Time Locker The Kouriles

Tras la review del RUF500 Diver Automatic, seguimos con los relojes de tipo buceo de pequeñas marcas en la industria relojera. Hoy saltamos de Suiza a Francia para hablar de Time Locker que nos trae el The Kouriles, un reloj que como el Spinnaker Dumas mira al pasado, un reloj tipo diver, sí, pero inspirado en las lineas de los relojes militares de 1950.

El francés Brice Fromm se enamoró de un reloj que le regaló su padre cuando él tenía 21 años. Era un reloj militar de buceo de los años 70 que Brice estuvo llevando durante años. Sin embargo, cuando quiso reemplazarlo por algo similar pero más moderno, no encontró nada en el mercado que le satisficiera. O bien eran de mala calidad, o bien eran demasiado caros. Fue en ese momento cuando decidió fundar su propia marca: Time Locker, lanzando su reloj desde la plataforma de micromecenazgo Kickstarter en tres modelos: The Kouriles, The Tonga, The Kermadec, cada uno de ellos, disponible tanto en esfera de color negro, como de color blanco. Pese a las diferentes denominaciones, son en realidad el mismo reloj, cambiando pequeños detalles en cuanto a los numerales y los índices de la esfera, pero que le dan una entidad diferente a cada uno de ellos.

Gracias a que me entregó un prototipo del modelo The Kouriles con esfera negra, podéis disfrutar de esta exclusiva prueba.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 42mm de diámetro sin contar la corona. 14mm de alto
CoronaRoscada de acero
EsferaNegra
BiselRotativo unidireccional cerámico
CristalZafiro abombado
Lumen
TraseraAcero roscada
CorreaPiel y NATO de 22mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos, día del mes
Resistencia al agua20 ATM (200M)
PesoN/D
MovimientoSeiko SII NH35A. 21.600 vph, 24 rubís
ComplicacionesCarga automática con rotor bidireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones41h de reserva de marcha. -20/+40 segundos/día
OrigenFrancia. Made in China
Garantía2 años
PVP466,80€ (super early bid 298,80€)
DistribuidorMoon Flight SAS

Presentación

El The Kouriles se entrega al igual que todos los modelos de Time Locker en un bonito estuche acolchado de imitación de piel. Lleva impreso en blanco el logotipo y el nombre de la marca. El cierre es mediante una cremallera, que llama la atención por ser de color azul. Resulta ideal para llevar el reloj en viajes, porque es compacto, ligero, y protege muy bien la pieza.



Al abrirlo nos encontramos con un confortable interior del mismo azul que la cremallera, recubierto de un agradable aterciopelado. Naturalmente contiene el reloj.



Sin embargo la solapa de tela también en acabado de terciopelo nos da acceso a un compartimento que alberga una correa italiana de cuero, una herramienta para cambiarlas, la tarjeta de garantía, el manual de instrucciones y una nota de agradecimiento. No es un conjunto tan completo como el del casi abrumador Vintro Le Mans 1952 Automatic, pero deja una sensación muy agradable, a la que no le falta de nada.



Diseño y construcción

Mucho antes de que llegaran los ordenadores de buceo, los buceadores eran intrépidos y valientes aventureros. Ya fuera en el terrero de combate, como en el terreno científico, todos ellos confiaban la vida a su reloj. El instrumento que les iba indicando cuánto tiempo de oxígeno les quedaba en sus bombonas, y por tanto cuando deberían ascender. En caso contrario, morirían asfixiados (hipoxia). Necesitaban por tanto un reloj preciso, con un bisel rotativo fiable, y sobre todo, muy legibles, especialmente en la oscuridad. Esta fotografía del explorador oceánico francés de Guy Morandière capturada por Jacques-Yves Cousteau en 1950 transmite muy bien esos instantes.



El Time Locker The Kouriles, estando inspirado en los diseños relojeros de 1950, es normal que muestre algunos parecidos con el Blancpain Fifty Fathoms y otros guardatiempos de aquella época, es algo intencionado, un homenaje que desde la marca pretenden rescatar del pasado. La caja es de acero inoxidable 316L en acabado cepillado, ofreciendo una resistencia al agua de 20 ATM equivalente a 200m de profundidad.



Tiene 42mm de diámetro sin contar la corona, un tamaño ligeramente grande que no obstante en la muñeca, no lo aparenta debido al relativamente grueso bisel negro de casi 6mm de ancho, que deja a la esfera una luz de 30mm de diámetro, y a una distancia entre asas de 50mm.



La corona es roscada y va firmada por la marca. Por su parte la esfera, de color negro en esta versión, tiene los numerales y los marcadores de contorno metálico plateado y van aplicados. Tanto éstos como las manecillas van recubiertas con tres capas de Super-Luminova C3, y realmente el rendimiento se nota, casi a la par del líder en este sentido, el Trigalux T-Diver.



La esfera adopta unas marcas minuteras que en vez de estar sobre el perímetro, lo están en una zona interior, son bonitos y dan mayor espacio al dial, aunque al ser más pequeños, complican un poco su legibilidad. Otro detalle llamativo es la aguja segundera, que va pintada de amarillo, lo que ayuda a identificarla fácilmente.

Una solución que empezamos a ver en la relojería actual es que los numerales del bisel llevan también lumen, mejorando notablemente el aspecto táctico, y también la visualización nocturna. Se trata de un bisel construido en material cerámico con rotación unidireccional de 120 clics.



El cristal es de zafiro abombado, tanto en el interior como en el exterior, en la cara interna está tratado con una capa antireflejante. Reproduce muy bien los antiguos cristales de plexiglás que como en los actuales Vostok Amphibia eran de esa forma para repartir mejor la presión de las profundidades. Sin embargo en determinados ángulos, muy pronunciados eso sí, veremos ciertas deformaciones producidas por su efecto lente.



La trasera es de acero roscada, y lleva grabada en la parte central el logotipo de la empresa. Aunque no es una edición limitada, cada unidad va numerada de manera única, siendo esta que se muestra la número 5.



La correa es una NATO textil de una pieza y 22mm de ancho el tono negro y amarillo le encaja perfecto al reloj, haciendo juego con el color de la esfera y el de la saeta segundera, aunque se puede escoger en otras combinaciones.



Movimiento

Time Locker sigue la tendencia de la mayoría de marcas independiente, adoptando el archiconocido Seiko Instruments Inc (SII) / Time Module Inc (TMI) NH35A, equivalente al Seiko 4R35. El mismo calibre que vimos en el Spinnaker Dumas, el OceanX Sharkmaster 1000 o en el Stoic World The Pilots Watch.

Una maquinaria automática de carga bidireccional, con 24 rubís y a una frecuencia de 21.600 vph. Ofrece parada de segundero (hacking) y remonte manual. No es demasiado elitista, pero cumple su cometido en cuanto a fiabilidad. Es silenciosa y bastante agradable de utilizar.



En cuanto a especificaciones oficiales (se pueden descargar aquí -1,1 MB. en formato PDF-), dispone de una reserva de marcha de 41 horas, y una precisión de -20/+40 segundos/día.

Sensaciones

Es fácil de imaginarse a un buzo de combate la Marine Nationale francesa portando en su muñeca un reloj similar al Kouriles o a cualquiera de los Time Locker.



Tal vez porque aunque me gustan los relojes acuáticos no es un mundo con el que me siento demasiado identificado, asocio el Kouriles también con el mundo de la aviación. Algo que desde la marca también hacen, y que en sus fotografías oficiales podemos ver acompañado de unas gafas de sol AO Eyewear Original Pilot.

Quizás lo más destacable al llevarlo es si estética retro, no de los 60 o 70 como solemos ver en otros relojes, sino de los 50. Casi como llevar un vintage, pero que cuenta con una maquinaria fiable y una resistencia al agua apta para cualquier uso, dejándonos usarlo diariamente sin problemas.



Conclusiones

El reloj no tiene ningún fallo. Está bien construido, el diseño es diferente a lo que solemos ver en otras piezas, y nos ofrece materiales de primera linea (zafiro, cerámica y lumen Superluminova).

El precio de 259€ en campaña de Kickstarter, y de 249€ para los primeros mecenas es bueno, ligeramente por encima del Trigalux T-Diver II que es conceptualmente parecido. Esa cifra ascenderá hasta los 389€ de precio normal, pero el problema es que son precios sin IVA, que tributan al 20% del país galo, eso pondrá al reloj entre 298,8€ y 466€ dependiendo de cuando lo compremos, un importe que lo pone a precio de suizo que es difícil de justificar. Tal vez con un Miyota 9015 o un STP-1-11 resultara más atractivo.



▲ Más▼ Menos
Esfera especial y atractiva
Diseño bonito
Precio elevado
Seiko NH35

3 comentarios en “Time Locker The Kouriles”

  1. Bien, el que busca encuentra, creo que con esta reseña salgo de la duda sobre el Oceanica Tambor. Apuesto a que es la misma fábrica. Un saludo Javier.

  2. Buenos días mi nombre es Antonio Miranda y estoy suscrito a Pinterest, hace unas semanas, vi este reloj, junto a un artículo tuyo y aunque decías que el distribuidor del reloj es Moon flight SAS, no he podido localizarlo en la red.
    Me puedes indicar por favor donde está el distribuidor o mejor su correo electrónico y nº de telefono.

    Gracias, un saludo y enhorabuena por tus artículos sobre relojes.

  3. Bienvenido Antonio Miranda. Efectivamente la compañía es Moon Flight SAS, que opera bajo el dominio weartimelocker.com

    Como habrás visto, ahora se encuentran en fase de rediseño. Están aplicando algunos cambios a los prototipos, de cara a hacer el lanzamiento oficial. La campaña aparecerá en Kickstarter durante este año, así que de momento será la única forma de poderlo adquirir.

Deja un comentario