';

Porsche 935

Llevaba tiempo sin hablar de automóviles, y parece que después de la componente personal con el Seat Ibiza 1.5 GLX, hoy toca de nuevo. Esta vez se mezclan muchas cosas: coches, los relojes el cine y la televisión, pero por supuesto también algo de historia y recuerdo.

Desde niño que me ha gustado el Porsche 911 y en especial su versión Turbo. Fue el primer coche que recuerdo que me gustó, algo que con el tiempo he comprobado que no era raro. Ya desde los primeras versiones era un coche peculiar y «simpático». Sus pequeñas dimensiones y sus formas redondeadas hacía que igual que el Volkswagen Escarabajo, con el que por cierto tenía mucho en común, fueran reconocibles y atractivos.

Entre mis películas favoritas, Dos Policías Rebeldes lo protagonizaba un Porsche 911, un Porsche 964 Turbo 3.6, el coche más rápido del mundo como bien dejaban claro en el largometraje; también lo hacía en Californication, eso por citar sólo algunas de mis producciones favoritas en donde el coche tuvo un rol relevante.

Si nos ceñimos a apariciones secundarias, entre los vehículos que circulaban por las carreteras de Out Run había Porsches 911, igual que lo veíamos a menudo en Corrupción en Miami. Pero la prueba de que es un automóvil que agrada a los niños es la entrañable Sally Carrera en la película Cars (2006), Cars 2 (2011) y Cars 3 (2017).

El coche tenía algo especial y entrañable. Primero porque en las producciones de Hollywood era un vehículo de importación, sólo por eso ya era más exclusivo que sus competidores nacionales. Además era un coche diferente a los Muscle Cars, tanto en aspecto como en concepto. Pero además era un coche muy ágil y muy difícil de conducir, lo que lo terminaría convirtiendo en un mito y en una forma de demostrar las habilidades al volante y la pasión por los coches.

Volviendo a mi, me encantaba el 911, en coches de juguete o modelos de escala, en coches de radiocontrol, en la televisión… Era el coche que quería tener de mayor. Así que cuando pude disfrutar de mi pista de slot, el TCR (Total Control Racing) de Tyco/Model-Iber en seguida me encontré con algo especial.

Porsche 935

Porsche 935

La pista venía con dos coches idénticos, para no pagar licencia no decían que modelos eran, pero parecían unos Porsche 911 modificados. El primero era de un espectacular color rojo-anaranjado y el segundo blanco con una decoración inspirada, de nuevo para no pagar regalías en la de Martini Racing. Claro que hubiera preferido los lotes grandes, en particular en 7310 con un BMW, un Datsun y un tráiler, pero sobre todo el 7360 con una furgoneta Ford Transit, un BMW 2002 y de nuevo el Porsche, pero maquillado de coche de policía.

Porsche 935

Porsche 935

Porsche 935

Porsche 935

Sin apenas información pasé muchos años creyendo que ese 911 no era más que un libertad que se habían tomado los de TCR para hacerlo más espectacular… Hasta que años después, en una revista encontraba el modelo del que se trataba: El Porsche 935, que en efecto era un derivado del Porsche 911, pero que existía en la realidad en vez de haber sido un invento de TCR.

Para ponernos en situación, el 911 se lanza en 1964 como Porsche 901, ya sabéis la historia con Peugeot por lo que a partir de 1965 lo renombran ya como 911. Esa primera generación permanece en producción hasta 1974, 10 años recibiendo mejoras y cosechando éxitos, algo que sería inaudito hoy en día. En 1973 aparece la segunda generación, que superando a su predecesora se vende hasta 1989; ¡nada menos que 16 años en el mercado! De este Mk2 se van sucediendo las variantes, hasta que en 1975 llega la leyenda, el 911 Turbo 930 y que se convierte en cuanto lo conozco en mi favorito, coincidencialmente, presentado el año de mi nacimiento.

Aunque no fue el primer coche de calle dotado de Turbo (fue el BMW 2002 Turbo), sí que fue a mi juicio el más espectacular del momento: 3 litros de cilindrada, 260 caballos de potencia y una velocidad máxima que llegaba a la cifra mágica de los 250 Km/h. En 1977 se mejoraría con el 911 3.3 Turbo de 3,3 litros y 300 CV que llegaba a los 260 Km/h. Pero vamos a detenernos ahí, en 1976 antes de que llegara el 3.3.

En ese momento aparece el Porsche 935, un modelo desarrollado precisamente sobre la base de ese 911 Turbo de 1975, pero destinado a la competición. Ese mismo motor de 3 litros, llegaba a los 561 CV de potencia. Pero es que en su última y más agresiva versión, precisamente la que aparecía en TCR, la denominada 935 Moby Dick concebida para Le Mans llegaba hasta los 850 CV. No ganó el certamen, pero sí que fue el vehículo más rápido en la recta. Marcó un registro de 367 Km/h en 1978. Para que os hagáis una idea, en nuestro país, el Seat Ritmo 65 CLX, un coche medio, pero presentado ese mismo año tenía una velocidad máxima de 155 Km/h. El 935 hacía más del doble. Y eso que hablamos de que el Ritmo era un coche nuevo, el parque automovilístico era mucho más antiguo, y todavía abundaban los Seat 850 que ni llegaban a los 130 Km/h.

Porsche 935

Si lo comparamos con los Porsche actuales, el modelo más potente es el Porsche 918 Spyder con 887 caballos de potencia. Como he dicho, en su época, el más potente, su 911 Turbo daba 260 CV, mientras que el 935 llegó a los 850 CV. ¡Sería como si ahora Porsche lanzase un automóvil de competición que diera 3.263 caballos! Una barbaridad que ni siquiera vemos en el Bugatti Chiron Coupé de «solamente» 1.500 CV. Si en cambio lo comparamos con el 911 más potente de la actualidad, el 992 Turbo S de 650 CV, su equivalente 935 de competición tendría unos 2.125 CV.

Pero la historia del 935 no termina allí, unos preparadores, Kremer Racing tomaron como base ese 935 que Porsche vendía también a equipos privados y lanzados sus Porsche 935 K1, K2, K3 y K4. El K3 si que ganó Le Mans en 1979. Algunos de esos Porsche 935 Kremer fueron homologados como vehículos de calle, tanto el K2 como precisamente esta K3 que recientemente salió a la venta, eso sí, rebajado a sólo 740 CV de potencia y que como su velocímetro graduado hasta 360 promete, logró en una autopista alemana la cifra de 338 Km/h. Un coche que le costó a su primer propietario 375.000 marcos alemanes de 1980, lo que hoy equivaldría a unos 400.000€, que viendo todo lo que daba, no parece una cifra exorbitante.

Porsche 935

Porsche 935

Porsche 935

De nuevo vamos a compararlo, porque que en la Alemania de ya 1980 un coche marcara 338 Km/h puede no parecer demasiado. Enfrentado a un deportivo como el Golf GTI Mk1 (1975-1983) de 110 CV y 183 Km/h de velocidad máxima el Porsche casi lo doblaba.

La producción del 935 cesó en 1981 y hasta 1989 no llegaría el 911 Turbo LE con 330 CV. Pero las cosas no acabaron ahí, porque en en ese momento los de Porsche empiezan a desarrollar su motor para la Fórmula 1, el que equiparía al equipo McLaren en el MP4/2 entre 1984 y 1987 y tendría el nombre de TAG-Porsche. El TAG Group son precisamente Techniques d’Avant Garde, los que en 1985 comprarían Heuer para formar TAG Heuer. Muy similar a los motores actuales era un V6 de 1,5 litros, pero dotado de turbo. Comenzó dando 650 CV, y en su última evolución ajustada para clasificación llegaba a los 973 CV.

Durante su desarrollo, es decir entre 1980 y 1984, McLaren quería evaluar ese motor en condiciones reales. No se les ocurrió otra cosa que incorporarlo en un Porsche 930 Turbo, lo que llamaron el Porsche 930 TAG Turbo.

Porsche 935

Porsche 935

Porsche 935

9 comentarios en “Porsche 935”

  1. Excelente artículo. No sé el motivo pero de niño nunca demandé este tipo de juegos de slot, supongo que di el salto muy pronto a los videojuegos, pero fue precisamente con uno de ellos que conocí este modelo de coche, concretamente en el «Test Drive» de 1987, de hecho es el que aparecía en la intro. Le guardo bastante cariño porque debe ser de los primeros que jugué.

    https://www.youtube.com/watch?v=FSbwSsjaJV0

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    De nuevo, ¡qué casualidades jostma! Cuando me pasé al PC, el segundo juego al que jugué fue Test Drive 2 que me encantó. Justamente en ese enlace le escribí un pequeño monográfico hace años. El primero no tenía nada que ver, fue Rick Dangerous. El caso es que también me pasaron el Test Drive 1, técnicamente era inferior al 2, pero tenía algo que me encantaba, mucha variedad de coches. Sin embargo me lo habían pasado solamente en modo CGA, es decir a 4 colores, en vez de el EGA de 16 colores que se muestra en el vídeo. Fue eso lo que me hizo dejarlo de lado. Tendría que pasar tiempo hasta que pudiera jugar a TD1 a 16 colores.

    Pero sí lo recuerdo muy bien, a nivel de coches que me encantaba, hubo varios que me marcaron: Test Drive 1 y 2 (el 3 no), Need for Speed 1, …

  3. Yo también lo jugué a 4 colores, pero ya fuera por la animación de saludo desde el coche o como dices, por la opción de seleccionar coche, me resultaba algo fascinante, por lo demás la velocidad del juego en aquel primer ordenador de mi padre hacía la experiencia insufrible, de hecho no me lo pasaría hasta no hace mucho gracias al emulador de dosbox. Las siguientes versiones nunca las he jugado, leo en el artículo que le dedicaste al 2 que hay hasta versiones para Snes y Megadrive, así que ya no hay excusa, tendré que darle una oportunidad en mi consola portatil.

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Pues aprovecha la oportunidad y nos cuentas jostma. Es verdad que en cuanto a rendimiento los juegos de Accolade no eran brillantes, hacía falta una buena máquina de la época. Pero lo que no ponía el hardware lo suplía nuestra imaginación.

  5. Preciosa entrada, me parece alucinante lo que logran sacarle a esos motores tan pequeños. Es de no creer, como con 1.5 litros de cilindrada obtienen más de 800 caballos… brutal. Por cierto súper chula esa película de bad boys, esa escena del final donde corren los dos autos es impresionante, o así la recuerdo, ya hace tiempo de eso. Siempre fue una pena para mi que el 911 con ese motor atrás fuera algo delicado al tomar las curvas a gran velocidad, o al menos eso leía en las revistas del la época recuerdo con especial cariño la revista mecánica popular, no se si la conocisteis en España, en mi pueblo alcanzo a llegar y algunos médicos pudientes de la época y otros profesionales ochenteros las compraban. Recuerdo que llegaban unas pocas a mis manos desgastadas y muy usadas, pero era un placer leerlas y releerlas hasta ya casi sabermelas de memoria.
    No me enrrollo más, gracias Guti por compartir tanto con nosotros.
    Saludos a todos!

  6. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Sí la recuerdo Cesar jose Maestre. Me parece que no se editaba aquí en España y que venían de suscriptores españoles adinerados que la adquirían en México. Como en tu caso, sólo tuve acceso a unos pocos números, menos de 20, y también muy usados, pero me encantaba.

  7. Extraordinario artículo Guti, muchas gracias.
    Mi único comentario es que si Jesucristo necesitara coche, estoy seguro que se compraría un Porsche 911. ( yo me conformaría con un Mustang ¡wow!)
    Les mando un abrazo desde México.

  8. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Muchas gracias RICARDO. Yo creo que no sólo Él, cualquiera desearía un 911. Puestos a conformarme, me conformo también con un Mustang, aunque he eso yo siempre he sido un poco del «enemigo» y me quedo con el Dodge Challenger.

Deja un comentario