónicas, eran baratas y eso las hizo resurgir gracias a la marca japonesa. Aún se pueden encontrar en eBay, y sino me la he comprado es justo por lo que explicas, las pilas de botón que me rechinan. Un dispositivo así tendría que poder montar al menos pilas AAA, dar la posibilidad de usar recargables como ocurría con las Casio PocketViewer.

    Hoy día es verdad, 256K dan risa, pero a mi aún me sorprende la cantidad de información textual que cabe en ese espacio.

  12. Ese local es una joya. Me gustó ver que en la pandemia, la gente hacía cola. Su clientela la tiene. Igual llegamos alguno de nosotros y nos llevamos una reliquia, que la gente se apaña sus pilas de los mandos, o les hacen limpieza de los que tienen (también lo hacen), que el que le da alguna cosilla de radiocontrol también tienen cosillas, otros regales, que si los despertadores (ahora mucho Sami y Timemark, también bastante CASIO aún tanto analógico como digitales), auriculares de todo tipo, pilas y cargadores, calculadoras (CASIO la inmensa mayoría, aunque alguna Sharp del tiempo de las conversoras de euro a pesetas aún hay, alguna y china también)… entre un poco de variedad de receptores de radio (de nuevo tras la mayoría, todo China, y los Panasonic, SONY y Grundig que hay actuales, también hechos allí) y algunas cosillas más: binoculares, brújulas, lupas (chinas de nuevo), básculas electrónicas portátiles, memorias USB, relojes para ciegos…

    Ah y si entras dentro claro, ya según temporada: calefactores o ventiladores, relojes de pared varios, algunas navajitas, y regalos desde en forma de mecheros, portapuros y petacas, cachimbas (son legales, no están a la vista… hay que mirar para arriba para verlas, que son de las grandes xD), hasta algunos bolígrafos y plumas, llaveros, y alguna cosilla chula como las agendas Sharp o según lo que hayan ido pidiendo y trayendo, más correas de recambio de casi todo tipo para relojes y de los propios CASIO, algún aparato con cassette o tele de tipo portátil de unas 10″ de pantalla con lector de DVD y CD (lástima que no TDT ni TDT-2), algunos accesorios de hoy como «powerbanks», mandos a distancia auxiliares de televisor, audio y aire acondicionado…

    Vamos, los bazares que conocimos. Pero que entramos hoy o paras más de un rato a echar un vistazo a ver qué hay de nuevo, y viajas a la infancia. Y si pillas a un «milennial» o «generación Z» que vaya empanao con el móvil, y cuando pase por delante de la entrada del local le pegas un empujón para dentro, lo desubicas en espacio-tiempo. xD

  13. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Se nota que a los dueños les debe gustar el mundillo Alejandro. Saben el producto que deben traer, renuevan exposición dependiendo de la temporada… Creo que la crisis de los bazares vino porque ninguno hacía eso. Al final comprar en Aliexpress y venderlo en una tienda al triple del precio no tiene ninguna gracia. La gracia es escoger esos productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *