Camisetas personalizadas

Hace unos días que navegando por la web me encontré con Printful una empresa que ofrece prendas customizadas, en concreto camisetas para personalizar. Eso me recordó a cómo desde hace años se está intentando vaticinar el fin de la fotografía, algo que no ha ocurrido, diría que más bien al contrario, sino que ha cambiado o se ha adaptado.

Hemos visto como el primer paso fue la impresión de lienzos que imitaban cuadros, tazas de café o cojines. Cosas que hasta hace bien poco, se tenían que hacer de manera presencial en comercios especializados. El siguiente paso estaba claro, hacer eso mismo pero online, de manera digital sin necesidad de desplazarnos. En ese sentido los de Printful que mencionaba también imprimen posters, bolsos, mantas, libretas, adhesivos, etcétera. Pero lo que me llamó la atención, es que lo han ampliado hasta llegar a la ropa: chaquetas, camisetas, gorras, polos, leggins, shorts, toallas, …

La idea es simple, pero me parece brillante porque al final la ropa es algo que siempre llevamos y siempre podemos disfrutar. Acompañado de ese dibujo que nos hicieron que tanto nos gusta, aquel libro que tanto disfrutamos, de aquella fotografía que siempre recordamos en nuestra cabeza, o simplemente de unas palabras que para nosotros están llenas de significado.

Camisetas personalizadas

Los precios son relativamente asequibles, partiendo de los 11,25€. A ese importe se le van sumando ampliaciones dependiendo de la prenda base que escojamos, o de si queremos agregar nuestro diseño también en la parte de atrás, o «customizar» las etiquetas interiores y exteriores.

Como se basan en impresión bajo demanda, nos deja subir nuestra imagen o guardar nuestra configuración, pero también reutilizar algunas de las ya existentes a modo de Clipart. Esto último es en mi opinión algo que mata en gran parte la virtud de este servicio, poder disponer de una prenda totalmente personal, y además única. Por supuesto podemos seleccionar entre diferentes colores base de la camiseta, así no nos ocurrirá eso de que el fondo del tejido mate el impacto de la fotografía o imagen. También cubren diferentes tallas, desde la XS hasta la 4XL.

Camisetas personalizadas

En cuanto a las imágenes que escojamos, permiten tanto que estén impresas (Impresión Digital Textil -DTG-) o bien bordado en pequeño sobre el pecho. El configurador es rápido y sencillo de utilizar, funciona en ordenador y en móvil, y al estar basado en front-end, no necesita que instalemos ningún software adicional en nuestro equipo.

Desde que cursamos el pedido hasta que nos llega a España pasan solamente de 2 a 5 días laborables de media, aunque si queremos, envían a cualquier parte del mundo. Considerando que el proceso de impresión ya necesita un par de días, se nota que el proceso está muy automatizado y optimizado. La mala noticia es que el envío no es gratuito, independientemente de cuanto sea el monto total. Hablamos de 3,69€ para el primer producto que pidamos y luego un suplemento de 1€ por artículo adicional.

Aunque desde su plataforma se dirigen principalmente al consumidor final, ofrecen diferentes integraciones listas para ser utilizadas (Shopify, Woocommerce, Magento o Prestashop) así como una API RESTful para acceder a sus servicios; de manera que así cubren la demanda de afiliados, revendedores y dropshippers.

Con sede en Estados Unidos, en Printful Inc dicen servir más de 1 millón de productos al mes (no solamente camisetas). Desde que empezaron en 2013, la cifra asciende a casi 35 millones de productos, contando con casi 2.000 trabajadores en todo el mundo; lo cual es una medida de su éxito.

Printful

4 comentarios en “Camisetas personalizadas”

  1. Buenas tardes D Javier y amigos.
    Interesante post, me ha traido a la memoria, los pulovers que llegaban en las manos de los familiares de cubanos residentes en USA, que viajaban desde Miami y Tampa a Cuba, para ver a su familia y ayudarlos economicamente, en los años 80s del siglo pasado. Los famosos «Viajes de la comunidad» le decian por aquel entonces.
    Ya existian alli servicios parecidos a este de ahora (Salvando las distancias), Personandose in situ te planchaban el pulover y este salia del aparato con letreros engomados con la frase o palabra escogida por el cliente. Era muy rudimentaria la impresión comparado con lo de ahora pero recordarlo da una idea de lo emprendedores que ha sido en USA siempre llevando progreso a cambio de sacar alante sus ideas y negocios.

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    En España hubo algo parecido a lo que cuentas que había en Miami ARB CuentaTiempos. Eran tiendas de camisetas personalizadas que te ponían unas letras o la foto que tu quisieras. Lo hacían con una especie de planta térmica, y claro, a los 10 lavados el dibujo se había ido casi por completo.

  3. Aquí en México vendían (creo que aún se venden), calcomanías que con la plancha se fijaban a la prenda y tardaban puestas unas 15 lavadas y tenían dibujos de todos tipos.
    Claro que la tecnología ha avanzado mucho y ahora hay impresiones extraordinarias.
    ¡Muchas gracias por seguir escribiendo mi hermano!
    Tus trabajos me hacen pasar buenos momentos y aprendo mucho de ellos.
    Saludos a todos desde México.

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Pues no es una mala idea esa Ricardo, sobre todo si los precios no fuesen caros. Que yo haya visto en España no existió eso, y no me parece mala idea para personalizar con formas preestablecidas una prenda que ya tenemos. Lástima lo de las 15 lavadas, que es más o menos lo mismo que pasaba con las que digo que imprimían fotos. Al final te gustaba mucho la camiseta pero no te la ponías porque sabías que la foto/dibujo terminaría por borrarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *