';

Cada vez me gustan más las milanesas

Históricamente siempre he preferido los brazaletes de acero o armis. Sin lugar a dudas son las correas más robustas y duraderas, y tal vez por estar ya acostumbrado, a mí me resultan cómodas. Es verdad que no a todos los relojes les puede quedar bien un armis, algunos son más fieles a su carácter con correas de piel o incluso cauchos; y en otros, ni siquiera están disponibles de fábrica con brazalete.

Y aquí viene el primer punto clave, porque es difícil encontrar un reloj al que un armis que no sea el suyo específico le quede bien. Los end-links no abrazarán la caja como deben así que se moverán y dejarán huecos. Alternativamente podemos llevarlo sin terminales, algo que es igualmente funcional, pero que a nivel estético no me termina de gustar.

Cada vez me gustan más las milanesas

He llevado correas de malla o mallas milanesas en multitud de relojes y con diferentes estéticas. Desde relojes clásicos de inspiración vintage (Circula Classic Automatic o Tissot Visodate Automatic), a estilo buceo (Spinnaker Dumas o Tempore Lux Vintage One) o piloto (Kronos Pilot Automatic (990.65)). Justamente fue con ese Kronos Pilot, originalmente dotado de correa de cuero, que tras conseguir una de las mallas milanesa originales que vende la marca, me surgió la idea de esta entrada.

Cada vez me gustan más las milanesas

Cada vez me gustan más las milanesas

Cada vez me gustan más las milanesas

Cada vez me gustan más las milanesas

Por una lado lo que ya comentaba, el caso concreto del Kronos no disponía de ningún brazalete de acero alternativo que le quedase bien. Pero hay más ventajas. Otra de ellas es que las cotas de malla son ajustables por el usuario con facilidad. No necesitas quitar eslabones, no necesitas desatornillar tornillos ni sacar pasadores. Me diréis que al final no es para tanto, algo que sólo tienes que hacer cuando compras el reloj, y que en cualquier relojería te harán a cambio de unos pocos euros.

Entonces es cuando llegan los cambios de temperatura. El frío del invierno hará que tu muñeca se contraiga, y por tanto que el brazalete te quede más suelto de lo normal, y con el calor se dilatará, haciendo que te quede más apretado. Esto último lo odio particularmente. Con los microajustes del cierre podemos solventar el problema, todo ello por supuesto suponiendo que ese brazalete disponga de ello. Y lo cierto es que en aquellos que no son desplegables, no hay microajuste posible. Incluso en los desplegables o deployantes, puede que tengamos que conformarnos con dos o tres posibilidades nada más, una cantidad que por mi experiencia es un tanto justa entre invierno y verano. Lo mínimo deberían ser cuatro posiciones, y todas ellas bastante separadas. Lo ideal es que el brazalete tenga regulación sencilla, una solución que espero que se vaya extendiendo, pero que de momento sólo he visto en relojes de cierto nivel como los Oris Aquis Date Calibre 400, Formex Reef 300 o Tudor Pelagos.

Si la graduación del micro-ajuste se queda corta, no tendrás otro remedio que sacar y poner eslabones, ahora con la complicación añadida que tendrás que buscar eslabones y pasadores sobrantes donde sea que los tuvieras guardados.

En relojes de asas estándar, aquellos a los que se les puede montar cualquier tipo de correa, también se les podrá montar cualquier tipo de malla milanesa.

Por sus ventajas al usuario creo que las milanesas están un tanto infravaloradas. Las hemos visto montadas tan frecuentemente en relojes de moda que pensamos que son de mala calidad. Como en todo, las hay malas, y las hay estupendas. Pero otro aspecto importante, están llenas de historia. Las cotas de malla se usaban como protección más ligera que las armaduras desde el siglo XIII. Eran robustas y ofrecían protección, al tiempo que pesaban menos y permitían una mayor libertad de movimientos. A finales del siglo XIX en Milán empiezan a aparecer pulseras basadas en esa idea, que son comenzadas a usarse en relojería a partir de 1920, sobre todo en marcas alemanas como Vollmer y Staib. Poco a poco se van popularizando hasta llegar a los años 1960 y 1970 donde consiguen mayor esplendor, y empiezan a adoptar la denominación de milanesa, en honor al Milanesado de la ciudad italiana que les vio nacer. Poco a poco fueron cayendo en el olvido, hasta que a partir del 2000 empezamos a ver su resurgimiento.

Cada vez me gustan más las milanesas

Son por tanto un tipo de correa que conserva las ventajas de las cotas de malla. Igual o más robustas que un brazalete, pero mucho más flexibles y algo más ligeras. El toque retro que le aportan es también muy interesante, lo que las convierte en una opción magnífica para algunos tipos de relojes.

22 comentarios en “Cada vez me gustan más las milanesas”

  1. El problema de las milanesas es que atrapan el sudor y la porquería como una red, y no lo dejan salir, tienes que estar todo el día rascándolas para limpiarlas. Y hacerlo no es fácil, porque requiere bastante inversión de tiempo y mucha maña. Otro tanto ocurre con los extensibles.

  2. Otro gran artículo para reflexionar sobre estas correas, yo hace un tiempo también lo hice viéndolas más en los relojes para mujeres. Por ese estilo fino y elegante que tienen estas correas a relojes como ese Circular le quedan geniales, yo tengo dos de ellas de la marca Masar de calidad buena y para ese tipo de esfera y reloj lo visiten muy bien.

    Ahora en el Kronos Pilot Automatic no la terminaba de ver y por eso hicimos el cambio, me tengo que buscar una de cuero con sus remaches que le vaya a juego.

    En lo de los armis y los cierres con pocos o ningún micro-ajuste ahora en verano a veces se hace insufrible como dices. Con estas calores me gusta llevar dos Citizen Promaster que tengo con cierre extensible para buzos, y es muy útil en estas situaciones. Aunque también son algo más voluminosos y pesados, para mí solucionan esa parte de no poder aguantar más el reloj y meterlo al bolso o mochila.

  3. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Sí, sobre todo en verano es fácil que se ensucien por los eslabones interiores. Pero nada que un buen cepillo de dientes no solucione Timekeeper. Bueno, en realidad no tiene ni porque ser uno bueno ni uno nuevo, jeje.

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Me ocurría lo mismo Miguel A., veía las milanesas como algo «fashion» y femenino. Pero creo que era un engaño, algo que o interesaba que fuera así, o que yo veía de esa manera. Hay milanesas muy masculinas. Lo del cierre en los armis, los microajustes deberían ser obligatorios, igual que el cambio rápido en las correas.

    Del Kronos, ya has visto que sigo con tu milanesa, y tan contento.

  5. Si supongo que te pasaba como a mí en los 80s y 90s, que veía los relojes de los hombres con armis gruesos y los de las obras mujeres con milanesas finas y eso se queda grabado.
    La milanesa de malla del TL VONE por ejemplo si que da imagen de robustez, y a la vez estiliza este reloj-herramienta.

  6. Buenas tardes amigos.

    Podrán creerlo pero no tengo ninguna cadena milanesa. Aunque reconozco que me gustan las gorditas y con trenzado robusto.
    Un punto dèbil que observo es que las baratas y que puedes deslizar (tipo armis de casio) no deja de ser un cierre simple a presión.
    Por otro lado, lo que comentan, cuando más hueco más «runa» entra, yo si es acero recomiendo el lavado por inmersión con jabón neutro o «mejunje» al gusto (agua caliente más bicarbonato más vinagre)… problema que el muelle de los pines suelen oxidarse así que olvidaros meter el pin.
    a ver si me hago con alguna para mi Orient Ray así gordita de 22 mm.

    Que pasen una buena tarde.

  7. Cesar José Maestre

    Con el gusto que le estoy tomando a los relojes vintage, las milanesas me molan cada vez más. A veces las veo un poco macarras, sin embargo precisamente ese toque me gusta con frecuencia, sobre todo en días más informales. Un reloj imponente tipo Aegaon con una milanesa, No te pasa a veces Guti?
    Siempre que sean robustas y de buena calidad, me parecen una opción tan válida como el armis tradicional o las correas de cuero. Las pongo al nivel del armis de Rolex joubilee que me encanta.
    Saludos cordiales a todos. Mis mejores deseos Guti

  8. Las milanesas el único inconveniente que tienen es que el cierre es muy poco seguro se abre con cualquier roce al ir a presión y se algo que a mí no me termina de gustar

  9. A mi también me gustan estas mallas milanesa. Ahora no tengo ningún reloj con este tipo de correa, pero tuve hace unos años una correa así en una smartband y me encantó. Un saludo Guti.

  10. Los brazaletes me encantan estéticamente pero estoy de acuerdo en que son problemáticos; el ajuste, el peso, la dilatación, e incluso -si eres sensible-, la desagradable sensación al colocártelo en invierno… Está claro que otras opciones son más cómodas y prácticas.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Un buen ejemplo el de Tempore Lux Miguel A. Mi opinión de las milanesas cambió justamente con la TL V-One como tu, y también con el Spinnaker DUmas. Vi que se podían hacer «masculinas» y masivas, igual que los armis.

  12. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Buen truco lo del bicarbonato y el vinagre Sergi. Yo lo he probado en alguna vez, y es desincrustante a tope. Muchas gracias por sacarlo.
    Es verdad que con las milanesas está el problema de los cierres, pero hablamos de milanesas básicas, tipo Casio donde ni siquiera hay un bloqueo de seguridad. Es lógico, son pulseras que cuestan menos de 10€, no se les puede pedir más. Pero sí hay otros modelos que lo tienen, se puede ver en la foto del Kronos.

  13. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Pues también me ha pasado a mi eso Cesar José Maestre. Ese aspecto como de otra época, de macarra hace que tengan su encanto y que resulten atractivos.

  14. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    El tema de los cierres de poca calidad ocurre mucho en milanesas de precio económico Óscar hostyn. Si ves las fotografías del Kronos Pilot verás que además tiene un bloqueo a presión para evitar que se abra. Es un poco como los armis, algunos van simplemente a presión, pero otros agregan ese bloqueo de seguridad o incluso pulsadores.

  15. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    En el caso de las smartbands Gerardo (yo la llevo en mi Xiaomi), cuando no son mallas de muy buena calidad resultan muy ligeras, así que aún siendo regulares, son casi tan ligeras como una correa de caucho, lo cual da mucha comodidad. En mi caso no me duran más de un año, pero por 3€ creo que están amortizadas.

  16. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Para mi ese último es el principal inconveniente Jostma, el frío del metal en invierno es algo desagradable. Me ocurre lo contrario con los cauchos/resinas en verano, donde el sudor que generan me molesta mucho.

  17. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Se me olvidó mencionar esas Óscar hostyn, gracias por el apunte. Sí, son unas milanesas que montan un cierre desplegable como el de los brazaletes. Creo que combinan lo bueno de ambos mundos.

  18. Si no me gusta el brazalete convencional, el «armis», que es de acabado bruñido, mucho menos me gusta la milanesa brillante

  19. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    El bruñido es muy delicado Kabe y con el uso se va rozando, hay que ser objetivos. Pero en lo personal a mi si me parece bonito.

  20. Muy buenas Guti,excelente artìculo,como bien dices con las milanesas no hay punto medio o te gustan o las aborreces.
    A mi al principio también me venìa la idea de la milanesa asociada con un reloj femenino pero me animé y compré una milanesa negra de malla ancha para un citizen Promaster «radiactivo» y desde luego para mi la mejora respecto al caucho que teaìa fué increìble,en presencia,ya que le da un contraste vintage genial y sobre todo en comodidad,en verano es una gozada.Tanto que acabé comprando otra ya en color acero para otro Citizen 8200,aunque en esta si que tuve que ir cortando filas de eslabones hasta conseguir ajustarla pues no era de cierre deslizante sino deployante,pero no habìa forma de ajustarla sino.
    Para limpiarlas empleo la máquina de ultrasonidos con agua caliente y un jabón neutro y quedan impolutas.
    Cuìdate Guti,un saludo.

  21. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Muchas gracias por el aporte Julián González. La bañera de limpieza ultrasónica es algo que tengo pendiente en mi lista de la compra, un aparatito que tiene muchos usos. Te agradezco el consejo.

Deja un comentario