Pie de rey con indicador

Para realizar mediciones con exactitud, y así muchas veces cotejar los datos que ofrecen los fabricantes de relojes, estuve mirando calibres de medición (pie de rey, vernier, cartabón de corredera o pie de metro). Como en el caso de la balanza digital huía de los modelos digitales que funcionaban con una pila de botón, y no encontré ninguno que llevase pilas normales tipo AAA o AA.

Quedaban las opciones mecánicas, muchas de ellas fabricadas parcial o incluso totalmente en plástico, algo que me inspiraba muy poca confianza, tanto en lo que a durabilidad respectaba como en lo tocante a la precisión.

Pie de rey con indicador

El modelo elegido me costó 14€, que en comparación con precios a partir de 0,50€ para un calibrador era caro. Sin embargo si nos vamos a marcas de renombre de origen suizo o alemán, algunas de ellas también fabricadas en China, veremos que los precios rondan los 50€ o más. En todo caso de este modelo en concreto me atrajeron dos cosas, la primera que está fabricado con acero inoxidable endurecido, algo que deberían redundar en su durabilidad. Pero lo más llamativo fue su indicador analógico y mecánico que representa las décimas de milímetro con lecturas de incluso 0,02mm. Me recordó el encanto de la regla de cálculo mecánica circular, pero con la practicidad del cuentapasos mecánico, es decir, una función bonita, con encanto mecánico, pero que además facilitaba las lecturas de precisión.

Pie de rey con indicador

Pie de rey con indicador

No me extenderé demasiado en la reseña, puesto que su funcionamiento es idéntico al de un calibre mecánico de toda la vida. La única salvedad es que además de poder leer la medición en la escala grabada, los decimales aparecen en el indicador de la esfera.

El aparato se entrega en un estuche de plástico negro, no pude evitar que me recordase al Steeldive. Lleva en bajorrelieve una W o M que debe ser el logotipo del fabricante, pero también un pequeño espacio para colocar un adhesivo del remarcador o distribuidor que en este caso venía vacío, lo mismo que el RSWC Heian. Tampoco encontramos ningún tipo de documentación, asumo que las instrucciones de uso son obvias y que se prescindan de ellas, pero al menos los datos del fabricante, de la garantía o las especificaciones del producto.

Pie de rey con indicador

Pie de rey con indicador

Como siempre, tenéis el desempaquetado o unboxing en vídeo.

Pie de rey con indicador

Pie de rey con indicador

Pie de rey con indicador

25 comentarios en “Pie de rey con indicador”

  1. Parece una muy buena opción, no sólo por la calidad los materiales, como se aprecia en las fotos estéticamente su aspecto analógico encaja bastante bien para su uso en reviews de relojes.

  2. Muy buena adquisición Guti, este instrumento si no se golpea, te durará muchos años amigo.
    Gracias por la reseña.
    Saludos.

  3. Buenas tardes amigos

    Estoy con lo que dice Jostma : estéticamente encaja con el tema horologico.

    Difiero de Ricardo: cuando te canses gastarlo de martillo o arma de defensa personal. ( Es broma).

    Un abrazo amigos. En especial a nuestros hermanos mexicanos.

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    De momento me está gustando jostma. No sólo es aparente, algo que los chinos cada vez hacen mejor, sino que sigue funcionando bien. Esperemos que dure.

  5. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Me será muy útil RICARDO. Pienso usarlo sobre todo para correas y diámetros de caja, cifras que las marcas no siempre proporcionan. Sin embargo lo más interesante suele ser el grosor, pero ahí con la influencia del cristal es más complicado.

  6. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Sergi. Estéticamente tiene una gran similitud con los relojes, fue esa parte de medición con indicador analógico la que me llamó la atención.

  7. Se denomina calibre vernier, sí.

    El problema que le veo es que le faltan las indicaciones del nonio, al tenerlas en el indicador analógico. Eso facilita su lectura, pero como contrapartida, hace que no te habitúes al uso convencional. Un defecto que también tienen los digitales – o la mayoría, vamos -, por cierto.

    Por otro lado, estéticamente también me gusta mucho, y en fotos queda muy bien con los relojes analógicos, la verdad.

  8. Hará unos 20 años que me compré mi calibre de acero, el mío es de los de escala con una resolución de 0.05mm (la precisión en estos aparatos depende de lo bien que midas). Creo recordar que me costó unos 30€ en una de esas ferreterías en las que sólo ves trabajadores con buzos: venden material de calidad profesional a un precio razonable.

    Desde hace mucho tiempo quiero hacer una serie de pequeños artículos sobre los aparatos de medida que tengo… son mi debilidad, me encantan todos los aparatos que sirven para medir.

    También me compré un calibre digital de algún tipo de compuesto plástico. Lo compré en el lejano oriente por poco dinero y básicamente por dos motivos:
    – Practicidad, mi vista ya no es tan buena y leer la medida es rápido y cómodo.
    – Es un fetiche que tengo desde hace más de 20 años de mi anterior curro: todos teníamos en la caja de herramientas un calibre «clásico», pero un compañero del taller, por necesidad, tenía uno digital de los «buenos».

    Al final el calibre digital barato funciona bien y con una precisión aceptable, aunque me genera cierta falta de confianza utilizando la medición de diámetros interiores y profundidades. Pero desde luego su mayor pega es que la pila de botón (SR44/LR44) no dura demasiado y creo que en aproximadamente un año o menos toca cambiarla. La resolución es de 0.1mm con +-0.1mm de precisión, así que es menos preciso que el de acero pero lo suficiente para las cosas normales.

  9. De verdad me parece una herramienta – juguete increíble! Siempre disfruté calculando medidas y luego comprobar que tan acertado estaba y si hubiera podido contar con un aparato de estos seguro que lo habría disfrutado muchísimo. Aún creo que sería una gran compra, tan pronto pueda espero que caiga.
    Por cierto siempre me a parecido muy curioso ese nombre que tiene, tendrá relación con la realeza de alguna forma?
    Espero disfrutes mucho este pequeño aparatejo Guti.

  10. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Es un poco extraño LaTrollaDeSiempre y me doy cuenta que no lo expliqué demasiado bien. El medidor analógico solamente presenta los decimales. Es decir que si el vernier marca dos y poco ese poco lo lees en el analógico, aunque también puedes leerlo en el calibre como siempre se ha hecho.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Los instrumentos de medición creo que es algo que llaman la atención de muchos, aunque no lleguen a necesitarlos Fernando. Yo diría que poseen el encanto de llegar a examinar algo con precisión, algo que con nuestros sentidos se escapa.

  12. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Eres más curioso que yo Cesar jose Maestre, nunca me había preguntado de dónde venía ese nombre de pié de rey.

    Cuando empezaron a establecerse las medidas objetivas en la antigüedad (antes de eso era una vaca grade o una vaca pequeña; una oveja de 2 meses o una de 4), se empezaron a adoptar las medidas basadas en dimensiones corporales. Se usaban los pies, los palmos, las brazas o los codos. Se dice que ello reforzado por el sentido religioso, ya que si Dios había creado al hombre sus dimensiones debían ser cuasi perfectas.

    Como los pies o los palmos varían un poco de persona a persona, en seguida ocurrió que cuando ibas a comprar un pie de lana preferías hacerlo a aquellos vendedores más corpulentos, su pie más largo te iba a dar más cantidad de lana. Del mismo modo, empezaron a florecer los vendedores de corto tamaño, así daban menos producto.

    La forma de solventarlo vino de los reyes, que eran considerados más cercanos a las deidades que los humanos comunes, por tanto más perfectos y con mejores medidas corporales. Se encontraban equivalencias tan enrevesadas como estas:
    – El pie es una tercia de vara castellana, que tiene cuatro palmos, y cada palmo cuatro dedos, y cada dedo, cuatro granos de cebada ladilla.
    – El codo egipcio tiene mil ochocientas veinte y cuatro partes de las mil que componen el pie de Inglaterra.
    – El pie de Rey tiene mil sesenta y ocho partes de las mil del usado en Castilla.

    ¿Qué ocurría? Que esas medidas iban cambiando con el tiempo y variaban de un lugar a otro. Es algo que todavía ocurre en pueblos que usan las libras para pesar, pero que antaño era más obvio. Así el pie de Burgos medía 27,86 cm y el de Madrid 28,10 cm. A su vez todos se subdividían en pulgadas, dedos y puntos.

    Fue entorno al año 800 cuando el emperador Carlomagno quien estableció las unidades de medida en su reino. Todo objeto era medido con el «pie», y el pie equivalía a 12 pulgadas que era lo que medía el suyo. Cuando entre el siglo XV y XVI se creó el instrumento de calibre Vernier (Pierre Vernier) y el nonio (Pedro Nunes), se le decidió llamar «pie de rey» como forma de especificar su cometido.

  13. Este calibre me ha recordado a un compás de espesores que compré por catálogo a una empresa alemana, Dick. Hace un montón de años, y lo encargué por fax. También llevaba este tipo de indicador.
    Fue un progreso, pues hasta entonces funcionabamos con uno casero, hecho con un calendario de bolsillo, dos trozos de panel, dos pequeños tirafondos, una punta cortada como indicador y una tuerca con tornillo. Lo usábamos para medir los espesores de grandes superficies donde el pie de rey no llega.
    A parte tengo uno de acero, convencional, qué va de maravilla y del cual dependo hasta para poner un taco de pared. Creo que estaba hecho por el país Vasco.

    Un saludo

  14. Veamos, a parte de las reglas y metros normales:
    – Reglas de acero, varias con escalas dobles (mm y pulgadas) y al menos una con pulgadas «decimales» (para electrónica).
    – Cinta métrica de 30m (si treinta metros)
    – Distanciómetros: ultrasonidos y láser
    – Metrónomo (aunque este no es más para marcar tiempos más que medirlos y es de mi mujer): semejante artilugio mecánico no puedo dejar de mencionarlo
    – Termómetro infrarrojos tipo pistola.
    – Calibre de acero (de «escala») y de plástico (digital)
    – Báscula de colgar de 50kg
    – Multímetros y pinzas amperimétricas, creo que tengo 10 en total…
    – Medidores USB: tengo tres (aunque uno lo tengo «desaparecido» por los cajones)
    – Carga electrónica, que sirve para medir y comprobar ciertas cosas (a parte de servir de discoteca)

    Me parece que tengo que empezar a buscar ayuda profesional.

  15. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Nunca he visto un compás de ese estilo Sergio. Seguro que es super chulo. Mención aparte la cantidad de instrumentos de precisión que se fabricaban aquí, en particular en País Vasco y Cataluña con larga tradición industrial. Nada que ver con lo que hay ahora.

  16. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Tienes un buen surtido Fernando. Estaría bien aunque fuera que los retrataras y los colgaras en el blog.

  17. Guti ahora que vuelvo a mirar no puedo dejar de pensar que qué mejor que un calibre «con reloj» para medir relojes…

  18. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Es lo que me ocurrió a mi Fernando. Entra por la vista y enamora por su concepto. Luego tampoco te creas que es tan práctico, no hay mucha diferencia en cómo lo leas. Eso sí, me planteo lo chulo que sería tener la medida completa en un indicador analógico, o bien disponer de dos indicadores, uno para los enteros y otro para los decimales.

  19. Muy bonito y apropiado para las reseñas de relojes. Eso sí, echo en falta un nombre/marca en la esfera que le de más empaque.

    Además, hay algo que me cuadra en la escala: se supone que “a las 6” llega a 1 mm y “a las 12” llega a los 2 mm. Pongo una foto con un calibre TESA “Swiss Made”

    http://jackhoying.com/jack/jb/cbus16b.JPG

    Pero buceando en la red he visto otros TESA igual que el de Guti.

Deja un comentario