Dropshipping. Lo que no te cuentan

Tal vez el dinero fácil pueda existir, pero si es así, seguro que no requiere anunciarse, ni en internet ni por ningún otro medio. Después de haber escrito sobre las falsas promesas del trading, me volví a topar con varios anuncios que «rebelaban» el secreto para hacerse de oro usando el Drop shiping. Nos parece algo novedoso, algo habitual de los nuevos tiempos. Nada más lejos de la realidad, el Drop shipment es una modalidad de venta de origen español, y que utilizó por primera vez José Martín y Espinosa de los Monteros en el siglo XVIII. Lo hizo en 1807 con El Almanaque de Espinosa que empezó a vender por las tierras de Nueva España, ahora México.



Era un calendario que incluía datos meteorológicos, astronómicos, efemérides, artículos en beneficio del agro, la industria y el comercio de Yucatán; además de interesantes notas sobre la sociedad y entorno cotidiano de la vida peninsular. Se publicó de manera ininterrumpida durante más de 150 años y su principal método de distribución fue precisamente la triangulación de envíos o dropshipping. Fue tan popular, que ese tipo de venda directa sin intermediario no tardó en ser imitada, primero con otros almanaques similares, y después con otros productos. Una técnica que se define como «es un tipo de venta al por menor donde el minorista no guarda los bienes en su inventario, sino que toma y pasa el pedido (y los detalles de envío) al mayorista, quien entonces despacha las mercancías directamente al cliente final«.

Con la informática, ofrecer el envío triangulado o el dropshiping parece muy fácil. Montas tu tienda online con una plataforma existente, agregas los productos, y cuando recibes un pedido, te vas a tu proveedor de turno, llámalo AliExpress/Alibaba, Wish o cualquier otro y haces el pedido en nombre de «tu comprador». Obviamente tu te has llevado un buen margen comercial, los supuestos estudiosos te dicen que sea del al menos el 50%, así que si en Aliexpress está a 10€, tu lo vendes a 15€ y te has ganado 5€ en un plis sin hacer nada.



Te lo ponen fácil y por ejemplo Aliexpress da la posibilidad de cargar un archivo Excel/CSV con los pedidos para automatizar el proceso, o servicios y Apps (Oberlo, Expressfy, AutoDS, Printful, …) que directamente te descargan el producto que quieres y te lo meten en tu Shopify o Wix. El negocio está montado para que sin darte cuenta, ganen todos menos tu. Gana Aliexpress su comisión, gana el vendedor/mayorista su margen de ventas, gana la plataforma de eCommerce su porcentaje, ¿y encima crees que tu también ganarás? Los mensajes son tentadores «Sin inversión inicial», «puedes empezar hoy mismo», …



¿Sin hacer nada?. Eso ya debería resultarte sospechoso. Todos seríamos ricos si fuera tan fácil. Veamos algunas preguntas que seguramente no te has hecho, y con las que poco a poco irás viendo la verdad.



¿Cómo harás que la gente te encuentre?

Sí, vale. Tendrás una web que se llevará una comisión de tus ventas, pero cuando un usuario busque un producto, te va a resultar imposible salir por encima del vendedor original. Siempre aparecerá Amazon o Aliexpress antes que tu tienda. Ahora puedes plantearte que invertirás dinero en anuncios de Adwords en Google, campañas publicitarias en redes sociales, etcétera. Está bien, tiene sentido, pero todo eso cuesta dinero. El anuncio te va a costar aunque la gente no compre tu producto…

Incluso si por casualidad te encontrasen a ti primero, digamos que eres muy popular en Facebook. ¿Qué es lo que haces cuando tu encuentras algo que quieres comprar? Lo buscas para ver quien lo tiene más barato. Así que tus compradores, aunque lo vieran en tu web (que cuesta 15€), lo terminarían comprando en Aliexpress que vale 10€.

Fluctuaciones de precios

Decíamos que el producto lo tienes a 10€ y lo vendes a 15€. Pero y si cuando te hacen el pedido, tu vendedor, o sea el mayorista o dropshipper ha subido el precio a 12€. Ya no ganarás 5€ sino 3€. Y bueno, si lo sube a 16€, en vez de ganar, empiezas a palmar dinero por cada venta. Así que eso de no hacer nada ya ves que no es así. Tendrás que entrar cada día en el administrador de tu web e ir cotejando precios. Relacionado con eso, y dado que tu no tienes nada de stock, que pasará si ese producto ya no está disponible (out of stock). ¿Le dirás a tu cliente que se aguante? ¿Lo comprarás a otro vendedor más caro?

¿Controlas el tema de autónomos, IVA e IRPF?

Porque ese es otro tema, vas a hacer negocio en España y aquí las cosas ni son baratas, ni lo que es peor, nada fáciles. Tendrás que darte de alta como autónomo, encargarte de las liquidaciones trimestrales, … Un montón de cosas que no te están contando, y que si necesitas, tendrás que contratar a un gestor.

Garantía

Ya sabes que en Europa la ley fija una garantía mínima de 2 años. Y que aunque no siempre se cumpla, es el vendedor el que debe hacerse cargo de ella. Ese eres tu. Si algo viene dañado o se daña en el transporte, recuerda además que tu has triangulado el envío, así que no sabes si el producto es bueno o no, tu eres responsable de la atención al cliente. Después de eso, quizás el chino que te lo vendió haya desaparecido, así que acabarás devolviendo también el importe de la compra.

¿Qué pasa con las devoluciones?

Se dice que en ese sector las devoluciones ascienden al 40%. Gente que compra la baratija de turno y que luego se arrepiente, o que sencillamente la encuentra más barata en otro sitio, por ejemplo en Aliexpress. Si ofreces devoluciones gratuitas, te vas a terminar comiendo el producto. Porque ya me dirás si por algo que te ha costado 10€, vas a encargarte de devolverlo a China. En resumidas cuentas, de cada dos ventas, perderás una. Eso amigo mío no lo compensas con un margen del 50%. Igual que la garantía debes ofrecer 14 días de devolución gratuita.

Cómo diría M. J. DeMarco en su libro «La vía rápida del millonario», está claro que ese fastlane, no es el drop shipping en si mismo, sino que el negocio está en todos los servicios que surgen a su alrededor: formación, cursos, publicidad, plataformas, … Algo que se repite a lo que ya expliqué en ¿Quién gana dinero con los Bitcoin?.



8 comentarios en “Dropshipping. Lo que no te cuentan”

  1. Alfonso Montoya Quiles

    Buena reflexión ,la cuenta de la lechera ,casi nunca cuadra,cuanta gente pone ilusión en un negocio y al poco tiene que cerrarlo junto con sus sueños y ahorros

  2. Por eso me dediqué a la técnica, el mercadeo es complicado a veces, mejor sigo en mi taller jeje.
    Muy buen artículo Guti, gracias y saludos.

  3. Buenas noches D. Javier, D. Ricardo, D. Manuel y D. Alfonso.

    Pues la verdad es que no sabía que existía esta forma de comercio al menos desde el canal internet. Teniendo plataformas que suprimen a los «corredores» (comerciales) en un mercado global es la verdad que muy peligroso. Como decía cualquier plataforma te ofrece el mismo producto, incluso con marcas diferentes (como vimos en los relojes Asiáticos).

    Muy buen artículo D. Javier.

    Aca en España don Ricardo estamos cada vez peor (es común a Europa). En mi comunidad Autónoma por ahora nos estamos salvando no está muy crítico; en Madrid, Navarra y Cataluña (más al norte) están cada vez peor.
    En mi cole cerramos el mes pasado una clase por un caso, pero todo siguió normal. Ahora funcionamos al 100%.

    Un abrazo y cuidése un Tequila a mi Salud.

Deja un comentario