';

Ronquina Kesmar

Dejamos un poco de lado la disciplina del afeitado tradicional y nos centramos en el cuidado y la belleza que ahora se llama «beauty». Al igual que yo, probablemente hayas oído hablar de la Ronquina o Ron-Quina. Lo recuerdo de mi niñez, cuando los hombres de cierta edad eran fieles a ese tratamiento, un imprescindible que se movía a la par de Floïd, y que asocio con Bella Aurora en las mujeres.

El caso es que sin saber exactamente para qué servía y tras verlo en los estantes de algunas perfumerías, decidí investigar un poco al respecto de la Ron Quina, dándome cuenta que a tenor de lo que mencionaban publicaciones como la revista Telva se había vuelto a poner de moda gracias a ser un tratamiento natural.

Pero, ¿qué es la ronquina? Pues tal y como se anuncia, es un tónico capilar, quiera lo que quiera decir eso. A continuación os explicaré los detalles y os indicaré si funciona o no funciona.

Encontré esas «Ronquinas» bajo diferentes marcas: Crusellas, Weleda, Myrsol, y Kesmar, la más conocida de todas y la que recordaba de mi infancia. Descubrí que se podía encontrar a buen precio, el frasco de 500ml a 4€-6€ y el botellón de 1l a 6€-10€. Los precios más baratos para la Ronquina de Kesmar estaban en Amazon, así que opté por ella. Ahora bien, hay dos versiones, una de color marrón y otra de color azul.

Pasé a analizar las etiquetas de ambas versiones. La marrón decía: «Composición químico-vegetal. Indicadísima para prevenir la formación de la caspa y ayudar a fortalecer el cuero cabelludo. Mantiene el pelo en buen estado, da volumen y ayuda a prevenir su caída, de perfume muy intenso y agradable.»

Composición: Alcohol denat (Alcohol desnaturalizado), Aqua (Agua), Cinchona 0,50% (Quina), Rosmarinus officinalis 0,50% (Romero), Parfum (Perfume), C.I 19.140 (Colorante amarillo), C.I. 16.255 (Colorante rojo), C.I. 73.015 (Colorante azul).

Mientras que la azul indicaba: «Composición químico-vegetal. Indicadísima para combatir la caspa, pobreza del cabello, infecciones de la piel, clapas, etc. Gran remedio para evitar la calvicie, de perfume muy intenso y agradable.»

Composición: Aqua (Agua), Alcohol denat (Alcohol desnaturalizado), Cinchona Succirubra Bark Extract (extracto de Quina), Rosmarinus officinalis extract oil (extracto de aceite de Romero), Glycerin (Glicerina), Sodium benzoate (Benzonato de sodio), Potassium sorbate (Sorbato de potasio), Parfum (Perfume), Citronellol (Citronelol), Coumarin (Cumarina), d-Limonene (Limoneno), Geraniol cinnamal (Geraniol), Linalool (Linalol), Citral (Citral), Eugenol (Eugenol), CI 74.160 (Colorante azul).

Debo decir que en la mayoría de webs indican la formulación incorrecta, mostrando que la composición de la Ron-quina de hierbas es la misma que la azul, cosa que como veis en esta prueba más exhaustiva no es así. En mi caso eso me llevó a optar por la versión azul, ya que me daba la impresión que su aroma me gustaría más y no había diferencia de precio entre las dos. Ahora que lo tengo en la mano, están claras las diferencias, el azul tiene menos alcohol, pero a cambio agrega más derivados químicos. A destacar también que la frase que ambos formatos repiten de «Composición químico-vegetal», es apenas decir nada salvo que no lleve carne, a fin de cuentas todo puede ser químico. Vamos, que sobre esa base como tratamiento natural no lo veo, salvo por el 1% de ingredientes, la quina y el romero.

Justamente esos ingredientes son la clave, por un lado la quina, quinina o chinchona es un alcaloide natural que se extra de algunas plantas, especialmente de la corteza de un árbol llamado quino. Tiene propiedades antipiréticas (reduce la fiebre), antipalúdicas (evitan el paludismo), analgésicas (reducen el dolor) y astringentes (evitan el sangrado). Un tratamiento eficaz contra la malaria y que está presente en las aguas tónicas o simplemente «tónica», pero de eso ya hablaremos en otro artículo. Como la corteza de quina es astringente, se favorece la irrigación del folículo del pelo, lo que debería darle mayor resistencia y vitalidad, reduciendo así la caída.

Por otro lado, el romero. El nombre de Ron-quina no es porque tenga ron, sino que debe de ser una variación de romero o «rom», y quina, me imagino que les sonaba mejor ronquina que romquina. El romero es una planta que tiene efectos antioxidantes (retrasan el envejecimiento celular), vasodilatadores (facilitan el riego sanguíneo), antisépticos (antimicrobiano), antibacterianos y astringente. Es decir, contribuye a la higiene del pelo y del cuero cabelludo además de fortalecerlo y prevenir su envejecimiento.

Estos dos ingredientes en la solución hidro-alcohólica dicen aportar vitaminas A, B2, B3, C, hierro, calcio, zinc y magnesio. Ahí es nada. En cuanto a las indicaciones, ambas sirven para lo mismo, aunque de algún modo la ronquina azul se recomienda para cabellos con canas ya que evita que amarilleen, me imagino que será por el colorante, porque otro motivo no parece haberlo.

El otro misterio, es que Kesmar S.A. se extinguió en 2004, lo que explica porque no hay web corporativa y el local que ocupaban en la barcelonesa calle de Balmes 32 está en alquiler. ¿Cómo es posible que se sigan vendiendo o fabricando? Pues porque desde aquel instante la empezó a producir Percomar con sede en la localidad de Canovelles, también en la provincia de Barcelona.

Sin web de Kesmar y sin nada de información histórica en la de Percomar S.L., a nivel histórico sólo puedo mencionar que tanto la quina como el romero se han usado como remedios naturales desde la antigüedad.

En internet se encuentran multitud de testimonios en favor de la ron-quina para evitar la caída del pelo, sorprendentemente, la mayoría de mujeres. Desde las que han apreciado cambios notorios a los pocos meses, a las que solamente han experimentado una leve mejoría; y a las que no les ha funcionado. A nivel científico existen grandes dudas sobre si el beneficio es realmente a nivel físico, o es algo puramente cosmético. No hay evidencias científicas ni estudios médicos que demuestren su eficacia. Eso no significa que no funcione, puede que así sea y todavía no se haya verificado.

La presentación es un frasco de plástico que contiene 1000ml de producto neto. El color azul, algo más oscuro que el de las piscinas es atractivo y elegante. El diseño vintage está conseguido, aunque no es de los mejores. Es un material relativamente fino, al igual que el tapón en verde oscuro que no son de excesiva calidad aparente. Según el etiquetado, el producto está fabricado en España, lo cual es algo siempre interesante.

Atendiendo al modo de empleo: «Mojar el cabello con la loción tónica y dar un masaje al cuero cabelludo durante unos pocos minutos. Permitir que se seque el cabello antes de peinarlo. Para mejorar resultados lavar primero el cabello». Me queda claro que entonces se puede aplicar con el cabello seco, pero también húmedo. Algunos comentarios concretan más, no sé si con cierto fundamento o no. Hablan que se debe usar al menos una vez a la semana, idealmente a diario. También que el masaje del cuero cabelludo debe durar un par de minutos, y que es importante extenderlo de manera uniforme por todo él, para así estimular el sistema circulatorio.

Leí muchos que criticaban lo intenso de su aroma. Quizás sea fuerte para ser una loción para el cabello, pero en seguida se difumina y al final quedan solamente unas notas muy ligeras. Por lo demás es un olor agradable, con toques cítricos que recuerda al de los afters azules, pero más ligero, similar al del Myrsol Blue.

Tras más de un mes utilizándolo, tanto yo como mi pareja, con 3 o 4 aplicaciones a la semana, la duración del frasco es bastante elevada, nos puede durar entre uno y dos meses. Ahora bien, el botellón no es el formato ideal para aplicárselo. Por un lado es muy pesado, y por el otro el tapón dosificador deja salir demasiada cantidad, malgastando el producto y dejando el pelo mojado. Hay que recordar que lo que hay que hacer es aplicarlo al cuero cabelludo, no al pelo. Un frasquito de menor capacidad y que sea rellenable es mucho más adecuado y es la forma en la que recomiendo usarlo.

Los primeros efectos se notan a las pocas horas de la primera aplicación, el pelo se siente más suave y sedoso, lo cual puede estar vinculado a un efecto real a largo plazo del mismo modo que podría no estarlo.

Por parte de ella ha notado que el cabello se le cae menos, se ha reducido la caída diaria hasta quedar aproximadamente en el 25% o 50% de lo que había al principio. En mi caso subjetivamente aprecio que el pelo crece algo más fuerte, aunque sin ninguna forma de medición al respecto no lo puedo asegurar, tal vez tenga un tanto de efecto placebo.

Por el precio que cuesta, sí que puedo decir que al menos vale la pena probarlo. Adquirir el frasco de litro, y usarlo hasta que se agote. A partir de ahí si cada uno nota beneficios, pues que siga con el «tratamiento».

Me quedaba por ver si el resto de fabricantes daban la misma proporción de ingredientes activos, o sea de romero y quinina, pero no pude determinarlo, de hecho los de Kesmar-Percomar son los únicos que indican la proporción que tiene, el resto de marcas lo omiten, así que un punto a favor de ellos. Otra ventaja es el precio, porque por menos de 7€ el litro, resulta vencedor también en ese aspecto. A saber: 9€ el litro de Crusellas, 10€ el litro de Vitaldiet, 14€ el libro de Phyto Nature, 15€ el libro de Phyto Rhum y 19€ el litro de Myrsol.

22 comentarios en “Ronquina Kesmar”

  1. Recuerdo en mi infancia, a mi abuelo que era peluquero, que siempre tenía este producto, que entonces se denominaba popularmente «agua ronquina». Por lo visto era muy popular en aquellos años. Ahora parece que existe un cierto revival de productos que fueron descatalogados hace décadas. No hace mucho descubrí que se vuelve a fabricar el Linimento Sloan (el hombre del bigote) y el también famoso Ungüento Cañizares. Un saludo.

  2. No llega ni al 1% de quina, que además es astringente. Vamos, que lo mismo te untas con alcohol y tienes el mismo resultado. Me da que es ma´s placebo que otra cosa. El resto colorantes y perfumes, o sea, colonia por 4 euros, no está mal el invento (hay Axe por 1,6 euros, para quien quiera comparar):

    Por cierto, ¿no hay un producto que le quite volumen al cabello? Porque yo volumen tengo para dar y tomar…, y me da que tú también, Guti 😀

    Lo que me llama la atención es cómo están resurgiendo estas cosas, basándose en una moda a lo antiguo como si fuera más natural y mejor y ya ves, no deja de ser un enorme frasco de alcohol desnaturalizado.

  3. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Sí, yo también percibo esa apuesta por el resurgir de antaño Xiquet de l’horta. No sé si deberá a que las marcas están faltas de ideas, o que las nostalgia tira mucho. El Linimento Sloan tengo pendiente probarlo. Sin embargo no conocía el Ungüento Cañizares. Voy a informarme a ver.

    Muchas gracias por las sugerencias.

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    La verdad que desconozco si ese 1% sería suficiente, o si incrementar la concentración podría tener efectos secundarios Timekeeper. Tampoco sé si en su época era más o menos concentrado. Yo los efectos los he notado, muy ligeros, pero efectivamente puede que sea placebo o esencialmente una sensación temporal y transitoria.

    Tienes mucha razón en que asociamos lo antiguo con algo que funciona, y lo natural como algo inocuo. Y bueno, como antiguo tenemos el caso del DDT y como natural la hoja de coca. Siempre hay excepciones.

    Por eso en lo que a mi respecta es intentar analizar su historia, su composición, y lo que yo he notado. Con eso, que cada uno decida.

  5. Un análisis muy exhaustivo. Está muy bien de precio y la presentación es muy simpática -aunque mejorable como señalas-, no obstante para comparar le echaré antes un vistazo a la versión de Weleda, que suele utilizar ingredientes naturales y certifiicado ecológico.

  6. Sinceramente, la Quina siempre ha sido un «placebo» en cuanto a la caída del cabello se refiere, si te toca ser calvo lo serás te eches lo que te eches en el pelo porque es algo genético… otra cosa es que por su formulación te dé algo de más lustre, sedosidad y tal… porque entre otras cosas una loción apenas penetra la piel ni mucho menos llega al folículo piloso que es el quid de la cuestión… y de todas formas no tienen nada que ver las causas de caída del pelo del hombre y de la mujer, pues en esta última suelen ser más hormonales y estacionales sobre todo salvo casos raros tipo alpecia areata y demás.

    Un saludo

  7. Cesar José Maestre

    Estas fragancias capilares siempre me resultan atractivas, tanto por el disfrute olfativo, como lo refrescantes que pueden ser, personalmente creo que me relajan bastante.

    En cuanto al aspecto genético, es cierto, la calvicie es genética. Pero hay que tener claro el concepto de genotipo y fenotipo. El genotipo es la información genética que tienes en tu cuerpo y está se puede expresar y ser una realidad reflejada en el fenotipo. Me permito daros un ejemplo: imaginaos dos chicos gemelos, con idéntica información genética, osea tienen el mismo genotipo. Sin embargo si ambos crecer en diferentes condiciones su fenotipo puede ser muy diferente, por ejemplo si uno recibe una alimentación alta en proteínas, carbohidratos y proteínas puede desarrollar una mayor altura y masa muscular que el otro chico, que por ejemplo fue alimentado de forma deficiente. Igual pasa con su color de piel y deterioro de la misma, dependiendo del grado de exposición solar, hidratación, entre muchísimos más factores.

    Otro ejemplo es el desarrollo físico. Si en tu genotipo esta desarrollar mucha musculatura, pero no te ejercitas, manifestaras fenotipicamente poca o ninguna. Igual al contrario, conozco personas que se ejercitan mucho y les cuesta una barbaridad aumentar su masa muscular.

    Suelto este rollo para llegar a la calvicie, es una condición genética sin lugar a dudas, pero depende mucho de varias condiciones que está se manifieste mucho y a edad más temprana. Por ejemplo no es igual la manifestación de la calvicie si te hidratas, te alimentas bien, si te cuidas del sol y te aseas; que cuando te desatiendes de estas cosas y le sumas alcohol, trasnocho y tabaco a la fórmula. Pasa igual con las canas, aumentan mucho con lo anterior y sumado a estrés nervioso, que en mi caso aceleró una cantidad de canas desde joven que no veas.

    Gracias por compartir con nosotros Guti, un saludo a todos
    (Perdonad la chapa)

  8. Buenas tardes amigos de la bitácora.

    Pues los tónicos capilares los tengo olvidados, creo que en mi familia no utilizábamos este tipo de ungüentos. Ahora bien, funcionar funcionar…. tengo mis dudas; ahora, que sea dañino tampoco lo creo… Me sorprende el alto contenido alcoholico que en caso de «pupas» en la cabeza vas a ver las estrellas, la quinina (pues come alcachofas y veras como te sube)… pero bueno, prometo que este lo pruebo con mi pelazo…
    Que pasen una buena tarde.

  9. Se agradece la investigación acerca de este producto, que yo desconocía por completo. A ver si en la próximas fiestas de Navidad me hagon este regalo.

    En cuanto al tamaño del recipiente, efectivamente es incómodo de manejar y, además, lleva a que el producto se desperdicie. Yo tenía este problema con una botella de Varón Dandy y di con una solución: trasvasar parte de producto a botellas de menor tamaño y más manejables [1] con la ayuda de un pequeño embudo.

    Ambos productos, botella de viaje y embudo pequeño, deberías encontrarlo en un bazar chino o similar.

    [1] https://es.aliexpress.com/item/1005002288760669.html

  10. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    En su momento dudé sobre si elegir la Weleda Jostma, sin otro motivo salvo el nombre de Kesmar y su historia me decidí por la española. A poco que pueda compraré la Weleda que por lo que dices debería ser mejor. Gracias por la sugerencia.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Recuerdo hace bastante tiempo sir_eider que leí varios reportajes acerca de los tratamientos anticaida. En aquel momento ninguno había demostrado su eficacia como «crecepelo», aunque si había algunos productos que fortalecían el cabello existente o reducían la caída.

    Estoy de acuerdo que hay una causa ante la caída del cabello, ya sea por predisposición genética como por estados de nervios o desequilibrios hormonales. Por tanto frenar la caída pasa siempre por corregir su causa. Lo que ya no estoy seguro es si estos tratamientos puedan contribuir fortaleciendo lo que queda.

  12. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Me gustó mucho tu exposición Cesar José Maestre, que además coincide con lo que pienso yo. De ese modo me inclino a pensar que este tipo de productos, lejos de ser milagrosos, algo pueden hacer. Lo que ahora me queda es dejar de usarlo, interrumpir el tratamiento como ellos dicen, y constatar si aprecio un cambio a peor o no.

  13. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Ese es que quid de la cuestión Sergi. He visto bastantes abueletes que aún teniendo pelo son fieles a la Ron quina. Tal vez lo hagan por costumbre de muchos años, tal vez por miedo a que si dejan de usarlo entonces les llegue la calvicie. O puede que porque algo hagan, aunque no sea tanto como dicen las chicas de moda.

  14. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Volvemos a coincidir un relojista, esta vez en la incomodidad de los botellones de litro, especialmente si son de cristal como el Varon-Dandy que mencionas o los de Myrsol. Tienen mucho encanto, pero son incómodos y efectivamente echan demasiado producto. La Ronquina la uso en un frasquito como el que pones, tiene la ventaja que al ser transparente me es fácil determinar si contiene la versión azul o la marrón.

    Para otros productos de afeitado logré hacerme con algunos «tipo 80s», de esos que son de colores. Así puedo codificar el producto independientemente del color que tenga el líquido.

  15. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Bienvenido Roman. Es curioso como un producto eminentemente masculino en sus orígenes, ahora es la mujer la que lo impulsa.

  16. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Son los que me gustaban Jostma porque tienen mucho encanto. Compré el primer lote hace 5 o 6 años en un bazar chino, y el segudo hará dos o tres años. No los he vuelto a encontrar en tienda física, y en tienda online sólo los gastos de envío me salían por una pasta. Siento no poder aportar más, pero creeme que si los volviera a ver a la venta yo también los compraría.

  17. la verdad, no entiendo 2 cosas sobre estos tónicos: sirven como fijador de pelo? es decir, sustituyen al gel o spray? y 2, si no es así, cuando se supone que me lo debo aplicar? saliendo de bañarme en la mañana, antes de trabajar, lo que implica que debo ponerme fijador sobre el tónico? o por la noche, lo que implica andar aventando tónico en la almohada y la cama?

  18. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Interesantes preguntas Kabe. Yo no uso fijador, así que no se darte una respuesta. El producto tampoco da ninguna recomendación a tal efecto. En cuanto a usarlo por la noche, no hay mucho problema, al tener tanto alcohol el producto se evapora relativamente rápido así que en 15 minutos como mucho el cabello habrá quedado seco.

    Lo de usarlo en la mañana con el fijador no creo que funcione. Si aplicas el fijador después de la loción perderá propiedades al estar el cabello aún húmedo de alcohol. Y si aplicas primero el fijador y luego la ron quina, entonces la ronquina destruirá el peinado del fijador.

  19. Pues me decanté por probarlo. En este caso, compré la ronquina marca Pinaud, color rojo profundo. De olor tiene notas especiadas, mas bien pimentosas, y a talco sin olor agregado. Da una fijación mínima, casi nula, así que lo uso algun dia de fin de semana, cuando no tengo que verme presentable, y el cabello mantiene la forma general del peinado. El olor que deja es agradable, y la combinación especias/talco/alcohol, me recuerda un poco a estar recien salido de la peluquería, cuando el barbero te aplica alcohol/aftershave despues de rasurarte las patillas y te pasa una brocha con talco para quitarte los pelitos cortados del cuello. Una experiencia mas bien agradable.

  20. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Me estoy imaginando el tuyo Kabe, y ese color rojo ya le da un toque exótico y vintage. Dices algo que yo no mencioné y es esa sensación de la vieja escuela, de sentirse como saliendo de una barbería. Ya nos contarás si además de ese placer notas algún tipo de efecto en el cabello.

Deja un comentario