Molnija Tribute 1984 2.0

Anteriormente repasamos la historia de Stowa con su Flieger Classic 40 Ikarus. Hoy haremos algo muy parecido. Si os acordáis, durante la review del Molnija Pocket Watch Border Guard que publiqué en 2014, repasaba la historia de la legendaria marca rusa Molnija (Молния), terminando su periplo en 2007 con el cierre de la factoría. Tras aquello, afortunadamente han resurgido. Os explicaré todos los detalles en esta reseña.

Mi favorito era el Green Ray Light Blue un reloj en edición limitada a 250 piezas que desgraciadamente estaba ya agotado cuando me decidí, así que finalmente me decanté por el Tribute 1984 2.0 -2 White, un modelo muy parecido, pero de serie no limitada.



GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 44mm de diámetro sin contar la corona.
CoronaA presión de acero
EsferaBlanca
BiselFijo de acero inoxidable
CristalZafiro
LumenNo
TraseraAcero inoxidable atornillada
CorreaCorrea de cuero negro de 22mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos
Resistencia al agua5 ATM
PesoN/D
MovimientoMolnija 3603. 18.800 vph, 18 rubís
ComplicacionesRemonte manual, segundero pequeño
PrestacionesMáximo 40h de reserva de marcha. -15/+40 segundos/día
OrigenMade in Russia
Garantía2 años
PVP23.900₽ (265€ al cambio) excluyendo gastos de aduanas
DistribuidorPJSC Chelyabinsk Watch Factory «Molnija» / Molnija Time LLC

Presentación

Recibimos el Молния Tribute 1984 2.0 en una discreta caja de cartón negro sin firmar.



Al abrirla nos encontramos con el habitual estuche relojero en color negro. Es de imitación de piel con costuras blancas y el bonito Молния en cirílico sobre letras plateadas. Desde luego, se pone a la altura de marcas superiores. Mejor todavía que los Vostok Europe.



Aunque comentaba que es la conocida caja de presentación de relojes tiene algunos detalles como la solapa que nos permite guardar la documentación.



La dotación no es abundante, pero la documentación que he mencionado está muy bien desarrollada. Otra cosa que me gusta es que en su sección de manuales nos permiten descargar su manual de uso y tarjeta de garantía -passport- (aquí -185 KB. en formato PDF-) y el especial de la gama 1984 2.0 (aquí -2,8 MB. en formato PDF-). Podéis echarle un vistazo vosotros mismos porque ambos están muy bien resueltos.



Finalmente lo que cuenta, el reloj que sobre el soporte del estuche se ve señorial y con unos reflejos que nos indican que no estamos ante un clásico Vostok de 50€.



Introducción

En 1927 el Consejo de Trabajo y Defensa ruso tomó la decisión de crear una industria relojera soviética para abastecer su ejército. Paralelamente, en 1929 en Estados Unidos, la misión comercial soviética Amtorg adquirió dos fábricas de relojes en quiebra. La primera fue la Dyuber-Hampden de Canton (Ohio), que manufacturaba un reloj de bolsillo y varios relojes de pulsera y Ansonia de Nueva York, que fabricaba despertadores y relojes de pared . Estas dos empresas fueron la base para la Primera y Segunda (Slava) fábricas de relojes mecánicos de precisión de la URSS en Moscú. En el intervalo de los años 1930 y 1931 comenzó la producción de los primeros relojes soviéticos.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la Primera Fábrica de Relojes de Moscú fue evacuada a los Urales, hasta Crisóstomo (Zlatoust). La compañía produjo relojes de buceo, de aviación, los relojes del tanque y de pulsera Kirov para los comandantes. Después de la guerra se decidió transferir parte del equipo de fabricación de relojes en Chelyabinsk y organizarlo otra vez. La primera fase de la planta entró en operación el 17 noviembre de 1947, por lo que esta fecha se considera el nacimiento de la nueva fábrica de relojes, conocida como Molnija o «Rayo» en español. Su principal cliente fue tradicionalmente el Departamento de Defensa Departamento de la extinguida Unión Soviética, Molnija fabricó relojes de pulsera sobre todo de estilo militar, relojes de bolsillo y relojes de mesa. también produjeron relojes producidos específicamente para su uso en tanques, aviones de combate, submarinos, y de forma esporádica, relojes para el programa espacial de la Unión Soviética.

La planta queda situada en el centro de la ciudad en un edificio de cuatro plantas. De Crisóstomo a Chelyabinsk fueron transferidos más de 100 trabajadores con experiencia y más de 30 ingenieros y técnicos. En ese momento, eran los profesionales mejor considerados del país.





A mediados de los años 90 se detuvo la producción de relojes de bolsillo y relojes de mesa, manteniéndose solamente una parte de las instalaciones en activo con el fin de mantener la producción de instrumentos de aviación. En 2007 con unas necesidades de producción muy reducidas, la mayor parte de la fábrica se cedió para construir un centro comercial, mientras que una pequeña parte quedó aún en propiedad de Molnija y que es la zona que ahora ocupan.





A los mandos de Alexander Yurievich Medvedev, tras una fuerte inversión en 2016 para modernizar la fábrica, se ponen en marcha y en 2017 lanzan sus nuevos relojes de pulsera ACHS-1. Por motivos medioambientales, los procesos de bañado y tratamiento de calor se efectúan ahora a las afueras de Chelyabinsk.

En 2018 recuperan y resucitan el heroico calibre 3603. Exactamente el mismo diseño de 1984, pero producido con maquinaria moderna y usando una nueva aleación para el muelle real que mejora la precisión y la estabiliad del movimiento.

Al año siguiente lanzan el Tribute 1984 y en este 2020 el nuevo Tribute 1984 ver.2.

Molnija es manufactura. Ellos fabrican las cajas, todos los componentes mecánicos incluyendo muelles reales y rueda de escape, así como los acabados y el ensamblado. Además montan un calibre propio y que al menos actualmente, no se licencia a terceros.



A diferencia de la ahora desaparecida Moscow Classic o Aviator que montaban calibres Molnija procedentes de excesos de estoc, lo mismo que el Poljot/Maktime 3133 del Strela Cosmos, los de Molnija Time o Molniya Taym incorporan calibres 3603 de nueva producción. Es cierto que sus diseños no son nada que no hubiéramos visto antes, puesto que son muy similares a la serie limitada del Molnija Pilot Classic de mediados del 2000, pero para mi, eso no hace más que conservar su esencia, ser fieles a su pedigree.



Los Tribute 1984 2.0 se encuentran disponibles en un total de 10 variantes. La mitad de ellas con numerales romanos y la otra mitad con arábigos:

Tribute 1984 2.0 – 2 Black (0050101-2.0): Números arábigos, esfera rayos de sol negra, manecillas plateadas y correa negra.
Tribute 1984 2.0 – 2 Blue (0050102-2.0): Números arábigos, esfera rayos de sol azul, manecillas plateadas y correa azul.
Tribute 1984 2.0 – 2 Grey (0050103-2.0): Números arábigos, esfera rayos de sol gris, manecillas pavonadas y correa negra.
Tribute 1984 2.0 – 2 White (0050104-2.0): Números arábigos, esfera rayos de sol blanca, manecillas azules y correa negra.
Tribute 1984 2.0 – 2 Brown (0050105-2.0): Números arábigos, esfera rayos de sol marrón, manecillas plateadas y correa marrón.
Tribute 1984 2.0 – 1 Black (0060101-2.0): Números romanos, esfera guilloché negra, manecillas plateadas y correa negra.
Tribute 1984 2.0 – 1 Blue (0060102-2.0): Números romanos, esfera guilloché azul, manecillas plateadas y correa azul.
Tribute 1984 2.0 – 1 Grey (0060103-2.0): Números romanos, esfera guilloché gris, manecillas plateadas y correa negra.
Tribute 1984 2.0 – 1 White (0060104-2.0): Números romanos, esfera guilloché blanca, manecillas azules y correa negra.
Tribute 1984 2.0 – 1 Brown (0060105-2.0): Números romanos, esfera guilloché marrón, manecillas plateadas y correa marrón.



Como herederos de la industria soviética y su esfuerzo por la longevidad y la durabilidad de las piezas, la marca se asegura que todos los productos civiles cumplen los estándares necesarios para el combate. Entre ellos mencionan:
1) Pruebas climáticas que exponen los relojes un un grandiente de temperaturas máximas.
2) Una batería de pruebas que simula golpes y vibraciones con la finalidad de garantizar que funcionan bajo condiciones extremas.
3) Equipamiento hidroestático para verificar la hermeticidad a elevadas presiones.
4) Desarrollo de un desecador/humidificador para comprobar cómo se comportan con altos grados de humedad.
5) Una cámara de polvo que simula los efectos del polvo estático y en movimiento.

Diseño y construcción

La caja tiene 44mm de diámetro sin contar la corona. Inmediatamente sus rasgos nos transmiten la apariencia de sus históricos relojes de bolsillo. Sólo que ahora, actualizándose a las últimas técnicas es de acero inoxidable 316L y está totalmente pulida a brillo.



La corona es a presión, recta y de buen tamaño. Es algo imprescindible en un reloj de cuerda hoy en día. Está firmada con el característico rayo de Molnija (PJSC Chelyabinsk Watch Factory «Molnija»). Es capaz de ofrecer una resistencia al agua de hasta 50M o 5 ATM. Suficiente como para que podamos ducharnos o nadar con él si fuera necesario.



En todos las versiones del 1984 2.0 la esfera es de corte minimalista. No permite ni siquiera que el nombre de la marca o sus especificaciones interrumpan la continuidad de los numerales en tipografía cursiva. Es por eso que sólo vemos el logotipo del rayo, y un número, el 3603 haciendo referencia a su calibre. En la referencia 0050104-2.0, es decir el Tribute 1984 2.0 2 White los numerales son negros y aplicados, el resto de leyendas van impresas también en negro. El segundero pequeño a las 9 refuerza la idea de homenaje atemporal a los relojes de bolsillo.



Las superficies juegan con acabados en diferentes direcciones para la subesfera del segundero y de la esfera principal. Algo que mejora la legibilidad, pero además elimina ese aspecto tan industrial de los soviéticos con grandes superficies metálicas. Es el mismo recurso que se usa en relojes de lujo como el Formex Pilot Chronograph Automatic, lo cuál dice mucho en favor de este Molnija 1984.



La única licencia que han permitido son las manecillas de tipo pluma que son de color azul metalizado en vez de negras como el resto de los contrastes en el reloj. Queda bonito, y no rompe para nada su estética retro. A la minutera le habría ido bien que se prolongase entorno a 1 mm más en su longitud, para así rozar el perímetro de los marcadores.



Monta un cristal de zafiro plano. Mi favorito, porque resiste a los arañazos y además permite una excelente visualización de la esfera desde cualquier ángulo.



La trasera es de acero inoxidable, va pulida a espejo y está atornillada. Es ciega y pulida a brillo lo que la hace muy bonita, pero proclive a ralladuras a base de irlo depositando en la mesa. Pienso que tiene demasiado espacio libre, como si le faltase algún grabado en grande, o tal vez debido a que como la marca ofrece el servicio de grabado personalizado, sus clientes opten por inscribir aquello que más les guste. Es habitual que lo adquieran empresas como regalo corporativo o por militares retirados. En todo caso su problema es que no podamos elegir una trasera de exhibición, puesto que que nos impide disfrutar de uno de los principales atractivos del reloj, el calibre de manufactura 3603. La buena noticia es que la marca tiene pensado lanzar en noviembre de este año el Tribute 1984 2.0 Limited Edition. Aún no se conocen sus detalles, pero si se sabe que traerá trasera transparente.



La correa es de cuero brillante de color negro, tipo cocodrilo. Resulta muy elegante, pero es bastante rígida. No va firmada.



Por su parte la hebilla es de acero inoxidable y va pulida a brillo a juego con la caja, grabando el reconocible rayo de Molnija.



No hay cifras oficiales en cuanto a su peso. Según mi balanza es de 102g. En cuanto al grosor de la caja he medido 10mm, más plano que los relojes automáticos.



Movimiento

El origen de los calibres Molnija es una copia de los Cortébert 616 suizos que montaban los primeros Panerai fabricados por Rolex de la década de 1940 y similar al Rolex 5513. Dio paso al Molnija 3601 o ЧК-6 (ChK-6) de 15 o 17 rubís. En 1964 se actualizó lanzando el 3602 con cambios sobre todo destinados a abaratar su fabricación, pero también a mejorar la fiabilidad y precisión, incrementando la capacidad de rubís hasta los 15 o 18. Estuvo en producción hasta 2008 cuando ya había aparecido su sucesor, el calibre 3603 que comenzó a fabricarse en el año 1984, agregando protección antichoques, así que puede considerarse manufactura de la marca.



Esa protección antichoques típicamente se verificaba lanzando el movimiento desde un metro de altura contra una superficie sólida. El resultado debía ser que la rueda de escapa no sufriera ningún daño y que el reloj siguiera funcionando.



El calibre cumple con los criterios del estándar GOST 10733-98 (ГОСТ 10733-98) que entre otros criterios fija una precisión de al menos -20/+50 segundos/día. La firma garantiza unos discretos -15/+40 segundos por día, si bien la verdadera diferencia es que cada maquinaria es comprobada y ajustada manualmente en 6 posiciones. Lo hacen dos veces, la primera a plena carga y la segunda tras un día de marcha, logrando así que estén dentro del rango -5/+30 segundos/día. Sin lugar a dudas ese cuidado y ese control es algo de lo que sólo hacen gala las marcas relojeras de lujo, y que ayuda a sacar un buen rendimiento de sus 18.000 vph con 18 rubís. La reserva de marcha máxima se cifra en 40 horas.



Sensaciones

Para los verdaderos amantes de la relojería, llevar en la muñeca un Molnija 3603 es como una obra de arte que ha resurgido. Un pedazo de historia que se ha fabricado de nuevo. No es como los Circula que son calibres originales restaurados. Son calibres totalmente nuevos basados en los patrones de 1984. A ello se suma su naturaleza de remonte manual, suave a la hora de darle cuerda por las mañana. El tic-tac, más acentuado en los relojes de cuerda que en los automáticos, unido a su baja frecuencia de 18.000 vph que nos permite escucharlo con facilidad y disfrutar de sus sonidos.



Podemos vestirlo con casi cualquier atuendo, porque no deja de ser un reloj de aspecto clásico, parecido a los Longines Master Collection, pero con algo especial que no se muy bien como definir. Quizás sea su combinación de historia con una calidad nunca antes vista en un reloj soviético y que lo vuelve a poner de actualidad. O puede que sea su exclusividad, tener una pieza que se encuentra en un presenta a caballo entre su pasado y el futuro. Una pieza con mucha personalidad.



Conclusiones

Es casi imposible hablar de relojes mecánicos de manufactura que cuesten menos de 2.000€. Si exceptuamos a Seiko y Orient sólo nos queda Vostok y puede que Slava. Son unos 265€ al cambio actual del rublo que si incurre en aduanas lo sitúa en torno a los 350€, una cifra elevada, y superior a la de un Orient FEZ09005W0. No estaría mal que Molnija encontrara un distribuidor europeo tipo Poljot24.



Es una pieza ciertamente exclusiva que estéticamente tiene elementos que recuerdan al Vostok Komandirskie K-34 340946, aunque el Molnija Tribute 1984 2 es mucho más sutil, más refinado. Sus materiales están bien acabados, diría que en la linea de los mucho más caros Raketa o los Strela. Aunque se nota todavía que les falta en cuanto a detalles, como por ejemplo la imperdonable tapa trasera de cristal.



▲ Más▼ Menos
Calibre 3603Trasera ciega
Costes de aduanas



















12 comentarios en “Molnija Tribute 1984 2.0”

  1. Buenas tardes, me gustaría que hablara de el reloj Casio md512, tengo uno y no he podido encontrar información de este reloj! Gracias

  2. Buenas noches D. Javier y resto de participantes de la bitácora.

    Gracias por mostrarnos este trocito de historia y manofactura.

    Para ser manofactura europea (si incluimos a Rusia como Europa continental) el reloj no me parece caro en comparación a otros que van de suizos. Allí es a donde voy, es un reloj para amantes de la relojería. Para el común de los mortales posiblemente no entienda un precio que supera los trescientos euros.

    Me gusta su estilo vintage al que el tamaño, la verdad creo que no acompaña (44mm) para un reloj de vestir; si bien, como dices es un reloj de bolsillo con correa (idea originaria).

    Una pregunta, no hay relojes de cuerda que tengan fechador?

    Muchas gracias por tu tiempo Javier.

  3. Sergi, muchas gracias. La mayoría de maquinarias de cuerda que existen actualmente derivan el Unitas 6497/6498, ahora ETA, es decir maquinarias de relojes de bolsillo, por ejemplo la del Tissot Savonnette Mechanical. Eso se extiende a sus clones chinos como el Seagull ST-3600. Históricamente los relojes de bolsillo no llevaban fechador, así que cuando estas maquinarias se trapasan a un reloj de pulsera, pues tampoco.

    Sin embargo aún quedan, por ejemplo el calibre Vostok 2414 del Vostok Komandirskie 431171 o del Vostok Komandirskie 861033 que son relojes muy asequibles. También el H-50 de Hamilton que lleva el Khaki Field Mechanical, una evolución del ETA 2801-2 que llevaban antes.

  4. El respeto que hay en Rusia por su historia y tradiciones me da envidia.

    Respeto que lleva a un empresario de aquel país a resucitar a una marca de relojes y hacerlo por la vía complicada.

    Este empresario muy bien podría limitarse a fabricar unos relojes con buenas cajas y montar en ellos un movimiento diseñado y fabricado por un tercero – Sellita, STP, Seiko/TMI o Citizen/Miyota … – y hacer caja. En vez de ello, el empresario invierte dinero en dotar a esos relojes de unos movimientos fabricados y desarrollados en el pasado por la casa que, además, han sido puestos al día en el apartado técnico.

    Alguno dirá que lo anterior queda muy romántico. Lo cierto es que ese «romanticismo» tiene varias derivadas, como que la empresa se diferencia de micromarcas, que montan movimientos de terceros, o que crea en Rusia puestos de trabajo que requieren cualificación, esto es, puestos de trabajo de calidad.

  5. Por supuesto un relojista. Ese es para mi su atractivo y su mérito. Hacer algo diferente desde el respeto y sin cobrar cantidades enormes de dinero por ello. Un calibre de manufactura legendario que se ha recuperado, como ocurrió con el Zenith El Primero, que ya vemos los precios que tiene. Y sí, podrían ser como href=»https://www.javiergutierrezchamorro.com/vostok-europe-gaz-14-limousine-automatic-power-reserve/» target=»_blank»>Vostok Europe con sus GAZ que recurre a máquinas Epson, pero eso pierde su gracia. Así que totalmente de acuerdo contigo, lo han hecho por la vía difícil, pero por la vía adecuada. Y eso me encanta.

  6. Una auténtica belleza esta pieza a cuyo valor se suma el encomiable trabajo de recuperación cultural por el que han apostado. Con las aduanas se me pasa de presupuesto pero sin duda esta iniciativa se merece todo el apoyo y reconocimiento… Ahora sería el el momento para pensar en los dirigentes de Radiant y sus bochornonos digitales plagiados.

  7. Sí que lo es jostma, belleza muy fiel al pasado. De las ideas que me encantan. Es verdad que con las aduanas el precio sube, me imagino que desde Molnija están trabajando en ello.
    En cuanto a Radiant, en breve tendré la oportunidad de publicar una reseña. Veremos qué tal son sus impresiones.

  8. Maravilla de pieza D.Javier, mucho me gusta decir, manufactura. Ahí queda eso, ¿Y quién puede decirlo hoy día?, Ciertamente estos contados casos rusos son un «rara-avis» hoy día, tenemos que aprovechar mientras se pueda de estas piezas sensacionales, que incluso mejoran en diseño, actualizándose al día a día. Una genialidad. Gracias por ilustrarnos.

  9. Así es Hyuga. Conceptos de esos que ya apenas se encuentran porque hoy en día todos van al beneficio económico a corto plazo. Unos chinos, habrían montado un calibre japonés y andando. En cambio en Molnija lo han recuperado, y en vez de cobrar cantidades astronómicas, lo han logrado contener. Me encanta esa idea.

Deja un comentario