Pole Watches Achromatic

Después de la review del Formex Pilot Chrono, tengo el placer de retomar las reseñas de marcas de relojes españolas, de la que creo que la última fue el V-One de Tempore Lux. Te recuerdo que tienes todas centralizadas en la recopilación de entrevistas a relojeras españolas.

En esta ocasión el protagonista es el Achromatic de Pole Watches, la joven marca propiedad de Citytime, al igual que Bering o Cluse y que en 2019 se lanzó al mercado apostando por un concepto un tanto olvidado, los relojes monoaguja, de ahí que su slogan sea el de «Una aguja es suficiente«.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L negro. 40mm de diámetro sin contar la corona. 7mm de alto
CoronaA presión de acero
EsferaBlanca
BiselFijo de acero inoxidable negro
CristalMineral con recubrimiento de zafiro
LumenNo
TraseraAcero inoxidable a presión
CorreaCuero negro de 20mm de ancho
FuncionesHora
Resistencia al agua3 ATM
Peso38g
MovimientoMiyota de cuarzo
Complicaciones
PrestacionesN/D
OrigenN/D
Garantía2 años
PVP125€ (Oferta 94€ con el descuento BITACORA)
DistribuidorPole Watches / City Time Brands

Presentación

Me gusta mucho como se entregan los Pole Watches en una bolsa textil de algodón y que podemos usar de mochila cargada a la espalda.



Dentro está lo que ellos llaman la «funda reutilizable». Consiste en un estuche fabricado en escai de color marrón imitando la piel, y similar a la funda de unas gafas. La calidad es aceptable pero no excepcional.



Mirando en conjunto la dotación que acompaña al reloj, con la bolsa de tela y la funda sumada al manual de instrucciones es más completa que la de otros relojes de precio similar y causa una buena impresión.



Toca hojear las instrucciones en dónde se nos recuerda cómo se lee la hora en un reloj monoaguja, y que le da bastante encanto a la pieza.



En este caso encuentro a faltar que no se pueda descargar la documentación en formato PDF o similar de manera que los usuarios puedan tenerla como recordatorio.

Introducción

A mi lo de Pole siempre me ha sonado a Pole Position, ya fuera por el videojuego de 8 bits o por el de máquina recreativa, como por el término que se utiliza en algunas de automovilismo y motociclismo en circuito para designar el primer lugar en la parrilla de salida de una carrera, y que usualmente llamamos «pole». En Pole Watches es justamente lo opuesto porque si “Hakuna Matata” significa en suajili o swahili «No hay problema», «Pole Pole» es una expresión menos conocida, pero que representa el lema vital de los habitantes de Kenia y Tanzania, significa «Vive con calma», la frase que define el slow life, o mejor dicho, el slow time. Curiosamente nuestro «perdón» se pide también como «pole».



Las variantes de los Pole Classic de 40mm se distinguen entre ellas por el acabado de la caja (acero o negro), el color de la manecilla (blanca o negra), el color de la esfera (blanca, azul o plomo), y el color de la correa de cuero (mostaza, marrón, negro o verde). Cada una de las combinaciones están bautizadas además de con su número de referencia con una denominación propia: Achromatic, Aqua, Azure, Everest, Indigo, Magnus, Marine, Melanoid, Panther, Raven, Royale. En concreto nuestro protagonista es el Achromatic, con referencia C-1002BL-NE07.

Los relojes de tipo mono-aguja no son nada nuevo, ya reseñé hace un tiempo el bieloruso Luch Monoaguja 77471760, o los relojes alemanes de MeisterSinger, que se caracterizan por elevados precios y gran prestigio. Digamos que en Pole lo que ofrecen es esa experiencia tranquila, pero con un mecanismo de cuarzo fiable y a un precio al alcance de casi cualquier bolsillo que es similar al de relojes de moda de otras marcas.

Diseño y construcción

Empecemos recordando Cómo leer la hora en un reloj monoaguja, algo que os ayudará a comprender su principal particularidad, el disponer de una sola manecilla, que es negra y bien visible. Ese es el motivo por el que nos llame tanto la atención la esfera, casi estéril en blanco salvo por la inscripción «Pole Pole Watches». Sin aditamentos superfluos, tanto los índices como la inscripción van pintados. Hay 5 marcadores por hora, los principales señalados con una forma que se asemeja a la de la manecilla, y el resto con bolitas.



La caja es acero inoxidable 316L y recubrimiento negro PVD. Mide sólo 7mm de altura, muy plano incluso siendo un reloj de cuarzo. Tiene 40mm de diámetro sin contar la corona, pero como el bisel es delgado, y al ser negro se vuelve más discreto, aparenta un tamaño algo mayor. La corona, también de acero en negro es de reducidas dimensiones, lo que justifica que no esté firmada. Es a presión.



Muy bien en cuanto al cristal. Un cristal mineral recubierto de zafiro, también llamado sapphlex y que debería ser la opción en este rango de precios, pero que pocos fabricantes utilizan. Aúna las ventajas en cuanto a resistencia del cristal, junto con la dureza superior del zafiro en su capa externa. Es completamente plano y muy delgado, así que se ve perfectamente.



La trasera es a presión de acero inoxidable. Que sea a presión no es la mejor opción, ya que al ir cambiando la pila perderá hermetismo, pero es algo que se puede permitir puesto que su resistencia al agua es de 3 ATM, es decir, resiste la lluvia y lavarnos las manos, pero poco más. Lo que sí me gusta son sus grabados que reproducen las formas de la esfera: la manecilla horaria y los marcadores.



La correa es de cuero genuino tipo «Crazy Horse», el nombre de un jefe indio de los sioux y que se caracterizó, entre otras cosas, por curtir el cuero de las sillas de montar de una forma especial, haciéndolo más suave y mucho más duradero.



La hebilla es de acero inoxidable, también recubierta en negro y firmada por Pole Watches.



Movimiento

No se proporcionan demasiados datos acerca de su módulo, salvo que se trata de un Miyota japonés. Revisando el catálogo de Citizen, me inclino a pensar que se trata de un 2025, la versión del archiconocido cal. 2035, pero sin segundero. Sus especificaciones son idénticas, una precisión de +/- 20 segundos/mes, y una autonomía de 3 años con su pila de botón de óxido de plata tipo SR626SW.



Sensaciones

Lo que más me gusta es lo bonito y cómodo que resulta el reloj en la muñeca. Bonito es porque hace gala a su denominación de acromatic. El negro de la caja y la correa destaca en la muñeca, mientras que la esfera se integra casi como si fuera nuestra piel. Es tan cómodo porque es muy ligero, pero sobre todo, muy plano. Me recuerda a aquellos relojes extrafinos que tan de moda se pusieron en los 90. La legibilidad es muy buena, la gruesa manecilla en seguida la vemos. El problema viene por la ausencia de numerales que nos obligan a tener que fijarnos excesivamente en los índices para encontrar las marcas horarias.



En reuniones de amigos es un buen tema de conversación. La saeta destaca en la esfera, y la gente en seguida se da cuenta que el reloj «tiene algo raro». Muchas veces hay que decirles: «Es que tiene sólo una aguja». Es entonces cuando se sorprenden y se dan cuenta del minimalismo que lo rodea. Quizás yo no sea el público objetivo o el target del slow time, o al menos del slow time visto de ese modo. No me atrae tener una idea aproximada de la hora, ni eso me genera un remanso de paz. Sí que me gusta el concepto de leer la hora de una forma diferente, de tener un reloj más que puedas ponerte de tanto en tanto y que te haga ver la hora de otra manera, y en cierta forma, también de sentirse diferente.



La correa me encanta, al tacto parece como si fuera corcho. Pero además de ser suave y agradable, soporta muy bien el uso y las operaciones de abrochado y desabrochado.



Conclusiones

Los Pole Watches tienen precios de relojes de moda, lo cual les mete en un sector que está muy competido. El 5% de descuento que puedes obtener con el código promocional BITACORA lo coloca en 94€, atenuando un poco las diferencias.

A nivel de calidad me parecen comparables a los Daniel Wellington, y a nivel de diseño superiores a éstos. Algo que no tiene un especial mérito y que ya he explicado alguna vez que en cuanto a diseño relojero DW no da una: Manecillas finas y con poco contraste, longitud incorrecta de las mismas… Los de Pole Watches consiguen ese minimalismo sin necesidad de sacrificar el resto de elementos. Eso me hace pensar que no estaría mal ver un Pole con dos o tres agujas, algo más convencional de lo que sacar partido a sus lineas.

En relojes monoaguja, me siento más cómodo con una maquinaria mecánica como la del Red Star Luch Solo. Soy consciente que los relojes de cuerda manual no son para todo el mundo, así que quizás le encajase un Ronda 700 de cuarzo, una forma de elevar su prestancia y también sus prestaciones.



▲ Más▼ Menos
Diseño atractivo y legible
Buen tema de conversación
Maquinaria de cuarzo
Precio ligeramente elevado

8 comentarios en “Pole Watches Achromatic”

  1. Buenos días D. Javier y demás lectores de la bitácora.

    En primer lugar felicitarte por la reseña y, también, por el reloj.

    Me parece un reloj bonito a la par de curioso. Perfecto si quieres optar por un monoaguja sin mayor complicación de corte y estilo actual.

    Me agrada especialmente la aguja firmada, la trasera (espectacular) y la forma de la caja y el contraste blanco y negro. Cómo aspecto a mejorar, posiblemente, haber destacado más lo índices horarios (estilo Luch) o un cristal abombado.

    Lo que es más importante es que es un empresa española que aporta algo diferente y el detalle del descuento es interesante.

    Buenos días amigos.

  2. Buen día Guti, Sergi y lectores, pues qué les puedo comentar de esta excelente reseña y de este atractivo reloj, esa particularidad de diseño atrae la vista, causa sensaciones extrañas al principio, pero no puedo negar que el reloj es muy atractivo, creo que al principio se va a sentir raro a la hora de consultar el horario, pero estoy seguro que se acostumbra uno al reloj. Un poco caro, es cierto, pero la innovación lo cuesta, yo lo compraría sin pensar, pues se fabricó de buena calidad.
    Saludos a todos.

  3. Estoy contigo Sergi. Es una empresa española y que ha logrado un diseño a la altura de los alemanes Botta Design o MeisterSinger. También veo como tu, unos marcadores más visibles le habrían ido muy bien. En cambio con el cristal abombado no coincido. Son cosas de gustos personales. Supongo que por eso no hay un reloj perfecto, a lo sumo es uno para cada uno de nosotros, ya que todos somos diferentes.

  4. Yo a este reloj le daría un aprobado raspado.

    En mi opinión, el diseño nunca se debe hacer en detrimento de la funcionalidad. La falta de números en la esfera le resta funcionalidad al reloj: en un reloj de 12 horas esta decisión puede tener un pase, pero no en uno de 24 horas.

    Una pena, dado que los otros aspectos de este reloj – materiales, correa, diseño plano – me parecen notables. Y, sobre todo, por que es – que yo sepa – la única propuesta asequible de reloj monoaguja y de 24 horas.

  5. De acuerdo en que los pequeños marcadores y la falta de números le resta funcionalidad; ademas la manecilla parece muy «roma» y poco puntiaguada, que es algo que yo creo que en estos relojes no se debe de dar.

Deja un comentario