El lumen en los relojes

Se dice que los adultos a veces nos comportamos como si fuéramos niños, no podría decir si en general es una afirmación cierta, pero hablando por mí, creo que acierta. Más bien diría que a algunos adultos nos encantan cosas que también nos gustaban de niños. Relacionado con ello, y por supuesto con la relojería, hoy hablaré de fosforescencia, o sea de lumen y de componentes luminosos.

Tengo recuerdos muy vívidos de cuando había pegatinas o adhesivos que contenían un material luminescente. Encendías la luz, o excitabas sus partículas con una linterna, y al quedarte a oscuras la veías brillante durante unos minutos, menos de una hora típicamente. El efecto era impresionante para un niño, algo que emite luz sin necesidad de electricidad ni combustible, sólo devolviendo los electrones que había capturado. Era el sulfuro de cinc, un componente fosforescente de producción barata y que todavía se sigue utilizando, pero que en aquel entonces se aplicaba también a los relojes.



Inicialmente los relojes no contaban con luminescencia, era una característica que al no existir, tampoco se había considerado de utilidad. Sin embargo, a raíz de los relojes pulsera, que permitían una mayor libertad de movimientos, en entornos militares y tácticos empezó a surgir la necesidad de poder consultar la hora en la oscuridad. Así empezó a usarse un compuesto radiactivo a base de radio, y que se convirtió en bastante popular desde 1900 hasta 1950. Por sus peligrosos efectos para la salud, fue prohibido a partir de 1970.

En Japón había un señor llamado Kenzo Nemoto que trabajaba como contratista para el ejército, proporcionando luminescencia a los relojes de los buques, submarinos y aviones, y que en 1948 fundó la Photo Chemical Laboratory que a partir de 1962 pasaría a llamarse Nemoto & Co., Ltd.. En 1973 desarrolló el pigmento GSS con la tecnología del sulfuro de cinc, pero mejorado. Es decir, más o menos lo mismo que tenían los adhesivos de niño.

No es hasta 1993 que Nemoto & Co. desarrolla la LumiNova®, un compuesto a base de aluminato de estroncio que dura y brilla unas 10 veces más que el anterior. En 1994, Seiko licencia la LumiNova para sus propios relojes, bautizándola como LumiBrite. En 1998 forman una joint venture con RC-Tritec AG y empiezan a vender la Super-LumiNova o Swiss Super-LumiNova® que es la que utilizan la mayoría de fabricantes.

Por tanto Luminova y Super-LumiNova son esencialmente lo mismo, pero fabricado en países diferentes, y comercializado por diferentes empresas. En cuanto a los grados, RC Tritec ofrece la SuperLuminova en tres versiones (estándar, A y X1), ofrecen rendimientos que hasta un 60% mejores, son básicamente una diferencia de pureza.

Las sales de aluminato de estroncio, suelen ir dopadas con otros elementos químicos, como el Europio, si bien la clave del proceso, o sea lo que se puede patentar es la forma en que se cristalizan, y como se obtienen las diferentes tonalidades. Por tanto ya hablemos de NeoBrite de Casio, de Chromalight de Rolex, de Super-Luminova de RC Tritec, todas ellas tienen la misma base.

En cuanto a los colores es importante destacar que como el ojo humano no percibe todos los colores con la misma intensidad, el brillo relativo es diferente. A igualdad de energía, el blanco siempre se verá más luminoso que el rojo. Es algo fácil de comprobar, si os fijáis en un semáforo, aunque todas las luces son del mismo tipo, el rojo se ve menos intenso que el amarillo auto, y éste menos que el verde.



Otro aspecto de consideración en cuanto a luminosidad y duración, es la forma en que se ha aplicado. Evidentemente cuantas más capas de esa pintura fosforescente se aplique, mejor luminosidad y duración se obtendrá.

Hoy en día, aún me sorprendo muchas veces mirando la esfera luminosa de un reloj cuando entro en el portal de casa. El lumen, que se ha cargado a tope gracias a estar expuesto a la luz del exterior, lo vemos como empieza a iluminar la oscuridad.

10 comentarios en “El lumen en los relojes”

  1. Guti buenas,

    ¡Impresionante¡ muy instructivo la verdad.

    Por cierto Guti, una pregunta los relojeros tienen que tener una certificación especial para abrir relojes relumeados mediante el compuesto radiactivo a base de radio???

    Por otro lado, te has olvidado de mencionar que existe la opción del tritio, con tu permiso pongo una explicación de la Wikipedia que lo explica muy bien:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Radioluminiscencia

    Actualmente, el tritio es el único radioisótopo permitido como fuente de luz radioluminiscente para uso comercial. Se utiliza en caras de reloj, visor de armas, y la señalización de salidas de emergencia. El gas tritio está contenida en un pequeño tubo de vidrio, cuya superficie interior está recubierta con fósforo.Las partículas beta emitidas por el tritio chocan con las moléculas de fósforo y producen fluorescencia, la emisión de luz, generalmente de color verde-amarillento.

    Se utiliza el tritio porque se cree que representa una amenaza insignificante para la salud humana, a diferencia del radio, la fuente radioluminiscente que se utilizó anteriormente y que resultó ser un riesgo radiológico significativo. Las partículas de baja energía de 5,7 keV emitidas por el tritio no pueden pasar a través del tubo de cristal que las encierra. Incluso si pudieran, no son capaces de penetrar la piel humana. El tritio sólo representa una amenaza para la salud si se ingiere. Dado que el tritio es un gas, si se rompe un tubo de tritio, el gas se disipará en el aire para diluirse a concentraciones seguras.

    El tritio tiene un período de semidesintegración de 12,3 años, por lo que la luminosidad de una fuente de luz tritio se reducirá a la mitad de su valor inicial en ese periodo.

    Lo utilizan fabricantes como Luminox,Marathon o Traser entre otros. Yo tengo un Luminox XS3001 como bien sabes y en ambientes nocturnos es una maravilla. Es mas hace poco he añadido a mis llaves un deposito pequeño con una barra de Tritio su interior a modo de llavero para saber donde se encuentran mis llaves.

    Gracias.

    Un saludo.

  2. Me sorprende que el radio se haya prohibido tan tarde… ¿En 1970, ni más ni menos? No se para qué esperaron tanto.

    Nunca he visto un Luminova en rojo, ¿existe alguno? Estaría chulo verlo.

    A mí, al contrario que a vosotros por lo que veo, todos esos compuestos no me llaman la atención. Perdón pero… Donde esté un buen par de LEDs 😀 (y si pueden ser blancos, mucho mejor).

  3. Interesante pregunta dracxabi. Porque aunque el radio dejó de utilizarse hace más de 50 años, su periodo de semidesintegración es de 1602 años. Eso quiere decir que esos relojes siguen emitiendo radioactividad, y si se abren más aún. Hace unos meses lo comenté con mi relojero, y él lo que me dijo es que apenas le llegaban relojes así, pero que cuando le llegaban, salvo tener cuidado de no tocar el pigmento con los dedos, no tomaba ninguna precaución adicional.

    El tritio me gusta mucho, fíjate que cuando estudiaba aquello del agua pesada no le veía ninguna utilidad. El defecto que le veo es su período de desintegración tan corto. En 12 años brilla la mitad, y en 24 solamente un cuarto. Al final eso lo condena a tener que reemplazar los tubitos, cosa que no creo que sea fácil.

  4. Según la tabla si que hay Estacion Telegrafica, aunque como la luminosidad es baja, me imagino que es por eso que apenas se use. Yo personalmente tampoco he visto nunca. Aún así considero que como elemento «decorativo» para algunas zonas del reloj o de cualquier otra cosa, puede dar un contraste nocturno interesante.

    Para mi el atractivo del lumen es que no tienen una fuente de energía evidente. No como un LED o el Tritio. Capturan los electrones del ambiente, y los liberan gradualmente. Es una sensación como si fuera luz «gratis».

  5. Es verdad, estamos tan hartos del recibo de la luz, que ver luz gratis nos sabe a gloria… je je. A mí también me fascina el lumen, me recuerda cuando era niño y me tapaba en la cama para poder ver bien las manecillas y las horas del reloj que me regalaron en mi Primera Comunión. Me gusta también el doble led, como dice Estación Telegráfica, pero me tiene traumatizado el gasto de pila desde los relojes de cuando eramos niños y te comías la pila en un mes.
    En Trigalux tienen lumen naranja, no se si tendrán rojo. Seguro que sí.

  6. Se sorprende ESTACIÓN TELEGRÁFICA de esto jejejeje… pues los primeros y preciados revestimientos multicapa en lentes ópticas de objetivos de cámaras o prismáticos de los años ’60 y ’70, para mejorar la captación de luz, colores y contraste de la realidad reduciendo dispersión de la misma, reflejos o halos, que a grandes rasgos se llama mejorar el índice de refracción de las lentes a las que se le apliquen los revestimientos (en aquellos tiempos lo normal la frontal por el exterior, luego también por su lado interior y quizás alguna otra lente clave interna) también eran de material radioactivos, como por ejemplo el óxido de Torio.

    No es que sea tampoco algo escandaloso. Quizás un objetivo de esos emiten 3 muSv a la hora, vamos que para que te haga algún daño, quizás deberías tener pegado el cristal del objetivo al ojo (parte más sensible a radiactividad del cuerpo humano, el cristalino) unas 5000 horas al año para que te haga algo negativo, lo cual como normalmente el objetivo va en la cámara y hacia delante, pues fijaros de la «salvajada de peligro», que sí lo tendría supongo en la aplicación del revestimiento en la producción del mismo. Pero ahí estaba, y está la cosa (el que quiera, que busque por «objetivos radiactivos» por la red).

    Con el tritio y radio de los relojes, lo que sí he leído es que sigue siendo peligroso el contacto directo con la piel, el gas que pueda tener el reloj en la esfera, o que si se está descascarillando o dañado el recubrimiento, pues la partículas invisibles a ojo humano que puedan quedar suspendidas en el aire y de nuevo, en la piel, o respiradas…

    Y no os pongáis paranoicos. Que como dicen no pocas veces divulgadores de la ciencia, estamos rodeados de radiación, y no precisamente por las antenas wifi y de telefonía. Hasta una piedra en medio del campo y el planeta emite radiación (es curioso ver como lo detecta hasta una sencilla aplicación medidora de radiación para el teléfono móvil de tantas que hay). Con esto último, entenderéis quizás mejor la (exageradísima por otra parte) coña de la intro de ‘Los Simpsons’, jejeje.

  7. Se me olvidaba, en España hay hasta zonas, allá por tierras de Extremadura y Castilla y León sobre todo, en donde hay una radiación natural que sí conviene tener presente y por ello recomiendan ventilar bien la casa todos los días por la mañana para prácticamente anular sus efectos, que a largo plazo y por niveles a los que se pueden concentrar en estructuras como las de las viviendas de esas zonas sí que pueden provocar daños a medio y largo plazo. Y sin embargo, no es tan mencionada: se trata del gas Radón.

  8. A mi es algo que siempre me ha dado mucho respeto Alejandro. No sé si de manera fundada o infundada. Pero es ver el cartel de advertencia en las salas de radiología de un hospital, y ya me inquieta. Racionalmente sé que estamos rodeados de radiaciones, pero no sé… Si puedo evitarlo, lo evito.

  9. Hombre, en esos casos es que son equipos que tienen y pueden tener una potencia respetable. Y manejan desde rayos X, hasta a radiación nuclear en los TAC. Controlada claro, y que dosifican las sesiones aún así, pero que pueden dar una potencia notable.

    También tiene la advertencia por el láser hasta una unidad lectora de CD. No es que por verlo encendido o que incluso pases la mano te vaya a pasar nada, pero sí si igual lo miras directamente lo justo…

    Pero de lo que no vemos, cuando se informa uno un poco sí que acojona. Y no precisamente por el wifi o las antenas de telefonía (que cuanto mas pequeñas y numerosas sean, obviamente será mejor). Lo del radón es un ejemplo. Otro podría ser las zonas cercanas al Manzanares en donde aún hay índices de radiación notables de una fuga o vertidos que hubo hace la tira de años.
    Hasta un plátano emite algo de radiación, o una piedra del campo y no precisamente por centrales nucleares o ser de Chernóbil.

Deja un comentario