Aficionados a los relojes

Cuando uno pasa de ser alguien a quien le gustan los relojes como era mi caso, a ser un verdadero aficionado, poco a poco va descubriendo que hay un mundo tan amplio, que era totalmente desconocido.

Allá por 2012, compré mi primer reloj digital de cierto precio, era un Casio G-Shock GW-6900 que aún conservo y uso, y que fue también mi primer Casio G-Shock.

Hoy lo llevo en la muñeca, y ha sido ese hecho el que me ha incitado de nuevo a la reflexión relojera, porque me ocurrieron varias cosas al mismo tiempo. La primera y más inmediata es que uno puede llegar a gastar sumas de dinero mucho más altas de lo que se hubiera imaginado. Para la mayoría, el mundo termina en las gamas más caras de Lotus-Festina, esas piezas que son las que se ven en los escaparates de las relojerías. Cuando compré el Citizen Pilot Radiocontrolado, fue una decisión meditada, nunca había gastado tanto dinero en un reloj. Mirado en retrospectiva, poco comparado con el Raymond Weil Freelancer 2731-ST-20001 o el Kronos Pilot Automatic Moon Phase 718.35.

Tampoco sabía que se siguieran fabricando y vendiendo relojes mecánicos a precios razonables, algo que me sorprendió cuando descubrí el Seiko 5 Sports SNZF55, y que en esencia no era mucho más caro que un Potens.

La historia se repitió en menor medida con el mencionado GW-6900, y del que luego me hice con una segunda unidad en color amarillo, era un reloj digital caro, pero lo tenía todo: Tough Solar, Radiocontrolado, resistente al agua 200M y con un módulo plagado de funciones. Sin embargo no fue eso solamente lo que me incitó a su compra inicialmente: eran sus formas redondeadas, recordándome al que considero haya sido mi reloj favorito de todos los tiempos, el Casio TGW-10 y que me acompañó diariamente durante años hasta que se rompió su correa.

Tenía además ese encanto de reloj militar, inspirado en las reconocibles lineas del DW-6900, con un aspecto táctico que tantas veces había visto en el cine y la televisión. Porque si algo hay de valioso en eso es que por aquel entonces Casio no se prodigaba en el «Product Placement», si uno de sus relojes aparecía en la pantalla, no era porque la marca lo hubiera pagado, sino porque los productores consideraban que ese era el reloj que debía aparecer. No obstante, a diferencia del DW6900 con una pantalla LCD bastante inútil y llena de información decorativa, el GW6900 era además mucho más funcional.

Junto al GW-M5610, el Casio GW-6900 es un reloj que vale la pena tener. Las líneas clásicas y reconocibles de Casio y de G-Shock, en un modelo muy completo. De forma incomprensible está descatalogado entre las referencias de Casio, y que no cuenta con un sustituto a la altura, está hoy en mi muñeca, haciéndome sentir que llevo un instrumento fiable, y como el tiempo ha demostrado, duradero.



10 comentarios en “Aficionados a los relojes”

  1. Buenos días D. Javier y demás lectores de la bitácora.

    Mi relación con los relojes es algo diferente, pero complementaria. Siempre me habían atraído por estética y he tenido varios. Swatch en un principio (mi ex le gustaban) y posteriormente Casio con estética Vintage. Muchos de ellos me dejaron por el camino. Swatch no aguanta mucho el correr con ellos y casio siempre se me rompe el «asta» de las correas. Eso si, han vivido lo mismo que mis muñecas (maratones, tres obras, senderismo y orientación…). Actualmente los tengo como oro en paño y realmente es cuando ha surgido una atracción.

    Intento reprimir por el filtro de la razón su acumulación o futura adquisición. El coleccionismo (si bien lo respeto) ha de pasar un filtro de estética y funcionalidad que me autoimpongo.

    Respecto a estética, me gustan los relojes de clase obrera, no sé por qué. También, los relojes tipo años 7
    La historia de la industria relojera es profunda a la par que interesante.

    Buenas tardes Guti, a ver si me das algún consejo para una próxima adquisición: orient tristar me hace mucho tilín, Seiko 5 también…

  2. Antes que nada, les informo que soy de Izquierda, por lo tanto me encantan los relojes duros y baratos, así como la ropa de mezclilla y muy duradera, sin embargo la belleza de los relojes me hacen a veces comprar con grandes sacrificios una que otra vez, alguna pieza de 500 euros (nunca con deudas), pero no anteponiendo alguna necesidad en casa. Los G Shock son extraordinarios, pero por alguna razón, los 2 que he tenido, no me han dado exactitud cómo mi ae1200 o como mi f105, sin embargo, voy a volver a comprarme el dw5600 a ver qué pasa.
    Saludos hermanos.

  3. Jeje, el que yo tengo con líneas semejantes aún tras 24 años (estaba yo finalizando la EGB cuando me lo compré, y conservo hasta el recibo de compra, unas 5500 pesetas más o menos me costó), es mi W-728H. Creo, que el cristal es mineral y todo. No se nota como los de resina, se nota más cristalino y más frío cuando hace frío que los de resina. WR100, cronógrafo con las tres subesferas animadas arriba que miden segundos y la tercera fracciones de 10 segundos (siendo la sexta y última de cada minuto cuando se pone la esfera en blanco). Y una buena precisión aunque ya era de los «Made in China», siendo raro el mes en el que se va a +3/+4, pues el módulo creo recordar que era de los de +/-15″ mensuales. Normalmente, se mueve hasta los +2 como mucho. De los primeros «Illuminator» llamativos con el pulsador gomoso abajo en el frontal… cronógrafo, alarma diaria con o sin luz parpadeante, un temporizador… y una esfera eso, un poco tipo los DW.

    Lástima que la correa, que era mixta de resina-gomosa burdeos, que esas partes agarraban en las asas ocultas a la vista de forma estándar con pasador de resorte (anchura de 19 mm y… casi los 20 mm), por las que pasaba una tira de náilon negra con cierre por hebilla. La tira la conservo y sigue nueva. Pero las asas, ya cedieron y rompieron tras unos12 años y sin recambio ya por entonces. La caja de resina de la dura, en dos colores inyectados, gris y negro, con pulsadores metálicos de los gorditos (y recios de pulsar, no se pulsaban por accidente), y la guía de función de los botones troqueladas en el bisel de la parte negra y pintados en blanco roto. El color de fondo de la máscara/esfera, en un gris bonito un poco más luminoso que el de la caja, con los anagramas WR100, Casio, de la función de las subesferas, la electroluminescencia finos y elegantes en negro, blanco roto y alguno en rojo burdeos. Los años que lo llevé y lo que aguantó… pues ahí está, casi nuevo. Casi, porque un tornillo de la tapa trasera ya hay que andar con ojo al manipularlo, y la junta bórica está para cambiar. A ver si pasa la tontería esta, y veo si puede hacerle algo el relojero para recuperar la rosca de la caja que falla un poco con ese tornillo y ponerle junta nueva.

    No es un G-Shock, pero lo aparentaba, y lo aparenta. Grandote e impresionante me parecía en aquel 1995, y todavía algún día hoy si lo cojo con alguna correa de resina «old school» genérica o alguna nato de 20 mm que le entra por los pelos… a veces pienso en buscarle algún armis o correa sintética más seria. Tampoco es reloj de llevarse cómodo con mangas de camisa o de puños un poco ceñidos. Pero ahí sigue. La única cicatriz visible que tiene un fino rayón vertical en el cristal hacia un lado, no muy centrado, que en condiciones normales igual sólo veo y reparo yo en él que sé que está ahí.

    Actualmente, su más digno sucesor sería un W-735H mejor en sobre los 30 euros que sobre los 40. Mejor en unas cosas (alarma con vibración, luz doble led que se ve mejor el LCD e ilumina de sobras), peor en otras (más plastiquete, pulsadores de resina, la precisión del módulo creo que también empeora, es más habitual que el desfase mensual sea más irregular aún dentro de los +/- 30″ mensuales). Es lo que más se le parece actualmente con más o menos el mismo espíritu, un auténtico ladrillo, sin desmadrarse en tamaño ni en precio, pero que tampoco oculta que lo es, aunque no se apellide «G-Shock», con funciones prácticas y alguna curiosa: en el W-728H era la electroluminescencia «Illuminator» y la estanqueidad WR100, y en el » W-735H es la alarma con vibración.

    En más barato (y también con módulo más sencillo, vamos, el 532 xD) quizás un W-218H pintón, por menos de 30 euros. Que por cierto, el negro con correa y motivos en rojo me hace tilín… pero como ya tengo el W-215 me resulta también redundante y más tocho «por nada».

  4. Muy cierto Sergi. Todos debemos tener nuestros filtros, aunque ellos dependan de nuestros gustos personales. En caso contrario, acabaríamos comprando cualquier reloj, o cualquier otra cosa.

    En cuanto a recomendación, se que llevas detrás de un Orient Tristar, y están realmente asequibles, si bien a mi los dorados no acaban de convencerme:
    https://www.watches111.com/Reloj-hombre-automático-Orient-3-Star-FEM0301ZF-VERDE-correa-acero-p103405449

    Pero como soy un gran fan de Orient, yo me quedaría el Sunray:
    https://www.watches111.com/Reloj-Automático-Hombre-Orient-Sunray-RA-AC0E04L-correa-cuero-p159871694

  5. Mi experiencia dice lo mismo Ricardo. Los Casio más caros son igual de precisos que los baratos. A partir de ahí, es cuestión de suerte. El GW-5000 que es caro no es muy preciso, el F-84W que es barato sí lo es. En cambio el GW-6900 que es caro es preciso, mientras que el A-159 que es barato no. Es decir, no hay distinción de precio.

    En cuanto al DW-5600, me encantan sus lineas, tan fieles al DW-5600C y al DW-5000 originales. Lo he tenido dos veces, y al menos en mi caso no lo uso demasiado. El motivo es que el GW-M5610 lo eclipsa. Es casi igual estéticamente, más logrado en mi opinión, pero con muchas más funciones. Es algo que deberías considerar, si encuentras un 5610 a buen precio, y a veces se encuentran casi a lo mismo que un DW5600, tírate a por él.

  6. El W-728 fue un reloj que siempre me gustó, quizás por las lineas redondeadas y las subesferas Alejandro. Tal vez por eso estamos de acuerdo, no es demasiado diferente al TGW-10/TRG-100 ni a los DW-6900/GW-6900. Será también por eso que el W-735 me parece un relojazo. No sólo es su estética, sino la pila de larga duración, la alarma por vibración… Una pasada. Lástima que esos 30€ vengan a cambio de un cristal de resina en vez de mineral. Y creo que es intencionado por parte de Casio. Sino, ¿quién iba a comprar un DW-6900, más caro y menos completo?

  7. Buenos días D. Javier

    En cuanto a su sugerencia la tendré en cuenta. Aunque si bien esta situación de encierro y el desánimo no ayudan a la compra. Tiene razón en cuanto a las manecillas del reloj en dorado, me esperaré a ver si les traen modelos nuevos. Le agradezco su saber… muchas gracias.

  8. Por mi experiencia, los envíos desde España no tienen problemas, ni siquiera en esta época. Tal vez un autoregalo sea lo que necesitas para dar un empujoncito a los ánimos. Las cosas provenientes de Asia, aún no se. Tengo un par en camino, veremos que pasa.

  9. Fernando Alonso Couzo

    Realmente mas que un aficionado soy un fanatico o anormal a los relojes ,desde niño me han gustado,claro aqui en Cuba son a veces un poco dificiles de comprar o ver ,ahora es que se pueden ver y comprar cosas ,muchos de los que he tenido los he comprado de segunda mano,pero no me importa por suerte todos me han funcionado muy bien y soy de perfil ancho lo mismo me gusta un digital que un analogico realmente los que menos me gustan para usar son los de vestir ,pero no dejo de admirar su belleza ,gracias Guti

Deja un comentario