';

Regalo de un reloj (Por Sergi)

En la galería de los lectores, Sergi nos adelantaba que iba a explicarnos más detalles acerca de aquel Casio Geotrail que regaló. La fotografía daba muchas pistas, él con un Orient, y la otra muñeca en la que se mostraba lo que parecía el brazo de un niño de color con el mencionado Casio. Lo que no me imaginaba es que Sergi iba a hacernos un relato tan humano como el que ha hecho. Unas letras que demuestran que es un apasionado de la relojería, pero también de la educación (si no lo leísteis en su momento, os recomiendo su decálogo).

Nos gustan las historias. Los relojes los diseñan personas que tienen un legado del que podemos aprender, pero también los relojes los llevamos las personas y ellos cuentan nuestras vivencias.

Un regalo muy especial o cómo hacer feliz a un niño

En primer lugar agradecer a los participantes y amigos de la bitácora su penitente lectura, perdón por lo errores y lean el fondo, si tiene a bien. Mención aparte merece Javier y Zona Casio porque de ellos me llegó la consolidación de esta afición. Por favor no quiero aparecer como protagonista solo como relator.

La siguiente lectura es una pequeña historia que me ha llegado por casualidades o causalidad del destino. Y me parece digna de reflexión por parte de los lectores. Llega justo en momento que estoy redactando y proponiendo diferentes visiones innovadoras sobre la organización de espacios en mi centro educativo. Y justo ocurrió esta historia que me golpeo como un trueno su mi caballo de tribuno [Alegoría sobre Pablo de Tarso].
LOS NOMBRES, EDAD Y ORÍGENES DEL PROTAGONISTA han sido alterados por confidencialidad del menor y respeto a su propia imagen.

Zaro Albasi es un niño subsahariano de los primeros cursos de primaria y, como muchos de mis alumnos, buen musulmán. Su carácter es difícil, que no imposible. La vida no ha tratado bien a los suyos y esto marca o condiciona. Más allá de una teoría pedagógica, un discurso de salón y unas bonitas intenciones; la realidad se abre paso como Kronos zampándose a sus hijos. El papel es un océano sin fondo, por el contrario “el destino no hace acuerdos y nadie se lo reclama” (J.L Borges. 1965)

Aunque mi especialidad, en principio, me permite trabajar de manera muy individualizada y fuera del aula. Yo no me alejo de todos los alumnos aunque no los tenga en el listado o tengan atención directa. De hecho los conozco y me conocen: “soy el maestro de las historias, del abrazo y también del renegón”. Quizás la vida o mis decisiones no me han dado la oportunidad de poner mi apellido a un vástago; pero les aseguro que he sido y soy una persona querida por mis alumnos, sus familias y yo también hacia ellos.

Un lunes a primera hora estaba en la clase viendo cómo se disponía la asamblea: días de la semana, quién ha venido al cole, mes y año… En eso, entra tarde Zaro con el gesto torcido. Lo más normal era que hubiera discutido con su padre, no hubiera cenado, olvidó de hacer deberes… Sí, aunque no lo crean eso pasa en nuestro país hay gente que pasa hambre. Discretamente le pregunto: qué te ha ocurrido, sacándolo fuera de clase. El niño se tocaba el bolsillo y no respondía. Insisto en su estado de ánimo y él guarda silencio. Como maestro de escuela curtido en el devenir le señalo el bolsillo, y saca un reloj con la correa rota. Un digital asiático con el “tute” típico de un niño-. Vi como el dolor se abría paso en su rostro (este niño es de los que no llora, lo tiene todo por dentro).

Intenté solucionarlo con precinto, pero el apaño daba pena. Como amante de los relojes, persona adulta, maestro, pedagogo… Le dije, que le daría un reloj de los míos. Eso sí, se tenía que portar bien (el refuerzo positivo suele ser efectivo, otros lo llaman chantaje emocional).

Si le hubiera pasado a un niño de clase media, éste ni se hubiera inmutado. Otro reloj. Pero Zaro no se lo puede permitir los regalos le vienen de instituciones caritativas. Cuando la subsistencia se tiene comprometida los relojes y otras cosas carecen de sentido.

Entonces me vi con mi primer Casio, su iluminación activada debajo de la sábana, ese cronómetro que no tenía fin, la magia de la fecha… Intuí, las palabras de Javier, Ricardo y Zona Casio cuando hablaban de su experiencia o compromiso con su historia, que no es más que mi propia historia y la de tantos otros.

Mi primera idea fue darle uno de mis Collection, pero el niño merecía uno nuevo… Así que me fui a mi tienda de barrio: “Importaciones J García”. Elegí un reloj (creo que me conozco todos los modelos de Casio de su página y elegí el reloj) Casio FT 111 “geotrail”: correa textil, 100 WR, Iluminación EL, Am/Pm, ST, TR y 1 alarma por sólo 12 euros.

Es curioso ver como el niño no sabía ni abrir el envoltorio… es triste que la infancia no sea un lugar alejado de las miserias de la vida. Incluso rozo la arrogancia mostrando el caso, ¡que bueno soy!… Pero amigos, no es el caso. Más de la mitad de los maestros que conozco ha hecho gestos como: pagar excursiones, orlas, material escolar, almuerzo, comida, comedores, ropa, medicinas…

Zaro abrió el regalo/recompensa. Me miró y me abrazó durante un momento. Me sentí aquel niño que miraba la vida desde abajo, recordé imágenes: mi madre joven, mi hermana, el padre que murió.

Realmente le debía dar las gracias a él, porque por un segundo olvidé las teorías, los supuestos, la burocracia y me sentí maestro… el maestro que quiero ser.

Escribió Pablo de Tarso en su primera carta a los Corintios “Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada” (13.2)

20 comentarios en “Regalo de un reloj (Por Sergi)”

  1. Buenos días amigos.

    Gracias Javier por dejarme contar esta historia. Que no es más que una de aquellas que suceden día a día. Por lo que hace a nuestros amigos de la bitácora, por favor, sean conscientes de aquellos que les rodea, en estos momentos de terrible crisis, miren a su lado y miren la pobreza a los ojos. Nosotros los afortunados, podemos recortar nuestras vacaciones, aplazar la compra de un reloj u optar por una alternativa más asequible. Pero hay gente que su alternativa es el hambre.

    Perdón por la tristeza. Feliz fin de semana.

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    En nombre de todos los bitacorianos, gracias por dedicarnos tu tiempo Sergi. Pero también, gracias por hacernos conscientes de la realidad, y por supuesto en nombre de Zaro, aunque imagino que él te las habría dado personalmente.

  3. El display verdoso… ¿qué era el holográfico, Sergi? No había variante normal? Es que se ve mucho mejor el LCD. Enternecedora historia, gracias por compartirla y gracias por nombrarnos.

    Me vino a la memoria leyéndole lo que me ocurrió cuando daba clases, una vez una niña me pidió dinero. Tenía un problemón, y yo pensando: «madre mía, ahora qué hago?». O sea, dinero nunca nunca nunca jamás, siempre te lo inculcan y lo llevas metido dentro, pero una cosa es el manual y otra es cuando te ves en esas situaciones. Y yo: «ya verás, ahora me van a acabar pidiendo dinero todos cada día, menudo marrón me voy a meter».

  4. Buenos tardes ZC.
    Gracias a vosotros por todas las horas de aprendizaje.

    En cuanto a dinero, los niños no lo suelen pedir, y mira que hay necesidad, lo que se que he visto hacer ( y he hecho) es pagar material escolar, orlas, excursiones almuerzos e incluso alguna cremita con corticoides, permetrina… Pero muchos maestros lo hacen.
    Solo había ese tipo de display… el pobre nene se guarda el reloj para ir a la mezquita a rezar… ja ja ja. Es un nene muy listo.

    Que pasen un buen día.

  5. Pues me alegra que podáis hacer eso porque vamos, en mis tiempos como te viesen hacerlo… Y yo cuando iba al colegio la profe no me pagaba ni medio folio, jaja! (bueno, una vez me prestó un folio para un examen, eso tengo que reconocerlo :P). Quienes sí te pagaban cosas si te veían con necesidad eran las APAs (hoy AMPAs, como ha cambiado todo, jaja!)

  6. Hermoso lo que has escrito mi amigo Sergi, una lección de vida que nunca se olvidará.)¡Por cierto, un escrito delicioso has hecho !
    Menos importante es darle gracias al creador de esta Bitácora, gracias Guti por tu tiempo.
    Saludos a ZC.
    Un abrazo desde México.
    ( voy a seguir trabajando jeje)

  7. Cesar José Maestre

    Que gran historia Sergi. Me identifico mucho, cosas así me pasan en mi trabajo, aunque con menos frecuencia. Son pequeños detalles que llenan de ilusión. Creo que nos falta mucho hoy, una ilusión que nos motive a avanzar y ser mejores. Una ilusión que nos ayude a todos.
    Gracias por incluir en tu relato las citas bíblicas, de manera personal creo que son muy valiosas.
    Gracias por compartir este contenido en tu espacio Guti. Gestos así son como permitir que un poco de luz iluminen una estancia oscura.
    Ese reloj tiene una pinta de guerrero única. Creo que afrontará mucha batalla y saldrá airoso. Excelente elección Sergi.
    Saludos a todos amigos.

  8. Juan Fernandez Martinez

    Esta historia del Casio me recordó, la de un amiguito de mi hijo, este cada dos por tres me traía su Casio de resina negro, desmontado para que se lo reparara, y como gentileza se lo encajaba de nuevo, sin cargo alguno, pero que curioso no pasaron unos días volvió otra vez con el reloj a piezas otra vez, eso ya me puso alerta, por le comente a mi hijo lo sucedido, y me dijo te está tomando el pelo, el reloj no es que se le caiga es que lo estrella contra la pared, y de nuevo volvió con el Casio a piezas, ese día lo cogí lo metí en un sobre y se lo devolví, al tiempo que le dije ya sé lo que haces, y conozco a tus padres, acabándose la historia.

    Moraleja no estrelléis un reloj contra la pared a no ser que sea un Casio de resina.

  9. Buenas tardes D. Ricardo.

    Aún recuerdo la historia que nos contó cuando regaló un reloj a un sintecho de un Casio. Un abrazo y descanse un poco, que no todo tiene que ser trabajar.

  10. Buenas tarde D. Cesar.
    Es cierto que esto no me pasa cada día, pero si que me ha sucedido más de una vez durante un curso. Pero yo he llegado ver como una persona liquidaba cuentas pendientes del comedor escolar. Con una suma muy elevada, o incluso, pagar una viaje de fin de curso (esto fue un padre) a un niño con menos recursos que no se lo podía pagar.
    Sobre las citas bíblicas, he tratado utilizar a San Pablo, como Pablo de Tarso, dentro de su vertiente filosófica e histórica, siempre me llamó la atención, las enciclicas (cartas) de San Pablo, creo que es una fuente de inspiración.
    ¿ De qué te sirve tenerlo todo: fe, ciencia, dinero… si no tienes amor al prójimo? Pues de nada.
    Que pasen una buena tarde.

  11. D. Juan.
    Curiosa historia la del rompe casios… Gracias, usted dejándonos sus experiencias por escrito me ha hecho muy feliz.
    Gracias.

  12. Buenas tardes ZC.
    La verdad que no está muy bien visto lo que hago dentro de la profesión. Porque la gente se creo que les haces de menos. Siempre que he dado alguna ayuda se ha quedado en privado; solo que esta vez se lo conté a Javier y le gustó la idea.
    PD, también tengo amigos policias locales que han pagado desayunos a gente… la gente en general suele ser buena.
    Que pase una buena tarde.

  13. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Efectivamente ZonaCasio. Lo más valioso que podemos aportar son los conocimientos y experiencia; intangibles, pero con mucho valor. Y en segundo lugar los instrumentos, ya sean un reloj, un libro o una calculadora.

  14. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Estamos en un mundo en que según lo que dicen los noticieros y los periódicos, todo va a peor Ricardo. Hay historias de éxito y pequeños gestos como este que nos explica Sergi. Las cosas cambian si entre todos ponemos un poquito de nosotros para que así sea.

  15. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Gracias Cesar José Maestre. Cuando Sergi me propuso la idea, me encantó desde el principio. Son esas historias que demuestran que un reloj es mucho más que un reloj, y que lo que lo complementa son las historias humanas. Un pequeño detalle que para muchos puede ser banal, pero que demuestra la implicación de gente como nuestro Super-Profesor.

  16. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Creo que tu también diste una lección importante Juan Fernandez Martinez. Que las cosas se deben cuidar, porque no siempre se pueden reparar.

  17. Un acto muy encomiable Sergi, debe comportar una dicha muy grande ser protagonista en la ilusión de un niño, especialmente en tales circunstancias; son gestos que nos devuelven la dignidad como personas y nos aportan un poco de paz en este mundo lleno de penurias y desigualdades.

  18. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Así es Jostma. Además es una forma de devolver a la sociedad aquello que nos ha dado, aunque sea en parte. Y porqué no, dar una oportunidad a otro para que en el futuro pueda hacer lo mismo.

  19. Buenas tardes Jostma.

    Como dice Javier es una forma de devolver a los demás algo que la vida nos da. Ya no es el reloj en sí, sino más bien, el estar pendientes de los demás y entenderlos como seres propios de nuestra vida. No sé si me explico, es una forma de hacer este mundo un poco más amable.
    Que pasen una buena tarde.

  20. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Gracias por contestar Sergi. Además que ese reloj no sólo cubre una necesidad, sino que además le ayudará a desarrollar la responsabilidad de cuidar algo, el orden en los horarios, la disciplina… Y claro, el placer de la relojería.

Deja un comentario