Casio DQ-541

Aunque suele requerir bastante tiempo, disfruto haciendo arqueología relojera. Ese proceso en el que buscamos información y la historia de algún modelo de reloj en concreto. Ya he tocado aquí el tema de los poco conocidos en España relojes de sobremesa (Casio ID-15S) y despertadores (Casio DQD-70B, Casio PQ-65) de Casio.

Tras la historia de Relojes Micro, el protagonista de hoy es un Casio DQ-541 o DQ541. Lo había visto unos años atrás en casa de mi primo, debía ser 1995 si la memoria no me falla, lo cual es poco probable. Era un despertador digital con alarma muy popular en las tiendas y los bazares de la época. Como caracterizaba a Casio antaño, era robusto y sobretodo barato. Lo compró mi hermana estudiando en Córdoba entorno al año 2000, y después de eso acabó relegado a dar la hora y despertarme ocasionalmente en el verano. Con dos décadas encima, ha seguido funcionando casi ininterrumpidamente desde entonces. Ha requerido varios cambios de pila, pero ahí sigue, haciendo lo que mejor sabe hacer. El F-91W de los despertadores.



Englobado en la actual gama Wake Up Timer, se trata de un DQ-541-2E con la carcasa de color azul. Un despertador o «alarm clock» que no tiene sustituto en el catálogo actual de la marca en nuestro país, puesto que el PQ-30B y PQ-31 que se venden funcionan con pilas de botón LR44. En cambio los DQ-541 llevaban una pila convencional tipo AA / R6.



En la linea comercial el DQ-541D / DQ-541 fue sustituido por los DQ-543 y DQ-583, también con pilas convencionales que si bien se muestra en la web de la marca, es casi imposible de encontrar.

No se sabe exactamente cuando apareció en el mercado, pero con anterioridad a 1999, presumiblemente a principios de esa década (1991 o 1992). Sus variantes iniciales fueron:
DQ-541-1: Negro.
DQ-541-2: Azul.
DQ-541-4: Rojo.
DQ-541-7: Blanco.

En 2001 se renovaron con los «D», manteniendo sin embargo en el catálogo la versión original en negro:
DQ-541-1: Negro.
DQ-541D-2: Azul metalizado.
DQ-541D-8: Gris metalizado.

En algunos mercados como el de Taiwan (casio.com.tw) son relojes que aún se venden por unos 11€ al cambio. En España se puede encontrar desde Watches111 / DVDBarato por menos de 12€. Siendo así, su PVP debió rondar los 20€ o 25€, incluso puede que los 29€.



Su ficha técnica era así:
Dimensiones: 63 x 91 x 54,3 mm.
Peso: 112 g.
Duración de la pila: Aproximadamente 1 año (dos pilas AAA).
Precisión: +/- 60 segundos/mes.
Alarma con sonido de zumbador: La alarma con sonido de zumbador suena a la hora ajustada.
Función de snooze/despertador: Cada vez que para la alarma, suena de nuevo después de unos minutos.
Indicación de hora normal de 12/24 horas: Las horas se visualizan ya sea en el formato 12 o 24 horas.
Iluminación LED: Para iluminar la esfera del reloj se usa un diodo emisor de luz (LED).

Como se puede observar sus especificaciones eran bastante básicas. Una precisión realmente mala considerando su módulo de cuarzo que si bien en mi unidad es mucho mejor (unos -5 segundos/mes), y una autonomía que suele doblar ese año para llegar hasta los 2 años. Con la finalidad de preservarlo para el futuro, dejo aquí el manual de instrucciones (47 KB. en formato PDF), válido también para los descatalogados PQ-10, PQ-11, PQ-12, DQ-581, DQ-582 y DQ-712.

15 comentarios en “Casio DQ-541”

  1. Si al número de “DQ-541” le restamos una unidad, nos da un modelo de despertador de Casio [1, 2] que tuve hace muchos años; aún era estudiante.

    No quedé muy contento con este modelo. Muy chulo, pero yo diría que a costa de la practicidad.

    Carecía de iluminación, de modo que si de noche quieres saber la hora debes encender la luz. Carecía también de un botón grande que permitiese silenciar fácil y rápidamente la alarma cuando sonaba. En una de esas ocasiones por accidente lo tiré de la mesilla y rompió por la base.

    La base era otros de sus inconvenientes. Los dos grandes bloques que forman el despertador permanecen juntos gracias a una pestaña que encaja a presión que está situada en dicha base. Pestaña que, al igual que el resto de la carcasa, era de plástico y, por ende, un tanto frágil frente a caídas.

    Por último, la forma del despertador tampoco era de ayuda cuando tenías que hacer un viaje y lo metías en una maleta, cosa que en aquella época de mi vida hacía con relativa frecuencia. Un despertador de forma más plana, como el DQ-541, en este sentido está mejor, aunque en mi opinión tiene también los otros defectos antes mencionados.

    Los despertadores con display digital no me convencen y ahora utilizo un Casio TQ-218 [3] con el que estoy contento. Hasta me gusta el sonido de las agujas; echo de menos, eso sí, una luminiscencia mejor, tanto de las agujas como de los números de la esfera.

    Dado que este despertador es un tanto voluminoso, tengo otro despertador Casio más pequeño que meto en la maleta cuando voy de viaje: el TQ-130 [4]. Además de su pequeño tamaño, en caso de que viajes a un lugar cuya zona horaria sea distinta, sólo es necesario girar el bisel frontal para hacer el cambio horario.

    Este TQ-130 fue el despertador que me sacó de la cama los días que me examiné para ser funcionario; lo tengo bien guardado.

    [1] https://www.avforums.com/attachments/imageuploadedbyavforums1446671048-540892-jpg.642359

    [2] https://www.bonanza.com/listings/Rare-Vintage-Casio-Pocket-Quartz-Alarm-Clock-DQ-540/94914283

    [3] https://www.casio-europe.com/es/productos/relojes/wakeup-timer/tq-218-8ef/

    [4] https://www.importacionesjgarcia.com/catalogo/despertador-casio-tq130u1b-hora-mundial-p-5356.html

  2. Rectifico parcialmente mi anterior comentario. El Casio DQ-541 tiene arriba un botón bien grande ‘SNOOZE / LIGHT’.

  3. A mi es que me encantan los digitales un relojista, y si tuviera que escoger una analógico debería ser mecánico y entonces no aguantaría el ruido por la noche. No recordaba que el DQ-540 tuviera tantos problemas, al menos tenía pilas AA que ya es algo. El TQ-218 me encanta, una pena porque si Casio tuviera un buen lumen, con tanta superficie sería una pasada. Y es que ese Neobrite no está a la altura.

    El TQ-130 me encanta, es precioso con ese indicador de día/noche.

  4. Bonito y práctico jostma, adenás que en su momento era barato. Si te fijas, el PVP del negro (DQ-541-1) es ligeramente más barato que en el resto, sin embargo oficiosamente, siempre es el más caro. Me imagino que porque es el que más se venden y no necesitan rebajarlo.

  5. Odio los despertadores a pilas botón, no se como Casio se ha decidido por ellos en detrimento de sus modelos de antaño con pilas AA/AAA. La última vez que fui a adquirir uno lo dejé precisamente porque llevaba esas pilas.

    Hecho de menos el que tuve durante muchos años, uno también con pila AA y que acabé rompiendo, pero que era incombustible. El mayor problema es que eran muy poco fiables, es decir, la precisión era muy, muy defectuosa (me sorprende que el tuyo solo sea de +/- 5 segundos), por algo le ponían esos 60 segundos de margen, pero vamos, igual te ibas a dos minutos al mes, e incluso más. El que tengo ahora, que también es digital, es bastante inexacto también. Supongo que Casio no los ajustaba demasiado, por eso no solía ponerles segundero y prefería meterles los dos puntos parpadeantes.

  6. Eso de la precisión, o mejor dicho, de la falta de precisión Bia Namaran es algo que nunca he entendido. Si en un humilde Casio F-91 es de +/- 30 segundos por mes, con lo pequeño que es el módulo y teniendo en cuenta que se expone a cambios de temperatura y movimientos, un despertador que es más grande, está fijo y trabaja en un umbral de temperatura pequeño debería ser muy superior. No se a qué se deberán esas cifras…

  7. @Bia Namaran, @Guti yo también detesto los despertadores con pilas botón. No le veo sentido. Un despertador va a sonar la mayor parte de los días del año y es preciso que lo haga a un volumen alto. Esto tiene dos implicaciones: por una parte, un consumo de energía tirando a alto; y por una parte una demanda de corriente (y por ende, potencia) considerable en el momento que suena la alarma. Esto hace que una pila botón se quede corta: ni la cantidad de energía que puede almacenar es alta (poca duración), ni es capaz de suministrar grandes cantidades de corriente. Creo que ese es el motivo por el que el volumen de la alarma de esos despertadores suele ser tirando a bajito.

    En cuanto a la falta de precisión de los despertadores, ahora que lo habéis sacado a colación recuerdo que mi Casio DQ-540 tampoco destacaba en este apartado. Parece que los despertadores actuales ya no tienen ese problema, al menos los míos con display analógico.

  8. En casa de mis padres hubo durante más de 20 años unos despertsdores muy pequeños negros con una banda roja a modo de botón de goma, me encantaba ese modelo. Yo ahora uso un pq-15 desde hace 3 años.
    Nunca he tenido un despertador analógico, me parecen mucho más incómodos de usar

  9. Eso por no mencionar un relojista que las pilas de botón son mucho más caras, más aún si tenemos en cuenta lo que dices, su menor capacidad. Su única ventaja debe ser la de hacer un aparato más pequeño, pero es que un despertador debe ser lo suficientemente grande como para poderse leer… Es otro sinsentido.

  10. Yo creo que es por muchas cosas esa falta de precisión, un cúmulo de ellas y no por una sola, porque en efecto cualquier F-91 es mucho más preciso que muchos de los relojes de escritorio. Sin embargo en precio no hay tanta diferencia, así que aunque producir un cristal de cuarzo sea bastante barato, lo que hay a su alrededor ya no tanto si quieres hilar muy fino. Un reloj de este tipo es más grande, las conexiones son mayores, tiene más material y además la circuitería es también mayor. Y hasta tiene un altavoz «de verdad» en muchos casos, así que todo eso es dinero que también influye. Y luego está el hecho de que son más sensibles a la temperatura, un reloj de muñeca quieras o no va más encapsulado, y está mejor protegido, en uno despertador el ambiente le entra por todas partes y suele ser ésta una de las cosas más importantes que afecta a su precisión. De hecho hay una fórmula para eso:
    tf  =  [(ρqvq/2πZfc)  tan-­1{Z  tan  [π  (fq-­‐fc)/fq]}]/ρf
    https://aldjapan.com/wp-content/uploads/2018/10/Increasing-the-Accuracy-of-Quartz-Crystal-Thin-Film-Sensors-in-Production-Processe1.pdf

    Los relojes de pulsera te vienen calibrados de fábrica a la temperatura corporal, que aun con pequeñas variaciones, pues es bastante similar en todas las personas. Sin embargo un reloj de escritorio la variación de temperatura es muy alta, lo puedes tener en una habitación a 22 grados todo el año, o en un almacén a 10 grados. Eso sin contar que en un sitio en verano puede estar a 28 grados, y en invierno a 15. Vamos, que hay mucha variación y eso afecta muchísimo al cuarzo. Así que esos 60 segundos entra dentro de la lógica, pero medidos en una ambiente interior «normal» de una casa con una temperatura media estándar. Si te sales de ahí pues puede perder muy pronto precisión.

    Los termocompensados palían ese defecto (se puede hacer por software), y cuando no lo llevas puesto «compensan» ese desajuste óptimo, o en condiciones de mucho calor o de mucho frío.

  11. Estoy de acuerdo contigo en lo de que un despertador es más caro que un F-91W Bia Namaran, y que en cambio su precio de venta es similar. Obviamente han tenido que recortar en algo, y uno de los recortes debe ser la precisión. Discrepo en cambio en cuanto la temperatura. Mi F-91W que está normalmente en un cajón, digamos a entre 20º en invierno y 36º en la muñeca. El despertador o el reloj de pared, no va a más de 20º-30º. O sea su rango es más controlado y su precisión peor.

Deja un comentario