Fonderia Navale Vintage

A continuación del Invicta Grand Diver, permanecemos en los Estados Unidos, hoy con una marca que por sus denominaciones latinas, no parece que sea norteamericana. ¿Por qué una marca estadounidense usa el nombre de Fonderia Navale? El motivo es porque aunque no lo parezca, tiene mucho de español, lo descubrirás si sigues leyendo.

Por otro lado, el Fonderia Navale Vintage tiene otro aspecto diferencia, el metal con el que está construido es el bronce. Un material que como el titanio del Spinnaker Tesei Titanium está poco aprovechado en relojería y que tiene algunas ventajas. Recordaréis de la escuela que el bronce es una aleación formada por cobre y estaño y que se lleva usando desde el año 3.000 aC dando por tanto nombre a la denominada Edad del Bronce. Pero hoy, 5.000 años después sigue gozando de gran actualidad, puesto las conocidas propiedades antibactericidas naturales que posee el cobre son una ayuda ante el Coronavirus o COVID.



Ficha técnica

Género Hombres
Caja Bronce. 40mm de diámetro sin contar la corona. 13mm de alto
Corona Roscada de bronce
Esfera Negra
Bisel Rotativo unidireccional de cerámica
Cristal Zafiro
Lumen
Trasera Acero inoxidable roscada
Correa Correa de piel marrón de 20mm de ancho
Funciones Hora, minutos, segundos
Resistencia al agua 20 ATM
Peso N/D
Movimiento Seiko TMI NH35A. 21.600 vph, 24 rubís
Complicaciones Carga automática con rotor bidireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones 41h de reserva de marcha. -20/+40 segundos/día
Origen Estados Unidos
Garantía 1 año
PVP 350$ (310€ al cambio) + aduanas
Distribuidor Fonderia Navale/ Pontvs Watch Co (Turio LLC)

Presentación

Los Fonderia Navale llegan en un pequeño estuche de cuero negro. La piel va grabada con la firma y el logotipo Pontvs. Es sencillo, pero de muy buena calidad.



Al correr la tapa nos encontramos el reloj, que en una palabra, se ve espectacular y que va acompañado de su tarjeta de garantía.



Me faltan detalles que si son obligatorios en una marca establecida, con más motivo en una micromarca. Empezando por el manual de instrucciones, que tampoco se puede descargar de la web, o incluso una tarjeta firmada por los responsables de la marca.

Introducción

Pontvs, Diving Armour y Fonderia Navale son las marcas que adopta para sus creaciones la joven marca relojera Pontvs Watch Co. fundada en 2017. A los mandos está Juan Pablo y su hermano Fernando Mansilla, ambos de Lima (Perú). No obstante Fernando está afincado en Morenci (Arizona) y desde siempre ha sido un entusiasta de la relojería. Es allí donde se encuentra la mina de cobre más grande de los Estados Unidos, y una de las mayores reservas del mundo. Según las últimas prospecciones cuenta con más de 3.500 millones de toneladas de minerales extraíbles, de los cuales 6 millones de toneladas son de cobre y 100.000 toneladas de molibdeno.



La mina de Morenci da empleo a más de 3.000 personas, una de ellas el propio Mansilla y que es ingeniero metalúrgico. Por tanto no es de extrañar que Fonderia Navale y Pontvs apuesten por este metal en sus piezas relojeras. El bronce, al igual que el latón, tienden a formar una patina que depende del ambiente en el que han estado en contacto. Es una especie de material vivo que va cambiando a lo largo del tiempo debido a la oxidación del cobre que altera el color a medida que los electrones se van perdiendo.



Con sus tres marcas independientes, cada una de ellas centrada en un segmento distinto, se especializan en relojes de bronce. Pontus se focaliza en los relojes de bronce contundentes y profesionales; Fonderia Navale es la marca de relojes de bronce de aspecto clásico y acabados cuidados; y Diving Armour que produce únicamente relojes de acero inoxidable como homenaje a piezas clásicas. Hasta el momento han lanzado más de 7 modelos, vendiéndose más de 2.000 unidades a lo largo del mundo, por lo que la mayoría se encuentran agotadas:

Pontvs Marino: 450$.
Fonderia Navale Vintage: 350$.
Diving Armour Sub Fifty-Three: 330$.
Diving Armour Sub Fifty-Six: 330$.
Pontvs Hydra: Agotado.
Pontvs Acheron: Agotado.
Pontvs Kraken: Agotado.
Fonderia Navale Stella.



Fonderia Navale, que iba a llamarse inicialmente Naval Foundery decidió adoptar el idioma italiano debido a los grandes buques navales de la Marina Militare. En ellos las hélices eran de una sola pieza y fabricadas en bronce, es por ese motivo que los primeros Fonderia Navale también usaban cajas de una sola pieza.

La definición del bronce es una combinación de cobre al aproximadamente 80%, mezclado con estaño en un rango de entre el 2% al 20%. En relojería suele usarse el CuSn8 un estándar UNS/CDA ‎C52100/C521, SAE J461, BS PB104, ASTM B139M y DIN‎ CW453K que especifica su composición a las siguientes proporciones:
– Cobre: Máximo 99,5%.
– Estaño: 7%-9%.
– Fósforo: 0,03%-0,35%.
– Zinc: Máximo 0,2%.
– Hierro: Máximo 0,1%.
– Plomo: Máximo 0,05%.

Diseño y construcción

El cobre cuenta entre sus principales cualidades, muy apreciada en relojes de buceo, con una elevada resistencia a la corrosión. Estéticamente proporciona un aspecto vintage que hace honor a su denominación. Una caja fabricada al completo en bronce CuSn8 en acabado cepillado y sin ninguna estridencia. El cepillado que parece artesanal le da un aspecto tosco y único. Tiene 40mm de diámetro sin contar con la corona, lo que lo hace muy llevable y apto para cualquier tipo de muñeca. Esas cifras tal vez resulten algo escasas en un reloj de buceo, si bien en la realidad se ve algo más grande que eso gracias a que es bastante largo entre asas (52mm). Tiene 13mm de grosor una cifra bastante típica en relojes de buceo con resistencia al agua de 20 ATM o 200M como es el caso de este Vintage.



La corona es también de bronce, lógicamente va roscada y no lleva ningún tipo de firma.



El bisel es del mismo CuSn8, y rota unidireccionalmente con 120 clics, el inserto es de material cerámico en color negro.



La esfera es sólida, de un color gris muy oscuro que a menudo parece negro. Todas las leyendas están pintadas en color blanco, dando una gran legibilidad al reloj. Los índices van aplicados, y al igual que las manecillas tienen contornos en ese color. Son de tipo lápiz.



La implementación del lume es magnífica. No sólo han utilizado el mejor compuesto disponible, el Swiss Super-LumiNova de RC Tritec, sino que además juegan con diferentes versiones y diferentes mezclas. Las manecillas y los numerales llevan el C3 en tono verdoso con refulgencia del mismo color. En el bisel han optado por una combinación de BGW9 de color blanco con luminiscencia azul, pero mezclada con el C3, eso permite mantener el color blanco a la luz del día, pero brillar en un bonito y efectivo color verdoso. Incluso la inscripción de «Vintage» va aplicada con lume, dándole un misterioso brillo nocturno.



El cristal es de zafiro grueso y abombado con tratamiento antirreflejos. El AR le da unos preciosos reflejos azules sobre el negro de la esfera. Está ligeramente curvado, pero sobre sale del bisel como 1,5mm, es lo que se llama «boxed glass». Le da un aspecto retro a expensas de dejarlo sin la protección que ofrece el bisel.



La trasera es roscada de acero, algo que es común a la mayoría de relojes de bronce que he podido ver. La razón es que el cobre que contiene el bronce irá reaccionando con la humedad de la piel, tornándose más oscuro y adquiriendo un tono verdoso que acabaría manchando nuestra muñeca, y también el motivo por el que no se montan brazaletes o armis de bronce. Lleva un bonito grabado de un buceador, siguiendo así con la temática de la pieza. Incluye además la inscripción «46/50», y es que aunque el fabricante no lo anuncie a bombo y platillo como otros hacen, todas las tiradas de Pontvs Watches son limitadas y numeradas. Si te gusta el reloj, tendrás que darte prisa en conseguir el tuyo antes de que se agoten. La buena noticia es que los Mansilla ya están trabajando en una variante con la esfera también negra pero tornasolada (sunburst), de la que presumiblemente se lanzarán otras tantas 50 piezas.



La correa es de cuero marrón de 20mm de ancho. Gruesa, pero extremadamente flexible y por tanto cómoda desde el primer momento. Los pespuntes de las costuras en color blanco hacen juego con las leyendas de la esfera, mientras que el tostado oscuro combina muy bien con el bronce. Cuenta con sistema de cambio rápido (quick release) con los pasadores ocultos en el interior. Es una solución que no me canso de reclamar a las marcas porque ofrecen enormes ventajas a los usuarios. La hebilla es de este mismo material, y está firmada por la marca.





La marca no proporciona cifras oficiales de peso, que según mi balanza es de 128 gramos, y que dado su tamaño, cuadra con la robustez del reloj y la mayor densidad de su metal.



Movimiento

Los Mansilla han escogido un calibre TMI (Timemodule Inc) SII NH35A, que como ya sabéis es idéntico al Seiko 4R35. Un movimiento automático asequible pero a su vez fiable y muy completo. Ofrece carga bidireccional con magic-lever, remonte manual, parada de segundero (hacking) y con 24 rubís oscila a 21.600 vph. Es una maquinaria bien conocida por todos, y que se monta en multitud de marcas, tanto pequeñas como grandes. Por ejemplo en los reseñados recientemente Invicta Grand Diver 3045 o el Steeldive «Sumo» SD1971/GM1971. La ventaja es que los relojeros lo tienen muy controlado y que hay abundancia de piezas, así que cualquier problema tiene una solución sencilla. Como siempre os emplazo a las especificaciones técnicas (1,1 MB. en formato PDF) donde encontraréis todos los detalles.



El rendimiento de los 4R35 y NH35 es bastante discreto, 41 horas de reserva de marcha, que son más que suficientes, pero un desfase diario en el rango de -20/+40 segundos por día. A las cifras del timegrapher, mi Vintage ha dado una cifra de 10,25 segundos/día lo cual es un buen valor y que nos permitirá llevarlo puesto dos semanas seguidas sin que siquiera percibamos su desfase. No es cuestión de suerte porque dentro del cariño que ponen en Pontvs/Fonderia Navale una de las tareas que hacen antes de enviar los relojes es regularlos en el cronocomparador.



En este caso concreto el problema del TMI NH35A es que es un calibre dotado de fechador, algo que el Vintage no incorpora en su esfera, pero que es una complicación sigue existiendo en el movimiento. Así adolece del problema de corona fantasma. La primera posición de la misma da cuerda al reloj, la tercera lo pone en hora, pero la segunda que debería ser el ajuste de fecha no hace absolutamente nada. El motivo es que en Seiko no ofrecen un equivalente al NH35/NH36 sin fechador, pero sí que cuentan con el NH38A, un movimiento pensado para relojes parcialmente esqueletizados, pero que en efecto no tiene disco de fecha. Precisamente esa es la solución que aplicaron en el VARIOeveryday Empire Automatic y es lo que le falta al Vintage, y en general a todos los modelos de Pontvs Watch Co.



Sensaciones

Justo al contrario que el titanio, el bronce ofrece mucha conductividad térmica, unos 116-186 W/m*K contra los 47-58 del acero. Esto quiere decir que absorbe 3 veces más rápido el calor o el frío. Me preocupaba que en invierno fuera desagradable el contacto con el reloj, pero no hay absolutamente ninguna diferencia, probablemente porque la trasera que es la que entra en contacto con nuestra piel es también de acero. En cuanto a sensaciones en la muñeca, a nivel físico tampoco notamos ninguna diferencia, el cobre tiene una densidad de 8,8g/cm2, casi la misma que en el acero inoxidable 316L (8g/cm2); es decir a igualdad de cantidad de metal su peso es un 10% superior al acero, algo que ni se nota. El Fonderia Navale Vintage es mi primer reloj de bronce. Personalmente no me agrada el oro ni sus tonos dorados. El tono del bronce se asemeja mucho al del oro rosa que a su vez es también una aleación de oro con cobre. No es tan llamativo así que no cansa verlo.



Como ya adelantaba, gracias a su distancia entre asas, se siente algo más grande de lo que es. En la muñeca se nota también mucho más plano, puede que por la trasera con formas redondeadas que hace que apoye muy bien en la muñeca. El tacto de la correa es perfecto resultando además muy cómoda y agradable. El bisel trabaja de una forma muy agradable, desconozco si se debe al buen ajuste que hacen en Pontvs, o a la diferente dureza del bronce.



El diseño clásico y sin florituras nos da un reloj que resulta muy legible, algo cierto a la luz del día, pero en especial en la oscuridad donde es absolutamente espectacular. Es un reloj innegablemente deportivo, pero que gracias a su material y sus lineas conservadoras tiene un plus de elegancia que no logran relojes de acero similares como el Mitch Mason Watches Chronicle o el Citizen Military Auto.



Notar como el bronce cambia de aspecto me ha dejado perplejo. Es un proceso lento, pero que si usamos una fotografía del antes y después para poder comparar, se nota tras pocos días de uso, especialmente en climas húmedos.



Conclusiones

La exclusividad que supone el bronce en el sentido de ser un material poco aprovechado ha hecho que grandes marcas como Tudor, Bell & Ross, Christopher Ward, Oris, Zenith, Panerai e IWC hayan apostado por él. Obviamente son piezas de lujo mucho más caras que el Fonderia Navale. Si buscamos algo más asequible tenemos que acudir inevitablemente a las micromarcas que parecen haber encontrado un jugoso nicho de mercado en el CuSn8. Tenemos a San Martin, Spinnaker, Zelos, BOLDR Supply, Baltic, Ancon o Halios, todas ellas salvo la primera con precios mucho más elevados a los que oferta Pontvs. Incluso con el ajuste de los impuestos aduaneros, el Vintage se pone en 400€ sin tener en cuenta ofertas puntuales, lo cual lo hace inigualable para aquellos que quieran incorporar a su colección un reloj de bronce.



▲ Más ▼ Menos
Hecho de bronce, muy bonito y exclusivo
Lume magnífico
Posición fantasma en la corona (NH35 en vez de NH38)





12 comentarios en “Fonderia Navale Vintage”

  1. Una pena que todas estas micromarcas sólo puedan conseguirse a través de internet, con el consiguiente pago de aranceles tributarios que hay que sufrir (en Canarias peor, creo yo).

    Sin lugar a dudas, un diver que destila originalidad al 100%, pero que me trae reminiscencias del Blancpain Fyfty-Fathoms y del actual Rado Captain Cook, el cual tiene la caja de bronce también.

  2. En parte tienes razón Aaron. El problema de una distribución tradicional es que el precio se doblaría entre impuestos y la comisión abusiva que suelen llevarse lo de los distribuidores. Lo del Fifty Fathoms es algo que pensaba que había mencionado, pero que por lo que veo omití totalmente. Gracias por el apunte. La verdad que es el padre de los relojes de buceo, unas líneas características y aún así, muy actuales.

    En cuanto al Rado, tiene algunos toques de modernidad que lo hacen algo diferente. No dudo de si calidad, pero 2.660€ por un reloj con un Powermatic 80 en su interior es difícil de justificar. Por ese precio te compras 6 Fonderia Navale impuestos incluídos.

  3. Desde luego que el Rado está muy inflado de precio para montar el calibre de batalla del Grupo Swatch a día de hoy. Pero eso es un tema del que ya hemos hablado mucho por aquí, poniendo como ejemplo también a Tag Heuer, y por que no, a Oris también, que aunque tenga unos modelos como el Aquis (no el de Calibre 400) que denotan mucha calidad en acabados, no dejan de montar calibres base de Sellita en relojes de casi 2000€. Si hablamos de Breitling, apaga y vámonos, porque pagar 3000 y pico euros largos por un ETA 2824 con certificado de Cronómetro…

    Quiero incorporar una nueva pieza a mi colección de divers accesibles, donde la relación calidad-precio sea su máximo exponente, por lo que estoy barajando el Hamilton Frogman de 42mm con calibre H-10, que no es otro que el Powermatic 80 modificado para la casa en cuestión. Creo que es un diver muy original, sin tener reminiscencias de otros relojes de buceos archiconocidos. ¿Qué te parece a ti?

    https://www.hamiltonwatch.com/es-es/h77605135-khaki-navy-frogman-auto.html

  4. Sí, sí. Es algo que a todos los aficionados a los relojes nos indigna Aaron, pero a fin de cuentas hoy en día se asocia calidad en un reloj con lujo, de manera que si quieres un buen reloj tienes que pagar precios disparatados… Los ejemplos de Breitling y TAG Heuer, son evidentes, pero también Omega que no dejan de ser ETA con algunas modificaciones hechas en casa.

    Últimamente hay bastante interés con los Powermatic, justo lo comentábamos en los comentarios del Hamilton Khaki Field Auto, creo que por un lado el aumento de la reserva de marcha es una gran ventaja para el usuario, pero por el otro la reducción de costes para Swatch Group también. Personalmente me quedo con los 2824, pero debo ser un anticuado.

    En cuanto al Frogman me gusta mucho también. Diseño propio y una mezcla de elegancia y agresividad que no es fácil de encontrar, tal vez en Oris como citabas tu al principio.

  5. Hermoso reloj Guti, gracias por la estupenda reseña, y si, me hizo recordar al Rado de bronce.
    Acerca de los relojes de bronce, creo que hay que mimarlos mucho (limpieza, pulido, etc), pero son preciosos.
    Saludos amigo.

  6. Buenos días D. Javier, D. Ricardo, D. Aaron y resto de amigos.

    Enhorabuena por la reseña Javier.

    Pues la verdad que en vivo no he visto ningún reloj en vivo con este material. Supongo que le dará mucha personalidad al guardatiempo. En cuanto al material supongo que su baja utilización es debido a que el cobre es relativamente tóxico. si pasa al torrente sanguíneo (que no sé si es el caso). De hecho por eso se prohíbe cocinar con paellas, sartenes y ollas de cobre. Aunque no sé como afectará el llevar un reloj de ese material a una posible toxicidad.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Toxicidad_por_cobre
    https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002496.htm

    Buenas días amigos.

  7. Muchísimas gracias Ricardo. La verdad que es muy bonito y pese a ser un reloj tipo buceo del que tengo varios, tiene cosas muy distintas. Empezando por el metal, o algunos pequeños detalles vintage.

    Es cierto, como el bronce es bastante blando hay que manejarlo con cuidado, evitando darle golpes y arañazos. Si se araña, en efecto la solución es fácil, puede pulirse. En lo de la limpieza hay mucha gente que prefiere no hacerla o reducirla al mínimo, de esa manera la capa de óxido se mantiene en la superficie y va cambiando el bronce de tonalidad.

  8. El motivo por el que hay pocos relojes fabricados en bronce es más banal Sergi. Una tonelada de acero (normal) se vende a unos 300€, mientras que la misma cantidad de cobre cuesta 7000€. Es decir, el cobre es en proporción muchísimo más caro. Es cierto que es mucho más blando que el acero, en especial cuando es bronce lo cual lo hace más fácil de trabajar. Pero como se utiliza menos, hay menos talleres capaces de manejarlo, así que se encarece su tratamiento.

    Está claro que es más caro, pero es que además tiene algunos inconvenientes: es más blando y al oxidarse mancha la piel (por eso la trasera de acero). No creo que sea tóxico al contacto con la piel puesto que los electricistas que trabajan con cables no suelen llevar guantes salvo en el supuesto que necesiten aislamiento eléctrico. Me imagino que lo peligroso es ingerirlo, lo mismo que el plomo que al contacto no pasa nada, pero en la sangre es muy tóxico.

    ¿Y qué ventajas aporta? Esencialmente que es muy inoxidable, es la cualidad más pura en un reloj de buceo, pero como valor «raro», que su oxidación hace que vaya cambiando de tono de forma que al final cada pieza es única reflejando el uso que le ha dado cada propietario. Eso lo hace muy especial.

  9. Buenos días D. Javier, gracias por contestar.

    La verdad es que las instalaciones de agua antiguamente eran de cobre y ahora las hacen con una especie de plástico reforzado. Un reloj no debe de ser tóxico, creo.

    Muchas gracias por la información.

  10. Sí, es cierto Sergi, y también de plomo. En ambos casos era tóxico, a fin de cuentas restos de metal se iban al agua y los terminábamos ingiriendo. En el caso del reloj, sería contacto con la piel. El latón muy popular en la fabricación de juguetes antaño, pero ahora de maquinillas clásicas o de relojes baratos también lleva cobre. Es verdad que suelen ir cromados, pero eso me lleva a pensar que al contacto no debe ser tóxico, o al menos no demasiado.

  11. Es un reloj que me no compraría.

    Me apetece mucho tener un reloj de cobre, el diseño me gusta, el precio me parece razonable y, por último, los 40 milímetros de diámetro hacen que para mí sea un reloj más interesante si cabe, dado que tengo una muñeca tirando a pequeña.

    Pero me tira para atrás la posición fantasma de la corona. No entiendo por qué se han empeñado en montar el NH35A en vez del NH38A o un movimiento equivalente de Miyota como el 82S0.

  12. Pues fíjate que esa fui mi mayor cuestión un relojista. ¿Por qué el NH35? En unos días publicaré la entrevista con el propietario de la marca, una entrevista que llevamos a cabo por Whatsapp, y que por motivos horarios entre España y USA no fue nada fácil. Pero en ella, Fernando nos aclarará porqué. Fue cuestión de prioridades.

    Reconozco que es algo que a mi también me molesta mucho, es como un detalle que no se ha tenido en cuenta. Pero también que sólo me acuerdo de ello al ponerlo en hora, y como roto bastante, pues gracias al Fonderia Navale me he vuelto más permisivo. Lo cual no signifique que me gusta y que no lo vaya a seguir criticando.

Deja un comentario