Relojes Micro

Al igual que con la desaparecida relojes Justina, en mi listado de marcas de relojes españoles hay un nombre al que le tengo bastante cariño. Se trata de Relojes Micro o simplemente Micro.

Su propietario fue en última instancia Manuel Lopez Ferreiro de Comercial Ferreiro S.A. en principio nada que ver con la joyería también madrileña Ferreiro Arza S.L. que casualmente distribuye esa marca. Su sede estaba en el denominado «Edificio Micro», una construcción muy reconocible en la Avenida Trueba 60 de Madrid.



Relojes Micro fue una marca relojera española que solía montar calibres suizos hasta los años setenta. Después de eso y hasta los años 90 dieron el salto a calibres de cuarzo. En 2012 se relanzaron como marca, ampliando sus gamas de relojes de pulsera ahora con maquinarias de cuarzo mayoritariamente japonesas pero también con algún automático chino. Al igual que el resto de marcas españolas mayoritarias de esa época, nada se producía aquí, sino en Asia.

Algo iba mal porque en 2016 dejó de estar activa su web en relojesmicro.com y relojesmicro.es. Al año siguiente dejaría de funcionar relojesyjoyasmicro.com muriendo silenciosamente todo rastro de la marca. Según la información de Google Maps y Bing Maps el edificio mantiene los logotipos de la empresa, aunque podríamos encontrarnos ante un caso como el de Airgam y sus Airgamboys que mantienen la decoración original por motivos históricos.



Como se puede constatar, no hay demasiada información sobre la marca Micro, una firma fundada en el año 1953 y que se caracterizó por sus productos en cuanto a relojería gruesa, especialmente despertadores y relojes de pared, si bien también comercializó relojes de pulsera.

De esa marca fue un precioso despertador de cuerda en color azul, que me regalaron a mediados de los años 80. Tiene 8 cm de diámetro y pese al maltrato y al uso durante años, aún se conserva en bastante buen estado. Con el paso de los años su metal no se ha oxidado salvo por el protector del botón. El cristal mineral está intacto pese a que cayó varias veces al suelo, para su fortuna, era de corcho. El interior de la esfera se ve limpio, y eso que no lo tengo guardado en ninguna caja sino expuesto sobre una estantería. La maquinaria dejó de funcionar con precisión hace como una década. Incluso usando su regulador adelanta del orden de 5 horas al día. Señal que debe estar sucio y pidiendo a gritos una limpieza y engrase.



La pintura exterior azul no se ha desconchado, ni las manecillas blancas se han ennegrecido, un efecto que si que he visto en una unidad en venta supuestamente en estado NOS. Allí indican que el modelo es de finales de 1970 y que es Made in Spain, ésto último factible puesto que muchos, sino todos sus despertadores se fabricaban aquí.





El último eslogan comercial que utilizaron me parece muy conseguido: «Dando la hora a millones de personas desde 1953«.

14 comentarios en “Relojes Micro”

  1. No me sonaba la marca hasta que he visto su característica tipografía en el reloj, yo por casa también tenía algún despertador y, si no recuerdo mal, también de pared.

  2. Es muy probable. Era una marca asequible que tuvo mucha aceptación en aquellos años en España Stainless. Yo recuerdo un reloj de cocina y de cuarzo que rondó por casa de mis padres hasta que fue reemplazado por un Radiant que aún usan. Es increíble la durabilidad que tenían esos relojes supuestamente baratos.

  3. Al ver las fotos de tu despertador Guti, hice un análisis mental y me di cuenta que lo que es un artefacto sin valor (por su vejez) para muchos, para otros (como nosotros), son joyas que tienen historia y siempre las atesoraremos.
    Gracias por el artículo. Saludos a todos.

  4. Estás en lo cierto Ricardo. Ese despertador fue el primero que tuve «de mi propiedad», el anterior había sido heredado de mis padres. Lo usé muchos años y le guardé mucho cariño, tanto es así que aún lo conservo. Después lo cambié por los modernos radio-despertadores LED que salían al mercado, y desde entonces sólo he usado despertadores de ese tipo.

  5. Eso es algo que siempre he intentado apoyar jostma. Independientemente del interés en cuanto a tráfico, visitas o ingresos. Las marcas españolas, más aún si son relojeras merecen ser conocidas y juzgadas en igualdad de condiciones. Muchos dicen que Micro era una marca de segunda categoría, pero en ese sentido olvidan que sus precios eran también muy bajos. No se pueden comparar relojes de 20€ con los criterios de un Rolex.

  6. Buenas amigos; que penita, que penita, lo de estas marcas Made in Spain; no se que pensar, pero el llevarse la producción a Asia, hablo de el mercado global, no se si a la larga compensará, (a la muy larga, me refiero…); cierto es que bajas los costes de producción una infinidad, pero no se tratará de un: «Ahora que se hacerlo, lo haré yo, igual de malo, o bueno, pero más barato», y la marca que en su día se fue allí para abaratar, morirá, porque otra marca china lo hará mejor, o similar y más barato. ¿Qué opináis?, cada vez veo más marcas chinas de calidad en donde antes no había ni rastro. Auriculares Takstar, cortacespedes Weibang, Neumaticos Nankang, Atlas, etc….y en telefonía apaga y vámonos; ya solo queda Apple, Samsung y LG como competencia; réquiem por Nokia Y Motorola. Hagan, como yo, la prueba de batir repostería con una Hispano-Suiza made in Spain, o una Moulinex hecha en Francia y una las de las de ahora hechas en China; las europeas, con 35 años de antigüedad además de 800w menos de potencia, y sin embargo lo hacen mejor…..¿casualidad?, ¿me durará la china 35 años? . Pero volvamos al articulo que me voy por las ramas. Precioso el despertador Güti, buscando imágenes por la web, recuerdo tener uno con un dibujo de un payaso que al parecer era marca Micro, a saber dónde estará….demasiadas mudanzas desde la comunión, que creo fue un regalo en la misma. Que melancolía me da ver morir estas marcas, Justina, Micro, …alguna más caerá. Es una pena entrar en una joyería y ver qué solo gente un poco informada mira un Kronos o un Duwar, antes que un Lotus, Festina y demás cajas chinas, pero con un nombre en el mercado que vende más que la «calidad real» de los otros. Que invasión de nostalgía y tristeza ver esos carteles de marcas de «antaño», de cuando las cosas se hacían para ofrecer durabilidad.

  7. Mucha melancolía Hyuga. Sobre todo cuando ves todo lo que fueron capaces de hacer. Micro por ejemplo, modelos muy creativos, tanto para niños como para adultos, unas maquinarias que sin ser nada del otro mundo eran robustas y fiables, y bueno, ahí lo tenemos, un humilde y económico despertador que sin haber tenido ningún cuidado especial, más bien al contrario, se encuentra en buen estado.

    Ese oportunismo de las marcas, que no fabricantes, europeos y estadounidenses está llevando a justo eso. A que las marcas chinas ofrezcan exactamente lo mismo por una fracción del precio. Y a que vayan aprovechando esa experiencia para ir mejorando… ¿Quién podía imaginar el imperio Xiaomi en sólo unos años? Pues ahí está, y lo está por méritos propios.

    Como consumidores también tenemos gran parte de culpa. Y bueno, si al final el gato al agua se lo lleva un Lotus, al menos es una empresa española, por más que fabrique en China como hacen los suizos. Pero si encima esa marca es italiana, o francesa… ¿Qué nos queda?

  8. Buenas noches. D. Javier y D. Hyuga.

    Con su permiso me sumo.

    Cada día me acuerdo más de aquel maestro de Economía en mi primera carrera (que no acabé), que fue Conseller con Eduardo Zaplana. cuando nos dijo una cosa que se está cumpliendo sobre las marcas chinas (Era a principio de siglo 2000). Nos dijo que no a mucho tardar los empresario Chinos verían que determinadas marcas ganaban réditos importantes y harían sus propias marcas. Reafirmo: y se harán con el mercado; sin duda alguna.

    Buenas noches y gracias.

  9. En alguna otra ocasión nos has hablado de tu profesor Sergi, y el hombre daba en el clavo. Y es que es lógico, si muchos de relojes de marcas de prestigio se producen allí, los chinos han visto las posibilidades que eso ofrece. Empezaron sacando eso mismo con su propia marca, y ahora se atreven a hacer sus propios diseños, o al menos a copiarlos de otros. Avanzan a pasos agigantados, la verdad.

Deja un comentario