Casio fx-CG50 (Primeras impresiones)

Continuamos con el repaso a la calculadora Casio fx-CG50, que iniciamos en Casio fx-CG50 (Introducción), en esta ocasión, dando cobertura a sus primeras impresiones tras el uso. Si buscas algo más básico, y vistoso, no dudes en consultar la reseña anterior sobre la Casio FX-85SPX II Iberia.

Gran parte de esta experiencia, la puedes adquirir gratuitamente sin necesidad de tener la calculadora, gracias al simulador.

Puesta en marcha

La puesta en marcha de la Casio fx-CG50, para el primer uso es sencilla, y no necesitamos recurrir a la guía de inicio rápido. En la parte trasera, abrimos el compartimento de las pilas, y colocamos las 4 AAA necesarias. En mi caso son unas recargables Varta Accu de NiMH y 1000 mAh de capacidad.



Retiramos la tapa protectora deslizándola, y pulsamos sobre el botón de encendido (AC). En dos o tres segundos, la fx-CG50 nos lleva a un menú de configuración inicial tipo asistente con botones de anterior y siguiente, donde podremos escoger el idioma principal de la interfaz, el tiempo de retroiluminación y de apagado automático, el tipo de pilas que hemos puesto (alcalinas o recargables NiMH), si queremos protegerla con usuario y contraseña, etcétera.

Es todo un logro comparar la duración de las baterías, con por ejemplo un smartphone. Para ponerlo en situación, sería como si pudiéramos trabajar con él de manera continuada durante 10 días enteros. Ni más ni menos, esa es la marca que consigue esta fx-CG50.



Inicio y apagado

La velocidad de inicio y apagado es de los aspectos que más valoro en una calculadora. Estamos acostumbrados a dispositivos como teléfonos, que se demoran más de 45 segundos en encenderse o apagarse, y eso es un engorro. En 45 segundos, ya has tenido casi tiempo de realizar ese cálculo con lápiz y papel. El apagado, simplemente requiere pulsar Shift-AC. A diferencia de las ClassWiz, es muy intuitivo que encendido y apagado estén en la misma tecla.

La calculadora se suspende en 1 segundo, y se reanuda casi instantáneamente. El encendido, tarda unos 4 segundos, y el apagado, menos de 3. Una vez suspendida, a los 60 minutos se apaga completamente de manera automática, eliminando los contenidos de la memoria, pero reduciendo el consumo de energía al mínimo.



Ergonomía

La interfaz responde ágilmente, y quizás lo más tedioso sean las operaciones con las flechas del cursor para seleccionar elementos. No obstante, es más un problema de aprendizaje, porque en Casio han agregado combinaciones de teclas (shortcuts), a la mayoría de acciones. Por ejemplo, en el menú principal, para acceder al modo programación, podemos llegar hasta él usando los cursores, y simplemente presionando la tecla B.



La pantalla se ve muy bien, con buen contraste, y la posibilidad de color, es un añadido espectacular. Los dígitos son un poco más grandes que en una FX-991SPX, que ya se veían muy bien, así que se ven todavía mejor, incluso sin gafas. Caben 21 caracteres de ancho, contra los 17 de las 991. Tenemos más espacio, y podemos trabajar con expresiones más largas de manera cómoda.

Apoyada en una mesa, es cómoda, estable. Las teclas responden bien, y son de tacto agradable. Si pretendemos trabajar con ella en la palma de la mano, nos será incómodo, principalmente por el peso.



Sistema operativo

La CG50 lleva un sistema operativo propio llamado CASIOWIN, que estaría a medio camino del CAS (Computer Algebra System) de las fx-CP400 y las calculadoras gráficas LCD como la FX-9860GII. Del primer caso, obtenemos las actualizaciones del sistema operativo y el software, y del segundo la mecánica de uso de la calculadora que ya conocemos.

La última versión disponible es la 3.10, publicada recientemente. CASIOWIN 3.10, que entre otras cosas, agrega la función QR que ya tenían las FX-991SPX y FX-570SPX. Está disponible su manual de instrucciones, para que puedas irte enterando de las novedades aquí (5,8 Mb. en formato PDF).



Los Add-In, permiten completar el menú principal de la calculadora con nuevos paquetes (nuevos modos), que permiten hacer más operaciones. Los Add-In son compatibles con las fx-CG10/fx-CG20 y fx-CG50. Vienen precargados 3D Graph (Gráficos 3D), Physium, Picture Plot (Trazar Imagen), Geometry (Geometría) y Conversion (Conversión). Por separado, podemos instalar también Probability Simulation (Simulación de Probabilidad) y Russian Language (Idioma Ruso).

La instalación es sencilla, consiste en descargarlo gratuitamente desde la página de Add-ins. Luego extraemos el archivo .ZIP, y obtenemos un .G3A. Conectamos la calculadora al ordenador con el cable suministrado, y copiamos el archivo en la raíz del sistema de archivos. Sin hacer nada más, la nueva aplicación quedará integrada, y nos aparecerá como un elemento más en el menú principal.

Si todo esto se nos queda corto, hay incluso ports de aplicaciones CAS, como EigenMath que tanto me gustó, disponibles en Github.

Tal vez pienses que 16 Mb. de almacenamiento sean pocos. Efectivamente, de esos, quedan unos 7 Mb. disponibles para el usuario, donde irán nuestros add-in, nuestros programas, las capturas de pantalla, imágenes, etcétera. Sin embargo, ocupan poco espacio, por lo que a priori la capacidad de almacenamiento no será un problema. Las aplicaciones add-in así instaladas son compactas, entre 20 Kb. y 2 Mb.





Número de serie

Tanto las FX-CG10/FX-CG20 como las FX-CG50, incorporan un número de serie, que nos aporta información interesante acerca de su fabricación. Viene siendo un identificador único de producto de 16 caracteres en la forma mmmmmYMZZxxxxxx. Donde:
mmmm: Número de modelo. 755AW: CG10, 755DW: CG20, 810AW: CG50, …
Y: Último dígito del año de fabricación: 8: 2008, 9: 2009, 0: 2010, 1: 2011, … 7: 2017.
M: Mes de fabricación: 1: Enero, 2: Febrero, 3: Marzo, … Y: Noviembre, Z: Diciembre.
ZZ: Identificador: MA: Prizsm, QA: CG50.
xxxxxx: Número de serie.

La mía viene identificada como 810AW74QA020103, así que se fabricó en Abril de 2017, es una Casio Prizsm fx-CG50, y correspondía a la unidad 20.103 de las que se fabricaron.

Facilidad de uso

A mi modo de ver, aquí es donde brilla esta calculadora gráfica y programable. Pese a contar, de serie, con más de 3.000 funciones, su modo de operación, no dista mucho del de una FX-991SPX. En ningún momento nos sentimos abrumados por tanta capacidad.

Todas las funciones y los cálculos son bastante sencillos de utilizar. Hay una cierta curva de aprendizaje, pero que tiene que ver con las teclas de operación, más que con sus funciones. El interfaz de la calculadora está disponible en español, casi al completo, lo que la hace aún más sencilla.



Las funciones están bien estructuradas desde el menú principal, que da acceso a los distintos modos de cálculo. Los add-in, se integran como un modo más.







No puedo evitar la emoción que me embargó con la calculadora científica Casio fx-17, que era capaz de realizar operaciones que ni siquiera conocía. O la FX-180PA, que operaba con fracciones y convertía entre grados y decimal. Con la CG50, las sensaciones son similares. Tienes la impresión de que no hay cálculo que se vaya a resistir, incluso aquellos que probablemente no necesites nunca.

6 comentarios en “Casio fx-CG50 (Primeras impresiones)”

  1. Muy bueno el detalle de poder elegir si trabaja con pilas recargables o no, y también me ha parecido muy bueno el sistema de incorporar «programas» (add-ins), me recuerda al Windows Mobile: pegar y listo.

    El display es espectacular, se ve muy bien.

  2. Qué bicharraco, Guti. Me parece haberla visto de pasada en un Carrefour. Pero como ya comenté hace poco de la Fx-991SP X II, no concibo que no venga en cada país (por muy modelo global que sea) con el manual completo en papel, al menos, en la lengua principal de ese país.

    Realmente no es tanto: fuera esos hasta 9 folletos en todos los idiomas y doblados que ocupan más que un manual de 200-300 páginas, y que incluyan lo que tienen que incluir. Que luego está también el PDF para hacer una consulta puntual en la computadora personal o si en algún momento muy puntual es mejor recurrir a él al tener la calculadora también delante, pues muy bien, se agradece. Pero el manual en estos bicharracos debe venir en papel.

    Tengo el gusanillo de hacerme con una bestia de estas. En otra entrada tuya que «se me ha perdido» y no recuerdo su título, se ven esta y otros dos modelos de HP y Texas Instruments, que «al ojo» incluso me gustan más, indagaré por ahí. Pero de nuevo, como tampoco incluyan el manual completo en papel, admiraré estas bestias de momento desde la pantalla (nunca mejor dicho).

  3. Si por precio con la fx-991SPX2 era justificable por motivos de coste que no viniera en papel Alejandro, está claro que en una fx-CG50 mucho más cara, debería venir.
    Aún así trae mucha documentación, aunque sea inútil. Si lo ponemos en contexto de digamos un iPhone de 1000€ que apenas trae un par de hojitas veremos que Casio es de las pocas marcas que sigue apostando por el papel. A mi siempre me ha sorprendido que incluso un económico F-91W de 10€ venga con el tradicional librito de Casio. Algo que me encanta y que me recuerda a cuando de niño me lo leía una y otra vez.

  4. Claro, pero comparar hacia el iPhone y otros ejemplos similares es mirar hacia el que podría ser peor aún xD. ¡Tienen que mirar hacia el otro lado en lo posible para mejorar!

    Mi Texas Instruments Ti-36x, que ya era «made in China» también (vamos, que tampoco era «made in USA») pero venía con su manual completo en español, y el completo «global» en inglés, por ejemplo. Y no fue especialmente cara tampoco, vamos, que en la segunda mitad de los ’90 y costó pues los 20-30 euros de hoy.

    Pues en estas que son calculadoras con más capacidades, pues eso… que se dejen incluir tanto papel y ocupando más por ir doblado en suomi, sueco y hasta en suajili si están vendiéndolo en España o en Japón (bueno, no, igual allí sí lo hacen bien xD), que metan el manual bueno, el completo, en el idioma que toca. Yo creo que si lo hacen bien, en el peor de los casos el coste está más que cubierto, si no sale por lo mismo; las gallinas que entran por las que salen; pero haciéndolo como deben.

  5. Yo es que desde la universidad que no toco una TI Alejandro. Pero me da la impresión que esa TI-36, aún siendo Made in China tiene ya unos años. Por desgracia la ausencia de papel es algo que se va extendiendo a todos los productos. Aducen motivos ecológicos, cosa que es falsa porque no escatiman en packaings, envoltorios absurdos y papeles de información inútil. Me hace gracia cuando esa información es medioambiental… Bueno, esa sí que mejor ponerla en PDF.

    Por lo que vi con las Sharp W506T, HP 300s+ y Casio fx-991SPX, la tendencia era esa, reducir papel.

    No sé si la opción sería poderla pedir con un sobrecoste con el manual. Dado que la mayoría ni lo usan, si el precio fuera razonable, digamos 5€ más no me parecería mal.

Deja un comentario