Las chicas del Instagram

Vamos con un post de investigación, pero de esos frívolos que a veces escribo. La idea inicial era ver cómo había cambiado la calidad de imagen en las publicaciones de redes sociales. Los filtros que estaban de moda hace unos años, justo antes de invertirse la tendencia con el (#nofilter), … La idea era adoptar un tono de crítica en cuanto a cómo dejamos de tener el control de nuestro contenido. Sin embargo la idea rápidamente cambió…

Me centré en Instagram, usando algunas de las cuentas más exitosas, y a propósito, dejando de lado los juicios sobre la imagen que quieren vender estas chicas y quién es el consumidor al que van destinadas.



Yaiza Fernández (@yaiza.fb)

Empezamos con mi favorita, una chica especialmente guapa y sensual que con sus 139.000 seguidores, empezó fuerte desde ya en 2018 al inaugurar su perfil.

2018


2020




Laura Rodríguez (@laurarodriiguez01)

Con 11.100 seguirres no es una cuenta particularmente popular para lo que han conseguido sus «competidoras». Pero el cambio de estilo es notable desde que empezó también en 2018.

2018


2020


Lourdes (@lourdes91pg)

La malagueña Lourdes llega a los 74.400 seguidores puesto que lleva en activo desde 2013. Como en el resto, el estilo de fotografías ha evolucionado descaradamente hacia el sexy, pero también su cuerpo y sus poses.

2013




2020




Martita Estévez (@martitaestevez)

En activo desde 2017 sus 57.500 seguidores demuestran que les está dando lo que quieren.

2017


2020


Sonia Castel (@sonia_castel)

Ella empezó en 2016, así que no es que haya conseguido demasiados fans en comparación… Sin embargo, rápido se puso a rectificar en cuanto a estilo.

2016


2020


8 comentarios en “Las chicas del Instagram”

  1. Gracias por este artículo que me hizo olvidar un poco mi enfermedad por los relojes jajaja, (hoy si me guardé para leer este trabajo), si me pillan duermo con los gatos en la azotea. Gracias y saludos.

  2. Además de alegrar un poco la vista Ricardo, pretendía ser algo crítico con ello. Mostrar como cada vez enseñan más, empezando con fotografías más o menos normales para terminar vendiendo carne a cambio de seguidores. Otra cosa que me llamaba la atención es como han cambiado a lo largo de los años.

    En todo caso habrá una entrega más, y la siguiente será con relojes.

  3. Buenos días D. Javier, D. Ricardo, D. Stainless y demás amigos de la bitácora.

    Gracias por la vista, la verdad es que son preciosas y sugerentes.

    La verdad que como estoy alejado de Instagram y los influencers (o influyentes) y demás personajes de esta vida vacua de cartón y piedra. La verdadera belleza no está en la forma sino en el trasfondo, más allá de una curva arreglada a golpe de filtro y bisturí.

    Pero bueno, que si quieren mi contacto adelante….. ja ja ja

    Buenos días y cuídense.
    PD. Yo no sé cómo acabaré está semana, tenemos un brote en el cole.

  4. Sí que lo son Sergi. Por un lado son muy agradables de ver, todas ellas guapas y algunas incluso espectaculares. Por el otro es como tu bien dices algo sin demasiada importancia. Lo bueno y lo fundamental está dentro. Sin menospreciar sus carreras o sus filosofías pienso que cuando alguien vende solamente cuerpo, se está corrompiendo y condicionando para el futuro. ¿Cuando tengan 50 años les gustará ver sus fotos en este post? No lo creo…

  5. Desde luego, los relojes que promocionen (si es lo que promociona, que no lo termino de ver claro, Guti xD) bien de precisión deben ir. Las pesas de la maquinaria de los mismos, van al punto.

  6. De momento no promocionan relojes Alejandro, pero esa será la idea de una futura saga que estoy preparando. Además de alegrarnos la vista estos posts pretendían que viéramos como ha ido evolucionando el «mercado». Como han cambiado los cuerpos a lo largo de los años, como ha actuado el bisturí, y como para atraer audiencia se inclinan cada vez más a llegar a los límites que permite Instagram. No te quepa duda que si en algún momento permiten pechos desnudos, chicas como estas serán las primeras en mostrarlos.

Deja un comentario