Landeron ha vuelto, aunque no de la forma que nos gustaría

La marca de relojes suizos Landeron tiene su orígen en 1873 cuando Charles Alfred Hahn y su hermano Aimé Auguste fundan la empresa denominada Hahn Landeron Frères. Dos años más tarde fallece Charles Alfred, ocupando su hijo Charles el puesto de gestión vacante. La empresa producía relojes (entre otros, un reloj de bolsillo automático patentado por el ingeniero austriaco August von Löhr).

En 1924 Charles adquirió las patentes «Monbrillant» de Anatole Breitling y comenzó a producir movimientos de cronógrafo con estas patentes. Al mismo tiempo, la división de creación de movimientos de la empresa se separó y se denominó Landeron, el nombre del lugar donde se ubicaba la empresa. Un año después se fusionó con FHF y dos años más tarde pasó a integrarse dentro de la empresa estatal Ebauches SA.

Landeron construyó varios movimientos de cronógrafo con rueda de pilares durante los siguientes 30 años, siendo la mayoría del diseño bi-compax «clásico». La Segunda Guerra Mundial convirtió a su calibre «39» en un vencedor que se vendió a los militares de ambos bandos. Se actualizó al «49» y, después de la guerra, finalmente al «52», el último cronógrafo de rueda de pilares que vendieron.

Suele decirse que el 52 estaba algo por encima del nivel de lo que Valjoux o Venus ofrecían por entonces, algo que tiene lógica considerando la larga trayectoria de Landeron en el desarrollo de cronógrafos por rueda de pilares (column wheel).

La contribución más importante de Landeron a la historia del reloj de pulsera cronógrafo fue la invención y la introducción del cronógrafo operado por levas (lever) poco antes de la Segunda Guerra Mundial. El funcionamiento deportivo del «47» que usaba tres pulsadores (uno para iniciar el cronógrafo, otro para detenerlo y otro para reiniciarlo), hizo posible una parada adicional. El «47» pronto fue seguido por el «48» de doble pulsador, que creció hasta convertirse en la familia de movimientos de cronógrafo más exitosa jamás producida, llegando a contabilizar más de 3 millones de unidades construidas. Por primera vez, puso un reloj complicado al alcance del hombre común, que, después de los horrendos tiempos de la guerra, quería permitirse un reloj elegante y, al mismo tiempo, utilitario. Muchos fabricantes de relojes satisfacen esta demanda con muchos cronógrafos asequibles de diseño similar, uno de ellos es LeJour.

El apogeo del cronógrafo fue claramente durante la década de 1950, cuando Landeron actualizó cuidadosamente el «48»; su versión estándar se convirtió en el 148 y, finalmente, en el 248. Algunas variantes incluían calendarios (187, 189) e incluso un «48» Rattrapante. Entre mediados de la década de 1930 y la de 1970 fabricaron más de 42 calibres de cronógrafo diferentes, incluidas variantes, suministrando más de 3,5 millones. movimientos a todas las casas señoriales de relojeros grandes y pequeños, incluidos nombres como Chronograph Suisse, Baume & Mercier, Breitling, Heuer, Rolex, Rotary, Wakeman y Zenith. Casi todos los relojeros del país utilizaban sus movimientos.

Landeron ha vuelto, aunque no de la forma que nos gustaría

En la década de 1960, Landeron produjo el primer movimiento eléctrico suizo, Cal. 4750. Presentaba una rueda de equilibrio a batería en lugar de un muelle real. En 1970 la marca cesa toda actividad. Valjoux adquiere Venus SA, quien continuó produciéndolo como su 7730.

Así transcurre el tiempo hasta que descubro la web landeron-swiss-movements.com, propiedad de la firma alemana Depa Luxury Distribution GmbH y de la marca Depa Swiss Movements que operando desde 2018 ofrecen los calibres:

  • Landeron 21: 3 agujas, fechador, cuerda manual con 17 rubís, 28.800 vph y 36 horas de reserva de marcha
  • Landeron 24: Clon de ETA 2824-2. 3 agujas, fechador, automático con 25 rubís, 28.800 vph y 40 horas de reserva de marcha
  • Landeron 36: Clon de ETA 2836-2. 3 agujas, fechador y dia de la semana, automático con 25 rubís, 28.800 vph y 40 horas de reserva de marcha
  • Landeron 73: Clon del ETA 7753. Cronórafo con fechador, automático con 27 rubís, 28.800 vph y 48 horas de reserva de marcha
  • Landeron 77: Clon del ETA 7750. Cronórafo con fechador y día de la semana, automático con 27 rubís, 28.800 vph y 48 horas de reserva de marcha
  • Landeron 97: Clon de ETA Unitas 6497. 2 agujas, segundero pequeño, cuerda manual con 17 rubís, 21.600 vph y 40 horas de reserva de marcha
  • Landeron 98: Clon de ETA Unitas 6498. 2 agujas, segundero pequeño, cuerda manual con 17 rubís, 21.600 vph y 40 horas de reserva de marcha

Hasta aquí todo parece estupendo, una marca legendaria que ha vuelto gracias a otros dueños y que hacen calibres suizos compatibles con el estándar de facto. Si bien la verdad no es tan romántica. Al igual que hacen Valanvron y otras marcas de «ebauches», lo hace la nueva Landeron, es decir, Depa Swiss, es comprar calibres chinos de Tianjin Seagull Watch Group, Shanghai Watch Factory o Liaoning Peacock, transportarlos a Suiza, revisarlos, decorarlos y conseguir que un 60% del coste sea suizo, y entonces venderlos como Swiss Made.

Así el Landeron 24 es un ST2130/TY2130; el Landeron 36 un ST2100/TY2100; el Landeron 97 es un ST3600/TY3600; y el Landeron 98 es un ST3620/TY3620.

Landeron ha vuelto, aunque no de la forma que nos gustaría

16 comentarios en “Landeron ha vuelto, aunque no de la forma que nos gustaría”

  1. Sorprende que este tipo de maniobras se den por buenas para obtener el sello suizo, aunque por otra parte también dice mucho a favor de la relojería china y su potencial a futuro, me pregunto hasta donde podrán llegar, si llegaremos a ver calibres y complicaciones de lujo a precios de mortales.

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    El tema del Swiss Made, igual que el de cualquier otro «Made in» es muy difícil de regular en este mundo global donde la mayoría de industria y de materias primas vienen de China, jostma. De hecho Swatch Group y por tanto ETA tienen factorías también en ese país. Establecer un 60% del valor a priori tiene sentido, pero como vemos, hecha la ley, hecha la trampa. Es cierto que Valanvron y otras similares no les fue demasiado bien, porque si lo pensamos no están añadiendo ningún valor al calibre.

    Llevados al extremo puedo coger un calibre chino, y llevarlo a suiza donde un trabajador lo va a mirar durante 20 minutos sin hacerle nada. Si el calibre chino me ha costado 30€, y el sueldo suizo tiene un coste de 100€/hora ya he «generado» el 60% de valor en suiza. Ya es un calibre Swiss Made. Ahora encargamos a una fábrica china el desarrollo completo del reloj a otros 30€, lo mando a suiza y el mismo empleado lo ensambla y se lo queda mirando 10 minutos más, ya tenemos un reloj Swiss Made con un calibre Swiss Made.

    Le proporcionan un control de calidad y una decoración, pero eso mismo se puede llevar a cabo en China. Estoy seguro que un buen Seagull ST21, Peacock SL3000 o un PT5000 con un buen control de calidad quedaría muy cerca de un ETA 2824 estándar por una tercera parte del precio. En efecto demuestra lo lejos que han llegado los chinos a la hora de copiar, algo que ya nos imaginábamos, pero es que con los últimos calibres de Hangzhou Watch Company que son un desarrollo propio, han subido el listón considerablemente.

  3. Gran descubrimiento, es de agradecer que estas cosas se publiquen, porque es algo que muy pocos saben y que debería ser de conocimiento público. Por eso blogs como este hacen un gran servicio público (que por desgracia pocos te agradecerán).

    Una pena lo de Landeron, una marca que además tiene una gran musicalidad en su nombre. Pero también un ejemplo de lo que es la relojería (y en general el mercado de bienes y consumo) actual. Cuando descubramos que Skmei le hace los módulos a Casio será ello.

  4. Cesar José Maestre Gómez

    Es una pena… es lo que tiene esta economía tan globalizada de estos tiempos. Aunque me gusta mucho el enfoque que le da el señor Guti, que piensa que los chinos pueden mejorar mucho sus propios productos y darnos a nosotros un buen reloj a un gran precio y que pueden ser comparables con otros calibres de más renombre. Un saludo

  5. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Son cosas que cada vez abundan más Berta Snider. Copian el modelo de Valanvron, pero dándole vistosidad gracias a un histórico de la relojería como es Landeron.

  6. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Así es Cesar José Maestre Gómez, es la esperanza que tengo, que los chinos sigan mejorando para darnos calidad a un precio razonable. Pero también reconozco que a medida que vayan obteniendo reconocimiento probablemente aumentarán precios, aunque espero que ese aumento quede por debajo de los suizos y los alemanes.

  7. Buenos días Javier y resto de amigos.

    Gracias por la información, esto demuestra en parte como el nicho de relojes automáticos funciona y como el swiss made no puede ser un valor añadido que duplique o triplique el precio de un reloj.
    Por otro lado, salvando las distancias, es lo mismo que hicieron multitud de marcas en España: comprarlo fuera, ajustarlo, montarlo y distribuirlo en España. Eso sí, el made in swiss vende, el made in china no.
    Yo no tengo fe en nuestros amigos chinos en el tema horologico: sus estándares de calidad son bajos, su innovación muy limitada ( centrada en costes bajos más que en avance tecnológico), el pastel de los relojes es muy pequeño.
    ¿Por qué las empresas chinas no han desarrollado? Reloj solar, radio controlado, autonomía de batería 10 años… Por que ellos solo quieren beneficios a corto con su inmensa capacidad de producción Horologica.

    Es una opinión. Feliz domingo amigos.

  8. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Por más que grupos como Festina se empeñen en negarlo, si hay un nicho de relojes que tiene futuro, aunque parece lo contrario, son los mecánicos. Relojes de cuarzo que similares en mecanismo, sólo aportan una mayor autonomía sobre los smart tienen los días contados, mejor dicho, los años contados.

    Pienso que cuando el «Made in» se hace con ética no tiene nada malo. Pero el caso de Landeron va más allá, intentan maquilla la verdad, hacer pasar un Made in China por un Swiss Made.

    En relojes de cuarzo los chinos están muy atrasados, en cuanto a solares los únicos que he visto que se salvan usan módulos Seiko. Pero creo que si hay demanda, eso llegará.

  9. Sí Cesar José Maestre Gómez, Guti es un soñador que sigue creyendo en cuento de hadas y que los chinos nos pueden arreglar el mundo gratis a costa de sus bazares de objetos de usar y tirar.

  10. Gran información Guti, gracias amigo.
    Definitivamente los automáticos chinos están ganando terreno, cada día que pasa, la gente valora más la manufactura china y esto ocasiona lo que comentas de esta marca en este artículo.
    Te mando un abrazo a tí y al Foro.

    «Los perros ladran Sancho, señal que estamos cabalgando»
    Bye.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    No digo que nos vayan a hacer el favor ElTrollDeSiempre, digo, y ya se están dando cuenta de ello, que si quieren seguir vendiendo tienen que ir aumentando la calidad. Al final las cosas europeas y estadounidenses están cada vez más cerca de las chinas.

  12. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Bonita cita de El Quijote RICARDO. Me gusta lo que has apuntado, en el fondo que haya empresas que hagan negocio remarcando y poco más productos chinos se debe también a que hay mucha gente que infravalora la industria china, y luego ven un Swiss Made y se le van los ojos. Que existan este tipo de empresas es también por culpa de los consumidores.

  13. Buenas noches Javier, Ricardo y participantes de la bitácora.

    Creo que existe una absoluta desinformación respecto a los movimientos, creo ( soy un completo iluso) cuando veo un swiss made a un tal Hans con lupa relojero montando pero va a ser que no.
    Claro que le queda margen a la Horología y la automática está un peldaño por encima del cuarzo en cuanto a su supervivencia. Por motivos de mercado…. Así que tenemos aficionpa rato.

    Pd. Muy buena frase Ricardo.

  14. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Esa imagen que mencionas es muy buena Sergi y se repite en muchísimas marcas. En el fondo la culpa vuelve a ser nuestra, pensamos que un calibre ensamblado a mano será mejor que uno que han montado robots, y no es cierto. En general una máquina es mucho más precisa (y más barata que un humano). Los Rolex se hacen en cadena, igual que los Porsche. Donde interviene un humano es dónde una máquina no puede hacerlo: control de calidad fijándose en cosas que un robot no puede.

  15. Llegando tarde al debate, dejo esta pregunta.

    Los movimientos de estos relojes Landeron son de diseño suizo y de fabricación china. Por arte del birlibirloque que reza «el 60% del valor», pasan por ‘Swiss Made’ gracias a que en Suiza a los movimientos se les añade decoración, son inspeccionados, posiblemente regulados, etc.

    Ahora bien, supongamos que los movimientos utilizados en esos relojes Landeron en vez de ser clones ‘made in China’ de calibres de ETA son clones, también ‘made in China’ de calibres japoneses. ¿Podrían optar al sello ‘Swiss Made’, ese que evoca, como dice @Sergi, «a un tal Hans con lupa relojero montando»? Pues a lo peor, sí.

  16. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Me imagino que sería posible un relojista. Los chinos ya tienen clones de Miyota, algunos de ellos incluso con mejoras que la propia Citizen no ha introducido como la parada de segundero, o complicaciones tipo indicador de 24 horas, día de la semana en subesfera etcétera. Son los conocidos DG28/NN28 que se pueden comprar a menos de 20€ precio al pormenor. Intuyo que su bajo precio es lo que hace que no les compense la operación, pero sería igualmente posible.

Deja un comentario