La sabiduría que entrega Dios

No creo en un Dios tradicional, de hecho desde hace años que me defino como agnóstico. Hace bastantes meses, no me encontraba bien. Me daba la impresión de que los «elementos» estaban en mi contra, impidiéndome conseguir lo que más quería. Siendo honestos, desgraciadamente llevaba unos cuantos años así.

Supongo que va a formas de ser, pero a mi las dificultades me crecen. Estoy acostumbrado a resolver problemas, y cuando las cosas no se dan fáciles, eso me motiva: Per aspera ad astra. Claro que llega un punto que uno se cansa de que todo esté en su contra, quiera o no quiera, le va mermando…

En esa época hablaba con un amigo que es muy creyente. Me decía que en ocasiones había orado por mi, para que todo me fuera bien. Recuerdo que le pregunté lo que había pedido. Me dijo que sólo tenía sentido una cosa: pedir sabiduría para que el Señor me permitiera salir de aquello.

Tiempo después, todas las dificultades que sufrí quedaron en nada. No es que los problemas se solucionaran, sino que dejé de querer aquello que pensaba que quería, o al menos me di cuenta de que era un imposible.

Ser consciente de eso no es fácil, menos aún tomar la decisión de dejarlo de lado. Como además implicaba a otras personas, transmitirles la decisión no fue nada agradable. Sin embargo lo hice.

Hace unas emanas pensaba que tal vez todo aquello se debió precisamente a la sabiduría que me había sido enviada. me dio la consciencia para darme cuenta de lo que ocurría, y la fuerza o el convencimiento para decidir consecuentemente.

No se si esa fuerza vendría de Dios, del Destino, del Universo, o de mi propio interior. El caso es que llegó, y lo hizo más o menos en el momento en que fue pedida. Tal vez solamente fuera una casualidad, como lo fue la carta astral, una coincidencia. Pero no por ello debo estar menos agradecido.

Algo después, una amiga me hablaba acerca de «El regalo del adiós», que cuando alguien decide irse, quizá no te des cuenta, pero te estará haciendo un enorme favor. Sin saberlo, hacía referencia a una cita bíblica, en concreto de Juan 2:19 que dice lo siguiente: «Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros». Porque algunas personas te dejarán. Cuando lo hagan, ¡déjalas ir! No trates de persuadirlas a que se queden. ¡Raras veces tu destino está unido a los que se van! Después de eso me confesó que escribía un diario, y que bueno, ella también rogó por mi a «Diosito».



Aprende de ayer, vive para hoy, ten esperanza del mañana

21 comentarios en “La sabiduría que entrega Dios”

  1. Yo también era agnóstico, y conocía muchas personas que se enorgullecían de eso, como si fuera una especie de revalida de ser inteligente. Por suerte tengo un buen amigo que me introdujo en los estudios de los tradicional, cuyo máximo exponente es René Guenon. No es una secta y no es una religión. No tiene gurues pagos ni nada. Es estudio puro y duro de la metafísica.
    No te voy a decir que conocí a Dios o tuve experiencias supranormales, pero si puedo decirte que es o lo que mi espiritualidad estaba necesitando, un vacío que ni mi carrera, ni lo material habían podido llenar.

  2. Que no Guti, que ya puedes creer en lo que quieras y rezar a quién quieras. Que ni los suizos, ni Seiko ni mucho menos CASIO o Swatch van a bajar los precios ni subir la calidad.

    Que no. Que no te traicione la cuarentena con falsas ilusiones. Es lo que hay. ¡Asúmelo! xD

  3. Gracias por la recomendación, y bienvenido Fernando B. No conocía a René Guenon, y le daré una oportunidad. No soy de los que se jacta de su agnosticismo, sino más bien de aquellos que reconoce que le hubiera gustado llegar más allá, y no ha sido capaz. Me da la impresión que algo parecido a lo que a ti te ocurría.

    Saludos.

  4. GUTI, este es un tema muy complejo, pero yo creo que en lo que tú creas, si eres feliz, está perfecto. Por otra parte te menciono que en TODOS los movimientos religiosos del mundo, hay gente muy buena y muy mala, o sea, los extremos los ves allí. Teresa de Calcuta tuvo muchos defectos, pero también hizo cosas buenas, han habido Papas asesinos y homosexuales, pero han habido Papas muy buenos, bueno, como te dije al principio, esto es muy difícil de comentar.
    Te deseo un gran día mi hermano!!
    Saludos al foro, en especial a mi amigo Sergi, espero que en tu hogar todo esté bien.

  5. Buenas tardes amigos y saludo a todos.

    Enhorabuena por su relato.

    Es propio de la existencia y el raciocinio pensar en la «transcendencia». Todas las culturas/pueblos del mundo lo han hecho. Hubo algún intento, soviético, que intentó eliminar ese sentimiento (hablo de oídas) pero resulto que personificación hacia objetos y no pudieron conseguir su fin.
    En cuanto a la creencia de dios como dice Sabina…. «llámalo energía, mejor todavía». Decía algún sabio que el fin de todo hombre (mujer) es buscar el conocimiento de uno mismo, vía de entrada para conocer el universo.

    Concuerdo con D. Alejandro y D. Ricardo » ni Seiko, Casio…..» bajarán los precios sin subir la calidad, creo que harán todo lo contrario.

    Buenas tardes.

  6. Esa es más o menos mi idea Ricardo. Lo importante es ser feliz, y tener algo que nos impulse a dar más de nosotros mismos. No importa si eso es Dios, la moral, la ética, o nuestro carácter humano. Es verdad, como somos humanos, hay gente mala y gente buena. Ocurre en cualquier colectivo, el religioso, el artístico, y hasta el científico.

    Muchos ánimos y un saludo a México.

  7. Los soviéticos fueron muy innovadores Sergi. También creo que lo fue aquella época, por ejemplo con el idioma esperanto. Algunas cosas cuajaron y otras no, pero si no probamos nuevas ideas, siempre nos quedaremos estancados. Desgraciadamente es así, no sólo en relojería, sino en todo. Cada vez productos más malos y más caros. Lo que antes era normal, la calidad, ahora es un lujo.

  8. Lo importante como dice Ricardo es intentar buscar la felicidad, más que la felicidad en sí mismo. Actualmente estoy trabajando en ese campo un poco con mis niños. Realmente la felicidad es un momento o estado momentáneo. De hecho no se puede ser feliz toda la vida porque no sería felicidad sino conformismo.
    Eso lo trabajo con las mamis y los papis, por ejemplo intento que venzan sus miedos o aquello que los angustian para intentar que los venzan. Es como decía Kabafis en Ítiaca «los monstruos y la esperanza están en uno mismo».
    Sobre la figura de Dios, mi postura es compleja vengo de la tradición católica y en cierto modo no puedo dejar de creer. Porque creer en el hombre y la mujer en cierto modo es creer en él. ¿no sé si te referías a eso?

    En cuanto a los relojes creo (aunque no tengo amplia experiencia) que hay modelos que si que padecen el síntoma del precio relación / precio desproporcionado ( y más con la que se espera).

    P.D Don Ricardo cuidese por favor, que las noticias que leo de nuestro Mexico no son muy buenas.

  9. Naturalmente, la educación siempre nos condiciona Sergi, la mía es también católica, y estoy convencido que si hubiera sido budista o musulmana, mis pensamientos serían distintos. Un poco lo mismo que si en vez de en España hubiéramos nacido en Suiza. Quizás no hablaríamos tanto de Casio u Orient, sino de Omega y Tissot. En parte somos cómo nos han educado y como hemos vivido.

    Muy interesante lo de los miedos y el potencial. Es verdad que son cosas que están en nuestro interior, y aunque suene fácil de decir, podemos trabajar y pulir.

  10. >RICARDO: Es que vi un reflejo. Y a saber… porque el subconsciente es algo que juega malas pasadas. Yo vi una inquietud relojera en relación a últimos debates y entradas del blog. No podía permitir alimentar en el seguir dando vueltas a algo que ya pasó y tuvo su punto final. Pasó, y el tiempo ya pasó por allí en su momento… a mirar hacia adelante. Sin olvidar, pero adelante. Darle más vueltas es tontería.

    >GUTI: Estoy logrando mantenerme «muy zen» en este período de confinamiento y cuarentena que deriva a un peligroso «confitamiento». Me conformaría con que aprendiéramos, y sobre todo aprendieran en las altas escalas, que el vivir con dignidad, en un orden como sociedad, por ahora con fronteras porque no queremos tener mejor remedio, que ni el dinero que gane, pueda ganar o quiera ganar una persona u otras, marquen que cualquiera de ellas no pueda vivir con dignidad, ni poder progresar tanto en lo que es ciencia, como en lo que a respecta al único planeta en el que por ahora vivimos.
    Seguir igual, «o que nada vuelva a ser igual» pero que ganar mismo, menor o mayor sueldo, para que al final sea otra vez el ir supuestamente a hacer pan para salir otra vez con unas tortas, pues es tontería.

  11. Tu comentario Alejandro me ha recordado a una reflexión que leí. Decía que ahora que el mundo compra sólo lo que estrictamente necesita: comida, medicina, … La economía se hunde. Eso demuestra lo falso que era el sistema de consumismo ilimitado. Debemos aprender de ello, y ponderarlo para así actuar en consecuencia cuando esto termine.

  12. Difícil. Anoche, me acosté como tantos días con la radio en la oreja hasta que me dormí (autoapagado activo a los 60 minutos, aunque lo renové porque me escuché una hora entera) y escuché en la radio que el consumo de plástico en el último mes subió un 40-50%. Y ya van varias quejas desde diversas voces tan sólo por el cómo se ve por la calle que la gente «tira los guantes» que dan en los supermercados y ya está. Aunque francamente, los médicos siguen diciendo de diversas voces y maneras (para los duros de oreja, hasta el polémico y directo «Spiriman») que a ver para qué caraj… «vamos» con tanto guante por la calle, cuando con el lavarse y desinfectarse las manos, y en el súper si acaso para coger la fruta y hortalizas a granel como siempre (y lavarla en casa), BASTA Y SOBRA. Lo mismo que antes, con tantísimos virus que nos siguen rodeando, más el tema de los desinfectantes que ponen a las entradas más el que llevemos con nosotros por el vigilar un poco más el tema por este nuevo y aún sin vacuna.

    Pero nada, ahí quedaba el dato. O sea, que hoy que ya se ve más que nunca a la gente comprando menos bolsas en la caja del super e hipermercado, reutilizando más, reciclando más que antes incluso… pues el consumo de plásticos en todo el Mundo mira cómo ha aumentado en el último mes.

    La industria (o la banca) siempre ganan o siempre tienen que ganar. Porque si no (nos meten el miedo) os vais al paro y os morís de hambre (¿mande??). No aprendemos… tengo esperanza de que como tras la anterior «crisis» económica sobre todo con sus verdades dando a la gente como bofetones sin manos, en esta crisis con el virus mucha más geste esté fijándose en multitud de detalles y repensando muchas cosas. Pero si arriba no se quieren enterar, lo tenemos y tendremos como nos lo pintan: muy jodido, como la posguerra de la Guerra Civil en España o de la II Guerra Mundial (mayor superficialidad no he oído en mi vida). Salvo que claro, se encuentren con que muchísima gente no trague.

  13. No me había planteado eso del plástico Alejandro. Y ahora que lo dices, yo también me había dado cuenta, aunque sin darle importancia. Las basuras, y lo que no son basuras están llenas de guantes de plástico, artículos que son superfluos como bien apuntas y que a lo sumo nos dan una tranquilidad psicológica y ya está. Si nos hemos desinfectado las manos en el super, y nos las lavamos bien al llegar a casa. ¿De qué sirve el guante?

  14. D. Alejandro tiene toda la razon. Con los guantes de plástico. Es absurdo el consumo de usar y tirar. Vamos qe si es efectivo ( que no está claro) no hay tejidos reutilizables? Menudos guantes de piel me voy a hacer para invierno.

    En mi familia tengo un economista y está muy preocupado, dice que parar un país tres meses eso es típico de economías de guerra. Y encima tenemos un importante aporte de consumo interno y turismo ( este año no vendrán muchos turistas) estamos apañaos.

    Vamos que Dios nos pille confesados y con viatico. Pero España es piel de Borrego, tragamos con todo y volveremos, como siempre lo hicimos. Apretaremos el culete y para delante. Tenemos un gran país y la gente no sabe.

    Buenas noches caballeros….

  15. Muy interesante la observación Sergi. Y no olvidemos que no es sólo el tiempo que llevamos parados, económicamente hablando, sino el tiempo que se requiere para volver a poner todo en marcha y tenerlo de nuevo a pleno rendimiento una vez se inicie la desescalada.

  16. En el tema de virus, y sanitario en general, cuanto menos reutilices más seguro es. Ahora bien, el planeta es otra cuestión.

    Curiosamente los niveles de contaminación han bajado también mucho estas últimas semanas, pero sin embargo han subido muchísimo niveles como el benceno (las administraciones no suelen dar ese dato). Claro que quien no quiera impacto en el planeta, pues que pida a la gente ir a la calle sin protección alguna y el virus ya se encargará del resto. No se si me explico.

    Respecto a la existencia o no de Dios, como decía Santa Bernardette, «mi trabajo es informar, no convencer». Pero está visto que cuanto mejor le vaya a uno en la vida, menos creerá en Dios, por algo básico y elemental: le cuesta mucho separarse de lo material. Y el corazón no puede amar a dos señores. Lo primero, para creer en Dios necesitas desprendimiento, si no tienes eso, pues nunca podrás estar receptivo a escucharle, ni a dejarte guiar, y siempre le pondrás cualquier nombre o cualquier excusa para llevarlo a tu terreno y amoldarlo a tus intereses, como ese de «un Dios tradicional», que me ha hecho mucha gracia. Como si eso existiese.

  17. Hola. Primero agradecerte por tu blog (confieso que aunque lo leo mucho, apenas comento ni aporto nada). Tan sólo quería compartir que me paso algo similar Guti. Con el paso de los años, he ido cambiando la visión de Dios que me enseñaron en el colegio católico, si no por algo distinto, sí mucho más amplio.
    Cuando en ocasiones repaso lo profundo de ese cambio, veo lo limitado que era esa visión, quizá no supe comprenderla en su totalidad, tal cual me fue presentada en su momento y en su forma.
    Por ello, sin pretender enrollarme ni nada similar, sólo quería recomendar las lecturas que más me han ayudado personalmente a ese cambio. Sé que pueden parecer raras y eclécticas y seguramente ya conocerás algunas si no todas, pero no veo mal compartirlas por aquí, son El Kybalion, Los cuatro acuerdos de Migueal Ángel Ruiz y las 7 reglas de Paracelso.
    A veces me da la sensación de que el conocimiento necesario para guiarnos es distinto para cada uno, y de algún modo está fragmentado y repartido en multitud de pequeños sitios. Es precisamente por alguna regla de la última lectura recomendada que dudo si es adecuado mi comentario, pero en estos momentos que estamos viviendo, si puede ayudar en algo, merecerá la pena.
    Un saludo.

  18. Muchas gracias David y bienvenido. Ya ves que aquí todos los comentarios son interesantes, así que primero de todo agradecerte tu tiempo. Creo que las cosas transcendentales que nos pasan no son nada nuevo. La filosofía clásica lleva milenios preguntándose de dónde venimos, qué tenemos que hacer aquí… Y bueno, siguen sin resolverse. Ello significa que grandes pensadores han discurrido sobre el asunto, llegando a ideas que al menos a ellos les han servido. Cada uno de nosotros es diferente, estoy de acuerdo contigo, sólo hace falta dar con esas claves que hagan saltar la chispa, y que te hagan obtener una comprensión mayor. Tomo nota de las recomendaciones literarias.

Deja un comentario