Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Hace unos días me contactaron desde Formex Watches. habían quedado tan satisfechos con la prueba del Formex Pilot Automatic Chronograph y la entrevista a Raphaël Granito que me propusieron reseñar el Formex REEF, un modelo anunciado en octubre de 2020 pero del que tenían disponible una versión prototipo o de preserie. Igormó, distribuidor único para España y América Latina, haciendo gala de un cuidado exquisito se encargó de hacerme llegar el reloj. Así que después del MJW Number Cruncher hoy analizaremos en detalle el Formex Swiss REEF Automatic Chronometer COSC 300M, una pieza que sobre el papel, tiene todos los argumentos que debe tener un buen reloj de buceo Swiss Made, incluyendo un precio competitivo.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Ficha técnica

Género Hombres
Caja Acero inoxidable 316L. 42mm de diámetro sin contar la corona. 11,4mm de alto
Corona Roscada de acero
Esfera Azul
Bisel Rotativo unidireccional de cerámica
Cristal Zafiro
Lumen
Trasera Acero inoxidable roscada
Correa Brazalete de acero de 22mm de ancho
Funciones Hora, minutos, segundos, día del mes
Resistencia al agua 30 ATM
Peso 90g (sin correa)
Movimiento Sellita SW300-1
Complicaciones Carga automática con rotor bidireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones Certificado COSC. 28.800 vph. 25 rubís. 42h de reserva de marcha. −4/+6 segundos/día
Origen Swiss Made
Garantía 3 años
PVP 1.790€
Distribuidor FORMEX Watch SA

Introducción

Puesto que tuvimos ocasión de hablar largo y tendido con Raphaël Granito en su entrevista, y también de la historia de Formex Swiss Watches en la review del Formex Pilot Automatic Chronograph. Para no aburrir a los que ya leísteis, emplazo a los que no que lo hagan, y así no repetirme.

El hecho de que Formex Swiss tenga una relación tan estrecha con Dexel SA, compañía propiedad del padre del CEO de Formex y que llevan desde 1985 colaborando para multitud de marcas suizas de relojería, permite que Formex ofrezca calidades e innovaciones que nada tienen que envidiar a otras enseñas suizas; y que usualmente, aparecen antes en Formex que en el resto de marcas.

El REEF 300m es una colección lanzada a finales de 2020 e integrada por un único modelo, si bien éste se ofrece en diferentes combinaciones que el cliente puede escoger (correa de goma o brazalete de acero; bisel azul, negro, gris o verde; y esfera azul, gris, verde o negra), lo que da un total de 32 variantes. Esta variante que protagoniza la prueba es la referencia 2200.1.6333.100 que corresponde al bisel y esfera en azules y al brazalete de acero. La codificación de sus códigos es como sigue:

2200.1.63EB.CCC, donde:
E: Color de la esfera (0: verde, 2: negro, 3: azul, 4: gris).
B: Color del bisel (0: verde, 1: gris, 2: negro, 3: azul).
CCC: Correa (100: armis, 910: silicona).



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Como muestra un botón, y es que el reloj, cambia notablemente de uno a otro.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

El REEF (arrecife en español), es un reloj precioso, no cabe duda de ello, aunque en lo que a mí respecta, ese no es su punto fuerte (que también).

Ya en 2016 lanzaron su reloj de buceo, el Diver Automatic DS2100 con una resistencia al agua de 200M. Con la experiencia ganada gracias a sus últimos desarrollos, el Formex Essence y el Essence Leggera, la innovación de Formex avanza a cada nuevo modelo, así que el último, este REEF que nos ocupa cuenta con muchas novedades que fascinarán por igual a los amantes de la técnica y la ingeniería como a aquellos que valoren el savoir faire. Como habréis visto en el vídeo, el brazalete de acero ofrece un ingenioso sistema patentado de quick-release (cambio rápido) que es diferente al de otros relojes a lo que estamos acostumbrados, siendo en este caso mucho más robusto e igual de fácil de utilizar. El sistema de microajuste es más cómodo y fácil de utilizar que el tradicional sistema operado por pasadores.

La correa de caucho no se queda atrás, ofreciendo un cierre desplegable en fibra de carbono que hace que sea más resistente y ligero, cuenta con una variación de ese mecanismo de cambio rápido, y también el microajuste, algo que nunca antes he visto en una correa de silicona.

Son tantas las innovaciones y patentes que se incorporaron que el reloj pasó por una larga fase de desarrollo y mejora. Esta unidad de preserie fue una de las que se usaron a modo de validación y control de calidad del REEF que ahora mismo se encuentra a la venta. Así que tiene algunos cambios sobre la versión definitiva o de producción:

  • El packaging no está actualizado ya que no refleja el nuevo branding de la marca. También viene sin ningún tipo de dotación.
  • El bisel no está perfectamente alineado y su utilización no es tan suave como los altos estándares de calidad de Formex requieren.
  • La rosca de la corona tiene mayores tolerancias, así que el enroscado y el desenroscado no es tan suave como debería y se necesita hacer más fuerza que en el modelo definitivo a la hora de enroscarla.
  • El cierre acero de la correa de silicona lleva el texto «FORMEX» grabado en vez del logotipo, al igual que tiene el armis.
  • El calibre no está certificado COSC.

Presentación

Aunque ya he adelantado que el packaging no es el definitivo, de hecho veréis que es idéntico al del Formex 4Speed Pilot Automatic Chronograph, el análisis no sería completo sin su correspondiente sección de «unboxing».

Empezamos con el reconocible estuche de cuero en color negro con los pespuntes de las costuras visibles en color blanco, el mismo color que se usa para la firma de la marca: «Formex Swiss Watches».



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Cuando lo abrimos encontramos el reloj aguardándonos cómodamente sobre una gruesa almohadilla de imitación a piel.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Por supuesto siendo una unidad de preserie para la prensa nos falta el manual de instrucciones, la tarjeta de garantía con validez válida por 3 años y la tarjeta de agradecimiento de Granito. Como orientación os pongo aquí la del Formex 4Speed Pilot Automatic Chronograph.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

No obstante queda pendiente una de las cosas más diferenciales, y es que considerando que este REEF 300M en su denominación menciona «Chronometer» y «COSC» vendrá acompañado de su correspondiente certificado emitido por el Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres, algo que sólo obtienen entorno al 3% de los relojes de producción suiza.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Diseño y construcción

La caja es de acero inoxidable 316L con casi todas sus superficies cepilladas, la excepción son algunas aristas que están pulidas a brillo. De esa forma tenemos una doble tonalidad en el reloj, pero haciendo que las partes más expuestas al contacto vengan en mate y sean por tanto más sufridas. Tiene 42mm de diámetro sin contar la corona, lo cual es la medida habitual de un reloj deportivo. Internamente está recubierta con titanio grado 2, lo que protege a la maquinaria ante posibles brusquedades. Donde sorprende es en el grosor, solamente 11,4mm que tiene mucho mérito dado la robustez que aparenta el reloj y la resistencia al agua de hasta 300M (30 ATM). Más aún, han trabajado en el diseño de sus formas para que según declaran, en apariencia parezca tener solamente 9,4mm de alto. Un gran ejemplo del concepto que da nombre a FORMEX: FORme EXtrème.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Sus especificaciones de buceo se perciben en la corona, protegida casi completamente por un guardacoronas y que por simetría se reproduce también a las 9. No sólo es lo que se ve, sino que además en su interior lleva una doble junta. Funciona a rosca y va firmada.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

El bisel es de material cerámico (óxido de circonio) de color azul oscuro, rotando unidireccionalmente 60 clics. Como muestra de su capacidad manufacturera, el grabado del bisel con un láser de femtosegundo (femto-laser), necesita de una hora de trabajo en el taller de la marca. El resultado son unos numerales arábigos muy suaves y elegantes que quedan ligeramente sobreelevados, pero que en algunas circunstancias no tienen el contraste óptimo para su lectura.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

La esfera es de color azul, un tono que definiría como azul mar y que debido al gradiente que incorpora podremos ver en intensidades que van del gris claro hasta el casi negro. El trabajo se hace a mano, y es algo que se nota, queda muy distintivo y a la vez no cansa ni distrae.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Todas las leyendas se imprimen en color blanco, facilitando así la lectura. El logotipo y los índices van aplicado y tienen contornos metalizados cepillados. No son planos, sino en forma de rampa, más bajos en su inicio para ir elevándose hasta el final. Es un efecto tridimensional que aparte de dar un aspecto más elaborado, contribuyen a la legibilidad. Ese mismo efecto de rampa inclinada lo encontramos en la ventana del fechador que deja visible un disco datario con el fondo del mismo color de la esfera. Son de esos detalles cuidados que suelen pasarse por alto y que muchas marcas no le dan la importancia que merece.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Las agujas son de tipo bastón, asemejándose a una pala puesto que se estrechan en el centro de la circunferencia. Utilizan el mismo cepillado que los índices, con un grado de calidad fuera de serie. Llevan lume Swiss Super-LumiNova BGW9 que es blanco a la luz del día y azul claro en la oscuridad. El rendimiento es buenísimo, y la razón es que tras varios ensayos, en Formex han descubierto que el grado A, aunque inicialmente tiene menos intensidad que el X1, cuando se aplica correctamente termina teniendo mayor duración. La perla en el bisel a las 12 es también luminosa, no así los numerales que intuyo sería incompatible con el proceso de láser.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Acostumbrados a relojes de lujo empeñados en cristales abombados, en el REEF es un zafiro plano, mucho más funcional y sin ninguna distorsión desde ningún ángulo. Lleva tratamiento antirreflejante (AR) que funciona muy bien, dándome la impresión de que han aplicado varias capas.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

La trasera es de acero inoxidable roscada, es lo lógico en un reloj de buceo. La parte central de la circunferencia tiene un grabado de buena profundidad y gran calidad representando una trama del agua del mar, y en su centro el logotipo de la marca. En el perímetro el habitual grabado a láser con las especificaciones fundamentales del reloj, aunque esta vez invertido, puesto que es el fondo lo grabado mientras que los caracteres son las superficie de la tapa.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

En cuanto a la correa en este caso es un brazalete de acero inoxidable sólido con eslabones que van atornillados en vez de con pasadores siendo así mucho más resistentes. Tiene 22mm de ancho en las asas y para mejorar la comodidad del usuario son eslabones planos y como tienen mucha movilidad el grado de comodidad es perfecto. El cierre está firmado, es desplegable y cuenta con unos gruesos pulsadores redondos, aunque sin cierre de seguridad. El sistema de microajuste no se basa en pasadores, es suficiente con presionar sobre un pulsador para moverlo con libertad y así poder acomodar el traje de buceo, o simplemente la dilatación de nuestra muñeca con el calor. Es un sistema rápido y fiable, que parece mejor que el de mejor que en Tudor. Este armis se puede comprar de manera independiente por 297€.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

La correa de silicona por su parte es de color negro, en la parte interna va firmada por Formex. Se puede comprar a 79€. Lo que es verdaderamente ingenioso es su cierre desplegable (98€) con un sistema de micro-ajuste parecido al del brazalete y que habéis podido ver en la introducción, el cierre está firmado y con pulsadores. Otras marcas de lujo y alta relojería incorporan ya un cierre parecido en sus correas, aunque todavía usan titanio en vez del más avanzado carbono que lleva el Formex REEF, una maravillosa obra de ingeniería.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Se declara un peso del conjunto de 90g sin contar la correa. En mi configuración del brazalete de acero adaptado a mi muñeca, he pesado un total de 176 gramos, una cantidad contenida para un reloj de estas características.

Movimiento

Soy de los que piensan que un reloj que es especial por fuera, también debe serlo por dentro, y este es precisamente el caso con este prototipo de Formex REEF Automatic Chronometer 300M, puesto que la marca ha optado por montar un calibre suizo de origen Sellita, el SW300-1 que es la alternativa al ETA 2892-A2 de Sellita Watch Co, y que efectivamente es un diseño mucho más reciente que el de sus hermanos pequeños los SW200 y ETASA 2824. Fue concebido directamente como un calibre automático, así que no sólo es más preciso y refinado sino que también es más delgado.

Se trata de una maquinaria mecánica con carga automática bidireccional. Late a alta frecuencia (28.800 vph), dispone de 25 rubís, y ofrece tanto para de segundero como remonte manual. Es además el acabado o grado más elevado de los disponibles, el Prémium o Top, pero no está certificado por COSC, algo que sí tienen las versiones a la venta. Eso da una desviación media diaria en el rango de +/- 4 segundos/día en cinco posiciones. Por su parte los Chronomètre de la versión de producción, cumplen los estándares fijados por COSC (Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres) que entre otras cosas certifican una desviación media diaria en el rango −4/+6 spd según la norma ISO 3159. Durante las pruebas los calibres se prueban durante 15 días a tres temperaturas diferentes y en posiciones distintas y sus desviaciones se miden y registran escrupulosamente.

Por lo demás su reserva de marcha es de 42 horas según Formex, y de al menos 50h según Sellita, lo cual excede también los valores de los ETA 2824. Puesto en contexto, es la misma maquinaria que vimos en el mucho más caro Bell & Ross BR 03-92 Diver sólo que en Formex han montado el grado máximo (chronometer) y en B&R el más bajo (spécial/elaboré). Tenéis más detalles en sus especificaciones técnicas (5,9 MB. en formato PDF).

La prueba de fuego será por tanto el cronocomparador/timegrapher en donde como podéis apreciar, y pese al trote que presumiblemente habrá tenido esta unidad entre los medios se ha obtenido un valor completamente estable a -3 segundos por día. Una cifra impresionante, y que será todavía mejor en los modelos de serie.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

La trasera ciega nos impide verlo sin abrir el reloj, aunque en Formex, no por ser invisible lo han descuidado. Así que indican que además de ensamblarlo en sus instalaciones, la decoración del movimiento, los tornillos azulados al calor, y el rotor esqueletizado que incorpora también se han llevado a cabo allí.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Sensaciones

Con los Omega Seamaster o incluso los Rolex Submariner en el punto de mira está claro que no es fácil hacer un reloj de buceo que parezca diferente, ni en cuanto a diseño, ni en cuanto a sensaciones. Lo primero que me llama la atención es lo equilibrada que está esta pieza. Ciertamente es un reloj apto para el uso deportivo y acuático profesional, está lleno de innovaciones técnicas, pero a simple vista, pasa perfectamente por un reloj conservador, y al menos con el armis, apto incluso para una boda.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

La calidad y los acabados son de un altísimo nivel. Si con el prototipo del Fuga Automáticos Viajero I GMT decía que era la mejor unidad de preserie que había probado en ese sentido, tengo que desdecirme porque el Formex va un paso más allá. Solamente me hubiera gustado poder examinar también la documentación, el certificado COSC y el ISO 6425.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

A nivel de ajuste o de terminaciones no tiene ningún problema, podría ponerse directamente a la venta tal cual está. Que no haya sido así sólo puede responder a los elevados criterios de exigencia de la marca. Es cierto que enroscar la corona no funciona con la máxima suavidad en este prototipo, pero debo decir que tengo relojes terminados e incluso más maduros, en donde opera todavía más con mayor brusquedad.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Son la polivalencia y la discreción los mejores atributos de este REEF, un reloj que entusiasma por todo lo que ofrece, pero que no es ostentoso ni mucho menos. En la muñeca, incluso nosotros olvidaremos que es un reloj diver en toda regla, que podrá resistir 30 ATM de presión estática sin problemas. Porque su ligereza, lo fino que es, y también su razonable diámetro hacen que se lleve de una manera natural y sin molestias. Si tuviera que elegir solamente un reloj para llevarlo durante toda la vida, creo que sería muy parecido a este REEF.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

El poco contraste en los numerales del bisel es algo que a precio de quitarle utilidad en las inmersiones le da un aspecto más elegante, lo mismo que el no estar «lumeados». Así que empiezo a pensar que haya sido algo intencionado.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Conclusiones

Puede parecer extraño que afirme que el REEF 300m tiene un precio muy competitivo cuando hablamos de un reloj que cuesta 1.790€ a previo de tarifa. Pero es que en cuanto a calidad y sensaciones me parece directamente comparable con el B&R 03-92 Diver que cuesta casi el doble.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Si hablamos del Oris Aquis Date (1.900€) que montan solamente un calibre SW 200 en grado Spécial, o sus modelos nuevos con el calibre manufactura Oris 400 que se van hasta los 3.000€ entenderéis mis argumentos. Los nuevos TAG Heuer Aquaracer Professional 300 con el calibre 5, el mismo Sellita SW200 que montan en Oris se dispara hasta los 2.800€. Por ello creo que es un diver Swiss Made con una maquinaria certificada cronómetro, bien diseñado y construido y con innovaciones sólo vistas en alta relojería a un precio más que justificado.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

Esta unidad de preserie no defrauda, así que estoy seguro que el modelo actualmente a la venta dará muchas satisfacciones a quién lo elija como compañero.



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

▲ Más ▼ Menos
Elevadas prestaciones y altos estándares
Innovaciones exclusivas
Sin dotación que lo acompañe
Contraste del bisel



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)



Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)

16 comentarios en “Formex REEF Automatic Chronometer COSC 300M (Prototipo)”

  1. Querido Javier, en IGORMÓ llevamos vendiendo relojes de primeras marcas suizos desde 2004 y desde enero de 2021 somos los únicos distribuidores autorizados de Formex en España. Vendemos otras muchas marcas, por lo que no precisamos alabar a Formex, ya que creemos en todas y cada una de las marcas que tenemos a la venta, pero sin duda alguna, Formex actualmente es la marca que mejor relación calidad precio tiene en nuestro catálogo.

    Formex es una marca joven, con productos modernos de alta calidad a un precio excepcional y nos alegra que tú, un gran conocedor de la relojería que has analizado más de 600 relojes en tus reviews, pienses que es uno de los mejores relojes que has analizado.

    Muchas gracias por tan bonito reportaje.

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Siempre nos quejamos de la poca profesionalidad en los vendedores IGORMÓ, algo que es evidente que cada vez abunda menos. Sin embargo leyendo tus palabras donde se lee que pese a distribuir otras marcas Formex es de tus favoritas, denota una transparencia y una honestidad que merece ser resaltada. Eso por no hablar de tu experiencia.

    El motivo de mencionarte fue precisamente ese, soy partidario de explicar las cosas malas cuando las hay, y las buenas como es el caso de Igormó o de Formex cuando son necesarias.

    Aún seguiré hablando más de Formex, espero que en unos días pueda llegar una sorpresa interesante.

  3. Un reloj chulísimo, con un buen calibre además. Me encanta el bisel a dos tonos, y la coloración del fondo. Tiene un diseño muy bien equilibrado.

    Respecto al contraste del bisel, yo creo que precisamente en eso está su atractivo, el contraste lo tienes en los brillos, y por lo que se ve son espectaculares.

  4. Buenas tardes Javier. Y resto de amigos
    Reloj espectacular que además de verse de calidad lo es.
    Me gusta lo de la correa de silicona. Muy ingenioso.
    Gracias por la reseña.

  5. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Muchas gracias Vanessa. Es un reloj que me encanta, el que más me pongo últimamente. No solamente tiene un diseño que me gusta o los acabados son de primera línea, y con ello me refiero no a relojes de su precio sino a piezas mucho más caras y de marcas más conocidas. Me gustan sus innovaciones, y también que sea tan apto para ir con traje como para ir a la playa.

  6. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Gracias Sergi. La correa de silicona es la que menos he usado, el motivo no es que sea mala, sino que el brazalete de acero con sus comodísimo sistema de microajuste y los eslabones tan planos es super-cómodo.

  7. Me agrada la sobriedad que transmite el conjunto, incluido el discreto resalte de los arábigos del bisel, ciertamente se obtiene con ello una pieza muy polivalente. El diseño de la trasera me gusta particularmente, transmite mucha solidez.

  8. Definitivamente un extraordinario reloj que mezcla la dureza de un diver con la elegancia para una reunión o fiesta. Materiales excelentes según las imágenes y el precio es acorde con lo que ofrece este bebé. Definitivamente un reloj para soñar, muchas gracias por la excelente y detallada reseña que me hace casi sentir el bicho en mis manos. Saludos a todos.

  9. Especificaciones muy altas, por lo que debemos atender a aspectos que pueden mejorar: la legibilidad del bisel es pobre de acuerdo a su funcionalidad, y los 60 clics se hacen escasos.
    Por otro lado el precio, en lugar de pensar que este reloj tiene un costo accesible, habría que pensar si los relojes con precios más altos en realidad están fuera de la realidad. La respuesta puede estar en si a la industria suiza le compensa vender 3 relojes de 80.000 y bajar un 85% en el resto de gamas, o tendría mejores resultados vendiendo de acuerdo a los ingresos del mercado, que bajaron 15 o 20%. El problema es el futuro.

  10. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Los has sintetizado perfectamente Ricardo. Un reloj para soñar, y que está muy equilibrado.
    Me alegra que hayas disfrutado de la review.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Pues sí samoa, porque si pensamos en un Rolex, con una calidad de construcción exquisita, eso sí pero que cuesta 5 veces más que el Formex, pues no hay ninguna explicación posible.

  12. Buenos días D. Javier y resto de amigos.

    Muy interesantes las apreciaciones sobre el mercado de lujo. La clase media, verdadero motor de consumo por ser la mayor parte de la sociedad, cada vez ha relegado Los conocimientos técnicos por marcas consolidadas. Ahora bien, se pueden comprar un móvil por 1000 u ordenador por 1500 ( con una vida programada para 5 años a lo sumo) y tirarse las manos a la cabeza por un reloj de 1000 largos, unos zapatos de 200 o un bolígrafo de 100.
    Cosas de estos tiempos amigos.

  13. Mencionas al final de la reseña, entre otros, al Oris Aquis con el fin de comparar el precio de este reloj con el de otros similares. A mí, en cambio, me vino desde el primer momento el guardatiempo de Oris a la cabeza: el dial de este Formex REEF Automatic Chronometer me recuerda mucho al del Oris Aquis Date.

    Si pudiese elegir, me quedaría con el guardatiempo de Oris. Su diseño me gusta más.

  14. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    En cuanto a diseño, cada uno tiene sus preferencias un relojista. Yo me quedo con el Formex, y eso que el Oris también me gusta mucho y me dejó muy buenas sensaciones. En lo objetivo que son sus prestaciones, el Oris 733 no era más que un SW 200-1 Elaboré, muy lejos de este SW-300 COSC y por 300€ menos. Quizás otra cosa sería comparado con el nuevo Calibre 400, pero claro, ahí si que la diferencia se va a casi el doble de precio.

  15. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Tienes mucha razón Sergi. Si volvemos a la filosofía de antes de objetos caros, pero duraderos, entre los que un reloj era de los principales ejemplos, nos daremos cuenta de 2.000€ si te duran toda la vida pues en el peor de los casos te va a costar menos de 10€/mes. Si es lo comparas con el ejemplo de ordenador que dura 5 años, el precio es más del triple.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *