Lilienthal Berlin Zeitgeist Automatik

Continuamos hablando de relojería, así que después de las reseñas del AVI-8 Hawker Hurricane y del Stoic World The Pilots Watch, volvemos a centrarnos en los relojes alemanes como ya vierais en el Kronhauser Silver Opaline. Nuestro protagonista de hoy es el Zeitgeist Automatik de los teutones de Lilienthal Berlin.

Fundada en el año 2016 cómo es fácil de discernir, esta pequeña marca tiene su base en la capital alemana, pero lo que los hace diferentes al resto, es su apuesta por la industrial local: Designed in Berlin, Made in Germany.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 42,5mm de diámetro sin contar la corona. 10mm de alto
CoronaA presión de acero a presión
EsferaGris
BiselFijo de acero
CristalZafiro
Lumen
TraseraCristal de zafiro de exhibición atornillado
CorreaPiel color gris 20mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos, día del mes
Resistencia al agua5 ATM
Peso77g
MovimientoSellita SW-200
ComplicacionesCarga automática bidireccional, remonte manual, parada de segundero
Prestaciones+/- 12 segundos/día. 38 horas de reserva de marcha. 28.800 vph. 26 rubís
OrigenMade in Germany
Garantía2 años
PVP499€ (449€ con el cupón de 10% de descuento)
DistribuidorLilienthal Lifestyle GmbH

Presentación

Estando ante una relojera alemana uno esperaría un packaging sobrio, serio y puede que incluso anodino. La agradable sorpresa es que no es en absoluto así, Lilienthal Berlin parecen mediterráneos en eso con una dotación que además de muy completa, es detallista y viene cargada de sensaciones. La experiencia comienza con una caja exterior de color blanco, un bajorelieve con el logotipo de Lilienthal es la única identificación que encontramos.



En el interior se invierten las tonalidades, una caja de cartón de color negro y con el mismo logotipo de la marca.



Las cosas cambian con el cuidado a los detalles y a su filosofía, no hay más que prestar atención al interior de la caja, fabricada con material reciclado, y fabricada en Alemania.



La dotación es muy completa, un manual de instrucciones en inglés y alemán y un certificado de calidad y garantía escrito a mano que nos indica que han puesto cuidado en el reloj, y que lo han revisado adecuadamente.



Lo que os adelantaba que me sorprendía es todo el material gráfico que han añadido. Cuatro tarjetas postales de la ciudad berlinesa, y que muestran como es el life-style que ellos han creado. A su vez, multitud de detalles como un par de adhesivo de Lilienthal, un descuento para comprar correas, … No se puede pedir más, un unboxing cercano a la perfección.



La curiosidad es el código de barras o EAN, en donde menciona «Lilienthal Automatik Zeitgeist Silber» en vez del su denominación internacional, e invertida de «Lilienthal Zeitgeist Automatik Silver».



Diseño y construcción

El Lilienthal Berlin Zeitgeist Automatik está disponible en dos versiones, la llamada Zeitgeist Automatik Black con recubrimiento PVD negro en la caja, y esfera también negra; y el Zeitgeist Automatik Silver con la caja de acero pulido y la esfera de color gris. Se ofrecen con 5 combinaciones cromáticas de correa. Yo me inclinaba por la correa de color gris, algo poco visto en un reloj, y que encajaba muy bien con el conjunto el Lilienthal Berlin Zeitgeist Automatik Silver-Grey referencia Z01-101-B009A, no obstante se encontraba agotado y finalmente me quedé con la versión de correa marrón, nuestro protagonista de hoy, el Lilienthal Berlin Zeitgeist Automatik Silver-Brown con referencia Z01-101-B002A.

Lo primero que nos atrae es su diseño, en donde prevalece el minimalismo. No en vano Lilienthal fue galardonada con el premio de diseño Green Product de 2017 con su modelo el L1. Para los que admiran el diseño industrial alemán, el Zeitgeist es como un Porsche 911 en donde las lineas sin complicaciones dan paso a unos materiales y acabados de elevado nivel. Si no os gustan los coches, el ejemplo sirve igual con unas gafas Eschenbach, una maquinilla clásica Mühle o una estilográfica Faber-Castell.



Sin embargo, si profundizamos un poco más, descubriremos atracciones invisibles. La esfera está fabricada en la Selva Negra por Schätzle & Cie, una zona reconocida por los relojes de cuco artesanales; las correas las producen en Graf, Marburger y Di-Modell; los relojes se ensamblan a mano en Ermano. Evidentemente no todo puede ser fabricado en Alemania, bien por disponibilidad, como en el caso del calibre en donde han optado por un estupendo Sellita SW-200, o bien por precio como en el caso de la caja, las manecillas y las hebillas que vienen de Asia.



La caja tiene 42,5mm de diámetro sin contar la corona. Es de acero inoxidable 316L en acabado gris mate (arenado), muy industrial y sencilla en cuanto a aspecto, pero con unos acabados verdaderamente buenos. Es muy plana con solamente 10mm de altura, algo que redunda en la elegancia, y también en la discrección del guardatiempo. Ello no impide que ofrezcan una resistencia al agua de 5 ATM o 50M, lo que para mi debería ser el mínimo de cualquier reloj, pero que no suele ser así en muchas marcas.



El cristal es de zafiro y plano, con tratamiento antireflejante. Es mi opción favorita, y me alegra que el fabricante lo haya entendido igual. La esfera es gris mate, galvanizada, así que no genera reflejos incómodos, pero la hace también bastante estática, sin efectos dependiendo de la incidencia de la luz. Los numerales son arábigos, pero representando los minutos en vez de las horas lo que le da originalidad al precio de algo de funcionalidad. El fechador va situado a las 6, equilibrando muy bien el «peso» del logotipo y del nombre de la marca en las 12.



Las manecillas son finas y estilizadas, muy corta la horaria que llega a la altura del círculo concéntrico de la esfera, mientras que la minutera y la segundera son largas, como debe ser en un reloj. Las principales son plateadas con Superluminova, y la segundera en color azul claro.



La corona es a presión con forma dodecaédrica, algo insólito en la relojería y que responde a la forma que tiene el reloj Weltzeituhr de la Alexanderplatz. Además queda escamoteada u oculta bajo las formas de la caja, no sobresale, una solución que hasta el momento, sólo había visto en el Havet Marlin.





La tapa trasera es de exhibición transparente. Acero inoxidable atornillado, con un cristal de zafiro para poder ver la maquinaria. En ella destaca el rotor personalizado, es de un poco habitual color negro, y es de rutenio galvanizado. El uso de rutenio galvanizado es también infrecuente en la relojería, sólo marcas mucho más caras lo han empleado (Nomos, Glashütte, …).



Por último, la correa es de piel natural, muy suave y de tacto agradable. Va teñida con pigmentos vegetales naturales, e incorpora una hebilla metálica en acabado arenado a conjunto con la caja. Han decidido que la hebilla no va firmada y a cambio proponen algo insólito, es la correa la que lo está con el logotipo de la fábrica visible en el anverso o parte visible, de la misma. Está equipada con un sistema de cambio rápido, lo que hace muy fácil cambiar la correa, y nos evita usar herramientas para retirar los pasadores.



Movimiento

Considerando que Lilienthal Berlin está orgullosa de ser una marca independiente, y que apuestan por la calidad, a falta de saber el futuro del Ronda R150, no podían haber elegido mejor opción que el Sellita SW-200. Una maquinaria de carga automática bidireccional, y que a diferencia de ETA que pertenece a Swatch Group, o de Swiss Technology Production STP1-11 de Fossil Group. En el Mondaine SBB Classic Automatic me dejó muy buenas sensaciones, y el Zeitgeist Automatik no es la excepción.



Un Swiss Movement fiable, y de buenas prestaciones: 26 rubís, +/-12 segundos/día de desviación y una reserva de marcha de 38 horas. Según lo que yo he medido, la precisión es del orden de 2-3 segundos/día, un ajuste estupendo y mis felicitaciones al equipo de Lilienthal Berlin. La autonomía real que he obtenido ha sido de 41 horas.

Es muy agradable de manipular, tanto para ajustar la hora como para darle cuerda manualmente, funcionando muy suave, nada que ver con los Miyota 9000 o los Seiko 4R35 o 6R16. La frecuencia de 28.800 vph proporciona una extrema suavidad a la trotadora de los segundos, una sensación de deslizamiento que me encanta.

Sensaciones

En la muñeca es un reloj que pasa bastante desapercibido, no llama la atención, y es capaz de combinar con cualquier indumentaria, desde la más elegante hasta la más deportiva. Los detalles sólo los aprecia el que los conoce y su propietario. E incluso algunos de ellos tardaremos en descubrirlos. Por ejemplo los pespuntes de la correa están teñidos del mismo color que ésta, sin embargo en el reverso son de color blanco. Mención especial a la correa, que siendo de tipo artesanal es la más cómoda de todas las que he probado.



Visualmente no se comporta como el tamaño que tiene la esfera. Parece más pequeño, más comedido. No se si será debido a las lineas suaves, o bien a la distancia entre asas. Eso nos permite tener mucha luz o diámetro útil en el dial, sin ver un mastodonte en la muñeca. Es un efecto que está bien conseguido. Como es bastante ligero, pero sobre todo muy plano, en seguida nos acostumbramos a llevarlo. Nunca molesta, aunque nos movamos mucho, y cabe perfectamente bajo los puños de una camisa. Haciendo memoria no conozco ningún reloj automáatico que tenga una altura inferior a la del Zeitgeist Automatik.

Que no haya lumen en los numerales no me parece nada grave, sería un defecto menor considerando el carácter del reloj. Sin embargo el contraste que ofrecen las saetas horarias y minuteras en la esfera me parece escaso. Está bien que sean delgadas, de otro modo romperían la estética, pero podrían ser de color negro que, a juego con los numerales mejoraría mucho la legibilidad.

El uso de la corona pensé que podría resultar incómodo. Queda más hundida de lo normal y su particular forma podría dificultar su uso, pero no es así. Se puede operar con ella sin problemas.



Conclusiones

Siempre digo que las micro-marcas deben ser capaces de ofrecer algo que no ofrecen las grandes empresas. Lilienthal Berlin con el Zeitgeist Automatik lo hace. Buenos materiales, buena calidad de construcción, pero sobre todo, un diseño trabajado y original que lo hace diferente al resto de relojes. No son grandes cambios, sólo pinceladas, pequeños detalles (corona oculta, correa firmada, manecilla azul, …), pero que están ahí para el disfrute del conocedor.

Todo ello lo hacen a un precio con descuento de 449€ (499€ de tarifa), muy competitivo si consideramos que con un calibre equivalente, los precios ascienden a fácilmente el doble. A este respecto algunos vendedores lo distribuyen también en Amazon, pero sin ninguna ventaja, puesto que lo hacen al precio oficial.

Conseguir el descuento en su página oficial es tan sencillo como apuntarse a la newsletter. Directamente nos enviarán un cupón de descuento por el 10% del importe.

▲ Más▼ Menos
Made in Germany
Precio muy competitivo
Poco contraste de las manecillas



8 comentarios en “Lilienthal Berlin Zeitgeist Automatik”

  1. El fabricante, Lilienthal, habrá sido premiado por sus diseños, pero a mí el de este reloj no me convence.

    El diseño de la esfera se inspirta claramente en la escuela Bauhaus. Una de las pocas cosas que sé de la filosofía de esta escuela es que el diseño está al servicio de la funcionalidad.

    En mi opinión, el pequeño tamaño de los números resta funcionalidad y, por tanto, viola el anterior principio.

    En todo caso, son gustos y sobre éstos no hay nada escrito.

  2. Me gusta mucho el diseño, pero ese tipo de bisel tiende a «apocar» el reloj. Yo lo tengo, parecido, en un reloj Haste, y se ve mas chico de lo que es, precisamente por ese efecto que el bisel le da

  3. Buen punto el señalar el contraste; quizás el color de la esfera no sea el adecuado.

    De todas formas me mantengo en mi crítica en que el diseño del reloj no es el fiel a la filofofía Bauhaus.

  4. Bonito. Este sí me ha gustado. Un «casi Bauhauss», pero para mi gusto, muy logrado, sin estridencias y la funcionalidad justa. La esfera me gusta mucho. Quizás, las agujas podrían ser otras y lucir mejor aún (más finas, también con la banda de luminova más fina) y si no negras, pues de un tono casi como los numerales. Las agujas creo que chocan un poco con el diseño general del reloj aún siendo sencillas.

    Y con todo un Sellita. Me gusta que parece que últimamente muchas relojeras, y sobre todo nuevas, están tirando de ahí antes que de los sempiternos Seiko NH35 o Miyota. Obviamente, sube el precio de esos relojes rondando los 350-600 euros según cada uno, pero también lo justifica, más si son calibres Made in Suiza de verdad.

    La tapa trasera debería ser roscada. Pero también se entiende que dando y garantizando buena estanqueidad, atornillada es más económica y fácil de mecanizar.

  5. La verdad que dices algunas cosas que me doy cuenta que no he reforzado lo suficiente Alejandro. Lo de Sellita, que a mi también me gusta en vez de ETA, o de los ya aburridos NH35, es meritorio, porque un Sellita SW200 cuesta unos 150€, y uno NH35 unos 40€. También lo de las manecillas, que tan delgadas son muy bonitas, pero les falta contraste, aunque ello implicara perder el bonito color azul en favor de un negro o gris oscuro como sugieres.

    Sin embargo hay algo que no te ha llamado la atención, y que a mi me dejó alucinado, el rotor recubierto de rutenio. Sigo sin saber qué ventajas tiene, a parte de la exclusividad, pero es muy friki y me encanta. Más aún en un reloj de 500€, y que ahora mismo ofrece un 20% de descuento, o sea que se queda en 400€. Es verdad, es un importe considerable, pero teniendo en cuenta que otras marcas como la mencionada Nomos, nos cobran 3 o 4 veces más, pues tiene su interés.

  6. No, no se me pasó el detalle. Incluso no sé si es algo que llama la atención a los bávaros o que al menos les gusta bastante el material. Lo que me choca es que lo hayan acabado en negro. Porque por lo visto, el rutenio bonito es, pero tampoco creo que tenga aquí ninguna funcionalidad especial más que eso, que es un metal más o menos noble pero no de cotización imposible o especulativa como otros, no sé. En propiedades como masa, pues no sé si aporta algo especial. Si no me falla la memoria me parece que es un metal más bien liviano, similar al latón, pero más duro que éste, y tampoco tan ligero y blando como el aluminio.

    Pero ya que lo dices y en relación a esto, cuando descubrí que bajo Rotring también sacaron básicamente la misma pluma que la Parker Esprit que compré, es curioso que bajo la marca bávara la sacaron también en un color y acabado metalizado como el rutenio (lo especificaban en su día por lo que ví). Y que más o menos, es un color similar al de los clásicos estilógrafos de dibujo técnico Rotring Isograph y Radiograph. Así que como digo, me sorprende más que lo hayan acabado en negro, en vez de quizás dejarlo en algún cepillado o casi pulido. A no ser que al ser galvanizado la propiedad del material para acabarlo como digo sea diferente.

    Igual hay debilidad o apego en alemania por Alemania por el rutenio, como mucha gente lo tenemos por el acero o el aluminio. Yo, lo desconozco. Pero como dice el dicho, cuando el río suena, es que agua lleva… y me parece que esa tonalidad entre marrón y dorado metalizado, les debe gustar y por eso lo ofrecerán cada dos por tres como acabados.

Deja un comentario